Trump­ma­nía ca­rio­ca

El Observador - - OPINIÓN - Ig­na­cio Bar­te­sag­hi @i_­bar­te­sag­hi Es­pe­cial pa­ra ElOb­ser­va­dor

Las elec­cio­nes del pa­sa­do do­min­go en Bra­sil con­fir­ma­ron lo ade­lan­ta­do por las en­cues­tas, el can­di­da­to Jair Bol­so­na­ro, lo­gró un enor­me cau­dal de vo­tos y com­pe­ti­rá co­mo favorito en una se­gun­da vuel­ta con­tra Fer­nan­do Had­dad.

La cam­pa­ña elec­to­ral es­tu­vo mar­ca­da por el aten­ta­do con­tra Bol­so­na­ro, la de­mo­ra en la de­fi­ni­ción del can­di­da­to por par­te del PT –de­bi­do a los in­ten­tos por sos­te­ner una in­via­ble can­di­da­tu­ra de Lu­la–, y por las po­lé­mi­cas pro­pues­tas de los can­di­da­tos en el mar­co de un ge­ne­ra­li­za­do des­con­ten­to so­cial.

Pron­to se co­no­ce­rá el nom­bre del pró­xi­mo pre­si­den­te de Bra­sil, que es­tá den­tro de las 10 pri­me­ras eco­no­mías a ni­vel glo­bal –más allá de la pro­nun­cia­da caí­da de su PIB en el pe­río­do 2014-2016–, es la ma­yor de Amé­ri­ca La­ti­na y es lue­go de Chi­na el se­gun­do so­cio co­mer­cial de Uru­guay.

La po­la­ri­za­ción de la cam­pa­ña lle­vó a que di­fe­ren­tes ac­to­res na­cio­na­les e in­clu­so va­rios in­te­gran­tes del go­bierno, se po­si­cio­na­ran a fa­vor o en con­tra de uno de los can­di­da­tos. Di­cha ac­ti­tud, se ex­ten­dió una vez co­no­ci­dos los re­sul­ta­dos del pa­sa­do do­min­go.

No es re­co­men­da­ble que nin­gún in­te­gran­te del go­bierno uru­gua­yo mar­que pre­fe­ren­cias pú­bli­cas por un can­di­da­to, error por cier­to ya co­me­ti­do en al­gu­na opor­tu­ni­dad y que na­tu­ral­men­te pue­de da­ñar las re­la­cio­nes bi­la­te­ra­les. En es­tos ca­sos, lo es­pe­ra­ble es con­tar con una bue­na do­sis de cau­te­la y prag­ma­tis­mo, lo que no im­pli­ca acom­pa­ñar el pro­gra­ma de go­bierno del país ve­cino.

Por tan­to, fren­te a un es­ce­na­rio re­gio­nal cargado de in­cer­ti­dum­bre, lo acon­se­ja­ble se­ría avan­zar en la de­fi­ni­ción de una es­tra­te­gia na­cio­nal de re­la­cio­na­mien­to con Bra­sil, to­man­do en cuen­ta el per­fil de los dos can­di­da­tos con po­si­bi­li­dad de ac­ce­der a la pre­si­den­cia.

Co­men­zan­do por Bol­so­na­ro, que de acuer­do a las en­cues­tas se­ría el can­di­da­to con ma­yo­res po­si­bi­li­da­des de ga­nar la se­gun­da vuel­ta, su cam­pa­ña se fo­ca­li­zó prin­ci­pal­men­te en la agen­da in­ter­na de Bra­sil, con evi­den­tes coin­ci­den­cias de es­ti­lo con el pre­si­den­te Trump. Con ha­bi­li­dad, ca­pi­ta­li­zó el des­con- ten­to so­cial por los he­chos de co­rrup­ción, la de­bi­li­dad ins­ti­tu­cio­nal, la cre­cien­te de­lin­cuen­cia, la enor­me bu­ro­cra­cia es­ta­tal y los ni­ve­les de des­em­pleo. A ni­vel eco­nó­mi­co, se preo­cu­pó por dar una se­ñal a los mer­ca­dos mos­tran­do con­ti­nui­dad e in­clu­so ade­lan­tan­do que pro­fun­di­za­ría al­gu­nas de las re­for­mas ini­cia­das por Te­mer.

Tam­bién en su po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal mues­tra coin­ci­den­cias con el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos. Es crí­ti­co de los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les (Na­cio­nes Uni­das), acom­pa­ña­ría la po­lí­ti­ca de la po­ten­cia del nor­te en Me­dio Orien­te, no mues­tra in­te­rés por el me­dio am­bien­te, plan­teó una po­lé­mi­ca vi­sión so­bre las ar­mas nu­clea­res y el rol del ejér­ci­to, con­de­na fir­me­men­te al ré­gi­men de Ma­du­ro en Ve­ne­zue­la y mues­tras re­ce­los fren­te a Chi­na y Ru­sia, lo que po­dría ale­jar­lo de los Brics.

