GOYENECHE Y LOS SIN TE­CHO

El Observador - - OPINIÓN -

Se­gún los úl­ti­mos da­tos del Mi­nis­te­rio de Desa­rro­llo So­cial (Mi­des), que da­tan del le­jano 2016, hay en Mon­te­vi­deo vi­vien­do en la ca­lle 1.651 in­di­vi­duos. Hoy esa ci­fra es mu­cho ma­yor, al­go que se re­co­no­ce en la pro­pia in­ten­den­cia ca­pi­ta­li­na.

Pai­sa­je de to­dos los días es ver cam­pa­men­tos in­di­gen­tes en pla­zas, es­qui­nas, can­te­ros y en­tra­das de edi­fi­cios. Sin con­tar la ba­rra bra­va de cui­da­co­ches jó­ve­nes y atlé­ti­cos que dispu­tan te­rri­to­rio por un pu­ña­do de mo­ne­das. Las ca­lles de Mon­te­vi­deo es­tán to­ma­das por la in­di­gen­cia y pe­se al lla­ma­do de aten­ción rea­li­za­do por el in­ten­den­te Da­niel Mar­tí­nez en una car­ta al pro­pio pre­si­den­te Ta­ba­ré Váz­quez y a in­fruc­tuo­sas me­di­das más que ti­bias del Mi­des, na­die en­fren­ta el pro­ble­ma de raíz.

Fa­bia­na Goyeneche, que se hi­zo fa­mo­sa en 2014 por ser una de las vo­ce­ras el mo­vi­mien­to No a la ba­ja, y que ac­tual­men­te es la di­rec­to­ra de Desa­rro­llo So­cial de la in­ten­den­cia de Mon­te­vi­deo reali­zó un plan­teo cu­rio­so y sin­to­má­ti­co de la con­fu­sión que reina en el ofi­cia­lis­mo.

“En la me­di­da en la que el Es­ta­do no te pue­de ga­ran­ti­zar que vos ten­gas don­de per­noc­tar, tam­po­co po­dría cri­mi­na­li­zar­te por es­tar ha­cién­do­lo (en la ca­lle). Ten­go una con­cep­ción de que el es­pa­cio pú­bli­co es pa­ra to­das las per­so­nas y, en la me­di­da en la que no per­ju­di­que a na­die, de­bie­se ser per­mi­ti­do y res­pe­ta­do siem­pre”, sos­tu­vo al plan­tear cam­biar la nor­ma. “Es una co­sa que a no­so­tros nos in­ter­pe­la mu­chí­si­mo por­que sa­be­mos que te­ne­mos un có­di­go de fal­tas. La ley de fal­tas cri­mi­na­li­za, por­que más que una fal­ta, no de­ja de ser una cri­mi­na­li­za­ción”, sos­tu­vo en re­la­ción a las per­so­nas que vi­ven en la ca­lle.

La je­rar­ca mu­ni­ci­pal que ac­tual­men­te in­te­gra Ca­sa Gran­de, sec­tor que li­de­ra la se­na­do­ra Cons­tan­za Mo­rei­ra, con­si­de­ró que el fe­nó­meno de la gen­te dur­mien­do en la ca­lle se de­be a un fe­nó­meno “mul­ti­cau­sal” y que no ne­ce­sa­ria­men­te hay que aso­ciar­lo con un au­men­to de la po­bre­za.

Ar­gu­men­tó que, pe­se a la lec­tu­ra de las es­ta­dís­ti­cas, el fe­nó­meno de la va­gan­cia, la men­di­ci­dad ca­lle­je­ra y vi­vir y dor­mir en la ca­lle tam­bién res­pon­de a la rup­tu­ra de los víncu­los so­cia­les, a la ca­ren­cia de vi­vien­da, a cues­tio­nes de sa­lud men­tal y al con­su­mo pro­ble­má­ti­co de drogas.

La enu­me­ra­ción de to­das las cau­sas que pue­den lle­var a una per­so­na a vi­vir en la ca­lle son par­te de las cuen­tas de un in­ter­mi­na­ble ro­sa­rio de frus­tra­cio­nes en po­lí­ti­cas so­cia­les tras más de dos dé­ca­das de go­bierno fren­team­plis­ta en Mon­te­vi­deo.

Lo po­si­ti­vo de las de­cla­ra­cio­nes de Goyeneche es que hay una asun­ción del fra­ca­so en es­tas po­lí­ti­cas so­cia­les. El error es que pre­ci­sa­men­te por no po­der so­lu­cio­nar el pro­ble­ma de los va­ga­bun­dos sin­te­cho, se bus­ca cam­biar la nor­ma, co­mo si por ar­te de ma­gia de ha­cer­lo des­apa­rez­ca el dra­ma que su­fre Mon­te­vi­deo, tan­to los que vi­ven en la ca­lle co­mo los que pa­gan los im­pues­tos.

Lo más cu­rio­so del asun­to es que mien­tras des­de el go­bierno abun­dan ex­pli­ca­cio­nes de to­do ti­po de los ma­les que aque­jan a los ciu­da­da­nos –el te­ma de la in­se­gu­ri­dad es el más fla­gran­te– na­die pa­re­ce que­rer asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad. Es­tas de­cla­ra­cio­nes de Goyeneche son una prue­ba más de lo con­fun­di­do que se en­cuen­tra el ofi­cia­lis­mo a la ho­ra de im­ple­men­tar po­lí­ti­cas pú­bli­cas que be­ne­fi­cien al con­jun­to de la so­cie­dad y no so­lo a las mi­no­rías. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.