LA CUEN­TA RE­GRE­SI­VA

El Pais (Uruguay) - Economia y mercado - - PORTADA - Di­dier Saint Geor­ges (*) Co­lum­nis­ta in­vi­ta­do

Al ana­li­zar la reali­dad fi­nan­cie­ra glo­bal, el Di­rec­tor de Car­mig­nac, Di­dier Saint Geor­ges ad­vier­te que los pri­me­ros in­di­cios de un de­bi­li­ta­mien­to del ci­clo eco­nó­mi­co y de la re­ver­sión de la in­ter­ven­ción de los ban­cos cen­tra­les ya han em­pe­za­do a ma­te­ria­li­zar­se.

Cer­ca de diez años de in­ter­ven­cio­nes ex­tra­or­di­na­rias en los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros por par­te de los ban­cos cen­tra­les jus­ti­fi­ca­ban un com­por­ta­mien­to irra­cio­nal. Po­co im­por­ta­ba a los in­ver­so­res el ci­clo de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, la evo­lu­ción de la in­fla­ción o in­clu­so las va­lo­ra­cio­nes y la con­cen­tra­ción de los ries­gos, da­do que las com­pras de deu­da pú­bli­ca a ma­nos de los ban­cos cen­tra­les eran el ca­ta­li­za­dor de­fi­ni­ti­vo del pre­cio de los ac­ti­vos fi­nan­cie­ros.

De igual for­ma, po­co im­por­ta­ba que el ré­gi­men de dis­ci­pli­na pre­su­pues­ta­ria im­pues­to a los go­bier­nos tras la gran cri­sis fi­nan­cie­ra de 2008 alen­ta­ra un des­equi­li­brio de la ri­que­za ge­ne­ral mu­cho más be­ne­fi­cio­so pa­ra los in­ver­so­res en ac­ti­vos fi­nan­cie­ros que pa­ra los tra­ba­ja­do­res. Es­ta di­ver­gen­cia con­tri­bu­yó enor­me­men­te a la apa­ri­ción, en los dos úl­ti­mos años, de mo­vi­mien­tos de re­be­lión po­lí­ti­ca a am­bos la­dos de­lAtlán­ti­co que lu­chan con­tra el or­den eco­nó­mi­co li­be­ral y abo­gan por que los go­bier­nos pue­dan por fin re­la­jar su dis­ci­pli­na fi­nan­cie­ra.

El re­cien­te desafío po­lí­ti­co plan­tea­do por los par­ti­dos an­ti­sis­te­ma ita­lia­nos con­tra la dis­ci­pli­na de la Unión Eu­ro­pea tam­bién po­dría en­ten­der­se co­mo una de las mu­chas re­per­cu­sio­nes a es­ca­la local del sín­dro­me del “Ame­ri­ca First”. Es­ta ten­den­cia ya su­po­ne una fuen­te de ten­sión pa­ra los mer­ca­dos, que han al­can­za­do un ele­va­do ni­vel de fra­gi­li­dad tras ha­ber­se con­cen­tra­do de for­ma con­sen­sua­da en los mis­mos ries­gos “pa­tro­ci­na­dos” por los ban­cos cen­tra­les. Pe­ro a pe­sar que el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co mun­dial si­gue sien­do sa­tis­fac­to­rio, los re­sul­ta­dos de las em­pre­sas, en­vi­dia­bles, y las po­lí­ti­cas de los ban­cos cen­tra­les, mar­ca­da­men­te aco­mo­da­ti­cias, los pri­me­ros in­di­cios de un de­bi­li­ta­mien­to del ci­clo eco­nó­mi­co y de la re­ver­sión de la in­ter­ven- ción de los ban­cos cen­tra­les ya han em­pe­za­do a ma­te­ria­li­zar­se. La cuen­ta atrás ha co­men­za­do.

RA­LEN­TI­ZA­CIÓN.

