LOS BERRINCHES DE TRUMP

El Pais (Uruguay) - Economia y mercado - - OPINIÓN - Paul Krug­man Pro­fe­sor de Eco­no­mía, Eco­no­mis­ta in­ter­na­cio­nal en Nue­va York

Por un la­do, el ata­que de Trump a nues­tros so­cios co­mer­cia­les ex­tran­je­ros se ase­me­ja a su ata­que a los in­mi­gran­tes: en am­bos ca­sos, el ata­que se en­mar­ca co­mo una res­pues­ta a la mal­dad que so­lo exis­te en su ima­gi­na­ción.

Sin em­bar­go, por otro la­do, la cri­sis co­mer­cial es muy dis­tin­ta de la cri­sis hu­ma­ni­ta­ria en la fron­te­ra. Los ni­ños arre­ba­ta­dos de sus pa­dres y co­lo­ca­dos en jau­las no pue­den to­mar re­pre­sa­lias. Los go­bier­nos ex­tran­je­ros mo­les­tos, mu­chos de ellos alia­dos es­ta­dou­ni­den­ses que se sien­ten trai­cio­na­dos, pue­den y lo ha­rán.

No obs­tan­te, to­do pa­re­ce in­di­car que Trump y sus ase­so­res to­da­vía no lo en­tien­den; si­guen ig­no­ran­do des­preo­cu­pa­da­men­te en lo que se es­tán me­tien­do.

En mar­zo, mien­tras EE. UU. im­po­nía aran­ce­les a las im­por­ta­cio­nes de ace­ro y alu­mi­nio — jus­ti­fi­can­do sus ac­cio­nes con­tra Ca­na­dá (!) con ar­gu­men­tos de se­gu­ri­dad na­cio­nal—, a Pe­ter Na­va­rro, el zar del co­mer­cio de la Ca­sa Blan­ca, se le pre­gun­tó por las po­si­bles re­pre­sa­lias. “No creo que nin­gún país ac­túe en re­pre­sa­lia”, de­cla­ró, ba­san­do su afir­ma­ción en la su­pues­ta ven­ta­ja que tie­ne Es­ta­dos Uni­dos por­que im­por­ta más de lo que ex­por­ta.

Re­cien­te­men­te Ca­na­dá —un país con el que in­ter­cam­bia­mos ca­si la mis­ma can­ti­dad de ex­por­ta­cio­nes e im­por­ta­cio­nes— anun­ció que apli­ca­rá aran­ce­les en re­pre­sa­lia a un to­tal de U$ S 12.600 mi­llo­nes en pro­duc­tos es­ta­dou­ni­den­ses.

La Unión Eu­ro­pea y Chi­na tam­bién anun­cia­ron aran­ce­les en re­pre­sa­lia. Mé­xi­co, con su nue­vo pre­si­den­te elec­to de iz­quier­da, es muy po­co pro­ba­ble que sea com­pla­cien­te. De igual mo­do, la Unión Eu­ro­pea ha ad­ver­ti­do que ha­rá mu­cho más si Trump si­gue ade­lan­te con su ame­na­za de im­po­ner aran­ce­les a los au­to­mó­vi­les eu­ro­peos, ya que en ese ca­so po­dría im­po­ner aran­ce­les en re­pre­sa­lia a ca­si U$S 300.000 mi­llo­nes en ex­por­ta­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses.

Es im­por­tan­te en­ten­der que es­te no es el “to­ma y da­ca” ha­bi­tual de las con­tro­ver­sias co­mer­cia­les.

Las re­glas del li­bre co­mer­cio, es­ta­ble­ci­das ba­jo el li­de­raz­go es­ta­dou­ni­den­se en la dé­ca­da de 1940 y res­pal­da­das por la OMC, sí per­mi­ten al­go de fle­xi­bi­li­dad. Por ejem­plo, a los paí­ses se les per­mi­te im­po­ner aran­ce­les tem­po­ra­les cuan­do hay au­men- tos re­pen­ti­nos en las im­por­ta­cio­nes, co­mo el aran­cel que Ba­rack Oba­ma apli­có a los neu­má­ti­cos chi­nos en 2009.

Sin em­bar­go, tan­to la es­ca­la co­mo la mo­ti­va­ción de los aran­ce­les de Trump son nue­vas. Equi­va­len a re­cha­zar las re­glas del jue­go que crea­mos; la UE, en su ad­ver­ten­cia, di­ce sin ro­deos que las ac­cio­nes de EE.UU. “ig­no­ran el de­re­cho in­ter­na­cio­nal”.

