UN RE­SUL­TA­DO PREO­CU­PAN­TE

El Observador - - OPINIÓN -

Del re­sul­ta­do de las elec­cio­nes de me­dio tiem­po en Es­ta­dos Uni­dos, el mar­tes 6, es po­si­ble ver el va­so me­dio lleno de los dos par­ti­dos po­lí­ti­cos his­tó­ri­cos en com­pe­ten­cia, in­clu­so el del pro­pio pre­si­den­te Do­nald Trump. Son unos co­mi­cios de re­no­va­ción par­cial del Con­gre­so, pe­ro que tra­di­cio­nal­men­te se leen co­mo una suer­te de re­fe­rén­dum so­bre la ges­tión del pri­mer man­da­ta­rio es­ta­dou­ni­den­se. No obs­tan­te ello, tam­bién es no­to­ria­men­te vi­si­ble que el nue­vo ma­pa po­lí­ti­co tie­nes tra­zos que per­mi­ten pro­yec­tar una agu­di­za­ción del ya preo­cu­pan­te cli­ma de cris­pa­ción que do­mi­na la po­lí­ti­ca de Wa­shing­ton, que se­gu­ra­men­te ten­drá re­per­cu­sio­nes en la eco­no­mía y po­lí­ti­ca glo­ba­les.

Los es­ta­dou­ni­den­ses apo­ya­ron al opo­si­tor Par­ti­do De­mó­cra­ta en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, pe­ro, al mis­mo tiem­po, re­for­za­ron el con­trol del Par­ti­do Re­pu­bli­cano en el Se­na­do. El par­ti­do del ex­pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma pa­só a do­mi­nar la cá­ma­ra ba­ja, al­go que no ha­cía des­de 2010, pe­ro no pu­do con­cre­tar el an­sia­do ob­je­ti­vo de ba­rrer con el par­ti­do con­ser­va­dor, lo que se re­fle­jó en más asien­tos ofi­cia­lis­tas en la cá­ma­ra al­ta.

Se­gún las pro­yec­cio­nes del dia­rio The New York Ti­mes, de es­te miér­co­les, los de­mó­cra­tas lo­gra­ron 229 es­ca­ños de los 435 que hay en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes. En el Se­na­do, com­pues­to por 100 re­pre­sen­tan­tes, de los que 35 es­ca­ños es­ta­ban en jue­go, los re­pu­bli­ca­nos pa­sa­ron de 51 a 53.

El es­pec­ta­cu­lar desem­pe­ño eco­nó­mi­co de EEUU –des­em­pleo muy ba­jo, sa­la­rios en au­men­to y un cre­ci­mien­to del PIB im­pul­sa­do por re­ba­jas fis­ca­les y es­tí­mu­los– sal­vó al Par­ti­do Re­pu­bli­cano de un re­vés ma­yor, y la con­tro­ver­ti­da agen­da con­ser­va­do­ra o po­pu­lis­ta de Trump con­tri­bu­yó al triun­fo de los de­mó­cra­tas en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes.

No es di­fí­cil ima­gi­nar en­ton­ces una po­la­ri­za­ción po­lí­ti­ca más pro­fun­da a par­tir de 2019, con un Con­gre­so di­vi­di­do y par­ti­dos que em­pie­zan a pre­pa­rar el te­rreno en las pre­si­den­cia­les de 2020, en las que Trump in­ten­ta­rá la re­elec­ción, aun­que en un am­bien­te po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co se­gu­ra­men­te muy di­fe­ren­te al de enero de 2017, cuan­do lle­gó a la Ca­sa Blan­ca.

En Wa­shing­ton creen que es ca­si im­po­si­ble que se aprue­ben le­yes con gran­des re­for­mas –co­mo quie­re el pre­si­den­te– por un Con­gre­so blo­quea­do de­bi­do a los cam­bios en la co­rre­la­ción de fuer­zas. Y es­to tie­ne con­se­cuen­cias di­rec­tas en la am­plia y con­tro­ver­ti­da agen­da de Trump, pe­ro tam­bién en el par­ti­do opo­si­tor que no lo­gró una ma­yo­ría su­fi­cien­te co­mo pa­ra pen­sar en un man­da­ta­rio ya de­rro­ta­do.

Lo más pro­ba­ble es que en los dos años res­tan­tes del pe­río­do de go­bierno, el par­ti­do opo­si­tor ten­ga una ac­ti­tud de fuer­te con­fron­ta­ción, en lí­nea con su pré­di­ca anti Trump, y que bro­te un pre­si­den­te más com­ba­ti­vo, que in­ten­te ha­cer­se más fuer­te en un am­bien­te ad­ver­so. Un es­ce­na­rio po­lí­ti­co más po­la­ri­za­do y em­pan­ta­na­do en la prin­ci­pal po­ten­cia del mun­do es una ma­la no­ti­cia pa­ra el mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.