IMPLICANCIAS

El Pais (Uruguay) - Economia y mercado - - PORTADA - Eco­no­mis­ta Car­los Ste­ne­ri

Car­los Ste­ne­ri di­ce que no po­de­mos caer en la ten­ta­ción de pen­sar que so­mos in­mu­nes a los efec­tos de Ar­gen­ti­na y que no hay que adap­tar­se a las nue­vas cir­cuns­tan­cias.

Los su­ce­sos re­cien­tes de Ar­gen­ti­na con­fir­man que di­la­tar la apa­ri­ción de cri­sis una es po­si­ble, pe­ro una vez desata­das se ex­pla­yan a ve­lo­ci­dad ver­ti­gi­no­sa.

Las pe­ri­pe­cias del mun­dial de fút­bol han dis­traí­do la aten­ción so­bre la real en­ver­ga­du­ra de lo acon­te­ci­do en Ar­gen­ti­na. Tam­bién, ha nu­bla­do la per­cep­ción de sus efec­tos fu­tu­ros en nues­tro país.

El gra­dua­lis­mo en ma­te­ria de ajus­te eco­nó­mi­co ha lle­ga­do a su fin, sien­do de aho­ra en más la ur­gen­cia de los he­chos la que mar­ca­rá el ca­mino de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca. Sin du­das, el go­bierno de Ma­cri per­dió una apues­ta osa­da: usar el en­deu­da­mien­to en vez de la emi­sión mo­ne­ta­ria co­mo ins­tru­men­to pa­ra ir en­cua­dran­do las cuen­tas fis­ca­les y re­du­cir la in­fla­ción. Bas­tó una bo­la de ven­ci­mien­tos al­ta­men­te con­cen­tra­da de deu­da in­ter­na (Le­bac) pa­ra que se dis­pa­ra­ra una co­rri­da cam­bia­ria, que ge­ne­ró cam­bios pro­fun­dos en el ga­bi­ne­te, in­clu­yen­do la re­nun­cia de la mi­tad del di­rec­to­rio de su Ban­co Cen­tral.

Pe­ro lo más im­por­tan­te fue que el go­bierno des­per­tó del rea­lis­mo má­gi­co de una es­tra­te­gia sin sa­li­da, re­co­no­cien­do que la re­duc­ción rá­pi­da del dé­fi­cit fis­cal es la úni­ca po­si­bi­li­dad de an­clar su ma­croe­co­no­mía y ba­jar la in­fla­ción. Más allá del simbolismo del re­torno al FMI, lo cier­to es que su apor­te con­cre­to, más que el téc­ni­co, se­rá brin­dar al­go de oxi­geno a tra­vés del apor­te de re­ser­vas de li­bre dis­po­ni­bi­li­dad pa­ra sa­lir del pa­so. Pe­ro de aho­ra en más, to­da la res­pon­sa­bi­li­dad es­ta­rá so­bre los hom­bros de una ad­mi­nis­tra­ción que fue tra­ta­da con be­ne­vo­len­cia por los mer­ca­dos de ca­pi­ta­les in­ter­na­cio­na­les.

LO QUE VIE­NE.

En reali­dad, Ar­gen­ti­na va a pro­ce­sar un ajus­te vía ti­po de cam­bio y re­duc­ción no­mi­nal del gas­to de­pen­dien­do in­ver­sa­men­te uno del otro. A me­nos caí­da del gas­to no­mi­nal, más de­va­lua­ción real del ti­po de cam­bio. Y en­tre me­dio, pa­ra lu­bri­car las co­sas, uti­li­zar la ca­pa­ci­dad re­ma­nen­te de en­deu­da­mien­to ex­terno.

Co­rres­pon­de ano­tar, que uno de los re­sul­ta­dos de la cri­sis cam­bia­ria fue el de­te­rio­ro de la re­la­ción deu­da/PIB, pues su deu­da ex­ter­na es­tá to­tal­men­te do­la­ri­za­da. Lo mis­mo ocu­rre con la car­ga de in­tere­ses so­bre las cuen­tas pú­bli­cas. A lo que se vie­ne agre­gan­do la emi­sión de deu­da en dó­la­res pa­ra fi­nan­ciar el res­ca­te de Le­bac que es­tán en pe­sos.

En otras pa­la­bras, el fi­nan­cia­mien­to del dé­fi­cit fis­cal con ins­tru­men­tos emi­ti­dos en pe­sos por el Ban­co Cen­tral, que no se compu­taban co­mo deu­da, des­de aho­ra en más pa­sa a in­te­grar los in­di­ca­do­res de en­deu­da­mien­to pú­bli­co de Ar­gen­ti­na. En re­su­men, se han es­tre­cha­do los már­ge­nes pa­ra re­cu­rrir al en­deu­da­mien­to ex­terno co­mo fa­ci­li­ta­dor del trán­si­to ha­cia la con­so­li­da­ción fis­cal.

