Fis­ca­lía bus­ca que que­den en Uru­guay US$ 14 mi­llo­nes in­cau­ta­dos a Bal­ce­do

⠛ DE­CI­SIÓN El juez de­cre­tó 120 días de pri­sión pre­ven­ti­va pa­ra el sin­di­ca­lis­ta ar­gen­tino y su mu­jer; no se­rán en­tre­ga­dos a la Jus­ti­cia de su país has­ta que no ter­mi­ne el pro­ce­so en Uru­guay ⠛ ACU­SA­DOS El mi­llo­na­rio pa­tri­mo­nio de am­bos, sin in­gre­sos que lo

El Observador - - PORTADA - NA­TA­LIA GOLD twit­ter.com/na­ti­gold13

En un ex­tre­mo de la sa­la de au­dien­cias del juz­ga­do de Cri­men Or­ga­ni­za­do, y cen­tro de las mi­ra­das y de las cá­ma­ras, el sin­di­ca­lis­ta Mar­ce­lo Bal­ce­do y su pa­re­ja Pao­la Fie­ge es­cu­cha­ban al fis­cal Ro­dri­go Mo­ro­so­li leer la lar­guí­si­ma lis­ta de bie­nes que les fue­ron in­cau­ta­dos en Uru­guay. Au­tos, ca­mio­ne­tas y mo­tos de lu­jo, 12 pa­dro­nes de en­tre US$ 20 mil y US$ 1,6 mi­llo­nes que con­for­man la ca­so­na El Gran Cha­pa­rral en Pla­ya Ver­de, ae­ro­na­ves, ani­ma­les exó­ti­cos, jo­yas Car­tier, re­lo­jes Ro­lex y car­te­ras de mar­cas co­mo Luis Vuit­ton.

La lis­ta se­guía con di­ne­ro en efec­ti­vo –mu­chos mi­llo­nes en co­fres fort de Pun­ta del Es­te y Mon­te­vi­deo que fue­ron abier­tos por or­den ju­di­cial–, otros mi­les de bi­lle­tes en­tre dó­la­res, pe­sos ar­gen­ti­nos, uru­gua­yos, reales y otras mo­ne­das en car­te­ras y una ca­ja fuer­te que es­ta­ba den­tro de la ha­bi­ta­ción de la pa­re­ja en su ca­sa de Pla­ya Ver­de, así co­mo par­ti­ci­pa­cio­nes por par­te de Fie­ge en so­cie­da­des anó­ni­mas, una de ellas panameña. El fis­cal de­ci­dió ha­cer una es­pe­cie de re­su­men pa­ra no ex­ten­der de­ma­sia­do la jor­na­da.

Ese mi­llo­na­rio pa­tri­mo­nio con­tras­ta­ba con la apa­rien­cia con la que am­bos se pre­sen­ta­ron en el juz­ga­do: él de jean, re­me­ra y cham­pio­nes; ella con cal­zas y cham­pio­nes. Ade­más, en opi­nión de la Fis­ca­lía, es la prue­ba pa­ra en­jui­ciar­los por los de­li­tos de la­va­do de ac­ti­vos, trá­fi­co de armas y con­tra­ban­do ( ver re­cua­dro).

La au­dien­cia cul­mi­nó cuan­do el juez de Cri­men Or­ga­ni­za­do Pa­blo Be­ní­tez de­cre­tó 120 días de pri­sión pre­ven­ti­va pa­ra am­bos. Mo­ro­so­li ha­bía pe­di­do 150 días por en­ten­der que esa me­di­da cau­te­lar era la úni­ca apli­ca­ble pa­ra evi­tar la fu­ga y que en ese tiem­po po­día cul­mi­nar la in­ves­ti­ga­ción, pe­ro el ma­gis­tra­do en­ten­dió que cua­tro me­ses eran su­fi­cien­tes. Por ley, la Fis­ca­lía pue­de pe­dir has­ta un año de pri­sión pre­ven­ti­va con op­ción a dos mien­tras in­ves­ti­ga el ca­so.

Esos cua­tro me­ses se em­pie­zan a con­tar des­de aho­ra. La pri­sión que cum­plían des­de el 4 de enero en Cár­cel Cen­tral era un arres­to ad­mi­nis­tra­ti­vo a raíz de la or­den de cap­tu­ra in­ter­na­cio­nal li­bra­da por la Jus­ti­cia ar­gen­ti­na y su pos­te­rior so­li­ci­tud de ex­tra­di­ción, que co­rre en otro ex­pe­dien­te por se­pa­ra­do.

