De Mujica y Lu­la

El Observador - - OPINIÓN -

Mujica ha de­cla­ra­do que Co­na­pro­le ofi­ció de sal­va­dor del sec­tor le­che­ro: es co­mo si hu­bie­ra di­cho, re­fe­ri­do a la agro­pe­cua­ria to­da, que si lo pro­duc­to­res hu­bie­ran aho­rra­do, no es­ta­rían en la si­tua­ción que es­tán. Mujica si­gue sien­do la luz es­cla­re­ce­do­ra del Fren­te Am­plio. Con sus di­chos cam­pe­cha­nos que ter­mi­nan sien­do el “evan­ge­lio” po­lí­ti­co, pe­ro tam­bién, la re­tó­ri­ca in­con­tras­ta­ble de la opo­si­ción po­lí­ti­ca del país. Mujica es muy ami­go de Lu­la da Sil­va, am­bos re­pre­sen­tan el neo­po­pu­lis­mo, y se mi­me­ti­zan en las po­lí­ti­cas y las es­tra­te­gias.

¿Qué di­fe­ren­cia hay en­tre Mujica y Lu­la da Sil­va? Nin­gu­na. To­do se quie­re jus­ti­fi­car con “lo po­lí­ti­co” por so­bre lo ju­rí­di­co, o sim­ple­men­te; por lo po­lí­ti­co se jus­ti­fi­ca to­do. Se pre­ten­de que la ma­yo­ría elec­to­ral sea, sí y an­te sí, el ar­gu­men­to que va­li­da to­do lo que se ha­ce y to­do lo que se dice. Cla­ro, el pre­tex­to de­mo­crá­ti­co de re­sol­ver por ma­yo­rías las dispu­tas po­lí­ti­co­so­cia­les fun­da­men­ta es­tas ver­da­des par­cia­les, que po­drán ser jus­tas o no. Lu­la pre­ten­de ser inocen­te an­te un he­cho de co­rrup­ción del que es acu­sa­do. Aho­ra bien, ¿pue­de un pre­si­den­te, en aquel mo­men­to, es­tar den­tro de una de­nun­cia don­de hay “evi­den­cias” que lo po­nen co­mo ac­tor en la es­ce­na del “cri­men”? Si es­ta si­tua­ción lo exi­me de es­tar in­vo­lu­cra­do, ¿por qué él, y su de­fen­sa, no de­ter­mi­nan con “evi­den­cias” que no es­tu­vo nun­ca en la “es­ce­na del cri­men”. Mujica, ¿pue­de ser inocen­te de sus re­sul­ta­dos ne­ga­ti­vos, de sus ac­cio­nes y/o omi­sio­nes que pro­vo­ca­ron el des­pil­fa­rro, o la pé­si­ma ad­mi­nis­tra­ción res­pon­sa­ble de la ma­yor cri­sis in­jus­ti­fi­ca­da?

Cier­ta­men­te que a Mujica no se le acu­sa de ha­ber si­do par­tí­ci­pe de actos de co­rrup­ción co­mo sí a Lu­la da Sil­va. Pe­ro tam­po­co es­ta­mos se­gu­ros que tan­to di­ne­ro, va­rios mi­llo­nes de dó­la­res (co­mo deu­da que hoy afron­ta el país), ha­yan ido a pa­rar a “bol­si­llos” de au­to­ri­da­des y go­ber­nan­tes.

¿Cuál se­ría en­ton­ces la evi­den­cia? El Es­ta­do se ha en­deu­da­do fuer­te­men­te, pe­ro a su vez, el Es­ta­do se ha em­po­bre­ci­do. Las po­lí­ti­cas de edu­ca­ción, de sa­lud, de in­fra­es­truc­tu­ra, de pro­duc­ción, de co­mer­cio, de se­gu­ri­dad so­cial, de se­gu­ri­dad del Es­ta­do, to­das aque­ja­das de fal­ta de re­cur­sos eco­nó­mi­cos. Fi­nal­men­te, ¿quién jus­ti­fi­ca el vo­lu­men as­tro­nó­mi­co de di­ne­ro gas­ta­do por es­tas ad­mi­nis­tra­cio­nes y, en par­ti­cu­lar, la de Mujica? Y la res­pues­ta, tan­to aquí co­mo en Bra­sil, a la que mu­chos ape­la­rán, se­rá el di­cho tan sub­je­ti­vo co­mo irreal: “Sa­ca­mos a mi­les de pobres de la po­bre­za”. Jus­ti­fi­ca­ción po­lí- ti­ca que pre­ten­de ubi­car al po­bre so­la­men­te en el plano eco­nó­mi­co: o sea, el po­bre es so­la­men­te po­bre por­que el di­ne­ro no le al­can­za, o por­que no lo tie­ne, cuan­do lo real lo ge­nuino es que el po­bre, po­drá te­ner me­nos di­ne­ro, pe­ro su dig­ni­dad lo ha­ce sen­tir­se “ri­co”. Así co­mo al ri­co, su di­ne­ro no lo ha­ce me­jor per­so­na, si no tie­ne dig­ni­dad. En Uru­guay, co­mo en to­dos los paí­ses del mun­do, hu­bo siem­pre pobres, pe­ro aque­llos, los que lo vi­vi­mos des­de ha­ce mu­chos años, y pa­ra atrás, sa­be­mos la dig­ni­dad que ellos tu­vie­ron pa­ra sa­car a es­te país ade­lan­te, lle­ván­do­lo a ser el ejem­plo, no so­lo de Amé­ri­ca La­ti­na, sino del mun­do. MI­GUEL LASCALLA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.