“Soy téc­ni­co, pa­dre y abue­lo, cuan­do di la lis­ta me mo­rí en el ves­tua­rio”

El Observador - - REFERÍ - Jor­ge Se­ño­rans pam­pajs@hot­mail.com

El en­tre­na­dor de la se­lec­ción sub 17 de Uru­guay, Ariel Lon­go, ana­li­zó la pre­pa­ra­ción de Uru­guay pa­ra el Mun­dial.

Lue­go de tan­tos años en el fút­bol, ¿có­mo sur­ge la po­si­bi­li­dad de co­men­zar a di­ri­gir mu­je­res?

En 2015, a mi re­gre­so de Gua­te­ma­la, por un te­ma fa­mi­liar de­ci­dí que­dar­me en Uru­guay y por agos­to sur­gió la po­si­bi­li­dad de ha­cer­me car­go de las se­lec­cio­nes fe­me­ni­nas. Al prin­ci­pio du­dé por des­co­no­ci­mien­to, más que na­da por el te­ma in­terno. Ha­bía es­ta­do dos años en Chi­na con­vi­vien­do con la se­lec­ción y veía los en­tre­na­mien­tos, pe­ro el fút­bol fe­me­nino de Uru­guay lo des­co­no­cía. Y una co­sa me lla­mó la aten­ción, yo soy un en­tre­na­dor pro­fe­sio­nal pe­ro tam­bién un do­cen­te y cuan­do te pa­rás an­te gen­te que es­tá ávi­da de apren­der y asi­mi­la las co­sas, es­tás an­te una ofer­ta ten­ta­do­ra. Me gus­tó el desafío. Era un mo­men­to de evo­lu­ción y to­mé esa ban­de­ra.

Us­ted, que di­ri­gió to­da la vi­da a hom­bres, ¿có­mo se pa­ró an­te mu­je­res?

Co­mo al prin­ci­pio, cuan­do em­pe­cé con ju­ve­ni­les. Vien­do el plan­tel que te­nía en­fren­te adop­té una mez­cla que sur­tió muy buen efec­to: la de en­tre­na­dor pro­fe­sio­nal que tie­ne la mez­cla de te­ner el pa­dre y el abue­lo in­cor­po­ra­do. Era la me­jor ma­ne­ra de lle­gar­les.

¿Ofi­ció de pa­dre y abue­lo?

Ofi­cié de abue­lo y pa­dre, sí. Te­nés que te­ner mu­cho tac­to. Las ca­te­go­rías chi­cas son me­no­res, pe­ro aún con las ma­yo­res -ten­go hi­jas de 41 años-, era co­mo es­tar dia­lo­gan­do con mi hi­ja o con mi nie­ta. Y tra­tar de in­cul­car por­que yo no le he re­ta­cea­do na­da. Les di el lu­gar que les co­rres­pon­día a su cre­ci­mien­to.

¿Tu­vo que adap­tar­se a un nue­vo tra­to por es­tar con chi­cas?

Sí. No­so­tros de re­pen­te, y más lo de una ra­za en ex­tin­ción, so­mos muy ex­plo­si­vos y el len­gua­je del ves­tua­rio mas­cu­lino te­nés que ob­viar­lo y de­jar­lo de la­do acá. Apren­dí mu­chí­si­mo. Así que, co­mo te di­je, adap­té el rol de pa­dre y abue­lo, yo con mis hi­jos y mis nie­tos me cui­do mu­cho, en­ton­ces tras­la­dé ese es­ce­na­rio a la can­cha.

Pa­ra con­ven­cer es to­do re­pe­ti­ción. Y esa lí­nea tra­di­cio­nal de Uru­guay siem­pre la he man­te­ni­do. Me sien­to or­gu­llo­so de trans­mi­tir eso. Son las raí­ces de mis país”

Su fun­ción coin­ci­de con un tiem­po don­de hay un au­ge del fe­mi­nis­mo y un re­co­no­ci­mien­to ha­cia las mu­je­res.

