El día a día de Pao­la Fie­ge, pre­sa en su man­sión El Gran Cha­pa­rral

La es­po­sa del em­pre­sa­rio ar­gen­tino Mar­ce­lo Bal­ce­do pa­sa sus jor­na­das le­yen­do, cui­dan­do a sus hi­jos y pen­san­do en las de­man­das que ha­rá al tér­mino de su cau­sa

El Observador - - ACTUALIDAD - Na­ta­lia Gold @Na­tiGold13

Era 9 de ma­yo y Pao­la Fie­ge cum­plía 34 años. La pa­re­ja del em­pre­sa­rio y sin­di­ca­lis­ta ar­gen­tino Mar­ce­lo Bal­ce­do se­guía pre­sa en la cár­cel de mu­je­res con pri­sión pre­ven­ti­va y era in­ves­ti­ga­da por la­va­do de ac­ti­vos, trá­fi­co in­terno de ar­mas y con­tra­ban­do, al igual que su ma­ri­do. Des­de ha­cía unos días es­pe­ra­ba que le no­ti­fi­ca­ran que fi­nal­men­te po­día ir­se a su ca­sa a cum­plir con pri­sión do­mi­ci­lia­ria a es­pe­rar la acu­sa­ción de la Fis­ca­lía y lle­gar al jui­cio oral al que am­bos con­cu­rri­rán. Fie­ge es­ta­ba de pi­ja­ma cuan­do le avi­sa­ron que dos ami­gas ha­bían ido a vi­si­tar­la. Al ver­las, se lar­gó a llo­rar y les con­tó en­tre lá­gri­mas que en cual­quier mo­men­to po­día ir­se a El Gran Cha­pa­rral, su ca­sa en Pla­ya Ver­de.

Fie­ge ter­mi­nó el día de su cum­plea­ños en su ca­sa, con sus tres hi­jos, que la es­pe­ra­ban con una tor­ta. La úl­ti­ma vez que ha­bía pi­sa­do la man­sión ha­bía si­do una ma­ña­na de enero, cuan­do vol­vía de bailar con su her­ma­na e In­ter­pol las de­tu­vo jun­to a Bal­ce­do, que es­ta­ba dur­mien­do con sus hi­jos. Fie­ge ase­gu­ra que a su her­ma­na, de 24 años, la apre­sa­ron den­tro de la ca­sa du­ran­te va­rias ho­ras al igual que a sus hi­jos, de 11, 5 y 2 años, que que­da­ron al res­guar­do de una po­li­cía en un dor­mi­to­rio de la ca­so­na.

A par­tir de ese mo­men­to, la mu­jer no vio más a sus hi­jos has­ta que le con­ce­die­ron la pri­sión do­mi­ci­lia­ria –a ex­cep­ción de una de sus hi­jas a la que pu­do ir a ver a un hos­pi­tal por­que ha­bía si­do pi­ca­da por una ví­bo­ra– y a su pa­re­ja so­la­men­te se lo cru­za en las au­dien­cias. Mien­tras la Fis­ca­lía aguar­da pa­ra acu­sar­los por pre­sun­tos de­li­tos co­me­ti­dos en te­rri­to­rio nacional, la Jus­ti­cia con­ce­dió la ex­tra­di­ción de am­bos a Ar­gen­ti­na, pe­ro pa­ra po­der via­jar y ser en­jui­cia­dos en su país pri­me­ro de­be cul­mi­nar el pro­ce­so uru­gua­yo.

Cin­co me­ses des­pués de que Fie­ge fes­te­ja­ra su cum­plea­ños en su pri­mer día de pri­sión do­mi­ci­lia­ria, con­ti­núa la es­pe­ra por la acu­sa­ción, aun­que su si­tua­ción es bas­tan­te di­fe­ren­te a la de prin­ci­pios de año. Atrás que­da­ron las cel­das, la co­mi­da que re­cuer­da con des­agra­do y la fal­ta de ven­ta­nas. El sol se re­fle­ja en los ta­ja­ma­res de las ca­si 100 hec­tá­reas de El Gran Cha­pa­rral, la can­cha de te­nis lu­ce in­ma­cu­la­da y ca­bras y ove­jas pas­tan en­tre las pie­dras del ce­rro so­bre el que Bal­ce­do y su pa­re­ja tie­nen su ho­gar. En la punta de ese ce­rro es­tá la ca­sa y allí aguar­da Fie­ge, con una de sus hi­jas en bra­zos. “Pa­sen”, di­ce y en­tra a la co­ci­na. Sen­ta­dos en si­llas hay dos po­li­cías que la cus­to­dian. La mu­jer di­ce que son “co­mo par­te de la fa­mi­lia” por­que a la ma­yo­ría de los que les to­ca su turno en la ca­sa ya los co­no­cía de la zo­na.

