Lo vol­ve­ría a ha­cer

El je­fe del Ejér­ci­to, Ma­ni­ni Ríos, cum­ple con su arres­to en­tre el Cor­ti­jo ⠛ Vi­die­lla y su ofi­ci­na; di­ce que se vio obli­ga­do a ha­blar pa­ra evi­tar que una fran­ja de sol­da­dos “fue­ra fu­si­la­da” por el cam­bio ju­bi­la­to­rio

El Observador - - PORTADA - Leo­nar­do Ha­ber­korn @leoha­ber­korn

Es­toy bien san­cio­na­do, pe­ro si tu­vie­ra que ha­cer­lo to­do otra vez, en el mis­mo es­ce­na­rio de aquel mo­men­to, lo ha­ría exac­ta­men­te igual”. Eso, pa­la­bras más, pa­la­bras me­nos, es lo que el co­man­dan­te del Ejér­ci­to, el ge­ne­ral Gui­do Ma­ni­ni Ríos, di­ce a quien le pre­gun­ta por su san­ción, se­gún re­ve­la­ron fuen­tes mi­li­ta­res con­sul­ta­das por El Ob­ser­va­dor.

El co­man­dan­te no dis­cu­te que la san­ción de arres­to a ri­gor por 30 días que hoy es­tá cum­plien­do fue jus­ta por­que –al po­le­mi­zar y con­tro­ver­tir los di­chos del mi­nis­tro Er­nes­to Mu­rro– vio­ló las nor­mas que le im­pi­den par­ti­ci­par en po­lí­ti­ca, di­je­ron las fuen­tes.

Pe­ro, aun­que pa­rez­ca pa­ra­dó­ji­co, Ma­ni­ni Ríos sos­tie­ne que si se re­pi­tie­ra el mis­mo es­ce­na­rio del mo­men­to en que ha­bló, vol­ve­ría a ha­cer lo mis­mo otra vez y del mis­mo mo­do.

El co­man­dan­te en je­fe ha ex­pli­ca­do a su en­torno que se vio “obli­ga­do” a ha­blar por­que no po­día per­mi­tir que una fran­ja de sol­da­dos “fue­ra fu­si­la­da” al que­dar con­de­na­da a no po­der ju­bi­lar­se nun­ca, se­gún el pro­yec­to de la ley de reforma de la Ca­ja Mi­li­tar aprobado en el Se­na­do.

“Hay que re­cor­dar que el dipu­tado Da­río Pé­rez to­da­vía no ha­bía ha­bla­do cuan­do el co­man­dan­te ha­bló. Y él no po­día sa­ber que al­guien se iba a pa­rar frente a las in­jus­ti­cias del pro­yec­to”, di­jo una de las fuen­tes con­sul­ta­das.

Pé­rez, dipu­tado fren­team­plis­ta por Mal­do­na­do, ad­vir­tió de ese y otros pro­ble­mas del pro­yec­to aprobado por el Se­na­do y con­di­cio­nó su vo­to en Dipu­tados a que fue­ran so­lu­cio­na­dos.

Su vo­to era fun­da­men­tal pa­ra con­se­guir la ma­yo­ría en la cámara ba­ja. Así que el pro­yec­to fue mo­di­fi­ca­do, aun­que to­da­vía no se co­no­ce có­mo que­da­rá, y se es­pe­ra por el vis­to bueno del pre­si­den­te Ta­ba­ré Vázquez.

Se­gún las fuen­tes con­sul­ta­das, Ma­ni­ni Ríos no tu­vo nin­gún ti­po de con­tac­to con Pé­rez a pro­pó­si­to de es­te te­ma, ni an­tes ni des­pués de que sa­lie­ra al rue­do po­lí­ti­co con sus exi­gen­cias de mo­di­fi­car la ley.

Pe­ro el co­man­dan­te ha di­cho a sus alle­ga­dos que re­co­no­ce que el dipu­tado Pé­rez fue el úni­co le­gis­la- dor del Frente Am­plio que se to­mó el tra­ba­jo de ve­ri­fi­car los nú­me­ros y no tu­vo “la so­ber­bia” de dar por ce­rra­do el te­ma.