Si bien se pre­sen­ta co­mo li­be­ral, lo que in­ten­tó con­fir­mar con su mi­nis­tro de Eco­no­mía, tam­bién es cier­to que sus ex­pre­sio­nes so­bre la in­dus­tria na­cio­nal lo po­drían lle­var a la apli­ca­ción de me­di­das proteccionistas. Es­pe­cial­men­te con Chi­na, pe­ro tam­bién po­drían afec­tar a su re­gión más pró­xi­ma.

En su pro­gra­ma de go­bierno hay es­ca­sas re­fe­ren­cias a Ar­gen­ti­na y no se men­cio­na al Mer­co­sur. De cual­quier for­ma, en al­gu­nos de sus dis­cur­sos de cam­pa­ña se ha mos­tra­do muy crí­ti­co res­pec­to al blo­que, abo­gan­do por un Bra­sil con ma­yor li­ber­tad pa­ra ne­go­ciar acuer­dos co­mer­cia­les, in­clu­so mos­tran­do in­te­rés en pro­fun­di­zar su re­la­ción con Es­ta­dos Uni­dos y Co­rea del Sur. Tam­bién ha lle­ga­do a plan­tear que el Mer­co­sur de­be ser una zo­na de li­bre co­mer­cio, pro­pues­ta que de­be­ría ser acom­pa­ña­da por Uru­guay y per­mi­ti­ría re­cu­pe­rar la so­be­ra­nía pa­ra ne­go­ciar tra­ta­dos de li­bre co­mer­cio.

Igual­men­te, a di­fe­ren­cia de lo que se sue­le ase­ve­rar por par­te de al­gu­nos ac­to­res po­lí­ti­cos en Uru­guay, el Mer­co­sur tam­po­co ha si­do una prio­ri­dad pa­ra Had­dad. Si bien el PT tie­ne una po­lí­ti­ca ya co­no­ci­da res­pec­to a la in­te­gra­ción re­gio­nal, es­pe­cial­men­te vi­si­ble en el pe­río­do de Lu­la, la mis­ma no ne­ce­sa­ria­men­te fue fa­vo­ra­ble pa­ra los in­tere­ses de Uru­guay y el Mer­co­sur.

En­tre otros ejem­plos, se des­ta­ca el ni­vel de po­li­ti­za­ción al­can­za­do por el blo­que en di­cho pe­río­do, la fla­gran­te vio­la­ción de las nor­mas co­mu­ni­ta­rias, el des­cré­di­to del Sis­te­ma de So­lu­ción de Con­tro­ver­sias o la he­ri­da de muer­te del Mer­co­sur por el ile­gal in­gre­so de Ve­ne­zue­la co­mo so­cio pleno. Tam­bién ca­be re­cor­dar la prio­ri­za­ción de la agen­da de la Una­sur fren­te a la del Mer­co­sur, co­mo par­te de la es­tra­te­gia de pro­yec­ción in­ter­na­cio­nal de Bra­sil.

Ha­brá que es­pe­rar los re­sul­ta­dos, pe­ro en cual­quier ca­so, ya es co­no­ci­do que el Mer­co­sur no es im­por­tan­te pa­ra nin­guno de los dos can­di­da­tos. De he­cho, de­be re­co­no­cer­se que nun­ca lo fue pa­ra Bra­sil. Es­ta reali­dad ten­dría que asu­mir­se cuan­to an­tes por par­te del go­bierno uru­gua­yo, pa­ra que sea po­si­ble de­fi­nir una es­tra­te­gia que per­mi­ta al­ter­na­ti­vas en su in­ser­ción in­ter­na­cio­nal más allá de la re­gión. Por otro la­do, se­rá ne­ce­sa­rio apro­ve­char las opor­tu­ni­da­des que se pue­dan abrir por el fe­nó­meno de Trump­ma­nía ca­rio­ca, en par­ti­cu­lar en cuan­to a las po­si­bles y tan pos­ter­ga­das re­for­mas del Mer­co­sur.

En de­fi­ni­ti­va, más allá de los re­sul­ta­dos de la se­gun­da vuel­ta elec­to­ral, es es­pe­ra­ble que el li­de­raz­go de Bra­sil con­ti­núe au­sen­te, ya que ne­ce­si­ta­rá tiem­po pa­ra re­cu­pe­rar la con­fian­za en sus ins­ti­tu­cio­nes y la cre­di­bi­li­dad in­ter­na­cio­nal. To­do es­to ocu­rri­rá con una Ar­gen­ti­na con com­pli­ca­cio­nes cre­cien­tes y con un mun­do que se­gui­rá ines­ta­ble por la gue­rra co­mer­cial y las ten­sio­nes po­lí­ti­cas.

Fren­te a es­te com­ple­jo es­ce­na­rio, en Uru­guay se pier­de el tiem­po con de­cla­ra­cio­nes po­lí­ti­cas rim­bom­ban­tes que no cam­bia­rán el cur­so de la his­to­ria, el que se­rá de­fi­ni­do por los bra­si­le­ños en un ac­to elec­cio­na­rio le­gí­ti­mo el pró­xi­mo 28 de oc­tu­bre. •

Ha­brá que es­pe­rar los re­sul­ta­dos, pe­ro en cual­quier ca­so, ya es co­no­ci­do que el Mer­co­sur no es im­por­tan­te pa­ra nin­guno de los dos can­di­da­tos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.