Tam­bién es­tá su madre ayu­dan­do con ta­reas de la ca­sa. Fie­ge to­ma una ca­nas­ta con em­pa­na­das que ella mis­ma co­ci­nó unos mi­nu­tos an­tes y va has­ta la ca­sa de hués­pe­des. El ta­ma­ño de la vi­vien­da prin­ci­pal im­pre­sio­na más que el lu­jo. “Acá lo es­pec­ta­cu­lar es la vis­ta, el res­to es nor­mal”, afir­ma mien­tras mi­ra to­da la cos­ta mal­do­na­den­se des­de una de las ven­ta­nas.

Jun­to a la ca­nas­ta de em­pa­na­das lle­va par­te de su ex­pe­dien­te y el Có­di­go del Pro­ce­so Pe­nal (CPP), que ya co­no­ce a la per­fec­ción. Des­de que pu­do vol­ver a su ca­sa, aun­que con po­li­cías acom­pa­ñán­do­la, Fie­ge lee mu­cho, ana­li­za, pien­sa. Co­no­ce ca­da de­ta­lle de su ca­so y de otros que en los úl­ti­mos me­ses to­ma­ron estado pú­bli­co, co­mo el del ciudadano tur­co acu­sa­do de la­var US$ 8 mi­llo­nes y que es­tá li­bre, o el del ita­liano Roc­co Mo­ra­bi­to, acu­sa­do de nar­co­trá­fi­co y fal­si­fi­ca­ción de do­cu­men­tos, que aguar­da jun­to a Bal­ce­do en Cár­cel Cen­tral que lo ex­tra­di­ten. “Es­toy le­yen­do mu­cho, cui­do a mis hi­jas y ha­go las ta­reas que siem­pre ha­go. Co­cino, si ten­go que lim­piar lim­pio, lo nor­mal de una per­so­na. No pue­do tra­ba­jar co­mo an­tes. Yo di­ri­gía los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y aho­ra no lo pue­do ha­cer. Es im­po­si­ble, yo te­nía que ir, que es­tar, siem­pre iba, via­ja­ba. Aho­ra si bien es­toy con el te­ma de la ra­dio (de La Pla­ta, Ar­gen­ti­na) vien­do un po­co las co­sas, no es lo mis­mo. No pue­do lle­var a mi hi­jo al co­le­gio, que lo ha­cía yo, no pue­do lle­var­lo a sus ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas”, cuen­ta a El Ob­ser­va­dor.

Sus pri­me­ros días en la ca­sa no po­día dor­mir. “Me le­van­ta­ba to­das las ma­dru­ga­das. ¡Po­bres los po­li­cías que te­nían que char­lar con­mi­go por­que no po­día con­ci­liar el sue- ño!”, co­men­ta un po­co en­tre ri­sas.

La son­ri­sa se le va au­to­má­ti­ca­men­te de la ca­ra cuan­do pien­sa de nue­vo en por qué es­tá atra­ve­san­do un pro­ce­so ju­di­cial. Fie­ge es­tá con­ven­ci­da de que es inocente y di­ce a vi­va voz que a la Fis­ca­lía “so­lo le im­por­ta la pla­ta” y por eso “pin­ta­ron su ca­sa co­mo una la­va­do­ra gi­gan­te de dinero”.

“Era to­do el tiem­po ex­tor­sión de par­te de la Fis­ca­lía, que que­ría que yo arre­gla­ra con ellos. Ha­ce 10 me­ses que so­mos la peor ba­su­ra, los Pa­blo Es­co­bar y no sé qué otros nar­cos. Pe­ro ha­ce 10 me­ses que no nos acu­san. ¿Por qué? Si so­mos la peor es­co­ria, ¿por qué no nos acu­san? Es­ta­mos lu­chan­do pa­ra que se se­pa la ver­dad y es­toy de­ses­pe­ra­da por­que me acu­se, pa­ra ir a jui­cio y de­mos­trar que to­do lo que di­go es ver­dad. Pe­ro se­gui­mos así, de rehe­nes”, ase­gu­ra. En se­gui­da, pien­sa en el mo­men­to en el que le in­cau­ta­ron sus bie­nes y re­cuer­da con al­go de bron­ca que “has­ta se lle­va­ron la al­can­cía del hi­jo, en la que guar­da­ba las mo­ne­das que le de­ja­ba el ra­tón Pé­rez”.