Sin du­das que el com­por­ta­mien­to del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co afec­ta la in­ten­si­dad y sen­ti­do de las fuer­zas des­cri­tas. Mi­ran­do ha­cia de­lan­te, las pers­pec­ti­vas de cor­to pla­zo no son res­plan­de­cien­tes. To­do ajus­te im­pli­ca en­fria­mien­to de la de­man­da in­ter­na.

Bra­sil, su prin­ci­pal so­cio co- mer­cial de pro­duc­tos in­dus­tria­li­za­dos, tam­bién mues­tra di­fi­cul­ta­des pro­pias. Y el for­ta­le­ci­mien­to del dó­lar ge­ne­ra pre­sio­nes de­fla­cio­na­rias en el pre­cio de las ma­te­rias pri­mas, en­tre ellas los ali­men­tos. A ello se agre­gan los es­car­ceos de una gue­rra co­mer­cial li­de­ra­da por Es­ta­dos Uni­dos, que agre­ga pre­sión en el mis­mo sen­ti­do. Por tan­to, el re­torno de un sú­per ci­clo en el pre­cio de las ma­te­rias pri­mas es ca­si nu­lo.

EN URU­GUAY.

Sin nin­gu­na du­da, es­te pa­no­ra­ma tie­ne implicancias im­por­tan­tes so­bre nues­tro país. No por ines­pe­ra­do, sino por la mag­ni­tud de sus efec­tos reales y por al­go más im­por­tan­te aún. El ries­go de caer en la ten­ta­ción de pen­sar que so­mos in­mu­nes a esos efec­tos, y que no de­be­mos adap­tar­nos a es­tas nue­vas cir­cuns­tan­cias.

El co­le­ga Ja­vier de Hae­do en su co­lum­na re­cien­te de­mos­tró ro­tun­da­men­te que nues­tro ti­po de cam­bio real ha me­jo­ra­do res­pec­to al res­to del mun­do, pe­ro se ha de­te­rio­ra­do res­pec­to a la re­gión, prin­ci­pal­men­te con Ar­gen­ti­na.

Eso im­pli­ca me­nos de­man­da por nues­tros ser­vi­cios tu­rís­ti­cos, ex­por­ta­cio­nes ha­cia des­ti­nos re­gio­na­les y des­vío de con­su­mo do­més­ti­co ha­cia esos paí­ses. Es una vie­ja his­to­ria ya co­no­ci­da, que se re­su­me en en­fria­mien­to del cre­ci­mien­to y me­nos re­cau­da­ción.

Pe­ro el gran te­lón de fon­do es un dé­fi­cit fis­cal que no ce­de, y que tie­ne to­das las pers­pec­ti­vas de se­guir cre­cien­do por el do­ble juego de au­men­tos del gas­to en­dó­geno, hoy fue­ra del con­trol de­lMi­nis­te­rio de Eco­no­mía y el apa­ci­gua­mien­to del ni­vel de ac­ti­vi­dad mo­ti­va­dos por la re­gión.

Los su­ce­sos re­cien­tes de Ar­gen­ti­na con­fir­man al­go ya sa­bi­do. Co­rre­gir los de­se­qui­li­brios pue­de di­la­tar­se con sub­ter­fu­gios, di­la­tar la apa­ri­ción de cri­sis es po­si­ble, pe­ro una vez desata­das se ex­pla­yan a ve­lo­ci­dad ver­ti­gi­no­sa, a con­fi­nes ines­pe­ra­dos que de­jan una es­te­la de ruina in­de­le­ble. Es­to ade­lan­tó el de­ba­te ma­cro­eco­nó­mi­co en nues­tro país, de ca­ra al pró­xi­mo ac­to elec­cio­na­rio.

¿Po­dre­mos se­guir con es­te ni­vel de dé­fi­cit en fa­se as­cen­den­te cuan­do el en­torno re­gio­nal o in­ter­na­cio­nal no es be­né­vo­lo, tras­pa­sán­do­le al pró­xi­mo go­bierno to­da la car­ga del ajus­te? ¿Y si en el me­dio del ca­mino, los he­chos por­fia­dos di­cen pre­sen­te y ac­túan por mano pro­pia?

Son in­quie­tu­des que to­dos los ac­to­res so­cia­les de­be­mos pre­gun­tar­nos y bus­car­les la me­jor res­pues­ta pa­ra evi­tar da­ños au­to in­fli­gi­dos.

Re­cor­de­mos que en el pe­rio­do preelec­to­ral an­te­rior, an­te lu­ces ama­ri­llas en­cen­di­das por el de­te­rio­ro fis­cal as­cen­den­te (2,5% del PIB) la res­pues­ta fue la ne­ga­ción, se­gui­da del re­co­no­ci­mien­to tar­dío an­te la evi­den­cia de los he­chos.

Es­pe­re­mos que la his­to­ria no se re­pi­ta. Hoy, el mun­do, la re­gión y la si­tua­ción fis­cal, son más com­pli­ca­dos que aquél en­ton­ces.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.