Di­rec­ti­vo del Ineed ad­vier­te so­bre “ope­ra­ti­vo mor­da­za” en el ins­ti­tu­to

El Observador - - ENTREVISTA - San­tia­go So­ra­vi­lla @San­tiSo­ra­vi­lla

Pa­blo Ca­yo­ta es pro­fe­sor de his­to­ria egre­sa­do del IPA, tie­ne una lar­ga tra­yec­to­ria en la di­rec­ción de cen­tros edu­ca­ti­vos e in­gre­só al Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Eva­lua­ción Edu­ca­ti­va (Ineed) en el año 2016 en re­pre­sen­ta­ción de la edu­ca­ción pri­va­da. En en­tre­vis­ta con El Ob­ser­va­dor, el je­rar­ca di­jo que el Ineed se en­cuen­tra en cri­sis y que se ha “da­ña­do” el equi­li­brio de po­der en­tre la ló­gi­ca téc­ni­ca y po­lí­ti­ca, aun­que ase­gu­ró que to­dos los in­for­mes pu­bli­ca­dos “tie­nen ga­ran­tías de au­to­no­mía e in­de­pen­den­cia”.

¿Có­mo ve el es­ta­do de la edu­ca­ción ac­tual?

La edu­ca­ción uru­gua­ya pre­sen­ta avan­ces muy im­por­tan­tes en los úl­ti­mos años en tér­mi­nos de co­ber­tu­ra de edu­ca­ción ini­cial, pe­ro se­gui­mos te­nien­do muy se­rios pro­ble­mas a ni­vel del ba­chi­lle­ra­to. Las ci­fras son co­no­ci­das: ter­mi­na so­lo el 40% de los que in­gre­san, un re­sul­ta­do muy ma­lo pa­ra Uru­guay y ver­gon­zo­so en tér­mi­nos de Amé­ri­ca La­ti­na. Si ade­más ha­ce­mos una com­pa­ra­ción en tér­mi­nos de quin­ti­les y ni­ve­les so­cio-eco­nó­mi­cos, las bre­chas re­ve­lan una inequi­dad que hie­re la sen­si­bi­li­dad de cual­quier ciu­da­dano de­mo­crá­ti­co y re­pu­bli­cano. No siem­pre es­ta reali­dad de tan­ta inequi­dad e in­jus­ti­cia se di­ce y se co­mu­ni­ca con el dra­ma­tis­mo que tie­ne. No quie­ro fes­te­jar el pri­mer gol si voy per­dien­do 8-0. Lo que ten­go que ha­cer es re­co­ger la pe­lo­ta y se­guir tra­ba­jan­do. Lo que ten­go que ha­cer es de­cir ‘es­ta­mos mal’ y tra­ba­jar du­ra­men­te con po­lí­ti­cas cla­ras pa­ra re­ver­tir­la.

¿Cree que se in­ten­tó fes­te­jar los re­sul­ta­dos de Aris­tas?

Creo que sí, que a ve­ces no se ha di­cho con la con­tun­den­cia que me­re­ce, o de­pen­de de quién lo ha co­mu­ni­ca­do pa­ra ver el dra­ma­tis­mo de los re­sul­ta­dos. He vis­to en au­to­ri­da­des na­cio­na­les del sis­te­ma edu­ca­ti­vo se­ña­lar con mu­cha de­di­ca­ción los ín­di­ces que han me­jo­ra­do, y no siem­pre ha­cer­se car­go de las ci­fras con­tun­den­tes que te­ne­mos en tér­mi­nos de inequi­dad, ma­los re­sul­ta­dos y pro­ble­mas.

¿Us­ted di­ce que Pa­la­mi­des­si co­mu­ni­có esos re­sul­ta­dos?

