Có­mo via­jar sin sa­cri­fi­cios

Con­se­jos pa­ra gas­tar so­lo lo ne­ce­sa­rio y op­ti­mi­zar con la pla­ni­fi­ca­ción la ex­pe­rien­cia de sa­lir a des­cu­brir el mun­do

El Observador - - TENDENCIAS - Pa­blo Tro­chon Es­pe­cial pa­ra ElOb­ser­va­dor

Al mo­men­to de de­ci­dir adón­de via­jar o por cuán­to tiem­po, mu­chas ve­ces la bi­lle­te­ra pa­re­ce ser el de­ter­mi­nan­te. Si si­gue es­tos con­se­jos, po­drá rea­li­zar via­jes alu­ci­nan­tes, por más tiem­po y gas­tan­do so­lo lo ne­ce­sa­rio. Via­jar ba­ra­to no de­be ser un sa­cri­fi­cio sino una nue­va for­ma de ver la ex­pe­rien­cia.

Fe­chas fle­xi­bles

Con relación a los vuelos, pue­de uti­li­zar Skys­can­ner o Des­pe­gar.

com que per­mi­ten com­pa­rar los pre­cios de vuelos en un mes o en un año. Re­cuer­de, ade­más, ave­ri­guar cuán­do es la tem­po­ra­da ba­ja en ca­da país y evi­te los fi­nes de se­ma­na o las fe­chas con mu­cho trá­fi­co, co­mo Na­vi­dad, fin de año o el co­mien­zo de las va­ca­cio­nes. Cuen­ta la le­yen­da que el me­jor día pa­ra bus­car vuelos baratos es el mar­tes y, el me­jor mes, ma­yo, pe­ro es muy re­la­ti­vo… Se re­co­mien­da bo­rrar re­gu­lar­men­te las co­okies de su compu­tado­ra pa­ra que las com­pa­ñías no pue­dan usar la in­for­ma­ción de sus bús­que­das an­te­rio­res y así do­si­fi­car los pre­cios.

Low cost

Apro­ve­che las ae­ro­lí­neas de ba­jo cos­to, co­mo Rya­nair, Eas­yJet, Vo­lo­tea, Air Eu­ro­pa, Vue­ling, Ai­rA­sia, Ti­ger Air­ways, Air In­dia, Indigo Air­li­nes, Lion Air o Bang­kok Air­ways que a ve­ces pue­den lle­gar a ofre­cer­le pa­sa­jes por € 2. Pe­ro cui­da­do: el negocio es co­brar­le cual­quier ex­tra, así que lea bien las con­di­cio­nes por­que las mul­tas mu­chas ve­ces su­pe­ran el pro­pio pre­cio del pa­sa­je. No se ex­ce­da en las di­men­sio­nes y pe­so del equi­pa­je de mano (si lle­va en bo­de­ga tie­ne que pa­gar más). Llé­ve­se al­go de co­mi­da por­que no la in­clu­yen y a bor­do sa­le ca­rí­si­ma. Con­se­jo: siem­pre pue­de car­gar co­sas en com­par­ti­mien­tos de la ro­pa que lle­ve pues­ta pa­ra evi­tar el so­bre­pe­so.

Bo­le­to al­re­de­dor del mun­do

Es­te pa­sa­je mul­ti­des­tino per­mi­te to­mar, por ejem­plo, 10 vuelos a cual­quier par­te del mun­do du­ran­te el pe­río­do de un año por un cos­to sen­si­ble­men­te me­nor al que si los com­pra por se­pa­ra­do. So­lo tie­ne que car­gar los lu­ga­res a vi­si­tar en la web de la ae­ro­lí­nea y au­to­má­ti­ca­men­te di­ce el pre­cio.

Hos­tels

Qué­de­se en los dor­mi­to­rios com­par­ti­dos, don­de el am­bien­te es más ami­ga­ble y po­drá co­no­cer a otros via­je­ros en la mis­ma si­tua­ción y com­par­tir sa­li­das, re­co­rri­dos y gas­tos. Con Hos­tel­boo­kers y Hos

tel­world pue­de com­pa­rar pre­cios y lu­ga­res y re­ser­var, mu­chas ve­ces sin pa­gar (pe­ro cum­pla, por­que es­tos si­tios pre­mian con des­cuen­tos que se acu­mu­lan a lo lar­go del viaje). Eso sí, an­tes de de­ci­dir, pi­da ver la ha­bi­ta­ción y ase­gú­re­se de que ten­ga loc­kers pa­ra guar­dar sus co­sas: pa­ra eso va a ne­ce­si­tar siem­pre lle­var un can­da­do.

Al­qui­lar

Si es­tá en pa­re­ja, fa­mi­lia o con ami­gos pue­de usar es­ta­ble­ci­mien­tos

bed and break­fast o Airbnb pa­ra ren­tar ha­bi­ta­cio­nes o apar­ta­men­tos por pre­cios sen­si­ble­men­te in­fe­rio­res a un ho­tel y que per­mi­ten vi­vir con más au­to­no­mía. Allí pue­de co­ci­nar, re­du­cien­do más aún su pre­su­pues­to al com­prar ali­men­tos en su­per­mer­ca­dos.