To­tal­men­te. Mu­chas ju­ga­do­ras es­tán en el ex­tran­je­ro y la pro­pio mu­jer ya re­co­rre el ca­mino. An­ge­la Mer­kel ma­ne­ja Ale­ma­nia, That­cher le de­cla­ró la gue­rra a Ar­gen­ti­na y to­dos nos po­ne­mos con­ten­tos cuan­do una mu­jer aga­rra a trom­pa­das a otra co­mo Ch­ris Na­mus. La mu­jer es­tá me­re­cien­do el lu­gar que de­bió te­ner siem­pre.

¿Có­mo se ma­ne­ja a la ho­ra de la char­la téc­ni­ca? ¿Com­par­te el ves­tua­rio?

No, no en­tro al ves­tua­rio. No in­cur­siono el ves­tua­rio. Ni so­ñar. So­lo en­tro cuan­do es­tán pa­ra sa­lir y voy a dar la char­la. No co­rres­pon­de que an­de por el ves­tua­rio.

¿Y dón­de se que­da? ¿Le avi­san cuan­do es­tán pron­tas pa­ra la char­la?

Me que­do en el pa­si­llo y cuan­do es­tán pron­tas en­tro a dar­les la char­la pre­via. Eso fue au­to­má­ti­co. No ne­ce­si­to nin­gu­na re­gla ni nin­gún re­gla­men­to pa­ra sa­ber eso.

Ha­ce po­co tu­vo que ar­mar la lis­ta de­fi­ni­ti­va. ¿Ese mo­men­to lo fue­ron pre­pa­ran­do?

Las fui­mos pre­pa­ran­do pe­ro, ¡pah...! Me cos­tó mu­cho, por­que apar­te hay que te­ner mu­cho cui­da­do con él pa­ter­na­lis­mo tam­bién.

¿Ahí pen­só co­mo pa­dre?

Son bo­ti­jas que se hi­cie­ron que­rer mu­cho, y tie­nen con­di­cio­nes. El te­ma es cuál es­ta­ba pre­pa­ra­da pa­ra el mo­men­to que iban a vi­vir. Mu­chas van a se­guir en el pro­ce­so y no me ca­be du­da que es­ta ge­ne­ra­ción si se le si­guen dan­do el se­gui­mien­to que ne­ce­si­ta va a pe­lar el sub 20 que vie­ne, va a ser un he­cho his­tó­ri­co.

¿Se res­pal­da­ron en el tra­ba­jo pro­fe­sio­nal de psi­có­lo­gas pa­ra dar a co­no­cer la lis­ta de las chi­cas que que­da­ban fue­ra del Mun­dial?

Los psi­có­lo­gos tie­nen que es­tar, de­ben es­tar, pe­ro el me­jor psi­có- lo­go es el en­tre­na­dor y por su­pues­to que ne­ce­si­ta de esa ayu­da y su mo­men­to pa­ra al­gu­nas co­sas. Las fui­mos pre­pa­ran­do, pe­ro son jó­ve­nes, les fue ca­yen­do la fi­cha de a po­co de lo que van a ju­gar y en la se­ma­na pre­via ya se no­ta­ba el ner­vio­sis­mo.

Por lo que cuen­ta no fue un mo­men­to sen­ci­llo, apar­te la mu­jer es más sen­si­ble.

Sí, de par­te de las que que­da­ron y de las que no que­da­ron hu­bo mu­cho do­lor por qui­tar­le la ilu­sión a al­gu­na chi­qui­li­na. Fue com­pli­ca­do pa­ra mí. Ya me ve­nía pre­pa­ran­do den­tro de mi ca­sa, ha­blan­do con los com­pa­ñe­ros. Co­mo hom­bre es di­fe­ren­te por­que los hom­bres ya es­tán for­ma­dos pa­ra eso.

¿Se que­bró, llo­ró al co­mu­ni­car la lis­ta o lo hi­zo en su ca­sa?

