LA AD­VER­TEN­CIA DE FITCH

El Observador - - OPINIÓN -

Uru­guay no es­ca­pa a la ac­ti­tud pro­me­dio que se ob­ser­va his­tó­ri­ca­men­te en los go­ber­nan­tes de Amé­ri­ca La­ti­na –sal­vo hon­ra­das ex­cep­cio­nes– de pro­yec­tar las po­lí­ti­cas a cor­to pla­zo en fun­ción de los tiem­pos elec­to­ra­les mas no en el lar­go pla­zo. Pen­sar las po­lí­ti­cas pa­ra re­te­ner el po­der tie­ne un fuer­te im­pac­to en el de­sa­rro­llo por­que lo que no se ha­ce hoy ha­brá que ha­cer­lo ma­ña­na y, co­mo ocu­rre cuan­do se en­fren­ta tar­día­men­te una en­fer­me­dad, los da­ños se­rán más pro­fun­dos y las me­di­das a to­mar aun más do­lo­ro­sas.

El vier­nes 5, la pres­ti­gio­sa ca­li­fi­ca­do­ra de cré­di­to Fitch Ra­tings ad­vir­tió de los pro­ble­mas que en­fren­ta el país en tér­mi­nos fis­ca­les y de en­deu­da­mien­to. En reali­dad, no es un diag­nós­ti­co traí­do de los pe­los. Eco­no­mis­tas in­de­pen­dien­tes ha­ce tiem­po que vie­nen ad­vir­tien­do que el país tie­ne cre­cien­tes di­fi­cul­ta­des pa­ra ha­cer fren­te a shocks ex­ter­nos.

La caí­da del pre­cio de las ma­te­rias pri­mas, por ejem­plo, ha gol­pea­do con fuer­za a las ar­cas del Es­ta­do, una ten­den­cia de la que se ha­bla por lo me­nos des­de 2015. No es una reali­dad que irrum­pió de la no­che a la ma­ña­na. El com­por­ta­mien­to a la ba­ja de las ma­te­rias pri­mas le pe­gó a un ri­ñón del fi­nan­cia­mien­to pú­bli­co, en un país que en los pe­río­dos de go­bierno del Fren­te Am­plio ha au­men­ta­do el gas­to es­ta­tal es­truc­tu­ral. A es­to se su­man dos re­cien­tes gol­pes tan do­lo­ro­sos co­mo la suba del pre­cio del pe­tró­leo y del ti­po de cam­bio. No pue­de ha­ber un es­ce­na­rio más con­vul­so, si ade­más in­clui­mos los pro­ble­mas de­ri­va­dos de la gue­rra co­mer­cial glo­bal y la ines­ta­bi­li­dad de Ar­gen­ti­na y Bra­sil.

Fitch ra­ti­fi­có la ca­li­fi­ca­ción de gra­do in­ver­sor de Uru­guay en BBB, pe­ro es­ta vez le­van­tó una ban­de­ra ama­ri­lla: la pers­pec­ti­va de estable pa­só a ser ne­ga­ti­va. Las ra­zo­nes bá­si­cas son dos: dé­fi­cit fis­cal per­sis­ten­te y una al­ta y cre­cien­te deu­da pú­bli­ca que de­bi­li­ta las mu­ra­llas pa­ra en­fren­tar los vien­tos des­fa­vo­ra­bles que lle­gan del ex­te­rior, en par­ti­cu­lar, con­di­cio­nes fi­nan­cie­ras más es­tre­chas y un en­torno re­gio­nal más com­pli­ca­do.

Ese in­cues­tio­na­ble diag­nós­ti­co se re­fuer­za por la rea­lis­ta lec­tu­ra que ha­ce la ca­li­fi­ca­do­ra de cré­di­to con la ac­ti­tud del go­bierno an­te la cri­sis: es muy ba­ja la pro­ba­bi­li­dad de que se im­ple­men­ten re­for­mas que for­ti­fi­quen las mu­ra­llas por­que 2019 es un año elec­to­ral.

La reac­ción in­me­dia­ta del mi­nis­tro de Eco­no­mía, Da­ni­lo As­to­ri, cri­ti­can­do la eva­lua­ción de Fitch, es una prue­ba más de que el go­bierno in­sis­te en mi­rar so­lo el va­so me­dio lleno y que es una ilu­sión óp­ti­ca creer que re­ce­ta­rá los me­di­ca­men­tos ade­cua­dos pa­ra ata­car las en­fer­me­da­des de la eco­no­mía. El mi­nis­tro As­to­ri ar­gu­men­tó que las res­tan­tes ca­li­fi­ca­do­ras de cré­di­to ha­cen otro diag­nós­ti­co so­bre la eco­no­mía de Uru­guay y, ade­más, que con­tra­di­ce la va­lo­ra­ción del mer­ca­do de los bo­nos so­be­ra­nos.

A nues­tro jui­cio no son ar­gu­men­tos po­ten­tes an­te un país que ex­hi­be un re­pun­te in­fla­cio­na­rio –por en­ci­ma de la me­ta ofi­cial–; au­men­to del des­em­pleo; des­ace­le­ra­ción eco­nó­mi­ca; más dé­fi­cit fis­cal; ma­yor en­deu­da­mien­to. Y, por si fue­ra po­co, so­lo se es­pe­ra una so­la in­ver­sión de gran re­le­van­cia.

Si el go­bierno no ac­túa con ra­pi­dez en el fren­te fis­cal, es so­lo cues­tión de tiem­po pa­ra que las ca­li­fi­ca­do­ras de cré­di­to coin­ci­dan con el pro­nós­ti­co de Fitch y que el pre­cio de los pa­pe­les pú­bli­cos re­fle­je con más exac­ti­tud las di­fi­cul­ta­des del país. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.