Tras el es­cán­da­lo, Ma­cri pre­ten­de po­ner­le pun­to fi­nal al ne­po­tis­mo

Fa­mi­lia­res de mi­nis­tros ya con­fir­ma­ron re­nun­cia; pa­ra sin­di­ca­tos es una “to­ma­du­ra de pe­lo”

El Observador - - INTERNACIONAL -

“En dos años co­bra­ron unos suel­dos exor­bi­tan­tes; que di­gan que no les suben aho­ra es de­ma­gó­gi­co”

Sil­via León

SE­CRE­TA­RIA DE OR­GA­NI­ZA­CIÓN DE LA ASO­CIA­CIÓN DE TRA­BA­JA­DO­RES DEL ES­TA­DO

“Siem­pre di­ji­mos que que­ría­mos te­ner un país más trans­pa­ren­te; te­ne­mos que se­guir me­jo­ran­do la trans­pa­ren­cia en la po­lí­ti­ca”

Mau­ri­cio Ma­cri

PRE­SI­DEN­TE DE AR­GEN­TI­NA

Co­mo po­lí­ti­co as­tu­to que es, el pre­si­den­te ar­gen­tino Mau­ri­cio Ma­cri sa­be que su po­pu­la­ri­dad ha ve­ni­do de­rrum­bán­do­se ver­ti­gi­no­sa­men­te a par­tir de di­ciem­bre, so­bre to­do lue­go de dos de­ci­sio­nes con­si­de­ra­das im­po­pu­la­res: el anun­cio de un ajus­te fis­cal pa­ra re­du­cir el ele­va­do dé­fi­cit de las cuen­tas pú­bli­cas y la re­for­ma pre­vi­sio­nal que mo­di­fi­có la fór­mu­la de cálcu­lo pa­ra el au­men­to de las ju­bi­la­cio­nes, que in­clu­so de­ri­vó en se­rios in­ci­den­tes con decenas de heridos y de­te­ni­dos.

Dis­pues­to a no di­la­pi­dar el ca­pi­tal que su­pu­so el es­pal­da­ra­zo po­lí­ti­co ob­te­ni­do en oc­tu­bre lue­go de ga­nar con au­to­ri­dad las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas, el empresario y ex­pre­si­den­te del club Bo­ca Ju­niors era cons­cien­te de que de­bía en­viar una se­ñal fuer­te.

Por eso, es­te lu­nes fue ca­te­gó­ri­co al in­for­mar su in­ten­ción de re­cor­tar uno de ca­da cua­tro car­gos en el go­bierno, y con­ge­lar los sa­la­rios. Pe­ro lo que ge­ne­ró más im­pac­to pú­bli­co fue la de­ci­sión de su­pri­mir por de­cre­to la con­tra­ta­ción de fa­mi­lia­res de mi­nis­tros u otros al­tos car­gos en su go­bierno. “Los fa­mi­lia­res de los mi­nis­tros no van a po­der ser par­te del go­bierno”, ha­bía se­ña­la­do en un men­sa­je emi­ti­do en la Ca­sa Ro­sa­da.

El anun­cio del pre­si­den­te dejó al des­cu­bier­to una prác­ti­ca que no es exac­ta­men­te nue­va, y que in­vo­lu­cra a decenas de car­gos, pe­ro no so­lo en el go­bierno cen­tral, sino tam­bién en las pro­vin­cias. De he­cho, en dis­tin­tas pro­vin­cias, so­bre to­do en la de Bue­nos Ai­res (ver re­cua­dro), el ne­po­tis­mo es al­go co­mún.

La de­ci­sión de Ma­cri ya tu­vo efec­to a la in­ter­na del go­bierno: el mis­mo día ya se pro­du­je­ron las pri­me­ras tres re­nun­cias.