A pe­sar de la po­lé­mi­ca Ma­ni­ni, agre­gó esa fuen­te, sien­te que el pre­si­den­te Vázquez lo res­pal­dó al san­cio­nar­lo con un arres­to a ri­gor por 30 días y no aceptar la pro­pues­ta de des­ti­tuir­lo de va­rios mi­nis­tros im­por­tan­tes y el si­len­cio de los res­tan­tes.

Pri­mer ca­so en la his­to­ria

Ma­ni­ni Ríos es el pri­mer co­man­dan­te del Ejér­ci­to de la his­to­ria en cum­plir un arres­to a ri­gor por 30 días. Y eso ge­ne­ró al­gu­nas du­das a la ho­ra de determinar có­mo de­bía eje­cu­tar­se su san­ción.

El tex­to que es­ta­ble­ce có­mo de­ben apli­car­se las sanciones mi­li­ta­res es el Re­gla­men­to Ge­ne­ral del Ser­vi­cio Nº 21 del Ejér­ci­to Nacional. Pe­ro la si­tua­ción es tan inédita, que quie­nes lo re­dac­ta­ron nun­ca con­si­de­ra­ron posible que el co­man­dan­te fue­ra el arres­ta­do y de­ja­ron allí un va­cío nor­ma­ti­vo.

Se­gún el re­gla­men­to 21, hay dos ti­pos de arres­tos. Los ca­sos más gra­ves pue­den ame­ri­tar que el san­cio­na­do guar­de en­cie­rro con im­pe­di­men­to de con­ti­nuar con sus ta­reas ha­bi­tua­les. Pa­ra otros ca­sos, se per­mi­te que el san­cio­na­do cum­pla con su tra­ba­jo ha­bi­tual y guar­de el arres­to du­ran­te el tiem­po que trans­cu­rre en­tre el fin de una jor­na­da la­bo­ral y el co­mien­zo de la si­guien­te.

Ma­ni­ni Ríos pa­de­ce una san­ción de ese ti­po. Con­ti­núa con sus ta­reas ha­bi­tua­les, que nor­mal­men­te le lle­van ca­si 12 ho­ras, des­de po­co des­pués de las siete de la ma­ña­na a apro­xi­ma­da­men­te las siete de la tar­de. Cuan­do el mi­li­tar que tie­ne que cum­plir un cas­ti­go de es­ta ca­te­go­ría es un ofi­cial im­por­tan­te co­mo un co­ro­nel o un ge­ne­ral, el re­gla­men­to 21 es­ta­ble­ce que de­be pa­sar la no­che de en­cie­rro en una re­par­ti­ción dis­tin­ta a aque­lla en la que pres­ta fun­cio­nes.

Aquí se plan­teó un pro­ble­ma, ex­pli­ca­ron las fuen­tes con­sul­ta­das, por­que el re­gla­men­to 21 nun­ca de­ter­mi­na có­mo pro­ce­der si el san­cio­na­do es el co­man­dan­te de la fuer­za. Se su­po­ne que el co­man­dan­te, si bien tie­ne un des­pa­cho, cum­ple fun­cio­nes en to­das las dependencias del Ejér­ci­to. En­ton­ces no que­da­ba cla­ro dón­de de­bía pa­sar las no­ches du­ran­te su arres­to a ri­gor.

Se­gún las fuen­tes mi­li­ta­res con­sul­ta­das, Ma­ni­ni Ríos le co­mu­ni­có al mi­nis­tro de De­fen­sa, Jor­ge Me­nén­dez, que no acep­ta­ría pa­sar sus pe­río­dos de arres­to en una de­pen­den­cia de la Ar­ma­da o de la Fuer­za Aé­rea por con­si­de­rar­lo una hu­mi­lla­ción pa­ra sí mis­mo y pa­ra el Ejér­ci­to.

El co­man­dan­te le pro­pu­so al mi­nis­tro que se le acon­di­cio­na­ra un cuar­to en el Mi­nis­te­rio de De­fen­sa, co­mo posible so­lu­ción a es­te pun­to. Al fi­nal se de­ci­dió que se usa­ra el Cor­ti­jo Vi­die­lla, una de­pen­den­cia del Ejér­ci­to ve­ci­na al Ba­ta­llón 14, en To­le­do.

