Regla fiscal: ne­ce­sa­rio com­pro­mi­so mul­ti­par­ti­da­rio

El Observador - - OPINIÓN - Ace­de­mia Nacional de Eco­no­mía Es­pe­cial pa­ra ElOb­ser­va­dor

En la his­to­ria uru­gua­ya, el dé­fi­cit fiscal ha si­do el res­pon­sa­ble de la ma­yor par­te de las cri­sis eco­nó­mi­cas y fi­nan­cie­ras vi­vi­das. Y cuan­do no fue el prin­ci­pal cau­san­te de és­tas, co­la­bo­ró pa­ra agra­var­las.

En efec­to, ya en las cri­sis del si­glo XIX, las re­la­cio­nes en­tre el go­bierno y al­gu­nos ban­cos (Ban­co Mauá, Ban­co Nacional de Emi­lio Reus) pre­ci­pi­ta­ron su quie­bra y arras­tra­ron a cri­sis fi­nan­cie­ras al país.

En los si­glos XX y XXI, los ejem­plos más re­cien­tes son la cri­sis de 1982 y 2002. En la de 1982, el sis­te­ma de ti­po de cam­bio fi­jo, con de­va­lua­cio­nes preanun­cia­das no re­sis­tió un gas­to pú­bli­co cre­cien­do a ta­sas por en­ci­ma del

19% en tér­mi­nos reales. En 2002, la cri­sis fi­nan­cie­ra pro­ve­nien­te de Ar­gen­ti­na en­con­tró en el des­ba­lan­ce fiscal un cam­po propicio pa­ra su pro­pa­ga­ción, pues­to que el go­bierno no te­nía suficientes re­cur­sos ge­nui­nos con los cua­les en­fren­tar­la.

De acuer­do a los au­to­res Kop­tis y Sy­mansky (1998), una regla fiscal es una res­tric­ción permanente de la po­lí­ti­ca fiscal ex­pre­sa­da en tér­mi­nos de un in­di­ca­dor, co­mo el dé­fi­cit pú­bli­co, el ni­vel de gas­to, el vo­lu­men de deu­da, o una com­bi­na­ción de és­tos.

Des­de los años no­ven­ta, co­men­zó a ga­nar es­pa­cio la uti­li­za­ción de es­tas reglas frente al ma­ne­jo dis­cre­cio­nal de la po­lí­ti­ca fiscal, es­pe­cial­men­te pa­ra re­du­cir la vo­la­ti­li­dad en va­ria­bles ma­cro­eco­nó­mi­cas, tan­to a ni­vel de paí­ses, co­mo de blo­ques eco­nó­mi­cos re­gio­na­les.

A lo lar­go de las úl­ti­mas dé­ca­das, la idea de la per­ti­nen­cia de la apli­ca­ción de una regla fiscal tam­bién co­bró cre­cien­te im­por­tan­cia en nues­tro país.

La Aca­de­mia Nacional de Eco­no­mía ha ido re­co­gien­do el pen­sa­mien­to de va­rios profesionales na­cio­na­les en es­ta ma­te­ria.

Así por ejem­plo, en el Premio Aca­de­mia Nacional de Eco­no­mía

2009, cu­yo te­ma era el aná­li­sis de la cri­sis in­ter­na­cio­nal del 2008, uno de los tra­ba­jos pre­mia­dos cu­yas au­to­ras fue­ron: Ma­ría Xo­sé San­mar­tín y Ma­ría Flo­ren­cia Quei­ro, des­ta­ca­ba que era “fun­da­men­tal” la im­ple­men­ta­ción pro­gre­si­va de una ley de res­pon­sa­bi­li­dad fiscal que per­mi­tie­ra au­men­tar el gas­to pú­bli­co en fun­ción del “cre­ci­mien­to po­ten­cial y no el ac­tual”.