Los prin­ci­pa­les in­di­ca­do­res eco­nó­mi­cos en ma­yo con­fir­man nues­tra pre­vi­sión de una pró­xi­ma ra­len­ti­za­ción del ci­clo de cre­ci­mien­to mun­dial. A pe­sar de la re­for­ma fis­cal de Do­nald Trump, la in­ver­sión si­gue sin ace­le­rar­se en EE.UU. y el rit­mo de cre­ci­mien­to del con­su­mo co­men­zó a caer. En la zo­na euro, los in­di­ca­do­res de ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca, si bien aún en te­rreno po­si­ti­vo, se han vis­to cla­ra­men­te afec­ta­dos es­tos dos úl­ti­mos me­ses. Lo mis­mo ocu­rre en Ja­pón.

Y, es­ta vez, el in­ver­sor pue­de ob­ser­var es­te men­sa­je de cer­ca­nía del fin del ci­clo en sín­to­mas “clá­si­cos” en los que no ha­bía­mos re­caí­do en ab­so­lu­to du­ran­te ca­si diez años de dis­tor­sión de los mer­ca­dos a ma­nos de los ban­cos cen­tra­les. No so­lo las ac­cio­nes de las fir­mas cí­cli­cas, in­dus­tria­les y en­deu­da­das han acu­sa­do una no­ta­ble ren­ta­bi­li­dad in­fe­rior des­de prin­ci­pios de año, sino que tam­bién sur­gie­ron las pri­me­ras ten­sio­nes en los pre­cios, y los analistas re­vi­sa­ro­nal al­za sus pre­vi­sio­nes de in­fla­ción, al me­nos en EE.UU., pro­vo­can­do ten­sio­nes en los mer­ca­dos de ren­ta fi­ja.

MO­VI­MIEN­TOS.

La es­ca­sa or­to­do­xia de EE.UU. no so­lo se ma­ni­fies­ta a ni­vel geo­po­lí­ti­co y de co­mer­cio ex­te­rior. Las am­bi­cio­nes pre­su­pues­ta­rias del pre­si­den­te Trump­con­lle­van un re­cru­de­ci­mien­to im­por­tan­te de las ne­ce­si­da­des de fi­nan­cia­ción pa­ra el Estado fe­de­ral, en mo­men­tos en que la Fed es­tá re­vir­tien­do el sen­ti­do de sus in­ter­ven­cio­nes me­dian­te la re­duc­ción del ta­ma­ño de su ba­lan­ce, en vez de au­men­tar­lo con ad­qui­si­cio­nes del bo­nos del Te­so­ro, co­mo hi­zo de 2009 a 2015.

Por el con­tra­rio, el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo si­gue com­pran­do in­gen­tes can­ti­da­des de deu­da pú­bli­ca a pe­sar de la me­jo­ra eco­nó­mi­ca y —pun­to esen­cial— los paí­ses de la zo­na del euro han re­du­ci­do es­cru­pu­lo­sa­men­te sus dé­fi­cit has­ta el mo­men­to. En con­se­cuen­cia, los ti­pos de in­te­rés a diez años en Ale­ma­nia se si­tua­ron un 2,5 % por de­ba­jo de los de EE.UU. y, has­ta la tor­men­ta po­lí­ti­ca ita­lia­na, asis­tía­mos a una des­ta­ca­ble con­ti­nua­ción de la con­ver­gen­cia de los ti­pos en­tre los paí­ses de la unión mo­ne­ta­ria.

Si bien en la ac­tua­li­dad no se avi­zo­ra en Eu­ro­pa pos­tu­ras par­ti­dis­tas que apo­yen ex­plí­ci­ta­men­te una sa­li­da de la unión mo­ne­ta­ria, las bra­sas de los pro­gra­mas de rup­tu­ra no se han en­fria­do to­da­vía. La opi­nión pú­bli­ca si­gue es­tan­do am­plia­men­te di­vi­di­da en to­dos los paí­ses, y una par­te im­por­tan­te de la po­bla­ción si­gue mos­trán­do­se sen­si­ble a los lla­ma­mien­tos de li­be­ra­ción de la dis­ci­pli­na pre­su­pues­ta­ria en aras de una me­jor dis­tri­bu­ción de la ri­que­za, pe­ro sin per­der de vis­ta los in­tere­ses na­cio­na­les: « My country first ».