Ad­mi­nis­tra­ción in­te­li­gen­te

Or­ga­ni­zar un pre­su­pues­to dia­rio pa­ra con­tro­lar gas­tos, ha­cer com­pras con tar­je­ta de dé­bi­to, no cam­biar dinero nun­ca en un ae­ro­puer­to (evi­tar to­do ti­po de gas­tos allí, es- pe­cial­men­te los ta­xis, que siem­pre tie­nen pre­cios exor­bi­tan­tes), lle­var dinero en efec­ti­vo (siem­pre guar­da­do en com­par­ti­mien­tos di­fe­ren­tes del equi­pa­je y de la ro­pa) o pe­dir ade­lan­tos de tar­je­ta en ban­cos pa­ra no pa­gar la re­car­ga de los ca­je­ros son for­mas de aho­rrar. Ex­cep­to que la di­vi­sa lo­cal sea el dó­lar o el eu­ro, nun­ca se re­co­mien­da cam­biar dinero en su país de ori­gen.

Gastronomía po­pu­lar

Uno de los ma­yo­res pla­ce­res de via­jar, y que ade­más ayu­da­rá a man­te­ner un pre­su­pues­to ba­jo, es aban­do­nar las zo­nas de res­tau­ran­tes tu­rís­ti­cos y per­der­se por las ca­lle­jue­las bus­can­do las op­cio­nes más au­tén­ti­cas. En Asia y La­ti­noa­mé­ri­ca, ade­más, la ofer­ta de co­mi­da ca­lle­je­ra es in­men­sa y de­li­cio­sa, y mu­chas ve­ces po­seen me­núes com­ple­tos muy eco­nó­mi­cos. Pi­da re­co­men­da­cio­nes y es­ti­ma­ti­vos ge­ne­ra­les de pre­cios (es­pe­cial­men­te en aque­llos paí­ses don­de el re­ga­teo es vi­tal); la gen­te siem­pre estará dis­pues­ta a orien­tar­lo. Aun­que no es sa­lu­da­ble, en lu­ga­res ca­rí­si­mos co­mo Os­lo, Londres o Pa­rís, a ve­ces co­mer en lo­ca­les de co­mi­da rá­pi­da pue­de ser la úni­ca op­ción: no pi­da com­bos y con­cén­tre­se en pro­cu­rar las pro­teí­nas ne­ce­sa­rias.

Agua

A ve­ces, el so­lo he­cho de no to­mar ga­seo­sas o be­bi­das al­cohó­li­cas con las co­mi­das pue­de re­du­cir los cos­tos has­ta 50%. In­clu­so hay mu­chos paí­ses don­de el agua de la ca­ni­lla es po­ta­ble y ap­ta pa­ra con­su­mo; pa­ra ello siem­pre ave­ri­güe al lle­gar a un lu­gar. Mu­chos paí­ses po­seen una va­rie­dad de­li­cio­sa de ju­gos que no pue­de per­der­se.

Viaje so­cial

Via­jar a de­do es muy co­mún en mu­chos paí­ses (vea Hit­chWi­ki) así co­mo ha­cer car poo­ling (com­par­tir au­to) que son dos op­cio­nes pa­ra re­du­cir gas­tos y ade­más co­no­cer gen­te. Es re­co­men­da­ble BlaB­laCar.

com o Car­poo­ling.com. Otra al­ter­na­ti­va pa­ra te­ner en cuen­ta y que pue­de ser una ver­da­de­ra aven­tu­ra es ha­cer bar­co stop: hay que ir al puerto y con­sul­tar a los ca­pi­ta­nes si lo lle­van a cam­bio de tra­ba­jo du­ran­te el tra­yec­to, o con­sul­te las op­cio­nes en Crew­fi­le.com, Fin­da­crew. net y Crew­see­kers.net.

Ejer­ci­cio

Ca­mi­nar o al­qui­lar una bi­ci (en Asia por pre­cios irri­so­rios) o usar el sis­te­ma de ur­bano lo ayu­da­rán a man­te­ner­se en for­ma pe­ro ade­más a co­no­cer ca­da si­tio des­de una pers­pec­ti­va más ge­nui­na y sin de­pen­der de na­die.

All in­clu­si­ve

Bo­nus track

bi­cing

Chau, roa­ming

Ade­más de li­be­rar­se del he­cho de es­tar co­nec­ta­do to­do el tiem­po, aho­rra­rá los car­gos ex­tras. Use el wi­fi sin cos­to que pue­de en­con­trar en to­do ti­po de lu­ga­res.

Al­gu­nas ve­ces, es­pe­cial­men­te cuan­do via­ja en fa­mi­lia, los re­sorts de ser­vi­cio to­do in­clui­do (has­ta el vue­lo y el tráns­fer des­de el ae­ro­puer­to) son la me­jor op­ción, ya que sa­len más eco­nó­mi­cos que si se con­tra­ta to­do por se­pa­ra­do.

Ade­más, pres­te aten­ción a las op­cio­nes que ofre­cen mu­chos paí­ses: días en que los mu­seos son gra­tui­tos, ac­ti­vi­da­des cul­tu­ra­les sin cos­to, cien­tos de des­cuen­tos al pre­sen­tar el car­né de es­tu­dian­te, o free wal­king tours.

Una aven­tu­ra es ha­cer bar­co stop: tra­ba­jar en una em­bar­ca­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.