PRIO­RI­DA­DES

El Pais (Uruguay) - Economia y mercado - - PORTADA -

Des­de CED se re­mar­ca que pri­vi­le­giar la asig­na­ción de re­cur­sos a pri­me­ra in­fan­cia es la apues­ta más se­gu­ra que ha­cer co­mo país. Pe­ro hay que sa­ber de­cir que no a otras cau­sas.

Go­ber­nar es siem­pre prio­ri­zar re­cur­sos en­tre op­cio­nes bue­nas. Ne­ce­si­ta­mos que esa prio­ri­za­ción se ba­se en evi­den­cia y pre­fe­ren­cias ex­plí­ci­tas y no en la ca­pa­ci­dad de mo­vi­li­za­ción de los dis­tin­tos gru­pos de pre­sión.

Go­ber­nar es siem­pre prio­ri­zar, los re­cur­sos son fi­ni­tos y siem­pre exis­ti­rán ne­ce­si­da­des in­sa­tis­fe­chas. Es muy in­ge­nuo pen­sar que go­ber­nar con­sis­te en asig­nar re­cur­sos a las co­sas bue­nas e im­por­tan­tes y ne­gar­los a las ba­na­li­da­des: se tra­ta de prio­ri­zar re­cur­sos en­tre op­cio­nes bue­nas. Es­ta ver­dad po­cas ve­ces se ex­pli­ci­ta por­que es an­ti­pá­ti­ca, nor­mal­men­te dis­cu­ti­mos la jus­ti­cia de asig­nar re­cur­sos a ca­da cau­sa in­di­vi­dual­men­te. Cla­ro que se­ría muy bueno pa­gar me­jo­res sa­la­rios a la po­li­cía, me­jo­rar las ju­bi­la­cio­nes y otor­gar más di-

” Los cui­da­dos que re­ci­be un ni­ño en los pri­me­ros años son ab­so­lu­ta­men­te de­ter­mi­nan­tes ca­pi­tal en el hu­mano de los paí­ses ” ne­ro pa­ra la Uni­ver­si­dad. Sin em­bar­go, es­tos de­seos cho­can con­tra la reali­dad a la ho­ra de ela­bo­rar el pre­su­pues­to o re­dac­tar una ren­di­ción de cuen­tas.

Siem­pre hay que ele­gir, y ex­pli­ci­tar las prio­ri­da­des es bue­na co­sa pa­ra evi­tar que sim­ple­men­te ga­ne el más fuer­te.

VI­SIÓN.

Exis­te un te­ma que, cree­mos, no ha si­do su­fi­cien­te­men­te prio­ri­za­do a pe­sar de su im­por­tan­cia éti­ca y la evi­den­cia fa­vo­ra­ble dis­po­ni­ble: la pri­me­ra in­fan­cia. En cier­to mo­do, es­to ya es un lu­gar co­mún en al­gu­nos círcu­los, sin em­bar­go no es una ob­vie­dad pa­ra na­da cuan­do cuan­do uno mi­ra el gas­to pú­bli­co por eda­des, las ta­sas de po­bre­za in­fan­til o la co­ber­tu­ra de la aten­ción a la pri­me­ra in­fan­cia en nues­tro país. Par­ti­cu­lar­men­te, que­re­mos re­mar­car tres ar­gu­men­tos a fa­vor­de­prio­ri­zar la pri­me­ra in­fan­cia por so­bre otras muy le­gí­ti­mas ne­ce­si­da­des:

La po­bre­za si­gue te­nien­do ca­ra de ni­ño. En Mon­te­vi­deo más de 1 de ca­da 4 ni­ños me­no­res de 6 años es po­bre (1), el pro­me­dio na­cio­nal es al­go me­nor pe­ro aún muy al­to, 17,4%. Por el con­tra­rio, so­lo el 1,3% de los uru­gua­yos ma­yo­res de 65 años son po­bres. In­ver­tir más en las ge­ne­ra­cio­nes que más lo ne­ce­si­tan es un im­pe­ra­ti­vo mo­ral. Más aún, cuan­do se tra­ta de per­so­nas sin nin­gu­na res­pon­sa­bi­li­dad por la si­tua­ción so­cio eco­nó­mi­ca en la que vi­ven. Re­torno de la in­ver­sión. Exis­te abun­dan­te evi­den­cia de que los cui­da­dos que re­ci­be un ni­ño en los pri­me­ros años, son ab­so­lu­ta­men­te de­ter­mi­nan­tes en el ca­pi­tal hu­mano de los paí­ses. El pos­te­rior éxi­to edu­ca­ti­vo y so­cio­eco­nó­mi­co de las per­so­nas (2) es­tá muy con­di­cio­na­do por ese pe­río­do en don­de se pue­den vi­sua­li­zar sig­ni­fi­ca­ti­vas di­fe­ren­cias en el de­sa­rro­llo neu­ro­nal de los ni­ños se­gún sus con­di­cio­nes de vi­da. Es­to quie­re de­cir que, aten­der a los más chi­cos, ade­más de un im­pe­ra­ti­vo mo­ral, es de las in­ver­sio­nes más ren­ta­bles que un país pue­de ha­cer. Los be­ne­fi­cios no se­rán so­lo so­bre las ta­sas de po­bre­za in­fan­til, tam­bién im­pac­ta­rá po­si­ti­va­men­te so­bre la edu­ca­ción, se­gu­ri­dad y eco­no­mía en el me­diano y lar­go pla­zo.

