¿El juez Moro tam­bién es na­zi?

El Observador - - OPINIÓN - Dar­do Gas­pa­rré @dar­do­gas­pa­rre Es­pe­cial pa­ra ElOb­ser­va­dor

Al­go mo­les­ta mu­cho más al pro­gre­po­pu­lis­mo que las ideas ex­tre­mas y fó­bi­cas de Jair Bol­so­na­ro: ha­ber per­di­do su co­to de ca­za fa­vo­ri­to, Amé­ri­ca la­ti­na. Se ve en el pe­rio­dis­mo y la in­te­lec­tua­li­dad mi­li­tan­te, por con­vic­ción o con­ve­nien­cia, en la fu­ria de los po­lí­ti­cos desai­ra­dos por los vo­tan­tes, al­go in­so­por­ta­ble e im­per­do­na­ble pa­ra el so­cia­lis­mo y sus seu­dó­ni­mos.

Es que el neo­mar­xis­mo trans­na­cio­nal no quie­re com­pe­ten­cia. Se re­ser­va pa­ra sí el au­to­ri­ta­ris­mo dis­fra­za­do con for­mas de­mo­crá­ti­cas (al prin­ci­pio), la des­truc­ción del or­den so­cial y de la so­cie­dad mis­ma, no con mé­to­dos es­ta­li­nis­tas o fas­cis­tas desem­bo­za­dos, sino con la desedu­ca­ción de­li­be­ra­da, la di­so­lu­ción de los va­lo­res mo­ra­les y fa­mi­lia­res; la bas­tar­di­za­ción del idio­ma, co­mo mo­do de im­po­ner su pos­ver­dad, o sea sus fal­sas ver­da­des; el abo­li­cio­nis­mo, que en nom­bre de la to­le­ran­cia ex­po­nen­cia el de­li­to y la vio­len­cia. La de­mo­cra­ti­za­ción de la dro­ga, que crea ge­ne­ra­cio­nes de zom­bies sin per­te­nen­cia, vo­ca­ción de tra­ba­jo, as­pi­ra­cio­nes ni lí­mi­tes.

Bol­so­na­ro ha­bría si­do ca­li­fi­ca­do de na­zi, fas­cis­ta, ga­ti­llo fá­cil, ra­cis­ta y dic­ta­dor so­lo por ha­ber pro­me­ti­do lu­char con­tra la co­rrup­ción, equi­li­brar las cuen­tas fis­ca­les y com­ba­tir la vio­len­cia, aun cuan­do no hu­bie­ra di­cho ni una so­la de las es­tu­pi­de­ces que des­gra­nó a lo lar­go de años, con las que es­ta co­lum­na no se iden­ti­fi­ca en lo más mí­ni­mo. Por­que el te­ma no es el ca­rác­ter del triunfador en los co­mi­cios en Bra­sil, sino la de­ci­sión del elec­to­ra­do de sa­lir del sis­te­ma di­so­lu­to y di­sol­ven­te al que es­ta­ba so­me­ti­do. Es una so­cie­dad que ha ele­gi­do otro ca­mino que con­si­de­ra me­jor, cu­ya de­ci­sión se ba­na­li­za y nin­gu­nea con en­sa­ña­mien­to y des­pre­cio co­mo si el mis­mo pue­blo que era in­te­li­gen­te y bri­llan­te cuan­do eli­gió a Lu­la o a Dil­ma se hu­bie­ra con­ver­ti­do de re­pen­te en una tri­bu de ca­ní­ba­les de­vo­ra­do­res de ne­gros, ho­mo­se­xua­les y po­bres en un so­lo día, so­lo por ha­ber­se can­sa­do de la es­cla­vi­tud de la vio­len­cia.

En su lí­nea de odio y gue­rra al que pien­sa di­fe­ren­te, los tó­te­mes de la iz­quier­da uru­gua­ya exa­ge­ran con el tru­co dia­léc­ti­co de su­po­ner la even­tual ins­ta­la­ción de cam­pos de con­cen­tra­ción en Bra­sil, que ade­más de ser un des­pro­pó­si­to re­cu­rre al mie­do, que pa­re­cen no te­mer los ve­ci­nos, pa­ra asus­tar a la so­cie­dad uru­gua­ya a fin de que no se sal­ga de la ma­na­da.

Pe­ro si, por pru­den­cia, se die­ra en­ti­dad a las apren­sio­nes que ge­ne­ran las ideas de un Bol­so­na­ro lo­co, de­be­ría sa­lu­dar­se con be­ne­plá­ci­to la de­sig­na­ción de mi­nis­tros de ideas se­rias y con­duc­tas só­li­das y for­ma­das, co­mo el ca­so de Pau­lo Gue­des en Eco­no­mía o del juez Sér­gio Moro en Jus­ti­cia. Sin em­bar­go, con la una­ni­mi­dad ove­ju­na del dis­cur­so in­du­ci­do y lue­go re­pe­ti­do por su­mi­sión a la fa­tí­di­ca co­rrec­ción po­lí­ti­ca (ino­cu­la­da por el grams­cis­mo) llueven crí­ti­cas con­tra am­bos. Con­tra el eco­no­mis­ta, por­que in­ten­ta im­pe­dir que Bra­sil va­ya a la quiebra co­mo país y co­mo so­cie­dad, pe­ca­do evi­den­te­men­te tan gra­ve co­mo el na­zis­mo o el ra­cis­mo, en la vi­sión so­cia­lis­ta, que ol­vi­da que el tér­mino na­zi sub­su­me el con­cep­to de na­cio­nal so­cia­lis­mo, que es el que usa­ron Le­nin, Sta­lin y to­dos los go­bier­nos que en ellos se ins­pi­ra­ron.

