ES SO­LO ROCK N’ROLL

El Observador - - OPINIÓN -

La lle­ga­da del sep­tua­ge­na­rio mú­si­co bri­tá­ni­co de la mí­ti­ca ban­da de rock pro­gre­si­vo Pink Floyd des­nu­dó el pau­pé­rri­mo ni­vel del de­ba­te en Uru­guay. Ro­ger Waters lle­gó a Mon­te­vi­deo con su ba­jo al hom­bro y en la mo­chi­la un pa­que­te grue­so con su retórica an­ti­ca­pi­ta­lis­ta y an­ti fas­cis­ta. Co­mo era de es­pe­rar, el avis­pe­ro se en­cen­dió.

Cual­quie­ra que hu­bie­se se­gui­do sus mag­ní­fi­cos dis­cos no de­bió sor­pren­der­se an­te su pré­di­ca pro­pa­les­ti­na y su in­fan­til dis­cur­so de­ma­go­go po­pu­lis­ta y pa­sa­do de moda. Pe­ro no to­dos co­no­cían a Waters. Mu­cho me­nos co­no­cían sus le­tras y su pré­di­ca, de ahí la sor­pre­sa.

En ese sen­ti­do, la mera exis­ten­cia de Do­nald Trump y su lle­ga­da a la Ca­sa Blan­ca es la com­pro­ba­ción de que la pe­sa­di­lla su­rreal de Waters de cer­dos en el vien­to se con­vir­tió en reali­dad. Por más cru­do que sea pa­ra el mú­si­co y pa­ra gran par­te de sus se­gui­do­res, Es­ta­dos Uni­dos eli­gió a un mul­ti­mi­llo­na­rio em­pre­sa­rio ca­pi­ta­lis­ta de dis­cur­so po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­to pa­ra di­ri­gir su des­tino y el del mun­do.

El da­to re­ve­la que los es­ta­dou­ni­den­ses es­cu­cha­ban los dis­cos de Pink Floyd, pe­ro no te­nían las mis­mas pe­sa­di­llas de Waters. Lo mis­mo pa­só en Bra­sil con Jair Bol­so­na­ro, a quien el cé­le­bre can­tau­tor pre­ten­dió des­ca­li­fi­car pro­vo­can­do el re­cha­zo con una gi­gan­te sil­ba­ti­na de de­ce­nas de mi­les de bra­si­le­ños.

En el Es­ta­dio Cen­te­na­rio el sá­ba­do de no­che a Waters le cos­tó co­nec­tar con el pú­bli­co. Sí co­nec­tó con cre­ces con la mú­si­ca y mu­cho más aun con los efec­tos au­dio­vi­sua­les del es­pec­tácu­lo. Nun­ca an­tes se vio en Uru­guay un show mu­si­cal del ta­lan­te que ofre­ció el exin­te­gran­te de Pink Floyd. Jus­to es re­co­no­cer que al­gu­nas can­cio­nes so­bre la exis­ten­cia lo­gra­ron emo­cio­nar a más de uno: en re­su­men su pre­sen­cia en el es­ce­na­rio de la Áms­ter­dam fue al­go his­tó­ri­co y úni­co.

Pe­ro Waters no so­lo vino a can­tar. De­trás de su pa­sa­je de­jó una se­rie de pun­tua­li­za­cio­nes po­lí­ti­cas que ge­ne­ra­ron un efec­to do­mi­nó en Uru­guay. En su ca­mino fu­gaz por Mon­te­vi­deo, don­de fue de­cla­ra­do vi­si­tan­te ilus­tre, que­dó en cla­ro su retórica an­ti­is­rae­lí, su ad­mi­ra­ción por el ex­pre­si­den­te Jo­sé Mu­ji­ca, la reivin­di­ca­ción de los cha­rrúas, su des­con­ten­to con el fun­da­dor de Fa­ce­book, Mark Zuc­ker­berg, su po­si­ción a fa­vor del de­re­cho de los in­mi­gran­tes y con­tra el sis­te­ma en ge­ne­ral. Al­go así co­mo la Bi­blia jun­to al ca­le­fón de En­ri­que San­tos Dis­cé­po­lo en su má­xi­ma ex­pre­sión.

Ver­da­des con al­go de men­ti­ra o men­ti­ras con al­go de ver­dad. Un dis­cur­so ven­de­dor con una so­la ca­ra de la mo­ne­da que lo­gra los aplau­sos de dis­tin­tos gru­pos y pro­vo­ca a la so­cie­dad en su con­jun­to. Es­ta pro­pues­ta de­bió ha­ber crea­do en mu­chos es­pec­ta­do­res in­ge­nuos una sen­sa­ción am­bi­gua de ha­ber ido a es­cu­char mú­si­ca y ter­mi­nar asistiendo a un ac­to po­lí­ti­co de re­sis­ten­cia va­ya uno a sa­ber con­tra qué.

Lo cu­rio­so fue el de­ba­te agrie­ta­do que se es­ta­ble­ció en Mon­te­vi­deo. El dis­cur­so po­lí­ti­co del mú­si­co no co­la­bo­ró mu­cho, pe­ro no de­jó de ser au­tén­ti­co con lo que vie­ne di­cien­do des­de siem­pre. A ve­ces el dis­cur­so an­ti­sis­té­mi­co, pe­se a per­te­ne­cer al sis­te­ma, es un ex­ce­len­te ca­mino pa­ra po­si­cio­nar­se.

Ro­ger Waters ya si­guió su ca­mino ha­cia otras tie­rras. Atrás de­jó el re­cuer­do de su ac­ti­tud pro­vo­ca­do­ra. A fin de cuen­tas, hi­zo bien su tra­ba­jo. Es so­lo rock n’roll. Y a mu­chos que pa­ga­ron pa­ra es­cu­char­lo, les gus­ta, aun­que ten­gan que tra­gar­se el sa­po de opi­nio­nes po­lí­ti­cas. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.