Cha­peau, Da­ni­lo

El Observador - - ANÁLISIS -

Es di­fí­cil en­con­trar ejem­plos si­mi­la­res en otros paí­ses del mun­do. En Uru­guay lo te­ne­mos: un equi­po eco­nó­mi­co que ha man­te­ni­do con­ti­nui­dad du­ran­te tres pe­río­dos con­se­cu­ti­vos de go­bierno y que ha ma­ne­ja­do con­sis­ten­te­men­te las fi­nan­zas pú­bli­cas con pro­bi­dad, pro­fe­sio­na­lis­mo, pru­den­cia y efec­ti­vi­dad. El ma­yor mé­ri­to es atri­bui­ble a Da­ni­lo As­to­ri que ha di­ri­gi­do es­te equi­po des­de que el Fren­te Am­plio as­cen­dió al po­der en el 2005.

Da­do el tí­tu­lo y el te­nor de es­ta no­ta creo que es im­por­tan­te acla­rar que con As­to­ri ape­nas nos co­no­ce­mos de in­ter­cam­biar­nos sa­lu­dos.

Acla­ra­do es­te pun­to, vol­va­mos al te­ma y co­men­ce­mos se­ña­lan­do que du­ran­te to­dos es­tos años al­gu­nos erro­res se co­me­tie­ron, sien­do ANCAP y Plu­na los más no­to­rios. El ca­so de ANCAP fue el más se­rio y cos­to­so pa­ra el país. Co­mo con­se­cuen­cia de una desas­tro­sa ad­mi­nis­tra­ción in­cu­rrió en per­di­das cuan­tio­sas. Una lec­ción a sa­car de es­ta tris­te ex­pe­rien­cia es que qui­zá no se de­ba po­ner al fren­te de una em­pre­sa de es­ta mag­ni­tud y com­ple­ji­dad a un po­lí­ti­co con as­pi­ra­cio­nes pre­si­den­cia­les pe­ro sin la ne­ce­sa­ria ex­pe­rien­cia ge­ren­cial, por más li­cen­cia­tu­ras que ha­ya ob­te­ni­do a lo lar­go de su ca­rre­ra.

El ca­so de Plu­na es más dis­cu­ti­ble. Es po­si­ble que los be­ne­fi­cios re­sul­tan­tes de as­pec­tos es­tra­té­gi­cos co­mo ser co­nec­ti­vi­dad e ima­gen de país jus­ti­fi­ca­ran man­te­ner una ae­ro­lí­nea na­cio­nal no via­ble co­mer­cial­men­te. La reali­dad, sin em­bar­go, es que nun­ca exis­tió la vo­lun­tad po­lí­ti­ca pa­ra que el es­ta­do cu­brie­ra sus pe­ren­nes dé­fi­cits. En vis­ta de esa reali­dad, su cie­rre pa­re­ce ha­ber si­do la de­ci­sión co­rrec­ta. El pro­ce­so de su li­qui­da­ción, sin em­bar­go, fue mal ma­ne­ja­do por el go­bierno. Co­mo con­se­cuen­cia tan­to Fer­nan­do Lo­ren­zo, mi­nis­tro de Eco­no­mía, co­mo Fer­nan­do Ca­lloia, pre­si­den­te del Ban­co Re­pú­bli­ca, de­bie­ron re­nun­ciar. Es­to le sig­ni­fi­có al equi­po eco­nó­mi­co la pér­di­da de dos pro­fe- sio­na­les de pri­mer ni­vel que es­ta­ban cum­plien­do ges­tio­nes ejem­pla­res en sus res­pec­ti­vos car­gos.

El ma­yor lo­gro del FA es ha­ber al­can­za­do lo­gros im­por­tan­tes en tér­mi­nos de asis­ten­cia e in­clu­sión so­cial man­te­nien­do, al mis­mo tiem­po, las con­di­cio­nes pa­ra que la eco­no­mía cre­cie­ra en for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va du­ran­te to­dos los años de su go­bierno –4,6% anual en pro­me­dio en el pe­río­do 2005-2016, de acuer­do al Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal–.

Se cu­brie­ron, prin­ci­pal­men­te a tra­vés del Plan de Asis­ten­cia Na­cio­nal a la Emer­gen­cia So­cial (Pan­mes), las ne­ce­si­da­des bá­si­cas de los des­em­plea­dos. Es­te plan ope­ró en­tre el 2005 y el 2007, un pe­río­do du­ran­te el que, de­bi­do a la cri­sis del 2002, el des­em­pleo lle­gó ca­si a 14%. A tra­vés de la ley que en el 2007 ins­ti­tu­yó el Sis­te­ma Na­cio­nal In­te­gra­do de Sa­lud, se le ex­ten­dió co­ber­tu­ra mé­di­ca a im­por­tan­tes sec­to­res de la po­bla­ción que has­ta ese mo­men­to ca­re­cían de la mis­ma.

