INCONSISTENCA

El Pais (Uruguay) - Economia y mercado - - PORTADA - Jor­ge Cau­mont Eco­no­mis­ta

Pa­ra Jor­ge Cau­mont, asis­ti­mos a un arre­glo mo­ne­ta­rio-cam­bia­rio ex­pan­si­vo con­tra­rio al con­trac­ti­vo que ha­bía ha­ce dos me­ses atrás don­de la in­fla­ción deja de ser prio­ri­dad.

Si bien des­de ha­ce ya va­rios lus­tros se tie­nen cla­ros los ob­je­ti­vos ma­cro­eco­nó­mi­cos en Uru­guay, no exis­te con­sis­ten­cia en la com­bi­na­ción de po­lí­ti­cas que se em­plean pa­ra alcanzarlos.

Cir­cuns­tan­cias ex­ter­nas son las que en ese lap­so han de­ter­mi­na­do los re­sul­ta­dos que po­cas ve­ces han si­do los ofi­cial­men­te es­pe­ra­dos. No hay prue­ba de que la mez­cla em­plea­da de ins­tru­men­tos de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria, la po­lí­ti­ca fis­cal y la po­lí­ti­ca cam­bia­ria, acom­pa­sa­das por las ne­go­cia­cio­nes sa­la­ria­les en­tre par­tes que lue­go se va­li­dan ofi­cial­men­te, ha­ya apun­ta­do a la so­lu­ción si­mul­tá­nea de de­se­qui­li­brios ta­les co­mo la in­fla­ción, el com­por­ta­mien­to de la ac­ti­vi­dad y el re­sul­ta­do del sec­tor ex­terno.

Cuan­do ha ha­bi­do al­to cre­ci­mien­to co­mo el em­pu­ja­do des­de afue­ra por el in­flu­jo de ca­pi­ta­les in­du­ci­do por las ba­jas ta­sas de in­te­rés mun­dia­les re­le­van­tes y sus efec­tos so­bre los pre­cios de los com­mo­di­ties, la in­fla­ción ha si­do tam­bién al­ta. Cuan­do el cre­ci­mien­to se mo­de­ra y hay ame­na­za de per­der­lo an­te una si­tua­ción ex­ter­na di­fí­cil que re­vier­te pre­cios de com­mo­di­ties, re­sul­ta­dos de co­mer­cio ex­te­rior y los flu­jos de ca­pi­ta­les, la in­fla­ción tien­de a em­peo­rar. Ma­croe­co­no­mía es cor­to pla­zo, y las po­lí­ti­cas que se em­plean pa­ra al­can­zar los ob­je­ti­vos se de­ben ma­ne­jar fle­xi­ble­men­te, y tam­bién de ma­ne­ra con­sis­ten­te. No es lo que ocu­rre en un país con al­ta de­pen­den­cia de sus ve­ci­nos, y tam­bién en lo co­mer­cial y fi­nan­cie­ro, de la eco­no­mía glo­bal.

PO­LÍ­TI­CA FIS­CAL.

El pro­yec­to de ley de pre­su­pues­to que se dis­cu­te es lo que se aña­de a nues­tra po­lí­ti­ca fis­cal. El gas­to pú­bli­co, lo que se de­ci­da res­pec- to a la es­truc­tu­ra tri­bu­ta­ria y a la for­ma có­mo se fi­nan­cia o se dis­po­ne del re­sul­ta­do pre­su­pues­tal, son los ins­tru­men­tos de la po­lí­ti­ca fis­cal. No es­tá cla­ro cuál es el ob­je­ti­vo de es­ta po­lí­ti­ca, más allá de man­te­ner el au­men­to del gas­to en tér­mi­nos reales y de am­pliar la pre­sión fis­cal o au­men­tar el en­deu­da­mien­to. Hoy es ex­pan­si­va por el

la­do del gas­to pú­bli- co, pe­ro res­tric­ti­va por el la­do tri­bu­ta­rio. No es an­ti­cí­cli­ca, es de­cir ex­pan­si­va en mo­men­to de ba­ja ac­ti­vi­dad y res­tric­ti­va cuan­do la ac­ti­vi­dad cre­ce y ame­na­za con ma­yor pre­sión in­fla­cio­na­ria. Y no es pu­ra­men­te ex­pan­si­va por­que no lo fue pu­ra­men­te res­tric­ti­va cuan­do el re­sul­ta­do fis­cal pu­do ha­ber si­do po­si­ti­vo du­ran­te los años de al­to cre­ci­mien­to. Aque­llos du­ran­te los cua­les el gas­to se ex­pan­dió exa­ge­ra­da­men­te, so­bre to­do con al­tí­si­ma con­tra­ta­ción de fun­cio­na­rios, que le pri­va­ron de su na­tu­ral ca­rác­ter exó­geno an­te las exi­gen­cias in­de­xa­to­rias.

