ES­TRA­TE­GIAS

El Pais (Uruguay) - Economia y mercado - - PORTADA - Eco­no­mis­ta Lu­ci­la Ar­bo­le­ya

Des­ta­ca Lu­ci­la Ar­bo­le­ya que te­ner po­lí­ti­cas mi­gra­to­rias cla­ras y bien de­fi­ni­das, así co­mo un plan pa­ra in­te­grar a los in­mi­gran­tes, pue­de con­tri­buir al de­sa­rro­llo del país.

La in­mi­gra­ción pue­de te­ner im­pac­tos muy po­si­ti­vos pa­ra un país. Sin em­bar­go, los be­ne­fi­cios no son ga­ran­ti­za­dos, de­pen­den de las ca­rac­te­rís­ti­cas de los mi­gran­tes que re­ci­be un país, las co­mu­ni­da­des a don­de lle­gan, y las con­di­cio­nes le­ga­les y re­gu­la­to­rias con que se en­cuen­tran, así co­mo las po­lí­ti­cas mi­gra­to­rias y la ca­pa­ci­dad de in­te­gra­ción del país.

Si un país no ma­ne­ja el te­ma mi­gra­to­rio de for­ma co­rrec­ta — y con cier­to gra­do de mo­ral— pue­de ter­mi­nar en un af­fai­re di­plo­má­ti­co im­por­tan­te, has­ta con­de­na­do por el Al­to Co­mi­sio­na­do de Na­cio­nes Uni­das pa­ra los De­re­chos Hu­ma­nos, que ca­li­fi­có la prác­ti­ca­de­se­pa­rar a pa­dres­dehi­jos co­mo “abu­so in­fan­til”. Es en­ten­di­ble que al mi­rar la si­tua­ción ac­tual de EE.UU., mu­chos uru­gua­yos crean que me­jor ni me­ter­se en tal te­ma. Me­jor no te­ner in­mi­gra­ción, pa­ra evi­tar pro­ble­mas. Pe­ro eso se­ría un error.

BE­NE­FI­CIOS.

La evi­den­cia mues­tra que el im­pac­to de ma­yor in­mi­gra­ción en una eco­no­mía pue­de ser po­si­ti­vo en tér­mi­nos agre­ga­dos —a ni­vel de cre­ci­mien­to, ge­ne­ra­ción de tra­ba­jo, bie­nes­tar de los na­ti­vos y los in­mi­gran­tes—, pe­ro pa­ra ello hay que ha­cer las co­sas bien. Co­mo di­ce un re­cien­te es­tu­dio del Cen­ter for Glo­bal De­ve­lop­ment (CGD), “la mi­gra­ción es lo que ha­gas de ella”.(*)

Nues­tro país pue­de—yde­be­ría— te­ner una po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria más proac­ti­va y con ob­je­ti­vos más cla­ros. Por ejem­plo, el es­tu­dio de la CGD plan­tea que la in­mi­gra­ción ge­ne­ra em­pleo y au­men­to de in­gre­sos si se en­fo­ca en atraer tra­ba­ja­do­res que pue­dan lle­nar fal­tan­tes en el mer­ca­do de tra­ba­jo. Evi­den­cia de Hong Kong mues­tra que la par­ti­ci­pa­ción de mu­je­res con hi­jos en­tre 0 y 5 años en el mer­ca­do la­bo­ral, au­men­tó un 10% co­mo re­sul­ta­do de un pro­gra­ma de vi­sas pa­ra em­plea­das do­més­ti­cas des­de el ex­tran­je­ro. Es de­cir, se be­ne­fi­cia­ron tan­to las mu­je­res del país de des­tino co­mo las que in­gre­sa­ron al país. Pro­gra­mas si­mi­la­res en Ita­lia, Ma­la­sia y EE.UU. ofre­cie­ron re­sul­ta­dos si­mi­la­res, se­gún el es­tu­dio de la CGD.

El es­tu­dio tam­bién plan­tea que la in­mi­gra­ción pue­de con­tri­buir au­men­tan­do la in­no­va­ción, em­pren­di­mien­to e in­ver­sión. Se­gún di­fe­ren­tes eco­no­mis­tas — co­mo Ri­car­do Haus­mann de la Escuela de Go­bierno de Har­vard— la in­mi­gra­ción es un fac­tor cla­ve pa­ra la di­fu­sión de la tec­no­lo­gía, en par­ti­cu­lar cuan­do los in­mi­gran­tes pro­vie­nen de paí­ses con al­to ni­vel tec­no­ló­gi­co. Un es­tu­dio re­cien­te mues­tra el efec­to de los in­mi­gran­tes que in­gre­san a EE.UU. ba­jo una ca­te­go­ría de vi­sa es­pe­cial den­tro de la vi­sa H1B pa­ra pro­fe­sio­nes re­la­cio­na­das a la Cien­cia, Tec­no­lo­gía, In­ge­nie­ría y Ma­te­má­ti­cas. Los au­to­res es­ti­man que es­tos in­mi­gran­tes pue­den ex­pli­car en­tre un 30 y un 60% del cre­ci­mien­to to­tal de la productividad de fac­to­res de EE. UU. en­tre 1990 y 2010, una por­ción sus­tan­cial.