El Cor­ti­jo Vi­die­lla es una pro­pie­dad que el Ejér­ci­to ad­qui­rió du­ran­te los años de vio­len­cia po­lí­ti­ca, lue­go de que el MLN-Tu­pa­ma­ros ase­si­na­ra a cua­tro sol­da­dos que cus­to­dia­ban el frente de la ca­sa del co­man­dan­te del Ejér­ci­to, ge­ne­ral Flo­ren­cio Gra­vi­na, en la ca­lle Aba­cú, el 18 de ma­yo de 1972.

Se en­ten­día que du­ran­te la vi- gen­cia del “estado de gue­rra in­terno”, el co­man­dan­te no po­día dor­mir en un ho­gar en me­dio de la ciudad, ya que –co­mo el aten­ta­do tu­pa­ma­ro ha­bía de­mos­tra­do del mo­do más cruel– se ex­po­nía la vi­da de otras per­so­nas.

Hoy en día el Cor­ti­jo Vi­die­lla no tie­ne un uso de­fi­ni­do. Se lo em­plea pa­ra al­gu­nas ce­re­mo­nias y re­cep­cio­nes. Es muy ra­ro que un co­man­dan­te duer­ma allí, se­gún la idea ori­gi­nal. Pe­ro es lo que es­tá pa­san­do en es­tos días.

Ma­ni­ni Ríos le ha da­do a en­ten­der a sus fa­mi­lia­res y ami­gos que pre­fie­re no ser vi­si­ta­do en es­ta re­si­den­cia pro­vi­so­ria. Se­gún las fuen­tes con­sul­ta­das, su es­po­sa y sus hi­jos no lo han vi­si­ta­do allí por el mo­men­to. Su fa­mi­lia hoy se en­cuen­tra en la ciudad de Ar­ti­gas, en don­de la es­po­sa del co­man­dan­te, Ire­ne Mo­rei­ra, es edil del Par­ti­do Nacional.

En el Cor­ti­jo Vi­die­lla el co­man­dan­te se man­tie­ne co­mu­ni­ca­do a tra­vés del te­lé­fono ce­lu­lar.

A la ma­ña­na si­guien­te, re­gre­sa a su aus­te­ra ofi­ci­na en el co­man­do del Ejér­ci­to, don­de atien­de sus asun­tos en una me­sa des­po­ja­da, de­lan­te de una pa­red que co­mo úni­co ele­men­to de­co­ra­ti­vo tie­ne un re­tra­to de Jo­sé Ar­ti­gas.

Su ru­ti­na la­bo­ral no ha cam­bia­do por el arres­to, di­je­ron las fuen­tes con­sul­ta­das. Por lo ge­ne­ral lu­ce un uni­for­me de fa­ji­na: ver­de con ca­mu­fla­je de com­ba­te. En su ofi­ci­na atien­de los plan­teos que lle­gan de las di­fe­ren­tes uni­da­des y tam­bién las visita o re­co­rre si es ne­ce­sa­rio.

El co­man­dan­te sí ha can­ce­la­do su con­cu­rren­cia a ac­tos pro­to­co­la­res, con­fe­ren­cias, reunio­nes con em­ba­ja­das o ac­ti­vi­da­des que de­jen un mar­gen de du­da res­pec­to a si for­man par­te o no de su tra­ba­jo.

“Su idea es no ge­ne­rar pro­ble­mas de nin­gún ti­po res­pec­to a su san­ción”, di­jo una fuen­te con­sul­ta­da. •

Ma­ni­ni sien­te que el pre­si­den­te Ta­ba­ré Vázquez lo res­pal­dó al san­cio­nar­lo con un arres­to a ri­gor por 30 días y no aceptar la pro­pues­ta de des­ti­tuir­lo de va­rios mi­nis­tros y el si­len­cio de los res­tan­tes

L. CA­RRE­ÑO

D. BATTISTE

Es el pri­mer co­man­dan­te del Ejér­ci­to de la his­to­ria en cum­plir un arres­to a ri­gor por 30 días.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.