Una po­lí­ti­ca muy dis­cu­ti­ble por­que, por otro la­do, el fi­nan- cia­mien­to con au­men­tos de tri­bu­tos que ha ocu­rri­do, ter­mi­na por per­mi­tir un mul­ti­pli­ca­dor de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca sen­si­ble­men­te me­nor al mul­ti­pli­ca­dor del gas­to pri­va­do que se ha­bría te­ni­do, si la pre­sión fis­cal hu­bie­se si­do me­nor. Y por­que ade­más, no se tie­ne en cuen­ta el sis­te­ma cam­bia­rio en el que se desa­rro­lla, lo que al mar­gen de la dua­li­dad de re­sul­ta­dos por la apli­ca­ción de sus ins­tru­men­tos, ya de por sí pue­de con­de­nar­la a la in­efi­ca­cia.

Hoy to­dos re­co­no­cen el al­to dé­fi­cit fis­cal y las di­fi­cul­ta­des pa­ra ma­ne­jar­lo sin lle­gar a au­men­tar su cos­to, el que pro­vo­ca­ría más

al­tas ta- sas de in­te­rés. Tar­de, aho­ra, las ca­li­fi­ca­do­ras de ries­go y al­gu­nos or­ga­nis­mos mul­ti­la­te­ra­les ha­blan de un dé­fi­cit que, pe­se a los reite­ra­dos ajus­tes por el la­do del au­men­to de la pre­sión fis­cal, es ne­ce­sa­rio re­du­cir. Una po­lí­ti­ca fis­cal con­trac­ti­va es lo que pro­po­nen, sin des­car­tar nuevos au­men­tos tri­bu­ta­rios, aho­ra que mer­ma la in­ver­sión y se re­vier­ten fac­to­res ex­ter­nos fa­vo­ra­bles.

PO­LÍ­TI­CA MO­NE­TA­RIA.

Es im­po­si­ble re­fe­rir­se a la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria si si­mul­tá­nea­men­te su efi­ca­cia pa­ra so­lu­cio­nar pro­ble­mas ma­cro­eco­nó­mi­cos, co­mo men­cio­na­ra pa­ra la po­lí­ti- ca fis­cal, no se la aso­cia con la po­lí­ti­ca cam­bia­ria. Hoy es di­fí­cil en­con­trar el ob­je­ti­vo que se pre­ten­de lo­grar con los ins­tru­men­tos de la po­lí­ti­ca de ma­ne­jo de di­ne­ro pri­ma­rio, y con el ins­tru­men­to de ma­ne­jo de la crea­ción se­cun­da­ria de di­ne­ro por par­te del sis­te­ma ban­ca­rio.

Es que en cier­tas cir­cuns­tan­cias, el ré­gi­men cam­bia­rio es de in­ter­ven­ción de la au­to­ri­dad mo­ne­ta­ria —con lo cual pier­de el con­trol de la can­ti­dad de di­ne­ro— y en otras es de flotación —cuan­do ad­quie­re el con­trol to­tal—. Pe­ro esa fle­xi­bi­li­dad de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria, en un ca­so apun­ta a con­tro­lar el mo­vi­mien­to de los pre­cios y a des­aten­der a la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca y en el otro a aten­der­la, pe­ro per­dien­do el con­trol del mo­vi­mien­to de los pre­cios. Hoy el nue­vo pa­no­ra­ma de más au­men­tos de la ta­sa de in­te­rés y de ren­di­mien­to de los tí­tu­los de EE.UU. y la pro­nun­cia­da de­va­lua­ción en nues­tros dos ve­ci­nos, ha pro­vo­ca­do una fuer­te de­pre­cia­ción del pe­so sin que se in­ter­vi­nie­ra en el mer­ca­do de cam­bios, a pe­sar de los anun­cios ofi­cia­les jus­ti­fi­ca­ti­vos de la in­ter­ven­ción pa­ra evi­tar au­men­tos o ba­jas brus­cas del va­lor de la mo­ne­da local. Y asis­ti­mos a un arre­glo mo­ne­ta­rio-cam­bia­rio ex­pan­si­vo, con­tra­rio al con­trac­ti­vo que ha­bía ha­ce tan so­lo dos me­ses. La in­fla­ción deja de ser prio­ri­dad y el ob­je­ti­vo al que apun­ta na­tu­ral­men­te una si­tua­ción de ese ti­po es a lo­grar una tran­si­to­ria me­jo­ra del ni­vel de ac­ti­vi­dad de la pro­duc­ción tran­sa­ble.

CON­CLU­SIÓN.

La po­lí­ti­ca fis­cal, la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria y la cam­bia­ria cons­ti­tu­yen una com­bi­na­ción que apun­ta a ob­je­ti­vos vo­lá­ti­les y con­tra­pues­tos y que el re­sul­ta­do que se per­fi­la en las dis­cu­sio­nes sa­la­ria­les en­tre em­pre­sa­rios y tra­ba­ja­do­res les dis­tan­cia aún más. In­fla­ción más al­ta y me­nor ac­ti­vi­dad, re­sul­ta­rán de la mez­cla se­ña­la­da.

” In­fla­ción más al­ta y me­nor ac­ti­vi­dad re­sul­ta­rán de la mez­cla de po­lí­ti­cas mo­ne­ta­ria, cam­bia­ria y fis­cal. ”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.