DESVELO MA­CRO

El Pais (Uruguay) - Economia y mercado - - PORTADA - Jor­ge Cau­mont

Pa­ra Jor­ge Cau­mont, la si­tua­ción ma­cro­eco­nó­mi­ca en el año pre­vio a las elec­cio­nes se pre­sen­ta di­fí­cil de re­ver­tir con me­di­das de po­lí­ti­ca fis­cal, mo­ne­ta­ria y cam­bia­ria

El diag­nós­ti­co macroeconómico de nues­tro país es tal cual lo ha ex­pre­sa­do la con­duc­ción eco­nó­mi­ca. Preo­cu­pa la inflación, men­cio­na­da co­mo des­equi­li­brio nu­me­ro­sas ve­ces por el Mi­nis­tro de Economía, y tam­bién la con­cen­tra­ción del cre­ci­mien­to en po­cos sec­to­res de ac­ti­vi­dad y ca­rac­te­ri­za­do por al­to des­em­pleo, caí­da per­sis­ten­te del em­pleo y de­cli­na­ción de la in­ver­sión bru­ta. Por el mo­men­to no preo­cu­pa el sec­tor externo a las au­to­ri­da­des, da­do el al­to ni­vel de re­ser­vas in­ter­na­cio­na­les con que se cuen­ta y el su­pe­rá­vit de la cuen­ta co­rrien­te de la ba­lan­za de pa­gos, es de­cir, el re­sul­ta­do su­per­avi­ta­rio por ex­por­ta­cio­nes de bie­nes y de ser­vi­cios ma­yo­res que las im­por­ta­cio­nes por igua­les con­cep­tos.

Pro­yec­tan­do el diag­nós­ti­co se­ña­la­do, sin ajus­tes, la per­cep­ción ge­ne­ral es que la inflación se­gui­rá en al­za y la economía des­ace­le­rán­do­se aún más, so­bre to­do cuan­do se ob­ser­va lo que vie­ne ocu­rrien­do en la agri­cul­tu­ra y a ni­vel re­gio­nal, tan­to por el la­do de la pro­duc­ción de bie­nes co­mo de ser­vi­cios ex­por­ta­bles a Ar­gen­ti­na y a Bra­sil.

La si­tua­ción ma­cro­eco­nó­mi­ca en el año pre­vio a las elec­cio­nes se pre­sen­ta di­fí­cil de re­ver­tir con me­di­das de po­lí­ti­ca fis­cal, mo­ne­ta­ria y cam­bia­ria, en un con­tex­to en el que, ade­más, las ne­go­cia­cio­nes sa­la­ria­les en cur­so im­pon­drán lí­mi­tes al ac­cio­nar de las au­to­ri­da­des ofi­cia­les y empresarias. No exis­te un ma­ne­jo de me­di­das que pue­da so­lu­cio­nar si­mul­tá­nea­men­te to­dos los pro­ble­mas —des­equi­li­brios— ma­cro­eco­nó­mi­cos se­ña­la­dos. Es por ello que ha­brá que prio­ri­zar ob­je­ti- vos: re­du­cir la inflación pa­ra de­vol­ver­la a la me­ta de la au­to­ri­dad mo­ne­ta­ria o es­ti­mu­lar a la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca pa­ra me­jo­rar el em­pleo y aba­tir el pa­ro for­zo­so. In­ten­tos por corregir cual­quie­ra de los pro­ble­mas, pue­de ter­mi­nar por ahon­dar al otro.

En los úl­ti­mos dos me­ses, la inflación se mue­ve a un rit­mo anua­li­za­do de dos dí­gi­tos y su­pera al lí­mi­te su­pe­rior del ran­go ob­je­ti­vo del BCU. Se men­cio­na a la de­va­lua­ción del pe­so co­mo cau­sa del al­za no es­pe­ra­da del ni­vel de

pre­cios.

