Bol­so­na­ro co­mo pre­tex­to

El Observador - - OPINIÓN - Adolfo Gar­cé* Es­pe­cial pa­ra ElOb­ser­va­dor

Ya no que­da es­pa­cio pa­ra el asom­bro. He­mos vis­to dis­gre­gar­se el im­pe­rio so­vié­ti­co pe­ro, po­co des­pués, a Vla­dí­mir Pu­tin con­ver­tir­se en vir­tual em­pe­ra­dor ru­so. He­mos vis­to a los bri­tá­ni­cos, ge­ne­ral­men­te tan ra­cio­na­les y pon­de­ra­dos, bre­xit me­dian­te, dar­le la es­pal­da a Eu­ro­pa. He­mos vis­to a un vir­tual­men­te ig­no­to Em­ma­nuel Ma­cron sa­lir de lo más pro­fun­do de la tra­di­ción tec­no­crá­ti­ca fran­ce­sa pa­ra cons­truir su pro­pio par­ti­do y con­ver­tir­se en pre­si­den­te. He­mos vis­to al cha­vis­mo en­trar en el li­bro Guinness de los ré­cords por des­tro­zar, al mis­mo tiem­po, la eco­no­mía y la de­mo­cra­cia de Ve­ne­zue­la. He­mos vis­to a Evo Mo­ra­les for­ta­le­cer la de­mo­cra­cia bo­li­via­na pa­ra, po­co des­pués, en nom­bre de su pue­blo, in­ten­tar con­ver­tir­se en pre­si­den­te pa­ra siem­pre. He­mos vis­to in­só­li­tos re­co­rri­dos pen­du­la­res en las ma­yo­res de­mo­cra­cias de las Amé­ri­cas. Nos asom­bra­mos, pri­me­ro, con el triun­fo de Ba­rack Oba­ma y, lue­go, con la irrup­ción de Do­nald Trump en EEUU. Pa­sa­mos de ver el triun­fo de Lu­la da Sil­va, el obre­ro, a la in­mi­nen­te pre­si­den­cia de un tal Jair Bol­so­na­ro, el ca­pi­tán.

La elec­ción del do­min­go pa­sa­do, que lo de­po­si­tó a un mi­lí­me­tro de po­der ins­ta­lar­se en el Pa­la­cio de Pla­nal­to, de­ja lec­cio­nes im­por­tan­tes so­bre la per­so­na­li­dad de Bol­so­na­ro y so­bre los pro­ble­mas de la cul­tu­ra cí­vi­ca en Bra­sil. Arra­só un can­di­da­to que tie­ne un dis­cur­so au­to­ri­ta­rio, ra­cis­ta, pri­mi­ti­vo. Es un dis­cur­so au­to­ri­ta­rio: to­dos sa­be­mos que el nue­vo lí­der evo­ca con ad­mi­ra­ción los pro­ce­di­mien­tos y el le­ga­do de los 20 años de dic­ta­du­ra ini­cia­dos por el gol­pe de Cas­te­lo Bran­co en 1964. Es un dis­cur­so ra­cis­ta: Bol­so­na­ro no ocul­ta su des­pre­cio por los ne­gros, los in­dí­ge­nas y los in­mi­gran­tes. Es un dis­cur­so pri­mi­ti­vo: el fu­tu­ro pre­si­den­te ha he­cho ga­la de una in­ca­pa­ci­dad asom­bro­sa pa­ra asi­mi­lar la nue­va agen­da de de­re­chos que, de to­dos mo­dos, con­tra vien­to y ma­rea, co­mo per­sua­si­va­men­te ha ex­pli­ca­do Kathryn Sik­kink en su úl­ti­mo li­bro, se ha ve­ni­do abrien­do pa­so en el mun­do du­ran­te las úl­ti­mas dé­ca­das. Des­de lue­go, su triun­fo di­ce más so­bre la de­bi­li­dad de la cul­tu­ra po­lí­ti­ca de­mo­crá­ti­ca bra­si­le­ña que so­bre el pro­pio Bol­so­na­ro. A fi­nes del si­glo XIX, Bra­sil com­pró el di­se­ño ins­ti­tu­cio­nal ela­bo­ra­do en EEUU por los “pa­dres fun­da­do­res”. Pe­ro, un po­co an­tes, ya le ha­bía ven­di­do su al­ma al mis­mí­si­mo Au­gus­to Com­te.

La vic­to­ria de Bol­so­na­ro de­be­ría, ade­más, de­jar lec­cio­nes pa­ra ob­ser­va­do­res aten­tos, preo­cu­pa­dos por la sa­lud de la de­mo­cra­cia y el avan­ce de los de­re­chos hu­ma­nos en otros paí­ses. La pri­me­ra, la más ob­via, es que no hay na­da que ten­ga un po­der más des­truc­ti­vo so­bre la con­fian­za de la ciu­da­da­nía en la “cla­se po­lí­ti­ca” que la co­rrup­ción. Bol­so­na­ro, que lu­ce con or­gu­llo y has­ta con una son­ri­sa los ad­je­ti­vos de au­to­ri­ta­rio, ra­cis­ta y pri­mi­ti­vo, al me­nos por aho­ra, no ha po­di­do ser acu­sa­do de co­rrup­to. No es po­ca co­sa en Bra­sil. Es per­fec­ta­men­te ló­gi­co que los par­ti­dos go­ber­nan­tes pier­dan elec­cio­nes. En eso con­sis­te, en esen­cia, el jue­go de la de­mo­cra­cia. Pe­ro cuan­do la ra­zón prin­ci­pal de la de­rro­ta del par­ti­do de go­bierno y de la emer­gen­cia de un nue­vo li­de­raz­go, co­mo en Bra­sil, es la co­rrup­ción ge­ne­ra­li­za­da, hay que es­tar pre­pa­ra­dos pa­ra ver el des­pe­gue de de­ma­go­gos y la vic­to­ria de opo­si­cio­nes irres­pon­sa­bles.