En el ca­so del juez Moro, se lo in­ten­ta des­ca­li­fi­car acu­sán­do­lo de com­pli­ci­dad pa­ra lle­var a Bol­so­na­ro al po­der –que aho­ra se per­fec­cio­na­ría con su de­sig­na­ción– me­dian­te la pros­crip­ción for­za­da de Lu­la. So­lo al­guien des­pre­ve­ni­do e ig­no­ran­te de la his­to­ria y de los he­chos pue­de to­mar eso en se­rio. Moro es un juez ejem­plar. Des­de su de­sig­na­ción co­mo juez fe­de­ral en 1996 a los 24 años, vie­ne pro­du­cien­do fa­llos con­tra el po­der de las em­pre­sas, del Es­ta­do y los po­lí­ti­cos. Cuan­do en 2003 to­ma a su car­go el pri­mer juz­ga­do de crí­me­nes de la­va­do, so­lo ha­bía un con­de­na­do por ese de­li­to en to­do Bra­sil. A par­tir de allí, con­du­ce el ca­so Ba­nes­ta­do, don­de lo­gró la con­de­na de 97 la­va­do­res, con­de­na lue­go a 36 co­rrup­tos en el ca­so Fa­rol de la Co­li­na, y ac­túa co­mo juez in­vi­ta­do por el Tri­bu­nal Fe­de­ral en el ca­so Men­sa­lão.

Un es­tu­dio­so del ma­ni pu­li­te ita­liano, don­de los go­ber­nan­tes la­dro­nes tam­bién acu­sa­ron al fis­cal De Pie­tro de per­se­cu­ción po­lí­ti­ca, an­tes de ir pre­sos. (Allí, co­mo en Es­ta­dos Uni­dos, se usó la de­la­ción pre­mia­da, aho­ra tam­bién des­ca­li­fi­ca­da por los la­dro­nes pú­bli­cos, ob­vio.) Moro es la ma­yor au­to­ri­dad del sub­con­ti­nen­te en ca­sos de co­rrup­ción y la­va­do. Al co­mien­zo de su in­ves­ti­ga­ción so­bre el La­va Ja­to, Bol­so­na­ro no exis­tía co­mo can­di­da­to, tam­po­co en 2015 cuan­do re­ci­be la de­nun­cia so­bre Lu­la. Su ta­rea en esos ca­sos es ju­rí­di­ca­men­te im­pe­ca­ble. El ex­pre­si­den­te no ba­só su de­fen­sa en pro­bar su inocen­cia, sino en una llu­via de abu­si­vos re­cur­sos de am­pa­ro y, jun­to a los de­más impu­tados, en tra­tar de sa­car el ca­so de Cu­ri­ti­ba pa­ra pa­sar­lo a la ju­ris­dic­ción del Tri­bu­nal Su­pe­rior, por ra­zo­nes ob­vias. Moro re­fu­tó an­te ese tri­bu­nal to­dos los re­cur­sos, y con­de­nó a Lu­la por una so­la de las impu­tacio­nes, a nue­ve años, lue­go ele­va­dos a 12 y me­dio por el tri­bu­nal de al­za­da. La exi­mi­ción de pri­sión le fue de­ne­ga­da al ex­pre­si­den­te por el Tri­bu­nal Su­pe­rior Fe­de­ral por una­ni­mi­dad de 11 jue­ces. To­da­vía que­dan otros nue­ve jui­cios con­tra Da Sil­va, en dis­tin­tas eta­pas de desa­rro­llo.

En un país co­mo Uru­guay, don­de la Jus­ti­cia ca­si no tie­ne opor­tu­ni­dad de juz­gar a los po­lí­ti­cos en el po­der, ta­rea que se es­ca­mo­tea vía los tri­bu­na­les in­ter­nos o cor­po­ra­ti­vos de dis­ci­pli­na de los par­ti­dos nun­ca ha­bría un La­va Ja­to.

Es ob­vio que se in­ten­te des­ca­li­fi­car lo­cal­men­te al juez Moro. De ha­ber ac­tua­do en es­te me­dio, el sa­queo a An­cap no ha­bría ter­mi­na­do en una hi­pó­cri­ta san­ción mo­ral por el uso in­de­bi­do de tar­je­tas de cré­di­to pa­ra com­pras de cal­zon­ci­llos, sino con va­rios años de cár­cel. Y en Ar­gen­ti­na se­gu­ra­men­te es­ta­ría muerto.

Nue­va­men­te: quien quie­re oír, que oi­ga. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.