Él ha si­do muy cla­ro en su co­mu­ni­ca­ción, otros vo­ce­ros no, o han pues­to el acen­to en otras co­sas. Y eso me ge­ne­ra una preo­cu­pa­ción por­que creo que la in­dig­na­ción con res­pec­to a ci­fras que ge­ne­ran in­jus­ti­cia no de­ben amor­ti­guar­se. De­be­mos es­tar in­dig­na­dos con re­sul­ta­dos que son inequi­ta­ti­vos e in­jus­tos. La in­dig­na­ción es lo que nos im­pi­de acos­tum­brar­nos a que hay un des­tino inexo­ra­ble de que aquí en Uru­guay los po­bres apren­den mu­cho me­nos que los sec­to­res me­dios o al­tos. Esa amor­ti­gua­ción y el fes­te­jo por los de­ci­ma­les de me­jo­ra me pa­re­ce que hay que ubi­car­los en un con­tex­to la­ti­noa­me­ri­cano don­de si to­ma­mos la úl­ti­ma dé­ca­da de los in­di­ca­do­res de Uru­guay y lo com­pa­ra­mos con el res­to he­mos me­jo­ra­do mu­cho más que otros paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na, pe­ro sin em­bar­go en tér­mi­nos de re­sul­ta­dos edu­ca­ti­vos es­ta­mos mu­cho peo­res que otros paí­ses. En su re­nun­cia, Pa­la­mi­des­si ha­bló de pre­sio­nes… Ha­ce un par de años, en una pre­sen­ta­ción de una in­ves­ti­ga­ción del Ineed, Pa­la­mi­des­si –to­da­vía con la ar­gen­ti­ni­dad al pa­lo– di­jo que el sis­te­ma edu­ca­ti­vo es­ta­ba en un pro­ble­ma muy se­rio por­que se es­ta­ban crean­do dos ra­zas (la de los que cul­mi­na­ban y quie­nes es­ta­ban sien­do ex­clui­dos). A par­tir de esa de­cla­ra­ción, que fue excesiva en los tér­mi­nos pe­ro no en los con­cep­tos, al­gu­nas au­to­ri­da­des del sis­te­ma edu­ca­ti­vo, y del MEC le hi­cie­ron una cruz, en el sen­ti­do de de­cir “no es un di­rec­tor eje­cu­ti­vo desea­ble pa­ra no­so­tros”.

¿Qué au­to­ri­da­des?

Del Co­di­cen y del MEC. A par­tir de ese mo­men­to co­men­zó un pro­ce­so de ma­ni­fes­ta­cio­nes reite­ra­das en en­cuen­tros y reunio­nes del ma­les­tar de las au­to­ri­da­des con el di­rec­tor eje­cu­ti­vo.

¿Le ha­cían la vi­da im­po­si­ble?

Eran ma­ni­fes­ta­cio­nes al Ineed de per­so­nas de afue­ra del Ineed de su ma­les­tar con de­cla­ra­cio­nes de Pa­la­mi­des­si. Eso no fue una vez, fue una ma­ne­ra reite­ra­da y desató un pro­ce­so que con el tiem­po se su­mó a otros pro­ble­mas, en el que pro­gre­si­va­men­te la ma­yo­ría de la di­rec­ti­va del Ineed fue des­pla­zan­do al di­rec­tor eje­cu­ti­vo de su lu­gar den­tro de la ins­ti­tu­ción, y tam­bién hu­bo un ope­ra­ti­vo mor­da­za so­bre el di­rec­tor eje­cu­ti­vo. Más de una vez hu­bo pro­gra­mas que lo in­vi­ta­ban a él so­lo, por­que el pe­rio­dis­ta que­ría en­tre­vis­tar­lo, pe­ro no se le au­to­ri­za­ba a par­ti­ci­par. To­das fue­ron de­ci­sio­nes del con­se­jo di­rec­ti­vo en ma­yo­ría con mi opo­si­ción de ma­ne­ra per­ma­nen­te.

¿Los in­for­mes es­tán aje­nos a es­tos pro­ble­mas?