Jus­ta­men­te, el fis­cal ex­pli­có es­te mar­tes lue­go de la au­dien­cia que Bal­ce­do y Fie­ge no se­rán en­tre­ga­dos a la Jus­ti­cia de su país has­ta que no ter­mi­ne el pro­ce­so en Uru­guay (ver re­cua­dro en pá­gi­na 3). La au­dien­cia por la ex­tra­di­ción se rea­li­za­rá es­te miér­co­les.

La idea del fis­cal es que el di­ne­ro que se re­cau­de por los bie­nes in­cau­ta­dos – que se es­ti­man en más de US$ 14 mi­llo­nes–, se que­de en Uru­guay. De to­dos mo­dos, ex­pli­có en rue­da de pren­sa que se­rá el juez quien, cuan­do fi­na­li­ce el pro­ce­so, dic­ta­mi­ne so­bre ese pun­to.

“Dispu­ta po­lí­ti­ca”

Bal­ce­do y Fie­ge lle­ga­ron al juz­ga­do de la ca­lle Bar­to­lo­mé Mi­tre so­bre las 9.30, me­dia ho­ra an­tes de lo pre­vis­to, en ca­mio­ne­tas de la Po­li­cía y la Guar­dia Re­pu­bli­ca­na que in­gre­sa­ron rau­das y ve­lo­ces al ga­ra­ge del edi­fi­cio. Fue­ron los pri­me­ros en in­gre­sar a la sa­la de au­dien­cias, jun­to con sus abo­ga­dos, Víc­tor De­lla Va­lle y Ale­jan­dro Bal­bi.

A lo lar­go de las dos ho­ras que du­ró la au­dien­cia fue un ti­re y aflo­je en­tre el fis­cal –que in­ten­tó de­mos­trar la cul­pa­bi­li­dad de Bal­ce­do y su pa­re­ja– y la de­fen­sa que atri­bu­yó to­do a un mó­vil po­lí­ti­co, ade­más de re­mar­car que tu­vie­ron po­co tiem­po pa­ra ac­ce­der a las prue­bas pre­sen- ta­das en con­tra de sus clien­tes.

Mo­ro­so­li se­ña­ló que no exis­tía de­cla­ra­ción lícita al­gu­na de los bie­nes y mi­llo­nes que des­em­bol­sa­ba la pa­re­ja en pro­pie­da­des, au­tos y suel­dos, y se­ña­ló que pro­vie­nen de ma­nio­bras de­lic­ti­vas. En el ca­so de Fie­ge, el fis­cal re­cal­có que no sur­ge que ten­ga in­gre­sos por nin­gún tra­ba­jo y, sin em­bar­go, mu­chos de los bie­nes es­tán a su nom­bre. A su vez, era la en­car­ga­da de pa­gar mi­les de dó­la­res en efec­ti­vo (suel­dos de en­tre US$ 500 y US$ 5.800, mien­tras que en el BPS so­lo de­cla­ra­ban suel­dos de $ 20 mil) a las per­so­nas que les pres­ta­ban ser­vi­cios a la fa­mi­lia.

En tan­to, el prin­ci­pal plan­teo de la de­fen­sa fue se­ña­lar la mo­ti­va­ción po­lí­ti­ca del juez fe­de­ral Er­nes­to Kre­plak. Se­gún ex­pli­ca­ron De­lla Va­lle y Bal­bi, Kre­plak “tie­ne una dispu­ta con Bal­ce­do por te­mas po­lí­ti­cos. Tu­vie­ron en­fren­ta­mien­tos. Eso mo­ti­vó vio­len­tas cam­pa­ñas del juez que tie­ne el pre­su­ma­rio (de la in­ves­ti­ga­ción del sin­di­ca­lis­ta) ha­ce dos años”, di­jo De­lla Va­lle en la au­dien­cia.

“To­dos los ele­men­tos que se men­cio­nan es­tán te­ñi­dos de una re­la­ción po­lí­ti­ca. Es un juez que ha si­do de­nun­cia­do por Bal­ce­do”, in­sis­tió De­lla Va­lle.

Mien­tras era nom­bra­do, Bal­ce­do per­ma­ne­cía en si­len­cio. A su la­do, su pa­re­ja con el ce­ño frun­ci-

do, in­ten­ta­ba des­pe­gar un pe­go­tín de la me­sa o se mi­ra­ba y ju­ga­ba con sus ma­nos.