El nú­me­ro de per­so­nas que vi­ven por de­ba­jo del ni­vel de po­bre­za se re­du­jo en 10 años del 32,5% en el 2006 al 9,4% en el

2016, de acuer­do al Ban­co Mun­dial. El buen ma­ne­jo se man­tu­vo a tra­vés de muy di­fe­ren­tes eta­pas en el ci­clo eco­nó­mi­co. Du­ran­te el pe­río­do de pos cri­sis, se adop­ta­ron po­lí­ti­cas de es­tí­mu­lo, co­mo ser el men­cio­na­do Pa­nes que, no so­lo pro­te­gie­ron a los tra­ba­ja­do­res que ha­bían que­da­do de­socu­pa­dos, sino que ace­le­ra­ron la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca del país.

Du­ran­te los años del lla­ma­do “vien­to de co­la”, al mis­mo tiem­po que se au­men­tó el gas­to pú­bli­co pa­ra fi­nan­ciar pro­gra­mas de ayu­da so­cial, se re­du­jo la deu­da pú­bli­ca bru­ta de 65% del PIB en el 2006 a 43% en el 2011. El dé­fi­cit fis­cal se man­tu­vo du­ran­te esos años con­sis­ten­te­men­te por de­ba­jo del 2% y en el 2010 y el

2011 fue me­nor al 1%. Cuan­do a par­tir del 2011 se em­pe­zó a des­in­flar el lla­ma­do “boom de com­mo­di­ties” y, cuan­do mu­chos paí­ses de la re­gión de­ja­ron de cre­cer, se adop­ta­ron nue­va­men­te po­lí­ti­cas de es­tí­mu­lo y la eco­no­mía uru­gua­ya, si bien a un rit­mo más len­to, con­ti­nuó cre­cien­do a una ta­sa anual pro­me­dio del 2,7% en el pe­río­do 2012-2016.

La bue­na per­for­man­ce del Uru­guay se re­fle­ja en los indicadores ma­cro­eco­nó­mi­cos compu­tados por las Na­cio­nes Uni­das, el Ban­co Mun­dial y el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal que con­sis­ten­te­men­te mues­tran al Uru­guay en el to­pe de to­da Amé­ri­ca La­ti­na en tér­mi­nos de in­gre­so per cá­pi­ta.

Es­ta si­tua­ción es ob­via­men­te te­ni­da en cuen­ta por las agencias ca­li­fi­ca­do­ras de deu­da que le otor­gan al país una ca­li­fi­ca­ción por en­ci­ma del gra­do de in­ver­sión. La in­ver­sión ex­tran­je­ra con­ti­núa lle­gan­do y la ex­ce­len­te ima­gen in­ter­na­cio­nal del país es­tá cla­ra­men­te con­so­li­da­da.

Se han he­cho in­ver­sio­nes im­por­tan­tes en in­fra­es­truc­tu­ra. Un buen ejem­plo es la trans­for­ma­ción ener­gé­ti­ca de los úl­ti­mos años. In­ver­sio­nes adi­cio­na­les por US$ 12,3 mil mi­llo­nes han si­do apro­ba­das pa­ra el pe­río­do 2015-2019.

La gestión de As­to­ri ha si­do uno de los pi­la­res del FA. In­de­pen­dien­te­men­te de las dis­cre­pan­cias que pu­die­ran te­ner con él, tan­to Váz­quez co­mo Mujica se ase­gu­ra­ron de con­tar con su apo­yo. Ade­más de los as­pec­tos re­fe­ren­tes a la con­duc­ción de la eco­no­mía, a ese apo­yo se de­ben, en gran par­te, sus res­pec­ti­vos éxi­tos elec­to­ra­les.

A una opo­si­ción ca­da vez más frag­men­ta­da y sin un rum­bo cla­ro, le se­rá di­fí­cil de­rro­tar al FA en el 2019 en la me­di­da en que As­to­ri y su equi­po con­ti­núen ju­gan­do un pa­pel pre­pon­de­ran­te den­tro del par­ti­do. •

Con­ta­dor uru­gua­yo que com­ple­tó el In­ter­na­tio­nal Tax Pro­gram en la Es­cue­la de Le­yes de la Universidad de Har­vard y ejer­ció su pro­fe­sión des­de Nue­va York

Por NICASIO DEL CAS­TI­LLO Es­pe­cial pa­ra El Ob­ser­va­dor L. CARREÑO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.