Mi­les de per­so­nas de­pen­den del so­li­ta­rio mé­di­co de pue­blo Va­len­tín

Ra­món So­to tra­ba­ja des­de ha­ce 30 años to­dos los días de la se­ma­na aten­dien­do las ur­gen­cias de 4.000 per­so­nas en el nor­te de Sal­to

El Observador - - ACTUALIDAD -

Las per­so­nas re­co­rren de­ce­nas de ki­ló­me­tros pa­ra aten­der­se en Va­len­tín Cuan­do las pa­pas que­man y lle­gan los pro­ble­mas real­men­te ur­gen­tes, el en­torno ru­ral te jue­ga en con­tra Ra­món So­to Úni­co mé­di­co de pue­blo Va­len­tín

Ha­ce 30 años que Ra­món So­to, un pro­fe­sio­nal es­pe­cia­li­za­do en me­di­ci­na co­mu­ni­ta­ria, des­ar­mó sus va­li­jas en la le­ja­na po­li­clí­ni­ca del pue­blo de Va­len­tín al nor­te del país, pa­ra con­ver­tir­se en el úni­co mé­di­co de esa lo­ca­li­dad, que es­tá a ca­si 80 ki­ló­me­tros de la ciu­dad de Sal­to. Di­ce que du­ran­te tres dé­ca­das cam­bia­ron can­ti­dad de co­sas en el cam­po, aun­que una so­la se man­tu­vo in­tac­ta: él si­gue sien­do el úni­co pro­fe­sio­nal que atien­de de for­ma re­gu­lar en ese cen­tro de sa­lud, el cual ofre­ce co­ber­tu­ra sa­ni­ta­ria a los po­bla­dos ad­ya­cen­tes que, en to­tal, su­pe­ran los 4 mil ha­bi­tan­tes.

“Acá no te­ne­mos mé­di­cos ni en­fer­me­ros y si yo me voy de la po­li­clí­ni­ca no hay gen­te. Pe­ro si yo me que­do, no se atien­den los lla­ma­dos o na­die va has­ta el ac­ci­den­te de trán­si­to que aca­ba de su­ce­der en la ru­ta”, de­ta­lló So­to, quien tam­bién pre­si­de la So­cie­dad Uru­gua­ya de Me­di­ci­na Ru­ral. Lo más in­có­mo­do pa­ra él es re­sol­ver a qué ca­sa va pri­me- ro cuan­do dos ve­ci­nos lla­man de for­ma si­mul­tá­nea a so­li­ci­tar asis­ten­cia. “¿ A quién le de­cís que no po­dés ir?”, se pre­gun­tó.

Si bien So­to re­co­no­ce que to­dos los go­bier­nos han tra­za­do es­tra­te­gias pa­ra apla­car es­te in­con­ve­nien­te, tam­bién afir­ma que aún no se ha da­do con el re­me­dio ade­cua­do. Pa­ra él ha­ce fal­ta una ges­tión “mu­cho más pro­fun­da” que in­clu­ya un abor­da­je a ni­vel la­bo­ral, edu­ca­ti­vo y tam­bién, por su­pues­to, di­jo, de sa­lud. “Es im­po­si­ble dis­mi­nuir la mi­gra­ción del cam­po a la ciu­dad, o ge­ne­rar in­cen­ti­vos pa­ra que la gen­te se que­de en el cam­po, si no se ofre­cen ga­ran­tías sa­ni­ta­rias en los po­bla­dos ru­ra­les. Na­die quie­re vi­vir don­de no hay sa­lud”, re­afir­mó.

Por suer­te la gen­te de cam­pa­ña es com­pren­si­va, di­jo So­to. “Si lle­gan a la po­li­clí­ni­ca y no hay na­die, es­pe­ran. Sa­ben que vos sos el úni­co y te tie­nen pa­cien­cia pa­ra que va­yas a aten­der lo real­men­te ur­gen­te y lue­go le de­di­ques sus mi­nu­tos”. El in­con­ve­nien­te, sos­tu­vo, se da cuan­do va­rias si­tua­cio­nes de emer­gen­cia se pro­du­cen de for­ma si­mul­tá­nea. Al­go que tam­po­co su­ce­de tan a me­nu­do co­mo en las ciu­da­des, ad­vir­tió, por­que las di­ná­mi­cas ru­ra­les se mue­ven a rit­mos más len­tos que los nú­cleos ur­ba­nos, pe­ro, de to­das ma­ne­ras hay ve­ces que con­flu­yen y eso se tra­du­ce en una asis­ten­cia mé­di­ca de peor ca­li­dad, ase­gu­ró.

Acos­tum­bra­dos a la es­ca­sez

Lour­des Trin­da­de se tras­la­dó 40 ki­ló­me­tros es­te lu­nes pa­ra lle­var a su ma­dre, de ca­si 80 años, has­ta la po­li­clí­ni­ca que atien­de So­to. Lla­mó por te­lé­fono an­tes de sa­lir, di­jo, pa­ra en­te­rar­se de có­mo ve­nía desa­rro­llán­do­se la ma­ña­na. “Si es­tá tran­qui­lo, via­jo. Hay días que to­ca es­pe­rar de­ma­sia­do y no me que­da otra. A mi ca­sa no me voy a vol­ver, así que me que­do aquí has­ta que el doc­tor pue­da ver­me”, ase­gu­ró la ve­ci­na.

