EEUU: eco­no­mía evi­tó la de­ba­cle pa­ra Trump, pe­ro de­be­rá ne­go­ciar

El pre­si­den­te de EEUU per­dió el con­trol de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes en ma­nos de los de­mó­cra­tas que, sin em­bar­go, no con­cre­ta­ron la es­pe­ra­da “ola azul”

El Observador - - PORTADA -

Los re­pu­bli­ca­nos per­die­ron el con­trol de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes an­te los de­mó­cra­tas, que aho­ra po­drán po­ner pa­los en la rue­da a sus prin­ci­pa­les ini­cia­ti­vas de go­bierno

Do­nald Trump per­dió el con­trol de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes pe­ro fes­te­jó el re­sul­ta­do de las elec­cio­nes de me­dio tér­mino. Los de­mó­cra­tas re­cu­pe­ra­ron la cá­ma­ra ba­ja pe­ro no lo­gra­ron con­cre­tar la “ola azul” que es­pe­ra­ban, ya que el Se­na­do si­gue en ma­nos de los re­pu­bli­ca­nos. Igual se mos­tra­ron triun­fa­les. ¿Es­ta­mos fren­te a un em­pa­te? La po­lí­ti­ca –y so­cie­dad– es­ta­dou­ni­den­se de­mos­tró en las elec­cio­nes de me­dio tér­mino que es­tá ca­da vez más po­la­ri­za­da y, pe­se a que no sa­lió tan da­ña­do, Trump ne­ce­si­ta­rá aho­ra de con­sen­sos pa­ra apro­bar le­yes im­por­tan­tes.

“Ayer fue un gran día, un día in­creí­ble”, di­jo el pre­si­den­te en una con­fe­ren­cia de pren­sa en la Ca­sa Blan­ca. “Y ano­che (...) el Par­ti­do Re­pu­bli­cano desafió a la his­to­ria ex­pan­dien­do nues­tra ma­yo­ría en el Se­na­do y su­peran­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te las ex­pec­ta­ti­vas en la cá­ma­ra” de Re­pre­sen­tan­tes, agre­gó.

A pe­sar de la eu­fo­ria que mos­tró el pre­si­den­te, hay quie­nes creen que en reali­dad la Ofi­ci­na Oval no tie­ne mo­ti­vos de ale­gría. Ho­ward Kurtz de Fox News, la ca­de­na de no­ti­cias que le gus­ta a Trump, de­cla­ró que la pér­di­da de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes fue un “pun­to de in­fle­xión”.

“Na­da pue­de sua­vi­zar el gol­pe de per­der la Cá­ma­ra an­te los de­mó­cra­tas. De he­cho, hu­bo in­for­mes de que los fun­cio­na­rios de la Ca­sa Blan­ca le di­je­ron al pre­si­den­te que se pre­pa­ra­ra pa­ra una no­che muy di­fí­cil”, es­cri­bió Kurtz en el si­tio web de Fox.

Pe­se a que el re­sul­ta­do no fue lo ca­tas­tró­fi­co que po­dría ha­ber si­do en ca­so de que hu­bie­ra per­di­do tam­bién el con­trol del Se­na­do, es­tos re­sul­ta­dos evi­den­cian el des­con­ten­to de una por­ción sig­ni­fi­ca­ti­va de la ciu­da­da­nía con Trump.

La lec­tu­ra que al­gu­nos ana­lis­tas ha­cen es que Trump no su­po apro­ve­char la bue­na si­tua­ción eco­nó­mi­ca que atraviesa el país, que ca­si siem­pre in­ci­de fa­vo­ra­ble­men­te en el ni­vel de apro­ba­ción que tie­nen los pre­si­den­tes y que es un im­por­tan­te pre­dic­tor del vo­to en cual­quier elec­ción. Vis­to des­de otro án­gu­lo, los ana­lis­tas creen que fue el fac­tor eco­nó­mi­co lo que evi­tó que Trump vi­vie­ra una ca­tás­tro­fe elec­to­ral.

“La eco­no­mía man­tie­ne com­pe­ti­ti­vos a los re­pu­bli­ca­nos a pe- sar de Trump. Es una si­tua­ción ex­tra­ña. Nor­mal­men­te un pre­si­den­te con una eco­no­mía co­mo la ac­tual ten­dría 10 o qui­zá 20 pun­tos más”, di­jo Gary Ja­cob­son, pro­fe­sor de Cien­cia Po­lí­ti­ca de la Uni­ver­si­dad Ca­li­for­nia San Die­go.

La ana­lis­ta Van­den Hou­ten de Ox­ford Eco­no­mics di­jo que el pa­no­ra­ma cam­bia­ría si even­tual­men­te Trump in­ten­ta una re­elec­ción, ya que allí la eco­no­mía es­ta­ría más vul­ne­ra­ble.

