“Fue­ron los pe­rio­dis­tas los que me hi­cie­ron la mal­di­ta fa­ma”

El Observador - - ACTUALIDAD - Ga­briel Pe­rey­ra @Ga­briel­hPe­rey­ra

“ Le die­ron un par de ba­la­zos. Lo apu­ña­la­ron tres o cua­tro ve­ces, por de­lan­te y por de­trás. Se apu­ña­ló a sí mis­mo y se cor­tó los bra­zos y las pier­nas de­ce­nas de ve­ces. Se ta­jeó la car­ne con cu­chi­llos, con gi­llet­tes, con fie­rros afilados, con cha­pas de pi­las, con lo­sa de wa­ter. Se tra­gó un alam­bre, se am­pu­tó un de­do de la mano, lo que­ma­ron con agua ca­lien­te, le es­ta­lló una gra­na­da de gas fren­te al pe­cho. Le pi­sa­ron la ca­be­za una y otra vez. Lo apa­lea­ron has­ta que le sa­lió san­gre por la bo­ca, por los oí­dos, por el ano. ¿Cuán­tas ve­ces? In­con­ta­bles. Fu­mó, be­bió, in­ha­ló ce­men­to, in­gi­rió can­ti­da­des in­dus­tria­les de psi­co­fár­ma­cos, con­su­mió ma­rihua­na, as­pi­ró y se in­yec­tó co­caí­na e hi­zo to­das las mez­clas po­si­bles y suficientes co­mo pa­ra una so­bre­do­sis. Y lo lo­gró. Ade­más, es­tu­vo die­ci­sie­te de sus trein­ta y dos años de vi­da en­ce­rra­do en cár­ce­les ha­ci­na­das y he­dion­das. Mar­ce­lo Rol­dán, el Pe­la­do, es, a to­das lu­ces, un so­bre­vi­vien­te”

Así co­mien­za el pró­lo­go del li­bro

El Pe­la­do que, jun­to con Pa­tri­cia Ga­mio, es­cri­bi­mos en 2008.

Rol­dán se hi­zo fa­mo­so en los años de 1990 jun­to a otros in­te­gran­tes de su ban­da que en­tra­ban y se fu­ga­ban cuan­do que­rían de Mi­gue­le­te: el Chino Pa­to, el Ne­gro Sol, el Ne­gro Ur­co. To­dos muer­tos.

¿Por qué Rol­dán lo­gró so­bre­vi­vir en cam­bio to­dos es­tos años? Se ad­vier­ten múl­ti­ples cau­sas. Una es que su fa­ma lo pre­ce­día cuan­do su pe­di­grí de­lic­ti­vo pa­re­cía exa­ge­ra­do.

Se hi­zo co­no­ci­do por una ra­pi­ña a una vi­ne­ría en la zo­na del Hi­pó­dro­mo. Rol­dán, sien­do me­nor, ma­tó al hi­jo del due­ño de la vi­ne­ría. La ver­sión que cir­cu­ló en­ton­ces fue que qui­so vio­lar a la hi­ja de la fa­mi­lia y que su her­mano sa­lió en su de­fen­sa y Rol­dán lo ma­tó. Sin em­bar­go, las pe­ri­cias di­cen que Rol­dán dis­pa­ró a tra­vés de una puer­ta y él ase­gu­ra­ba que no sa­bía si ha­bía al­guien. Rol­dán no te­nía ni de cer­ca el per­fil del vio­la­dor y man­te­nía un res­pe­to por las mu­je­res al pun­to que cuan­do de­cía al­gu­na pa­la­bra fuer­te du­ran­te las en­tre­vis­tas pa­ra el li­bro, le pe­día per­dón a Pa­tri­cia.

Tam­bién co­mo me­nor ma­tó a otro de­lin­cuen­te que se ha­bía me­ti­do con su her­ma­na. Lue­go, co­mo ma­yor, no re­gis­tró nin­gún de­li­to de san­gre aun­que las cró­ni­cas po­li­cia­les ha­bla­ban de tres o cua­tro muer­tos en su ha­ber.

Su re­fe­ren­te afue­ra fue su ma­dre – “por fa­vor, llé­ven­le pas­ta de dien­tes y ja­bón”, cla­ma­ba, sa­bien­do que el Pe­la­do ha­cía de la hi­gie­ne una re­li­gión– lue­go fue­ron sus hi­jos.

El res­pe­to a la fa­mi­lia y los cui­da­dos que ha­bía que te­ner en ca­da vi­si­ta de no mi­rar a las mu­je­res de otros, no cie­rra con el ar­gu­men­to de su ma­ta­dor acer­ca de que in­sul­ta­ba a su ma­dre. Cla­ro, en es­tos años Rol­dán pu­do cam­biar.

Ele­gi­mos al Pe­la­do Rol­dán pa­ra ha­cer el li­bro por­que es un ejem­plo del de­lin­cuen­te que cum­plió to­dos los pa­sos de ni­ño so­li­ta­rio, ma­dre pros­ti­tu­ta, co­no­ce­dor de los ho­ga­res de me­no­res y lue­go de to­das las cár­ce­les.

Pe­ro ade­más por­que en un mun­do don­de se vi­ve con unas po­cas de­ce­nas de pa­la­bras él te­nía la ca­pa­ci­dad e in­te­li­gen­cia de po­der con­tar su sa­ga. Le gus­ta­ba pin­tar y hay al­gu­nos cua­dros que mues­tran que te­nía gus­to por el ar­te.

Y se hi­zo fa­mo­so a ba­se de fu­gas y mo­ti­nes. Se va­na­glo­ria­ba de ha­ber he­cho ce­rrar Mi­gue­le­te lue­go de un mo­tín en que la po­li­cía le hi­zo co­mer­se una bi­blia y le re­ven­tó una gra­na­da de gas en el pe­cho.

“Un día vi tan­tas cá­ma­ras que pen­sé que sa­lía el pre­si­den­te, pe­ro no. Eran pa­ra mí”, iro­ni­za­ba. “Fue­ron us­te­des, los pe­rio­dis­tas los que me hi­cie­ron la mal­di­ta fa­ma”, acu­sa­ba a ve­ces, pe­ro en otras oca­sio­nes des­ti­la­ba en esa fa­ma su in­con­men­su­ra­ble ego: “Cuan­do di­go que soy el Pe­la­do me dan cor­te. Has­ta los mi­nis­tros me han aten­di­do”.

De­nun­ció y lo­gró la re­mo­ción de je­rar­cas po­li­cia­les, se amo­ti­nó en va­rias oca­sio­nes y en otras es­tu­vo con­tra los amo­ti­na­dos, lo que le va­lió la acu­sa­ción de so­plón.

De­cía que pa­ra arre­glar las cár­ce­les ha­bía que con­vo­car a al­guien que las co­no­cie­ra, y que quien me­jor que él.

De­cía que su ma­yor te­mor era ma­tar un pre­so den­tro de la cár­cel y co­mer­se dé­ca­das de ca­na. Ha­ce dos no­ches se en­con­tró con al­guien que evi­den­te­men­te no te­nía ese mie­do, y –co­mo cuan­do iba a bus­car a su ma­dre al bur­del o co­mo cuan­do no te­nía na­die que lo vi­si­ta­ra– pa­só de vic­ti­ma­rio a víc­ti­ma.

Sien­do me­nor, el Pe­la­do ma­tó al hi­jo del due­ño de una vi­ne­ría

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.