Fie­ge cree que “la es­tra­te­gia de la Fis­ca­lía” es can­sar­los pa­ra que lle­guen a un acuer­do. Di­ce que le ofre­cie­ron que die­ra sus au­tos em­pa­dro­na­dos en Uru­guay y US$ 8 mi­llo­nes a cam­bio de que­dar li­bre. “Si yo fue­ra cul­pa­ble, ¿no hu­bie­ra acep­ta­do fir­mar eso? O sea, me que­da­ba con to­dos mis au­tos em­pa­dro­na­dos en Ar­gen­ti­na, con las pro­pie­da­des y mi li­ber­tad. Pe­ro yo no quie­ro en­se­ñar­les a mis hi­jos que pue­do com­prar mi li­ber­tad”, agre­ga.

La ver­sión de la Fis­ca­lía es to­tal­men­te opues­ta. En diá­lo­go con

El Ob­ser­va­dor, el fiscal del ca­so, Alejandro Ma­cha­do ase­gu­ró que tie­ne prue­bas pa­ra con­de­nar­los en el jui­cio oral y que la pa­re­ja in­ten­tó más de una vez lle­gar a un acuer­do de re­duc­ción de pe­na a cam­bio de una con­fe­sión, pe­ro él se ne­gó. “Nos plan­tea­ron dis­tin­tos acuer­dos pa­ra no cum­plir pe­na efec­ti­va y se­lec­cio­nar a al­gu­nos de los bie­nes em­bar­ga­dos. Pe­ro en ma­yo ce­rré cual­quier po­si­bi­li­dad de ne­go­cia­ción, me opu­se. Por la gra­ve­dad de los de­li­tos por los que se los in­ves­ti­ga tie­nen que te­ner pe­na efec­ti­va”, afirmó.

Ma­cha­do es el ter­cer fiscal que in­ter­vie­ne en la cau­sa uru­gua­ya y se su­ma un cuar­to te­nien­do en cuen­ta la ex­tra­di­ción. Pa­ra Fie­ge, los cam­bios de fiscal no hi­cie­ron la di­fe­ren­cia por­que cree que to­do vie­ne en­co­men­da­do “por el fiscal de Corte (Jor­ge Díaz), que es­tá arri­ba”. Al se­gun­do que tu­vo el ca­so, Ro­dri­go Mo­ro­so­li, la mu­jer pien­sa de­man­dar­lo por ha­ber di­cho en una au­dien­cia “que era una ma­la madre”, se­gún las pa­la­bras de la pro­pia Fie­ge. La lis­ta de de­man­das que tie­ne en men­te si­gue. Por un la­do, pien­sa de­nun­ciar a va­rios me­dios de co­mu­ni­ca­ción que, afir­ma, los di­fa­ma­ron a ella y a Bal­ce­do. Tam­bién de­man­da­rá a Ma­ría Eu­ge­nia Vidal, la go­ber­na­do­ra de Bue­nos Ai­res, por de­cir que el em­pre­sa­rio era “un sin­di­ca­lis­ta nar­co­tra­fi­can­te” y al Estado uru­gua­yo por “ca­da una de las per­so­nas em­plea­das de El Gran Cha­pa­rral que se que­da­ron sin tra­ba­jo” cuan­do la Jus­ti­cia in­cau­tó to­dos los bie­nes de la fa­mi­lia. •

Fie­ge es­tá in­ves­ti­ga­da por la­va­do de ac­ti­vos, trá­fi­co de ar­mas y con­tra­ban­do

Fie­ge pien­sa de­man­dar a la Fis­ca­lía si su cau­sa ter­mi­na ar­chi­va­da

C. DOS SANTOS

Fie­ge cum­ple pri­sión do­mi­ci­lia­ria en su ca­sa, que es­tá en un pre­dio de ca­si 100 hec­tá­reas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.