A su vez, el Ci­clo 2012 ti­tu­la­do: “Fi­nan­zas Pú­bli­cas Or­to­do­xas: ¿un con­cep­to pa­sa­do de moda?” con­tó con una presentación de la Ec. Ana Lau­ra Fer­nán­dez, don­de des­ta­có las ventajas de la apli­ca­ción de una po­lí­ti­ca fiscal con­tra­cí­cli­ca y no pro­cí­cli­ca, al tiem­po que cuan­ti­fi­có cuán­to aho­rro pú­bli­co se hu­bie­ra ge­ne­ra­do si se hu­bie­ra apli­ca­do la regla fiscal pro­pues­ta por el Cr. Da­ni­lo As­to­ri en el año 2005. Pa­ra el quin­que­nio si­guien­te, es­te aho­rro se es­ti­ma­ba en­tre US$ 2.000 y US$ 3.000 mi­llo­nes, se­gún los di­fe­ren­tes su­pues­tos que se uti­li­za­ran.

La­men­ta­ble­men­te el Par­la­men­to no apro­bó es­ta pro­pues­ta. Por el con­tra­rio, el to­pe de deu­da que tie­ne que re­gu­lar el Par­la­men­to, es sis­te­má­ti­ca­men­te au­men­ta­do con­for­me se in­cre­men­tan las ne­ce­si­da­des fis­ca­les, por lo que no pue­de ser con­si­de­ra­do una regla fiscal.

Una eco­no­mía vul­ne­ra­ble co­mo la uru­gua­ya, re­quie­re cla­ra­men­te la ne­ce­si­dad de aho­rrar en pe­río­dos de cre­ci­mien­to de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca, ca­rac­te­ri­za­dos por im­por­tan­tes ex­por­ta­cio­nes de pro­duc­tos bá­si­cos y gran­des flu­jos de in­gre­so de ca­pi­ta­les. Du­ran­te es­tos pe­río­dos, los in­gre­sos fis­ca­les au- men­tan pro­duc­to de una ma­yor re­cau­da­ción tri­bu­ta­ria apo­ya­da por el au­men­to de la ac­ti­vi­dad y es en esos mo­men­tos cuan­do se de­be aho­rrar de for­ma de ge­ne­rar una ma­yor sol­ven­cia y se­gu­ri­dad en ma­te­ria fiscal pa­ra cuan­do la si­tua­ción eco­nó­mi­ca se re­vier­ta.

En Uru­guay, tal co­mo se co­men­tó, en el año 2005, el en­ton­ces Mi­nis­tro de Eco­no­mía, pro­pu­so en el pro­yec­to de Ley de Pre­su­pues­to quin­que­nal, una regla fiscal ba­sa­da en el gas­to pú­bli­co, aco­tan­do su cre­ci­mien­to a un má­xi­mo de 3% anual. A su vez, en dis­tin­tos mo­men­tos, los can­di­da­tos de los Par­ti­dos Co­lo­ra­do, In­de­pen­dien­te y Nacional, se han mos­tra­do fa­vo­ra­bles a la im­plan­ta­ción de una regla de es­te ti­po.

El tiem­po po­lí­ti­co pa­ra apro­bar una cláu­su­la así en es­ta Ren­di­ción de Cuen­tas, ya se agotó, aun­que se de­be­ría re­du­cir el gas­to en lo que res­ta de es­te pe­río­do de go­bierno de ma­ne­ra de no agra­var el pa­no­ra­ma de la ca­li­fi­ca­ción de ries­go, que ya tie­ne pers­pec­ti­va ne­ga­ti­va por par­te de Fitch.

A par­tir de 2019, la Aca­de­mia Nacional de Eco­no­mía en­tien­de que se­rá ne­ce­sa­rio lo­grar un com­pro­mi­so mul­ti­par­ti­da­rio, pa­ra que en la pró­xi­ma Ley de Pre­su­pues­to quin­que­nal se in­clu­ya una regla fiscal co­mo sa­lu­da­ble prác­ti­ca en las fi­nan­zas pú­bli­cas, con con­se­cuen­cias po­si­ti­vas en la es­ta­bi­li­dad y el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co del país. •

1 http://www.aca­de­co.com.uy/ premio.htm , premio 2009. 2 http://www.aca­de­co.com.uy/ even­tos.htm , año lec­ti­vo 2012

Una eco­no­mía vul­ne­ra­ble, co­mo la uru­gua­ya, re­quie­re cla­ra­men­te la ne­ce­si­dad de aho­rrar en pe­río­dos de cre­ci­mien­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.