Igual­dad de opor­tu­ni­da­des. Es un te­ma que es­tá en bo­ca de po­lí­ti­cos de iz­quier­da, cen­tro y de­re­cha a ni­vel mun­dial. A los 3 años ya es­tán es­ta­ble­ci­das mu­chas de las di­fe­ren­cias en­tre un ni­ño pro­me­dio de Po­ci­tos y otro de Ca­sa­va­lle. La co­rrec­ta nu­tri­ción, los cui­da­dos, la es­ti­mu­la­ción in­te­lec­tual en los pri­me­ros 36 me­ses de vi­da son ab­so­lu­ta­men­te de­ter­mi­nan­tes en los lo­gros so­cia­les, eco­nó­mi­cos y edu­ca­ti­vos de ca­da per­so­na. Si de ver­dad nos im­por­ta la igual­dad de opor­tu­ni­da­des, po­cas co­sas de­be­rían ser tan im­por­tan­tes co­mo apun­ta­lar los cui­da­dos en es­ta eta­pa de la vi­da.

En Uru­guay, el gas­to pú­bli­co si­gue ses­ga­do ha­cia los gru­pos eta­rios de ma­yor edad. La re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal de 1989 que es­ta­ble­ce ajus­tes de las ju­bi­la­cio­nes de acuer­do al Ín­di­ceMe­dio de Sa­la­rios y la fle­xi­bi­li­za­ción de los cri­te­rios ju­bi­la­to­rios a par­tir del 2008, son dos de las de­ci­sio­nes de la his­to­ria re­cien­te que cla­ra­men­te ope­ra­ron en fa­vor de es­te ses­go. La asis­ten­cia a la se­gu­ri­dad so­cial des­de ren­tas ge­ne­ra­les si­gue sien­do el prin­ci­pal com­po­nen­te del gas­to pú­bli­co. Si bien es cier­to de que ha ha­bi­do des­ta­ca­dos es­fuer­zos so­bre la pri­me­ra in­fan­cia, co­mo “Uru­guay cre­ce con­ti­go” y la am­plia­ción del ya his­tó­ri­co y exi­to­so Plan CAIF, es mu­cho lo que fal­ta aún. Un do­cu­men­to de la OCDE (3) de 2016 se­ña­la­ba que en ma­te­ria de co­ber­tu­ra­de­pri­me­ra in­fan­cia (0 a 3 años) la ma­trí­cu­la es aún ba­ja y mu­chas ve­ces de­pen­de de la ca­pa­ci­dad de pa­gar de los pa­dres.

RA­ZO­NES.

Man­cur Ol­son, en “La ló­gi­ca de la ac­ción co­lec­ti­va”, es­tu­dió el im­pac­to de los gru­pos de de­ci­sión so­bre los ha­ce­do­res de po­lí­ti­cas. Sos­tie­ne que aque­llas po­lí­ti­cas que be­ne­fi­cian a gru­pos bien de­fi­ni­dos y con ca­pa­ci­dad de mo­vi­li­za­ción, tien­den a pros­pe­rar mu­cho más que otras en don­de los be­ne­fi­cia­rios no son cla­ra­men­te iden­ti­fi­ca­bles o no es­tán agru­pa­dos. Es­ta idea es una ex­pli­ca­ción plau­si­ble de por­qué la pri­me­ra in­fan­cia no lo­gra con­ci­tar el apoyo po­lí­ti­co que sus be­ne­fi­cios jus­ti­fi­ca­rían.

Los ni­ños pe­que­ños no se mo­vi­li­zan, no vo­tan, no es­tán agru­pa­dos y los be­ne­fi­cios de una in­ver­sión fuer­te en es­te sec­tor no son iden­ti­fi­ca­bles de for­ma con­cre­ta en el cor­to pla­zo. A es­ta po­si­ble ex­pli­ca­ción, se su­mael he­cho de que la­ma­yo­ría de los be­ne­fi­cios es­pe­ra­dos ex­ce­den a una ges­tión de go­bierno, por lo que di­fí­cil­men­te po­drían ser ca­pi­ta­li­za­dos po­lí­ti­ca­men­te por el go­bierno que los im­ple­men­te.

Prio­ri­zar re­cur­sos en­tre bue­nas cau­sas es lo que ha­ce cual­quier go­bierno im­plí­ci­ta o ex­plí­ci­ta­men­te. Pri­vi­le­giar la asig­na­ción de re­cur­sos a la pri­me­ra in­fan­cia es la apues­ta más se­gu­ra que po­de­mos ha­cer co­mo país. Sin em­bar­go, es­to re­que­ri­rá el va­lor po­lí­ti­co de de­cir que no a otros gru­pos y cau­sas con­ma­yor ca­pa­ci­dad de mo­vi­li­za­ción y pre­sión, da­do sus be­ne­fi­cios más vi­si­bles.

Agus­tín Itu­rral­de, Di­rec­tor Aca­dé­mi­co de CED, Mas­ter en Eco­no­mía Po­lí­ti­ca de­lDe­sa­rro­llo por LSE

INE, “Es­ti­ma­ción de la po­bre­za por el mé­to­do del in­gre­so”. Abril 2008

Gertler, P; et al. “La­bor mar­ket re­turns to an early child­hood sti­mu­la­tion in­ter­ven­tion in Ja­mai­ca.”. Ma­yo 2014.

OCDE, Re­vi­sión de Re­cur­sos Edu­ca­ti­vos. Uru­guay. 2016.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.