Me mo­rí en el mis­mo ves­tua­rio. Cla­ro. Me re­ti­ré en­se­gui­da. Pe­ro sí, es­ta­ba con­vul­sio­na­do. Fue un llan­to so­lo, las que que­da­ban y las que sa­lían y no es pa­ra me­nos a la edad de ellas. No te ol­vi­des que es­tán en el en­torno del club, de su fa­mi­lia, su ba­rrio, su club y to­do el mun­do les pre­gun­ta y su­ma­do a la pren­sa que las lla­ma y ellas se ven des­bor­da­das. Vi­ven un mun­do nue­vo y son gu­ri­sas de 14 años.

En to­do es­te tiem­po co­mo en­tre­na­dor de mu­je­res, ¿le to­có vi­vir si­tua­cio­nes com­ple­jas de vi­da, co­mo al­gu­na chi­ca em­ba­ra­za­da?

Em­ba­ra­zo­sas no, de ese te­ma de que­dar em­ba­ra­za­das no. Pe­ro sí de los en­tor­nos fa­mi­lia­res y los sa­cri­fi­cios que tie­nen que ha­cer.

¿De qué ti­po?

De to­do, de es­tu­dio, fa­mi­lia­res. No te ol­vi­des que las chi­qui­li­nas, a di­fe­ren­cia del hom­bre, no tie­nen eso que cuan­do es­tán en el baby ya es­tán pen­san­do en ir­se a Eu­ro­pa pa­ra cam­biar su vi­da. Las ni­ñas la úni­ca ilu­sión que te­nían era es­te Mun­dial por­que lue­go jue­gan en el fút­bol lo­cal sin ex­pec­ta­ti­vas de na­da sal­vo que, y ten­go es­pe­ran­zas, el ver­las ju­gar ha­ga ha­cer un click en el fút­bol de mu­je­res pa­ra los de­más.

¿A qué se re­fie­re?

Por­que de re­pen­te pue­den pen­sar los hom­bres que van a ver a una chi­qui­li­na y van a ver ju­gar a Pi- no­cho y es­tas pi­bas la paran de pe­cho, te ha­cen un tú­nel y le pegan bien a la pe­lo­ta. No ol­vi­den que es­tas ge­ne­ra­cio­nes em­pe­za­ron a ju­gar con 4 o 5 años. Eso las ha­ce cre­cer con amor al fút­bol. No es la frial­dad de ju­gar pa­ra acom­pa­ñar a mi ami­ga.

¿Ese pen­sa­mien­to pa­sa por un te­ma de dis­cri­mi­na­ción por la se­xua­li­dad?

Sí, es com­pli­ca­do el ca­mino de la mu­jer pa­ra ju­gar al fút­bol. Es más em­pi­na­do el ca­mino por­que no hay un cos­tum­bris­mo, eso cues­ta. Es­to no es cam­biar­lo, es agre­gar­lo, por­que tam­bién es­tá el te­ma que el fút­bol es uno so­lo. Ese cos­tum­bris­mo tie­ne que ins­ta­lar­le. Con la di­fe­ren­cia que hoy de re­pen­te el rit­mo del fút­bol fe­me­nino en Uru­guay no es el ideal pe­ro la ca­li­dad téc­ni­ca va me­jo­ran­do día a día y en­con­trás co­sas muy in­tere­san­tes.

¿Ese cos­tum­bris­mo for­ma par­te de ha­ber vi­vi­do mu­chos años ba­jo una so­cie­dad ma­chis­ta?

Siem­pre va a ha­ber ma­chis­mo y, ade­más, el te­ma va a ser el re­sul­ta­do. El fút­bol es co­mo el bás­quet­bol, to­do lo que otor­ga el be­ne­fi­cio de ga­nar le alla­na el ca­mino a otros te­mas. No­so­tros va­mos a in­cur­sio­nar en un mun­do que so­mos to­dos inex­pe­rien­tes. No hay ese ejer­ci­cio que hay con los hom­bres. Es­te fút­bol es muy nue­vo, tie­ne 22 años.

L. CA­RRE­ÑO

Ariel Lon­go, en­tre­na­dor de la se­lec­ción sub 17 de Uru­guay.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.