Un cor­te de pe­lo y un ol­vi­do

El Observador - - BREVES REFERÍ -

El hom­bre se ha­bía cor­ta­do el pe­lo en la mis­ma pe­lu­que­ría a la que con­cu­rre des­de que es ni­ño, y en la que tam­bién se cor­ta su pa­dre. El co­mer­cio aún no acep­ta pa­gos con tar­je­ta, por lo que, tras el cor­te, cuan­do se dio cuen­ta de que no te­nía efectivo, sa­lió a re­co­rrer el ba­rrio en bus­ca de al­gún ca­je­ro. Pe­ro tras 20 mi­nu­tos de bus­car y so­lo en­con­trar ter­mi­na­les ce­rra­das por ex­plo- sio­nes o re­lo­ca­cio­nes, lla­mó a su pe­lu­que­ro y le di­jo si te­nía pro­ble­ma en que pa­sa­ra más tar­de, ya que es­ta­ba lle­gan­do tar­de al tra­ba­jo. Lue­go se ol­vi­dó de pa­sar, y al día si­guien­te, cuan­do vio a su pa­dre, le di­jo que te­nía pen­dien­te ese pa­go. El si­guien­te ca­pí­tu­lo de la his­to­ria se dio tres se­ma­nas des­pués, cuan­do re­ci­bió un lla­ma­do de su pa­dre, a quien le ha­bía lle­ga­do el turno de cor­tar­se el pe­lo: “No pue­do creer que ha­ce tres se­ma­nas que vi­nis­te y aún no pa­gas­te”. Co­mo cuan­do era ni­ño, no le que­dó otra que dar­le la ra­zón a su pro­ge­ni­tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.