En la otra ve­re­da, el Par­ti­do De­mó­cra­ta tam­bién fes­te­jó es­te re­sul­ta­do, pe­se a que les que­dó el sabor amar­go de que los re­pu­bli- ca­nos man­tu­vie­ron su ma­yo­ría en el Se­na­do.

“Nues­tro tra­ba­jo con­ti­núa”, se­ña­ló Ba­rack Oba­ma en un co­mu­ni­ca­do. “El cam­bio que ne­ce­si­ta­mos no ven­drá de una so­la elec­ción, pe­ro es un co­mien­zo. Ano­che, los vo­tan­tes de to­do el país lo ini­cia­ron”. El ex­pre­si­den­te des­ta­có la gran can­ti­dad de per­so­nas que vo­ta­ron es­te mar­tes.

Pe­ro más allá de las lec­tu­ras par­ti­da­rias, la elec­ción de es­te mar­tes en Es­ta­dos Uni­dos no se ale­jó de­ma­sia­do a lo que mar­có la ten­den­cia de las úl­ti­mas 20 elec­cio­nes de me­dio tér­mino.

En ge­ne­ral, el ofi­cia­lis­mo pier­de al­re­de­dor de 30 es­ca­ños en la cá­ma­ra ba­ja y unos po­cos en el Se­na­do.

Efec­tos res­tric­ti­vos

Apro­bar de­ter­mi­na­das le­yes se­rá más tra­ba­jo­so aho­ra pa­ra la Ca­sa Blan­ca. Des­de la cá­ma­ra ba­ja los de­mó­cra­tas po­drán mo­ver los hi­los de te­mas es­pe­cial­men­te sen­si­bles par la ad­mi­nis­tra­ción cen­tral, co­mo la su­pues­ta in­ter­fe­ren­cia de Ru­sia en la cam­pa­ña elec­to­ral del 2016.

Es­tas cir­cuns­tan­cias po­drían obli­gar a Trump a cam­biar su es­tra­te­gia y su for­ma de re­la­cio­nar­se con el Par­ti­do De­mó­cra­ta.

“Oja­lá po­da­mos tra­ba­jar jun­tos el pró­xi­mo año pa­ra se­guir cum­plien­do con el pue­blo es­ta­dou­ni­den­se”, di­jo el pre­si­den­te.

Hay quie­nes creen que exis­te una po­si­bi­li­dad de que el re­sul­ta­do de es­tas elec­cio­nes pro­duz­ca un Trump más ama­ble, gen­til y abier­to a coope­rar con los de­mó­cra­tas.

Por lo pron­to el man­da­ta­rio ya hi­zo su lla­ma­da de cortesía al despacho de Nancy Pe­lo­si, la re­pre­sen­tan­te de­mó­cra­ta que se en­ca­be­za a pre­si­dir la Cá­ma­ra de los Re­pre­sen­tan­tes. Un cam­bio en es­te sen­ti­do iría en con­tra de la es­tra­te­gia elec­to­ral de con­fron­ta­ción que le arri­mó tan­tos vo­tos en 2016 y que el pre­si­den­te as­pi­ra que se re­nue­ven en dos años. Pe­ro obrar co­mo un pén­du­lo no es ajeno al com­por­ta­mien­to de es­te pre­si­den­te que en otro ca­sos – co­mo el víncu­lo con Co­rea del Nor­te– de­mos­tró que es ca­paz de lan­zar un in­sul­to y lue­go ex­ten­der la mano.

Jor­na­da his­tó­ri­ca de vo­ta­ción

Las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas tu­vie­ron una par­ti­ci­pa­ción ré­cord de 113 mi­llo­nes de vo­tan­tes. Es la pri­me­ra vo­ta­ción de es­te ti­po que su­pera los 100 mi­llo­nes de vo­tos. El 49% las per­so­nas ha­bi­li­ta­das pa­ra vo­tar par­ti­ci­pa­ron de las elec­cio­nes. Es­tos nú­me­ros con­tras­tan con los de las elec­cio­nes de me­dio tér­mino de 2014, don­de se dio una de las votaciones más ba­jas de to­da la his­to­ria de Es­ta­dos Uni­dos; en aquel ca­so so­lo par­ti­ci­pó el 36,4%.

En las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de no­viem­bre de 2016 ha­bían vo­ta­do 137 mi­llo­nes, 55% de los ha­bi­li­ta­dos.

A di­fe­ren­cia de lo que su­ce­de en Uru­guay, las elec­cio­nes se lle­van a ca­bo en un día la­bo­ra­ble –siem­pre los mar­tes– y el vo­to no es obli­ga­to­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.