MÁS GAS­TO

Pa­ra Ju­lio Pre­ve, no so­lo preo­cu­pa que el dé­fi­cit crez­ca, sino que se si­gan au­men­tan­do el gas­to pú­bli­co co­mo si na­da pa­sa­ra aquí, en la re­gión y en el mun­do.

El Pais (Uruguay) - Economia y mercado - - PORTADA - Ju­lio Pre­ve Fo­lle

El pro­yec­to de Ren­di­ción de Cuen­tas re­sul­ta de una cla­ri­dad me­ri­dia­na en cuan­to a sus ob­je­ti­vos. Reite­ra po­lí­ti­cas que no so­lo no dan re­sul­ta­do, sino que al me­nos po­drían re­co­ger al­gu­nas se­ña­les tor­men­to­sas del en­torno in­ter­na­cio­nal. Pe­ro al no ser así, la pers­pec­ti­va se vuel­ve muy preo­cu­pan­te, y es­to se no­ta no so­lo a ni­vel ma­croe­co­nó­mi­co sino sec­to­rial.

LA ÉTI­CA DE NO GAS­TAR.

Lo que me lla­ma la aten­ción no es so­lo que el dé­fi­cit crez­ca a ni­ve­les del 4 %, sino es­pe­cial­men­te que se si­gan au­men­tan­do gas­tos co­mo si na­da pa­sa­ra aquí, en la re­gión y en el mun­do. Pe­ro lo que de ver­dad mo­les­ta en el dis­cur­so ofi­cial es que las de­man­das de jus­ti­cia, de lo que creen re­cla­mos jus­tos, no im­pli­que la me­nor su­je­ción a la dis­po­ni­bi­li­dad de re­cur­sos. Así, la vi­ce pre­si­den­ta des­ta­ca que es­ta Ren­di­ción no es de gas­to ce­ro co­mo las del pa­sa­do, co­mo si gas­tar más o me­nos fue­ra so­lo una cues­tión de te­ner ma­yor o me­nor sen­si­bi­li­dad por la jus­ti­cia. Y sa­be­mos bien que no es así, y preo­cu­pa lo de la vi­ce pre­si­den­ta, lo del Par­ti­do Co­mu­nis­ta o los di­chos del mi­nis­tro de tra­ba­jo, to­dos afir­man­do que no hay que dar­le de­ma­sia­da im­por­tan­cia al dé­fi­cit.

De es­ta for­ma, con­vier­ten la dis­cu­sión pre­su­pues­tal en un te­ma éti­co en­tre los que quie­ren ayu­dar a los ne­ce­si­ta­dos, y los que se re­sis­ten a in­cre­men­tar el gas­to. Es una opo­si­ción so­lo fru­to de una enor­me ig­no­ran­cia: no ayu­da más el que gas­ta más. Los re­cur­sos son fi­ni­tos, la pre­sión fis­cal no ad­mi­te más im­pues­tos, y so­mos mu­chos los que aso­cia­mos la jus­ti­cia no so­lo a no gas­tar más, sino a gas­tar mu­cho me­nos, abrien­do un es­pa­cio ma­yor pa­ra la li­ber­tad, la ex­ce­len­cia y has­ta la so­li­da­ri­dad pri­va­da de la gen­te. Y no pen­sa­mos que sea fun­ción del go­bierno igua­lar in­gre­sos, ni sa­car a unos pa­ra re­par­tir a otros, sino que es­tá pa­ra ge­ne­rar bie­nes pú­bli­cos, que es al­go di­fe­ren­te: edu­ca­ción, se­gu­ri­dad, in­fraes­truc­tu­ra, res­pe­to por el sis­te­ma de de­re­cho, etc.

LA PO­LÍ­TI­CA SO­CIAL.

Ade­más, to­dos sa­be­mos que la gran po­lí­ti­ca so­cial ha si­do nom­brar 70 mil em­plea­dos pú­bli­cos más, lo que de po­lí­ti­ca so­cial no so­lo no tie­ne na­da, sino que agra­via mu­chos te­mas de jus­ti­cia por ejem­plo pa­ra con el que tra­ba­ja, pa­ga sus im­pues­tos o usa com­bus­ti­ble. Pe­ro de­jan­do de la­do lo ideo­ló­gi­co, có­mo es po­si­ble que no se vea que crece el dé­fi- cit, que la in­fla­ción su­pera ya los 8 pun­tos, que se caen la in­ver­sión y el em­pleo, que se re­du­cen las ex­por­ta­cio­nes, que crece el cos­to del fi­nan­cia­mien­to ex­terno, que la re­cau­da­ción es muy di­fí­cil que crez­ca, que los pre­cios de los com­mo­di­ties es di­fí­cil que au­men­ten, que el con­su­mo pri­va­do va caer.