Los in­for­mes que pro­du­jo el Ineed es­tán aje­nos a es­to ab­so­lu­ta­men­te. Son fie­les a los da­tos, a los pro­ce­sos de in­ves­ti­ga­ción, a la pro­duc­ción téc­ni­ca y aca­dé­mi­ca, lo que no quie­re de­cir que no ha­ya ha­bi­do ten­sio­nes en su pro­ce­so de ela­bo­ra­ción. Pe­ro son ab­so­lu­ta­men­te con­fia­bles. El Ineed es la ins­ti­tu­ción mo­les­ta que tie­ne que eva­luar y ser fiel al co­no­ci­mien­to que pro­du­ce y eso no siem­pre ha si­do to­tal­men­te entendido por to­dos los ac­to­res de la edu­ca­ción. Mi es­pe­ran­za es que es­to sea un pro­ce­so que con el tiem­po es­ta ac­ción de eva­lua­ción sea des­dra­ma­ti­za­da.

El ins­ti­tu­to es­tá pa­san­do por una cri­sis, por un mo­men­to com­ple­jo, pe­ro es un mo­men­to in­tere­san­te pa­ra dis­cu­tir el di­se­ño. Es tiem­po de for­ta­le­cer la ins­ti­tu­cio­na­li­dad, que le per­mi­ta ga­ran­ti­zar la au­to­no­mía y la in­de­pen­den­cia más allá de las per­so­nas que ocu­pen los pues­tos en la es­truc­tu­ra. Creo que has­ta aho­ra lo­gró eso por­que hu­bo un equi­li­brio en­tre la ló­gi­ca po­lí­ti­ca y la téc­ni­ca en tér­mi­nos de po­der, con un di­rec­tor eje­cu­ti­vo fuer­te den­tro de la es­truc­tu­ra y equi­pos téc­ni­cos de al­ta ca­li­dad. Eso se ha da­ña­do y hay que lo­grar re­com­po­ner­lo.

¿Ha pen­sa­do en re­nun­ciar?

Sí, cla­ro, por su­pues­to. Es­toy en el car­go y voy a se­guir has­ta que lo con­si­de­re opor­tuno o has­ta el mo­men­to que sien­ta que voy a co­la­bo­rar más con el for­ta­le­ci­mien­to del Ineed yén­do­me que que­dán­do­me.

¿Un mo­men­to cla­ve pue­de ser la de­sig­na­ción del di­rec­tor eje­cu­ti­vo?

Es un mo­men­to cla­ve, pe­ro no es el úni­co. Ya hay al­gu­na cues­tión que no es muy ade­cua­da, que es que en los tér­mi­nos de re­fe­ren­cia en el lla­ma­do in­ter­na­cio­nal a di­rec­tor eje­cu­ti­vo se ha em­po­de­ra­do más a la co­mi­sión di­rec­ti­va. An­tes el di­rec­tor eje­cu­ti­vo ela­bo­ra­ba los pla­nes es­tra­té­gi­cos jun­to a la co­mi­sión di­rec­ti­va, y aho­ra la co­mi­sión di­rec­ti­va los ela­bo­ra por sí so­la.

¿O sea que el nue­vo di­rec­tor eje­cu­ti­vo ten­drá me­nos po­der que el anterior?

Sí, se es­tá em­po­de­ran­do (la co­mi­sión di­rec­ti­va). Es una luz ama­ri­lla que me lle­vó a vo­tar en mi­no­ría. Es le­gal y le­gí­ti­mo, pe­ro es un pa­so más de lo que su­ce­dió con el des­pla­za­mien­to de Pa­la­mi­des­si del lu­gar que ocu­pa­ba en las reunio­nes con la co­mi­sión di­rec­ti­va. El di­rec­tor eje­cu­ti­vo se reunía con la co­mi­sión di­rec­ti­va des­de el ori­gen del Ineed. Es­ta di­rec­ti­va, por ma­yo­ría, lo des­pla­zó.

¿No fue pa­ra me­jo­rar el fun­cio­na­mien­to por­que ha­bía di­fe­ren­cias?

Los he­chos de­mos­tra­ron que no me­jo­ró en ab­so­lu­to, sino lo con­tra­rio. El fun­cio­na­mien­to em­peo­ró, es­tán a la vis­ta los re­sul­ta­dos. Lo que hi­zo fue des­pla­zar los con­flic­tos ha­cia otros lu­ga­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.