¿De dón­de vie­ne la co­mi­da ita­lia­na o la es­pa­ño­la que co­me­mos a dia­rio? En Mon­te­vi­deo se em­pie­zan a ver are­pas y co­mi­da in­dia. El sus­hi ya es his­to­ria. Los im­pac­tos de la in­mi­gra­ción tam­bién se ven en la cocina, la mú­si­ca y las ar­tes, au­men­tan­do la di­ver­si­dad de ofer­ta en el país.

¿Có­mo­dis­fru­tar de los be­ne­fi­cios? Pa­ra dis­fru­tar de los im­pac­tos po­si­ti­vos de la in­mi­gra­ción, Uru­guay tie­ne dos gran­des ta­reas en tér­mi­nos de po­lí­ti­cas: pri­me­ro, de­fi­nir más con­cre­ta­men­te có­mo se­lec­cio­na­rá a sus in­mi­gran­tes y se­gun­do, có­mo in­te­grar a los in­mi­gran­tes que re­ci­be.

CA­MI­NOS.

En tér­mi­nos de se­lec­ción, al­gu­nas de las op­cio­nes más uti­li­za­das son: 1) atraer in­mi­gran­tes ca­li­fi­ca­dos (Ca­na­dá y Nue­va Ze­lan­da usan un sis­te­ma de pun­tua­ción pa­ra me­dir la ca­li­fi­ca­ción de los in­mi­gran­tes, EE.UU. con su vi­sa H1B tie­ne un sis­te­ma que en efec­to fun­cio­na si­mi­lar); 2) atraer in­mi­gran­tes de ba­ja ca­li­fi­ca­ción pa­ra fun­cio­nes don­de el mer­ca­do no tie­ne ofer- ta su­fi­cien­te, si hay de­man­da (ejem­plo de Hong Kong men­cio­na­do arri­ba); y 3) atraer in­mi­gran­tes por pe­río­dos cor­tos pa­ra tra­ba­jos za­fra­les. Las op­cio­nes no son ex­clu­yen­tes, pe­ro es im­por­tan­te te­ner cla­ro cuál es el ob­je­ti­vo an­tes de im­ple­men­tar una (o to­das ellas).

En se­gun­do lu­gar, có­mo el país in­te­gra a los in­mi­gran­tes es igual o mas im­por­tan­te (de­ter­mi­na el nu­me­ro que el país pue­de re­ci­bir). No se tra­ta só­lo de de­jar­los—oin­vi­tar­los— a en­trar, sino tam­bién de te­ner un plan pa­ra que pue­dan in­te­grar­se y te­ner una vi­da pro­duc­ti­va (al sis­te­ma de sa­lud, edu­ca­ti­vo, vi­vien­da, etc.). Por ejem­plo, ¿pue­den ac­ce­der a la uni­ver­si­dad pú­bli­ca? ¿Con la cé­du­la bas­ta? ¿Se le de­be­ría co­brar a los ex­tran­je­ros? ¿Pe­ro qué pa­sa si los ex­tran­je­ros lle­ga­ron a Uru­guay en bus­ca de asi­lo po­lí­ti­co?

No es un te­ma sen­ci­llo, pe­ro la in­te­gra­ción es un pun­to cla­ve, so­bre to­do da­do que la in­mi­gra­ción es tam­bién re­sul­ta­do de lo que pa­sa en otros paí­ses, no só­lo de las po­lí­ti­cas mi­gra­to­rias lo­ca­les. Por ejem­plo, Uru­guay ha re­ci­bi­do va­rios ve­ne­zo­la­nos en los úl­ti­mos años, no co­mo re­sul­ta­do de la in­tro­duc­ción de una po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria es­pe­cí­fi­ca de Uru­guay, sino da­das las con­di­cio­nes ac­tua­les en Ve­ne­zue­la.

Te­ner po­lí­ti­cas mi­gra­to­rias cla­ras y bien de­fi­ni­das, así co­mo un plan pa­ra in­te­grar a los in­mi­gran­tes, pue­de con­tri­buir al de­sa­rro­llo de nues­tro país. Te­ne­mos una po­bla­ción que no ha cre­ci­do en 20 años, muy en­ve­je­ci­da y con pre­sión so­bre la sos­te­ni­bi­li­dad de la se­gu­ri­dad so­cial. Por eso, Uru­guay de­be es­tar pen­san­do ac­ti­va­men­te en es­ta va­ria­ble.

Los ma­los ejem­plos (co­mo lo que es­tá ocu­rrien­do en EE.UU) no de­be­rían di­sua­dir­nos de ha­cer las co­sas bien. Más aún, no de­be­rían di­sua­dir­nos de po­ner en prác­ti­ca po­lí­ti­cas que pue­den ser be­ne­fi­cio­sas pa­ra nues­tra eco­no­mía, pa­ra los ac­tua­les uru­gua­yos, y pa­ra nuevos uru­gua­yos.

” El im­pac­to de ma­yor in­mi­gra­ción en una eco­no­mía ser pue­de po­si­ti­vo en tér­mi­nos agre­ga­dos ”

(*) Re­co­no­ci­do think tank con equi­po es­pe­cia­li­za­do en po­lí­ti­cas mi­gra­to­rias, hu­ma­ni­ta­rias y de des­alo­jo. “Mi­gra­tion is what you ma­ke it. Se­ven po­licy de­ci­sions that tur­ned cha­llen­ges in­to op­por­tu­ni­ties,” May 2018, CGD no­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.