Mo­les­tias de ma­dre y pa­dre

La de­fen­sa tam­bién se mos­tró mo­les­ta por el pro­ce­di­mien­to de de­ten­ción de la pa­re­ja. “Se hi­zo una irrup­ción vio­len­ta en la ca­sa. En­tra­ron con armas lar­gas, le pu­sie­ron una pis­to­la en la ca­be­za a la mu­ca­ma…”, di­jo De­lla Va­lle.

“Dis­cul­pe, ¿ po­dría ha­blar?”, in­te­rrum­pió a los po­cos mi­nu­tos Bal­ce­do, quien has­ta ese mo­men­to se ha­bía que­da­do ca­lla­do, sal­vo por al­gu­na con­ver­sa­ción de oí­do a oí­do en­tre él y su pa­re­ja y pa­ra, al po­co tiem­po de ini­cia­da la au­dien­cia, pe­dir un “cuar­to in­ter­me­dio” pa­ra ir al ba­ño. El impu­tado qui­so pe­dir la pa­la­bra pa­ra ex­pli­car có­mo ha­bía su de­ten­ción pe­ro el juez le di­jo que es­pe­ra­ra su turno.

De­lla Va­lle to­mó un po­co de agua de una ta­za con un im­pre­so de Bob Es­pon­ja an­tes de in­ten­tar, jun­to con Bal­bi, ar­gu­men­tar por qué se opo­nían ta­jan­te­men­te a lo de­cre­ta­do por el juez. “Me asom­bra que di­ga que es­te ma­tri­mo­nio se va a fu­gar del país. Se les es­tá apli­can­do una pe­na an­ti­ci­pa­da”, ma­ni­fes­tó Bal­bi. Agre­gó que ha­ce 11 años que la pa­re­ja es­tá ra­di­ca­da en Uru­guay y que to­das las me­di­das que se po­dían apli­car ya es­ta­ban en cur­so por­que sus bie­nes fue­ron in­cau­ta­dos, in­clui­dos sus pa­sa­por­tes.

A con­ti­nua­ción, los tres hi­jos de Fie­ge y Bal­ce­do co­bra­ron pro­ta­go­nis­mo pe­se a no es­tar pre­sen­tes. Pa­ra la de­fen­sa, ha­ber si­do tes­ti­gos del arres­to de sus pa­dres fue da­ñino pa­ra los me­no­res y ba­sa­ron su ex­pli­ca­ción en una pe­ri­cia psi­co­ló­gi­ca, que no fue acep­ta­da por el juez co­mo prue­ba en es­ta ins­tan­cia pe­ro que po­drá ser usa­da más ade­lan­te.

De he­cho, en un re­cur­so de re­po­si­ción pre­sen­ta­do por la de­fen­sa, ar­gu­men­tó que pre­ten­dían el arres­to do­mi­ci­lia­rio pa­ra Fie­ge, por­que era quien se iba a en­car­gar de sus hi­jos, que aho­ra es­tán al cui­da­do de una fa­mi­liar. “Acá es­tá en jue­go la sa­lud men­tal de ni­ños me­no­res de edad. El in­for­me dice que los da­ños pue­den ser irre­pa­ra­bles (...) Es­te pe­di­do más que en de­fen­sa de Fie­ge es aten­dien­do al in­te­rés su­pre­mo de los ni­ños”, in­sis­tió Bal­bi ape­lan­do a la hu­ma­ni­dad del juez. Fie­ge asen­tía con la ca­be­za.

Sin em­bar­go, el fis­cal Mo­ro­so­li di­jo que in­ves­ti­ga­rá la re­la­ción de Fie­ge con sus hi­jos por­que le cons­ta que el día que los de­tu­vie­ron no es­ta­ban con sus pa­dres. Ar­gu­men­tó en­ton­ces que que­ría ver “qué tan pre­sen­tes es­ta­ban en la vi­da de su ni­ños” esos pa­dres.

El juez no hi­zo lu­gar al re­cur­so pre­sen­ta­do y tan­to Fie­ge co­mo Bal­ce­do sa­lie­ron del juz­ga­do con cua­tro me­ses por de­lan­te de cár­cel en me­dio de una in­ves­ti­ga­ción que ayer to­mó for­ma en Uru­guay.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.