Có­mo es po­si­ble que, da­do es­te con­tex­to, se ape­le a más de lo mis­mo: gas­tar más, en­deu­dar­se más, to­le­rar más in­fla­ción, se­guir me­tien­do gen­te en el Es­ta­do. Có­mo no mi­rar una ex­plo­si­va si­tua­ción ar­gen­ti­na, una even­tual gue­rra co­mer­cial en­tre EE.UU. y Chi­na, có­mo no ver los pro­ble­mas de Bra­sil, có­mo no ser pru­den­tes y con­ge­lar gas­tos, y aun re­du­cir­los. Quién pue­de ha­cer­nos creer des­pués del des­ca­la­bro de An­cap, de Alur, de los bio­com­bus­ti­bles; có­mo no ima­gi­nar que de­be ha­ber có­mo gas­tar mu­cho me­nos ras­can­do la la­ta pe­ro no de la gen­te o de las em­pre­sas, sino del pro­pio Es­ta­do. En lu­gar de un ren­di­ción de cuen­tas aus­te­ra más allá de la ideo­lo­gía y por pru­den­cia res­pec­to de lo que se ve, se ha pre­fe­ri­do se­guir au­men­tan­do el gas­to sin fi­nan­cia­mien­to, aun­que to­do pue­de es­pe­rar­se: ha­ce muy po­co se au­men­tó aran­ce­les, im­pues­to a la ren­ta y no lo lla­ma­ron ajus­te fis­cal. Y una co­sa más: no es lo mis­mo un dé­fi­cit de 4 pun­tos del pro­duc­to con una pre­sión fis­cal del 35 % que con una del 21 o 22 co­mo es por ejem­plo en Chi­le. Es ob­vio que es mu­chí­si­mo más gra­ve.

MAS CON­TRO­LES.

En lo sec­to­rial, en lu­gar de apro­ve- char la ren­di­ción de cuen­tas pa­ra dar al­gún gol­pe de ti­món, aun­que sea tran­si­to­rio y has­ta que se vea có­mo se­rá el pa­no­ra­ma, se de­ja pa­sar es­ta opor­tu­ni­dad de eli­mi­nar la obli­ga­to­rie­dad de la tra­za­bi­li­dad, la obli­ga­to­rie­dad de los pla­nes de sue­los y los múl­ti­ples re­gis­tros y au­to­ri­za­cio­nes pre­vias que so­lo su­po­nen cos­tos; se per­dió la oca­sión de re­du­cir a su mí­ni­ma ex­pre­sión los pre­su­pues­tos de una can­ti­dad de per­so­nas de de­re­cho pú­bli­co o es­ta­tal que si no se pue­den ce­rrar, al me­nos se po­drían mo­de­rar.

Pe­ro no; na­die vio que Ja­pón au­to­ri­zó el in­gre­so de car­ne ar­gen­ti­na des­de el sur, sin tra­za­bi­li­dad obli­ga­to­ria, mien­tras Uru­guay es­pe­ra. Y peor aún, por­que pa­re­ce un lu­jo im­pro­pio de es­te mo­men­to, se pro­po­ne la cer­ti­fi­ca­ción obli­ga­to­ria de to­da la ca­de­na aví­co­la, un vie­jo re­cla­mo pro­tec­cio­nis­ta de los em­pre­sa­rios ins­ta­la­dos, pa­ra me­jo­rar su ar­gu­men­ta­ción pa­ra de­te­ner im­por­ta­cio­nes, y agre­gar cos­tos por un ser­vi­cio que de­be­ría no ser obli­ga­to­rio sino so­lo co­mo exi­gen­cia de la de­man­da.

En de­fi­ni­ti­va más de lo mis­mo. O sea, au­men­tar el gas­to, no mi­rar las res­tric­cio­nes de ac­ti­vi­dad, em­pleo, re­cau­da­ción y fi­nan­cia­mien­to, de­jar un pro­ble­ma ca­da vez ma­yor pa­ra el que si­ga, y en lo sec­to­rial con­ti­nuar con re­gis­tros, con­tro­les pre­vios, obli­ga­cio­nes in­ne­ce­sa­rias, co­mo si no se su­pie­ra que el lo­bo es­tá muy cer­ca. La úni­ca no­ve­dad po­lí­ti­ca que no me can­so de des­ta­car, por sus for­mas y por su fon­do, es la pre­sen­cia pú­bli­ca de los au­to­con­vo­ca­dos, aho­ra lla­ma­dos Un So­lo Uru­guay, a quie­nes hay que agra­de­cer que el go­bierno no ha­ya subido el gas oil, cuan­do jus­ta­men­te fue es­ta ad­mi­nis­tra­ción que des­de un co­mien­zo es­ta­ble­ció co­mo ob­je­ti­vo la igual­dad de pre­cio del com­bus­ti­ble pro­duc­ti­vo con las naf­tas.

” No es lo mis­mo un dé­fi­cit de 4 pun­tos del pro­duc­to con una pre­sión fis­cal 35 % del que con una del 21 o 22, co­mo es por ejem­plo en Chi­le ”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.