Trin­da­de sa­be que exis­te el ries­go de lle­gar al cen­tro de sa­lud y en­con­trar­lo va­cío. Com­pren­de, de to­dos mo­dos, que tar­de o tem­prano, sea la ho­ra que sea, So­to la re­ci­bi­rá en el con­sul­to­rio y su es­pe­ra ha­brá va­li­do la pe­na. Y So­to tam­bién sa­be que al­guien siem­pre lo es­tá es­pe­ran­do. Tie­ne asu­mi­do que, por más de que su con­tra­to es­ta­blez­ca que de­be tra­ba­jar ocho ho­ras, él es­tá las 24 del día ope­ra­ti­vo y al ser­vi­cio to­dos los días de la se­ma­na. “Yo no le pue­do de­cir a un pa­cien­te que re­co­rrió 40 ki­ló­me­tros pa­ra ver­me que se vuel­va a su ca­sa por­que los nú­me­ros del día ya se re­par­tie­ron to­dos, y que otro día, tal vez con más suer­te, lo atien­do”, iro­ni­zó.

El mé­di­co en­tien­de que los car­gos de al­ta de­di­ca­ción pa­ra los pues­tos ru­ra­les se­rían una bue­na res­pues­ta pa­ra es­ta si­tua- ción. “Es­ta­ría en lí­nea con lo que bus­ca­mos pa­ra em­pe­zar a re­gu­lar la ac­ti­vi­dad en el cam­po”, di­jo y agre­gó que, ade­más, se­ría ne­ce­sa­rio re­for­zar los re­cur­sos hu­ma­nos que se dis­tri­bu­yen en­tre los en­tor­nos ru­ra­les.

“No se po­drá re­for­zar ab­so­lu­ta­men­te to­das las po­li­clí­ni­cas, es­tá cla­ro, por­que eso tam­bién po­dría lle­gar a ser in­efi­cien­te, pe­ro sí hay que fi­jar­se cuá­les son las más es­tra­té­gi­cas y do­tar de más per­so­nal”, sos­tu­vo.

El cam­po y la ciu­dad

So­to se­ña­ló que 75% del to­tal de los mé­di­cos se en­cuen­tran en Mon­te­vi­deo. El otro 20% se ubi­ca al sur del río Ne­gro y el 5% res­tan­te se dis­tri­bu­ye al nor­te del país, pe­ro ma­yor­men­te en las ciu­da­des.

So­lo un 1% del per­so­nal mé­di­co re­si­de en los en­tor­nos ru­ra­les del in­te­rior del país.

“Es por es­to que el mé­di­co ru­ral ro­za la es­cla­vi­tud. Es­tás so­lo y tra­ba­jás to­do el día. Y co­mo te­ne­mos un la­zo fuer­te con los pa­cien­tes, no nos per­mi­te ne­gar la asis­ten­cia cuan­do nos to­can la puer­ta. Apar­te, ellos son tam­bién los que te dan una mano cuan­do tú mis­mo ne­ce­si­tas ayu­da”, in­di­có So­to. Uno de los pun­tos po­si­ti­vos que des­ta­ca es, jus­ta­men­te, la cer­ca­nía con la que se cons­tru­ye el víncu­lo mé­di­co-pa­cien­te.

“Uno siem­pre es­cu­cha que en Mon­te­vi­deo los pa­cien­tes se que­jan de la frial­dad y por eso tam­bién son usua­rios mu­cho más in­to­le­ran­tes a los im­pre­vis­tos o las com­pli­ca­cio­nes que pue­da te­ner un mé­di­co. Eso acá por suer­te no pa­sa. A pe­sar de las ca­ren­cias, los usua­rios se sue­len sen­tir muy am­pa­ra­dos”, re­mar­có So­to.

Es­tos son as­pec­tos que ha­cen la di­fe­ren­cia en­tre la ges­tión de la asis­ten­cia que se da en Mon­te­vi­deo, por ejem­plo, y en el in­te­rior. Y pa­ra es­te mé­di­co es im­por­tan­te re­co­no­cer­lo si se quie­ren bus­car soluciones efec­ti­vas.

“Mu­chas co­sas se or­ga­ni­zan des­de una pers­pec­ti­va muy ur­ba­na, y eso es un error. Acá las di­ná­mi­cas son di­fe­ren­tes, los tra­tos son otros. Yo mis­mo, que ten­go 30 años de tra­yec­to­ria, no me ani­ma­ría a ir a aten­der a la ca­pi­tal del país”, dis­tin­guió So­to.

Es ne­ce­sa­rio, di­jo el mé­di­co, que se to­men me­di­das va­lo­ran­do las par­ti­cu­la­ri­da­des de los en­tor­nos ru­ra­les pa­ra dar res­pues­tas acer­ta­das. Lo que sí de­be pri­mar, in­sis­tió, es el re­fuer­zo a ni­vel de re­cur­sos hu­ma­nos por­que con el des­po­bla­mien­to pro­fe­sio­nal se po­ne en jaque la uni­ver­sa­li­za­ción de una me­di­ci­na de ca­li­dad.

La po­li­clí­ni­ca de pue­blo Va­len­tín es­ta a ca­si 8o ki­ló­me­tros de la ciu­dad de Sal­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.