EE. UU. aho­ra se com­por­ta de ma­ne­ras que po­drían lle­var muy fá­cil­men­te al co­lap­so de to­do el sis­te­ma de co­mer­cio y a una re­duc­ción drás­ti­ca y per- tur­ba­do­ra del co­mer­cio in­ter­na­cio­nal. A pe­sar de ello, Trump pa­re­ce creer que to­do el mun­do se do­ble­ga­rá an­te el po­de­río eco­nó­mi­co de Es­ta­dos Uni­dos y su des­tre­za pa­ra ha­cer acuer­dos. “Los paí­ses nos lla­man a dia­rio, pa­ra de­cir: ha­ga­mos un acuer­do co­mer­cial”, de­cla­ró a Fox News.

Así que nos di­ri­gi­mos a una gue­rra co­mer­cial y es di­fí­cil ver has­ta dón­de es­ca­la­rá. Des­pués de to­do, los go­bier­nos ex­tran­je- ros no pue­den dar­le a Trump lo que quie­re por­que quie­re que de­jen de ha­cer co­sas que en reali­dad no es­tán ha­cien­do.

¿Có­mo afec­ta­rá to­do es­to a la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se? Los ex­por­ta­do­res sal­drán da­ña­dos, cla­ro es­tá, y las ex­por­ta­cio­nes sus­ten­tan unos diez mi­llo­nes de em­pleos. Al­gu­nas in­dus­trias que com­pi­ten con las im­por­ta­cio­nes po­drían aca­bar agre­gan­do em­pleos. No obs­tan­te, no se­rán los mis­mos em­pleos, en los mis­mos lu­ga­res: una gue­rra co­mer­cial oca­sio­na­ría un im­por­tan­te des­pla­za­mien­to de tra­ba­ja­do­res.

Lo que es par­ti­cu­lar­men­te sor­pren­den­te en es­te mo­men­to es que has­ta las in­dus­trias que Trump afir­ma que­rer ayu­dar se pro­nun­cian en con­tra de sus po­lí­ti­cas, ex­hor­tán­do­lo a dar mar­cha atrás. Ge­ne­ral Mo­tors ad­vier­te que los aran­ce­les pro­pues­tos a los au­to­mó­vi­les con­du­ci­rán a una “me­nor in­ver­sión, me­nos em­pleos y sa­la­rios más ba­jos” pa­ra sus em­plea­dos. La Aso­cia­ción de Fa­bri­can­tes de Mo­to­res y Equi­pos de Es­ta­dos Uni­dos ha ur­gi­do al go­bierno a re­nun­ciar a sus aran­ce­les, de­cla­ran­do que las “ac­cio­nes uni­la­te­ra­les con­tra­pro­du­cen­tes ero­sio­na­rán los em­pleos y el cre­ci­mien­to”, ade­más de no con­tri­buir en na­da a pro­te­ger la se­gu­ri­dad na­cio­nal.

¿Qué en­tien­den es­tas in­dus­trias que Trump y sus com­pin­ches no pue­den com­pren­der? Que la eco­no­mía in­ter­na­cio­nal no es un jue­go en el que aquel que ten­ga su­pe­rá­vit co­mer­cia­les ga­na y que al­te­rar las ca­de­nas de su­mi­nis­tro mun­dia­les pue­de da­ñar ca­si a cual­quie­ra.

Al ver las re­pre­sa­lias ex­tran­je­ras, las pro­tes­tas de la in­dus­tria y las no­ti­cias so­bre los em­pleos que se pier­den de­bi­do a sus aran­ce­les, otro go­bierno po­dría con­si­de­rar la po­si­bi­li­dad de es­tar to­man­do el ca­mino equi­vo­ca­do. ¿Es­ta ad­mi­nis­tra­ción? Nun­ca.

Si sir­ve de al­go, no me pa­re­ce que la ma­yo­ría de los ne­go­cios ni la ma­yo­ría de los in­ver­so­res en los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros es­tén to­man­do la ame­na­za de la gue­rra co­mer­cial muy en se­rio. Es­tán ac­tuan­do co­mo si es­ta fue­ra una fa­se pa­sa­je­ra, co­mo si los adul­tos fue­ran a in­ter­ve­nir y de­te­ner es­ta es­pi­ral des­cen­den­te an­tes de que lle­gue de­ma­sia­do le­jos.

No obs­tan­te, no hay nin­gún adul­to en es­te go­bierno, que bá­si­ca­men­te de­ja que los berrinches dic­ten sus po­lí­ti­cas. Pa­re­ce muy po­si­ble que ha­ya una gue­rra co­mer­cial en es­ta­do avan­za­do; de he­cho, pue­de que ya ha­ya co­men­za­do.

” Pa­re­ce muy po­si­ble que ha­ya una gue­rra co­mer­cial en es­ta­do avan­za­do en­tre Es­ta­dos Uni­dos y sus so­cios co­mer­cia­les ”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.