Es­tas in­vo­lu­cra­ron a dos her­ma­nas y la es­po­sa del mi­nis­tro de Tra­ba­jo, Jor­ge Tria­ca, quien re­cien­te­men­te fue res­pal­da­do, a pe­sar de ha­ber si­do cen­tro de una con­tro­ver­sia pú­bli­ca al tras­cen­der que con­tra­tó en ne­gro a su em­plea­da do­més­ti­ca. Ade­más, a cam­bio de un au­men­to sa­la­rial que nun­ca le con­ce­dió, le ha­bía ofre­ci­do un pues­to en un sin­di­ca­to. Una de las her­ma­nas de Tria­ca, Mariana, era di­rec­to­ra del Ban­co de la Na­ción Ar­gen­ti­na, en tan­to Lorena te­nía un car­go de di­rec­ción en la Agen­cia Ar­gen­ti­na de In­ver­sio­nes. La es­po­sa del mi­nis­tro, Ma­ría Ce­ci­lia Loc­ci­sano, sub­se­cre­ta­ria de Coor­di­na­ción Ad­mi­nis­tra­ti­va, tam­bién de­ja­rá su car­go.

Pe­ro esos no fue­ron los úni­cos ca­sos que to­ma­ron es­ta­do pú­bli­co: el mi­nis­tro de Tu­ris­mo, Gus­ta­vo Santos, in­for­mó que pres­cin­di­rá de su hijo, quien se desem­pe­ña co­mo je­fe de ase­so­res de ga­bi­ne­te.

A su vez, Ro­dri­go de Lo­re­do, pre­si­den­te de la em­pre­sa sa­te­li­tal es­ta­tal Ar­sat y yerno del mi­nis­tro de De­fen­sa, Os­car Aguad, tam­bién anun­ció su di­mi­sión.

La nó­mi­na es aun más ex­ten­sa y com­pren­de, ade­más, a fa­mi­lia­res del pro­pio je­fe de Ga­bi­ne­te, Mar­cos Pe­ña; la mi­nis­tra de Se­gu­ri­dad, Patricia Bull­rich, y los mi­nis­tros del In­te­rior, Ro­dri­go Fri­ge­rio, y de Mo­der­ni­za­ción, An­drés Iba­rra, in­for­mó La Na­ción.

En 2016, un le­gis­la­dor del ofi­cia­lis­ta Cam­bie­mos en la provincia de Bue­nos Ai­res ha­bía pre­sen­ta­do un pro­yec­to de ley en la le­gis­la­tu­ra pro­vin­cial pa­ra com­ba­tir esa prác­ti­ca. Pe­ro la ini­cia­ti­va nun­ca fue tra­ta­da y ter­mi­nó ar­chi­va­da, por lo cual tam­po­co lle­gó al Con­gre­so, co­mo pre­ten­día su au­tor, el dipu­tado pro­vin­cial Gui­ller­mo Cas­te­llo.

En tan­to, en el ám­bi­to sin­di­cal la me­di­da anun­cia­da por Ma­cri fue to­ma­da con es­cep­ti­cis­mo y ade­más fuer­te­men­te cri­ti­ca­da. “Es una to­ma­du­ra de pe­lo”, ase­gu­ró la Aso­cia­ción de Tra­ba­ja­do­res del Es­ta­do. La se­cre­ta­ria de or­ga­ni­za­ción de ese sin­di­ca­to, Sil­via León, con­si­de­ró que esa me­di­da no ten­drá un “im­pac­to real” en el Es­ta­do y que du­ran­te el go­bierno de Ma­cri los al­tos car­gos po­lí­ti­cos co­bra­ron suel­dos exor­bi­tan­tes. (El Ob­ser­va­dor y agencias) •

G. VAN DER HASSELT- AFP

El pre­si­den­te de Ar­gen­ti­na, Mau­ri­cio Ma­cri, prohi­bi­rá por de­cre­to el in­gre­so de fun­cio­na­rios que sean fa­mi­lia­res de mi­nis­tros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.