Una vuel­ti­ta

El Observador - - REFERÍ -

El pe­rio­dis­ta de­ci­dió evi­tar el trans­por­te ca­pi­ta­lino y ni bien co­men­zó a tra­ba­jar se com­pró una bi­ci­cle­ta. La ra­zón prin­ci­pal fue el tiem­po de es­pe­ra que re­quie­ren los óm­ni­bus ca­pi­ta­li­nos.

Los pri­me­ros días fue­ron de gran emo­ción por­que lle­ga­ba a tiem­po a to­dos los lu­ga­res y no te­nía pre­sen­te la in­co­mo­di­dad del trans­por­te ur­bano. De igual mo­do, su madre siem­pre le de­cía que tu­vie­ra cui­da­do a la ho­ra de de­jar su nue­vo me­dio de trans­por­te en cual­quier lu­gar por­que se la po­dían robar y des­pués era dí­fi­cil de re­cu­pe­rar. Por allí se di­ce que los jóvenes, en la ma­yo­ría de los ca­sos, no les ha­cen ca­so a los ma­yo­res. Fue así que al lle­gar a la prác­ti­ca de fút­bol es­ta­cio­nó la bi­ci­cle­ta al la­do de un ár­bol pe­ro no le co­lo­có nin­gún ele­men­to de se­gu­ri­dad. Pa­sa­do 15 mi­nu­tos en­tra el cui­da­co­che a los gri­tos di­cien­do: “Se ro­ba­ron la bi­ci ver­de, apu­ren que to­da­vía lo veo”. El co­mu­ni­ca­dor de­jó caer el ce­lu­lar en el pi­so y co­men­zó a per­se­guir a quien a sim­ple vis­ta era un per­so­na ma­yor.

Lue­go de una cua­dra, el la­drón pa­ró y por tan­to el chi­co to­mó la bi­ci­cle­ta es­pe­ran­do lo peor.

Des­pués de un par de pa­la­bras que son im­po­si­bles de re­cor­dar en es­te mo­men­to, el in­di­vi­duo lo mi­ró fi­jo y di­jo: “Yo so­lo que­ría dar una vuel­ti­ta, la pró­xi­ma po­né el can­da­do por­que no vas a te­ner tan­ta suer­te”.

De ca­mino a su ca­sa com­pró un can­da­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.