El sch­nit­zel y la cu­rio­si­dad cu­li­na­ria

El Observador - - EL PULSO -

El periodista es­ta­ba de via­je con un gru­po de co­le­gas en Ale­ma­nia y te­nían ham­bre, por lo que pre­gun­ta­ron dón­de po­dían co­mer al­go tí­pi­ca­men­te alemán. Les re­co­men­da­ron un res­tau­ran­te cer­cano: “Se lla­ma Ele­fant, tie­ne co­mi­da ale­ma­na, y no es ca­ro”, les di­je­ron. Y allí fue­ron. Pre­gun­ta­ron si es­ta­ba abier­to, y pe­se a que eran las 23.45, y les di­je­ron que sí. Cuan­do les tra­je­ron las car­tas, el uru­gua­yo le­yó sch­nit­zel, y le pa­re­ció un nom­bre tí­pi­ca­men­te alemán, por lo que lo pi­dió sin pre­gun­tar qué era. Gran­de fue su sor­pre­sa cuan­do lle­gó el pla­to: era la vie­ja y querida mi­la­ne­sa con pa­pas fri­tas. La cu­rio­si­dad cu­li­na­ria de­bió es­pe­rar, pe­ro al me­nos la sch­nit­zel es­ta­ba ri­quí­si­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.