DE­BI­LI­DA­DES.

Es­tas fuen­tes de ten­sión son es­pe­cial­men­te pa­ten­tes hoy día en Ita­lia, no so­lo de­bi­do a un sis­te­ma po­lí­ti­co cró­ni­ca­men­te ines­ta­ble, sino tam­bién por el ta­lón de Aqui­les es­truc­tu­ral que cons­ti­tu­ye una eco­no­mía com­pues­ta en gran me­di­da por pe­que­ñas em­pre­sas, a me­nu­do di­ná­mi­cas, pe­ro con ba­ga­je in­su­fi­cien­te pa­ra in­ver­tir en in­no­va­ción y productividad.

No obs­tan­te, la pro­ble­má­ti­ca ita­lia­na po­ne de ma­ni­fies­to una fra­gi­li­dad más ge­ne­ra­li­za­da en la eu­ro­zo­na. El am­pa­ro de un ban­co cen­tral muy pro­tec­tor y, re­cien­te­men­te, una co­yun­tu­ra eco­nó­mi­ca fa­vo­ra­ble, han pro­pi­cia­do la pues­ta en mar­cha de al­gu­nas re­for­mas es­truc­tu­ra­les, co­moen Ita­lia y Fran­cia. Es­tas re­for­mas no han bas­ta­do pa­ra que las eco­no­mías sean lo su­fi­cien­te­men­te com­pe­ti­ti­vas, ni pa­ra que los Es­ta­dos re­du­je­ran su ni­vel de en­deu­da­mien­to.

Sin em­bar­go, el mar­gen de ma­nio­bra pre­su­pues­ta­rio si­gue sien­do muy mo­des­to y cla­ra­men­te in­su­fi­cien­te pa­ra en­fren­tar una ra­len­ti­za­ción eco­nó­mi­ca. Los mer­ca­dos se­gui­rán con­si­de­ran­do el re­cur­so al apoyo pre­su­pues­ta­rio pa­ra es­ta­bi­li­zar unas eco­no­mías en fa­se de ra­len­ti­za­ción co­mo un de­te­rio­ro pro­ble­má­ti­co de la sol­ven­cia.

El re­cien­te epi­so­dio ita­liano ha su­pues­to un recordatorio de que la deu­da pú­bli­ca de los paí­ses pe­ri­fé­ri­cos pue­de vol­ver a ser rá­pi­da­men­te, a ojos de los in­ver­so­res, un ac­ti­vo si­mi­lar a la deu­da cor­po­ra­ti­va, cu­yo aná­li­sis cre­di­ti­cio ri­ge los ren­di­mien­tos exi­gi­dos por los in­ver­so­res. Es­ta vul­ne­ra­bi­li­dad se ve agra­va­da por la cons­ta­ta­ción de que las re­for­mas ins­ti­tu­cio­na­les de la UE no lle­ga­ron a buen puer­to. La zo­na euro si­gue lejos de con­sen­suar el es­ta­ble­ci­mien­to de un pre­su­pues­to co­mún que pue­da pa­liar las li­mi­ta­cio­nes de los pre­su­pues­tos na­cio­na­les. Por tan­to, una pró­xi­ma ra­len­ti­za­ción eco­nó­mi­ca en Eu­ro­pa en­con­tra­ría po­cos fac­to­res es­ta­bi­li­za­do­res en su ca­mino y la di­ná­mi­ca de con­ver­gen­cia de los úl­ti­mos años po­dría dar­se de bru­ces con la reali­dad eco­nó­mi­ca.

” La zo­na euro si­gue lejos de un pre­su­pues­to eu­ro­peo que pue­da pa­liar las li­mi­ta­cio­nes de los pre­su­pues­tos na­cio­na­les en la pró­xi­ma ra­len­ti­za­ción ”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.