El Think Tank del fu­tu­ro… ¿o del pre­sen­te?

El Observador - - OPINIÓN - Aca­de­mia Na­cio­nal de Eco­no­mía Es­pe­cial pa­ra ElOb­ser­va­dor

Los días 12 a 14 de sep­tiem­bre se ce­le­bró en Mon­te­vi­deo el 6º en­cuen­tro La­ti­noa­me­ri­cano de Think Tanks, or­ga­ni­za­do por Uni­ver­si­dad Claeh, Fun­da­ción Kon­rad Ade­nauer (KAS) y Think Tanks and Ci­vil So­cie­ties (Ttcsp), ba­jo el su­ges­ti­vo tí­tu­lo: “Think Tanks: Un puen­te so­bre aguas re­vuel­tas y en tiem­pos tur­bu­len­tos”.

En esas com­ple­tas jor­na­das de tra­ba­jo se ana­li­za­ron mu­chos te­mas: des­de el pa­pel de los Think Tanks (TT), sus me­ca­nis­mos de co­mu­ni­ca­ción con la so­cie­dad, su fi­nan­cia­mien­to, su in­de­pen­den­cia y su pro­yec­ción.

El co­mún de­no­mi­na­dor de to­das las char­las fue el cam­bian­te mun­do en que vi­vi­mos y la ne­ce­si­dad de que los TT co­bren un ma­yor pro­ta­go­nis­mo en el for­ta­le­ci­mien­to de la de­mo­cra­cia y la li­ber­tad ciu­da­da­na. Pa­ra ello, es ne­ce­sa­rio pro­yec­tar las tra­di­cio­na­les ac­ti­vi­da­des que se so­lían ha­cer en es­tos cen­tros de es­tu­dios y pro­pues­tas y lle­var­las a for­mas de tra­ba­jo mu­cho más cer­ca­nas con la reali­dad de las per­so­nas. En ello se jue­ga la vi­da mis­ma de los TT del fu­tu­ro, pe­ro es ne­ce­sa­rio em­pe­zar a ca­mi­nar es­te nue­vo sen­de­ro ya des­de el pre­sen­te. ¿Por dón­de em­pe­zar?

Al­go que pue­de re­sul­tar sor­pren­den­te pa­ra los que tra­ba­ja­mos día a día en un TT, es que po­co o na­da se sa­be de qué es lo que es­tas ins­ti­tu­cio­nes ha­cen. Es ne­ce­sa­rio co­men­zar pues, di­cien­do que un Think Tank es un cen­tro don­de di­ver­sos téc­ni­cos ana­li­zan, en­tre otros te­mas, la reali­dad eco­nó­mi­ca, so­cial, tec­no­ló­gi­ca, de re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, de se­gu­ri­dad, de los dis­tin­tos paí­ses; for­mu­lan diag­nós­ti­cos y ha­cen re­co­men­da­cio­nes.

Pe­ro es­ta de­fi­ni­ción omite que en nues­tros tiem­pos, los TT se tie­nen que trans­for­mar en Think and Do Tanks, es de­cir, pa­sar de la es­fe­ra del aná­li­sis y los es­tu­dios a in­cor­po­rar tam­bién pro­pues­tas de ac­cio­nes con­cre­tas y rea­li­zar un se­gui­mien­to de su apli­ca­ción. Los TT tie­nen que te­ner un pa­pel más pro­po­si­ti­vo y ac­ti­vo y no ser me­ra­men­te cen­tros de es­tu­dios ale­ja­dos de la reali­dad.

Si los TT son me­ras ma­qui- na­rias de re­co­pi­la­ción y aná­li­sis básico de da­tos, se­gu­ra­men­te se­rán sus­ti­tui­dos rá­pi­da­men­te por má­qui­nas. ¿Có­mo co­mu­ni­car?

La tra­di­cio­nal for­ma de pu­bli­car los tra­ba­jos de los TT a tra­vés de li­bros, re­vis­tas o blogs, ha que­da­do ob­so­le­ta. Es ne­ce­sa­rio in­cor­po­rar las nue­vas for­mas de co­mu­ni­ca­ción, en redes so­cia­les y a tra­vés de alian­zas con me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

Los es­tu­dios de­ben se­guir sien­do su­ma­men­te ri­gu­ro­sos, pe­ro es cla­ve que su co­mu­ni­ca­ción sea sim­ple, en­ten­di­ble, con in­fo­gra­fías y otros apo­yos au­dio­vi­sua­les.

Siem­pre que no se pier­da la in­de­pen­den­cia, pue­de ser ade­cua­do aliar­se con de­ter­mi­na­dos me­dios de co­mu­ni­ca­ción pa­ra po­der lle­gar a más per­so­nas con un len­gua­je más sim­ple y un for­ma­to lla­ma­ti­vo.