Es­to con­du­ce di­rec­ta­men­te a la se­gun­da lec­ción, me­nos ob­via pe­ro tan im­por­tan­te co­mo la an­te­rior. Así co­mo no hay bue­nas de­mo­cra­cias con go­ber­nan­tes co­rrup­tos, no hay bue­nas de­mo­cra­cias sin opo­si­cio­nes fir­mes y lú­ci­das. Bol­so­na­ro, au­to­ri­ta­rio, ra­cis­ta y pri­mi­ti­vo, aun­que ho­nes­to (has­ta nue­vo avi­so), en­ten­dió me­jor que otros di­ri­gen­tes de la opo­si­ción un as­pec­to cla­ve, en el que me he de­te­ni­do va­rias ve­ces en es­te es­pa­cio. La po­lí­ti­ca es el ar­te de “cons­truir fron­te­ras”. La po­lí­ti­ca no con­sis­te en di­si­mu­lar las di­fe­ren­cias pa­ra in­ten­tar pa­sar ga­to por lie­bre. La po­lí­ti­ca de ver­dad, la que to­ca la fi­bra de la ciu­da­da­nía y, por eso mis­mo, la que ha­ce que los elec­to­res se des­pla­cen sor­pren­dien­do a los ex­per­tos, es la que tie­ne el co­ra­je de ha­blar fuer­te sin re­nun­ciar a sus ver­da­des. Bol­so­na­ro lo hi­zo de la peor ma­ne­ra. Su fron­te­ra li­mi­ta con el abis­mo mo­ral. Es un re­tro­ce­so en tér­mi­nos de cul­tu­ra cí­vi­ca. Pe­ro ga­nó la elec­ción por­que cons­tru­yó una fron­te­ra dis­cur­si­va con el PT y el sta­tu quo. Su desem­pe­ño, por tan­to, ayu­da a re­cor­dar que, en po­lí­ti­ca, co­mo en cual­quier otra di­men­sión de la vi­da, ter­mi­na sien­do más re­di­tua­ble la sin­ce­ri­dad que la am­bi­güe­dad.

Mu­chos se pre­gun­tan “si hay es­pa­cio pa­ra un Bol­so­na­ro en Uru­guay”. La pre­gun­ta es muy bue­na, por­que nos ayu­da a es­ca­par de la ten­ta­ción del ex­cep­cio­na­lis­mo y nos obli­ga a pen­sar­nos en re­la­ción con el con­tex­to. A ve­ces Uru­guay se an­ti­ci­pa al mun­do. Es­to ha ocu­rri­do, por ejem­plo, en el plano de los de­re­chos. Otras ve­ces, lo que pa­sa en el mun­do ter­mi­na pa­san­do en Uru­guay. ¿Hay lu­gar pa­ra un dis­cur­so po­lí­ti­co sim­plis­ta y pri­mi­ti­vo? ¿Hay es­pa­cio pa­ra la de­ma­go­gia en­tre no­so­tros? Te­mo que sí. La co­rrup­ción se ha ins­ta­la­do co­mo pro­ble­ma en la agen­da pú­bli­ca. La con­fian­za en la de­mo­cra­cia y en los lí­de­res de los par­ti­dos vie­ne ca­yen­do. La ten­ta­ción de bus­car vo­tos a cual­quier pre­cio exis­te y es fuer­te. Re­cae so­bre to­dos los par­ti­dos de opo­si­ción una gran res­pon­sa­bi­li­dad. ¿Se­rán ca­pa­ces de cons­truir una fron­te­ra dis­cur­si­va con el Fren­te Am­plio sin des­cen­der al abis­mo mo­ral? ¿Po­drán sub­ra­yar sus di­fe­ren­cias con las po­lí­ti­cas del par­ti­do de go­bierno sin ol­vi­dar que, en ape­nas un año y me­dio, po­dría to­car­les te­ner que go­ber­nar? •

Kathryn Sik­kink: Ra­zo­nes pa­ra la es­pe­ran­za. La le­gi­ti­mi­dad y efec­ti­vi­dad de los de­re­chos hu­ma­nos de ca­ra al fu­tu­ro. Si­glo xxi Edi­to­res, 2018.

*Doc­tor en Cien­cia Po­lí­ti­ca, do­cen­te e in­ves­ti­ga­dor en el Ins­ti­tu­to de Cien­cia Po­lí­ti­ca, Fa­cul­tad de Cien­cias So­cia­les, Uni­ver­si­dad de la Re­pú­bli­ca adol­fo­gar­ce@gmail.com

La ten­ta­ción de bus­car vo­tos a cual­quier pre­cio exis­te y es fuer­te. Re­cae so­bre to­dos los par­ti­dos de opo­si­ción una gran res­pon­sa­bi­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.