Al mis­mo tiem­po, es ne­ce­sa­rio or­ga­ni­zar even­tos don­de par­ti­ci­pen no só­lo aca­dé­mi­cos sino tam­bién par­la­men­ta­rios y or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les. ¿Có­mo in­ci­dir?

Si uno de los pa­pe­les fun­da­men­ta­les de los TT es ade­lan­tar­se a los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos y so­cia­les, ad­ver­tir­los y rea­li­zar re­co­men­da­cio­nes, sin du­da que es­ta épo­ca es par­ti­cu­lar­men­te ri­ca en ex­pe­rien­cias.

En es­te en­cuen­tro de TT, re­sul­tó so­bre­sa­lien­te la con­fe­ren­cia del Cr. En­ri­que Igle­sias1, en la que des­ta­có que es­ta­mos an­te el fin de la “Pax Ame­ri­ca­na” y el co­mien­zo de la “Pax Asiá­ti­ca” y có­mo esa tran­si­ción es­tá des­per­tan­do po­pu­lis­mos, na­cio­na­lis­mos, gue­rras co­mer­cia­les y otras pa­to­lo­gías. Se­ña­la que mu­chos de los mo­vi­mien­tos co­mo el Bre­xit o el as­cen­so de Trump se explican en que “la cla­se me­dia es­tá enoja­da”. En­tien­de que en es­te con­tex­to, la sa­li­da pa­ra Uru­guay es­tá en la bús­que­da de con­sen­sos en te­mas cla­ve.

Y es jus­ta­men­te el pa­pel de los TT ma­pear esos po­si­bles con­sen­sos y ar­ti­cu­lar los en­cuen­tros en­tre in­ter­lo­cu­to­res que los ha­gan reali­dad, de ma­ne­ra de pre­ve­nir las pa­to­lo­gías se­ña­la­das.

Hay va­rios campos en los que en Uru­guay se de­be avan­zar en ne­ce­sa­rios con­sen­sos:

1. Edu­ca­ción.

2. Em­pleo.

3. In­ser­ción in­ter­na­cio­nal.

4. Re­gla fis­cal.

5. Se­gu­ri­dad so­cial.

6. Se­gu­ri­dad ciu­da­da­na.

7. Va­lo­res re­pu­bli­ca­nos. ¿Y la Aca­de­mia Na­cio­nal de Eco­no­mía? ¿Qué ha­ce Pha­ros?

La Aca­de­mia Na­cio­nal de Eco­no­mía tie­ne ya 61 años. Des­de ha­ce tres años, ha desa­rro­lla­do un TT lla­ma­do Pha­ros que es­tá lle­van­do los tra­ba­jos y es­tu­dios de los me­jo­res téc­ni­cos na­cio­na­les a la for­mu­la­ción de pro­pues­tas con­cre­tas de po­lí­ti­ca pú­bli­ca. Se ca­rac­te­ri­za por su in­de­pen­den­cia y por no te­ner fi­na­li­dad de lu­cro.

Los te­mas ele­gi­dos han si­do bien variados: Em­pre­sas Pú­bli­cas, Acuer­dos Co­mer­cia­les, Uru­guay en la OCDE, Com­pe­ti­ti­vi­dad De­par­ta­men­tal. En to­dos ellos se ha tra­ba­ja­do en sin­to­nía con las au­to­ri­da­des apor­tan­do las re­co­men­da­cio­nes ema­na­das de es­tos es­tu­dios.

Y ade­más, el Pre­mio y el Ci­clo de la Aca­de­mia de es­te año es­tá de­di­ca­do jus­ta­men­te a la bús­que­da de con­sen­sos cla­ve, con un even­to inau­gu­ra­do el 8 de ma­yo por el Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca y con­ti­nua­do en un ho­me­na­je a la Co­na­pro, el 5 de ju­nio. Por úl­ti­mo…

Sa­be­mos que en Uru­guay las re­for­mas tar­dan en lle­var­se a ca­bo. Pe­ro hay un cos­to de opor­tu­ni­dad de­ri­va­do del tiem­po per­di­do que di­fí­cil­men­te se cuan­ti­fi­ca y que só­lo se ha­ce ex­plí­ci­to cuan­do ve­mos lo que avan­zan los de­más paí­ses y lo que se va re­za­gan­do Uru­guay.

Si pen­sa­mos en el fu­tu­ro, des­de Pha­ros, co­mo TT del pre­sen­te, en­ten­de­mos que es ho­ra de co­men­zar a im­ple­men­tar las re­for­mas eco­nó­mi­cas y so­cia­les que per­mi­ti­rán al país te­ner un cre­ci­mien­to sus­ten­ta­ble con ma­yor bie­nes­tar so­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.