Y a su vez, pe­se a te­ner nues­tra economía un al­tí­si­mo stock de re­ser­vas in­ter­na­cio­na­les y un su­pe­rá­vit en el co­mer­cio ex­te­rior de bie­nes y ser­vi­cios, se ad­ju­di­ca aho­ra a las devaluaciones de Ar­gen­ti­na y de Bra­sil, las cau­sas de la de­va­lua­ción en nues­tro país. Prác­ti­ca­men­te na­die es­pe­ra­ba en el pri­mer tri­mes­tre de es­te año que al fi­na­li­zar ju­nio, el pe­so uru­gua­yo se hu­bie­se de­pre­cia­do en dos dí­gi­tos fren­te al dó­lar. Por­que na­die es­pe­ra­ba tam­po­co los su­ce­sos cam­bia­rios en la re­gión y, si los aguar­da­ba, creía que nues­tra economía po­día se­guir al mar­gen de los acon­te­ci­mien­tos eco­nó­mi­cos de los ve­ci­nos. El ad­ju- di­car a la de­pre­cia­ción del pe­so la cau­sa de la inflación es, a mi jui­cio, par­cial­men­te co­rrec­to. Exis­ten otras cau­sas que ase­gu­ra­ban prác­ti­ca­men­te una inflación pa­ra to­do 2018 por en­ci­ma del ran­go ob­je­ti­vo de la au­to­ri­dad mo­ne­ta­ria. Da­do que una economía sin di­ne­ro no tie­ne inflación, de­be­mos coin­ci­dir con Mil­ton Fried­man que la inflación es un fe­nó­meno mo­ne­ta­rio. Ob­ser­van­do la evo­lu­ción de la emi­sión y del agre­ga­do mo­ne­ta­rio que el BCU in­ten­ta ma­ne­jar pa­ra con­tro­lar a la inflación, es cla­ro que el com­por­ta­mien­to de ese agre­ga­do, con­jun­ción de la ac­ción de la au­to­ri­dad mo­ne­ta­ria, el sis­te­ma ban­ca­rio y el pú­bli­co, in­flu­ye al al­za de los pre­cios: se mue­ve a un rit­mo sen­si­ble­men­te ma­yor al que se de­man­da pa­ra acom­pa­ñar al cre­ci­mien­to, por lo que el ex­ce­so re­per­cu­te en ma­yo­res pre­cios y ma­yor de­man­da por mo­ne­da ex­tran­je­ra. Por el ca­mino ac­tual, la inflación se­gui­rá en al­za, ter­mi­na­rá 2018 en dos dí­gi­tos y bien por en­ci­ma de las es­ti­ma­cio­nes de ana­lis­tas pa­ra el Ban­coCen­tral y de las en­cues­tas que pro­li­fe­ran, con opi­nio­nes in­clu­so de ca­li­fi­ca­do­ras de ries­go y de or­ga­nis­mos mul­ti­la­te­ra­les (FMI, Ban­co Mun­dial, BID y otros por el es­ti­lo).

Si el aba­ti­mien­to de la inflación no fue­ra el des­equi­li­brio prio­ri­ta­rio a corregir de aho­ra en ade­lan­te, en­ton­ces lo se­ría el de reac­ti­var el ni­vel de ac­ti­vi­dad que tien­de a es­tan­car­se, au­men­tar la in­ver­sión y el em­pleo. Es di­fí­cil lo­grar­lo con me­di­das de po­lí­ti­ca fis­cal, en vir­tud de un dé­fi­cit de las cuen­tas pú­bli­cas que de con­ti­nuar en su ni­vel ac­tual —al­go muy pro­ba­ble—, se­rá di­fí­cil de se­guir fi­nan­cian­do con ta­sas ba­jas co­mo las ac­tua­les, por el gra­do de in­ver­sión que tie­ne el país y por­que, por otra par­te, tien­den a su­bir en EE.UU. y el mun­do. La di­fi­cul­tad ra­di­ca en que pa­ra es­ti­mu­lar a la economía, se de­be­ría ba­jar im­pues­tos y au­men­tar gas­to e in­ver­sio­nes, en un con­tex­to cam­bia­rio de ti­pos fi­jos. Al­go im­po­si­ble de ima­gi­nar. Las au­to­ri­da­des tie­nen mar­gen es­tre­cho pa­ra eso pe­ro, no obs­tan­te, in­ten­tan lo­grar al­gún avan­ce con exo­ne­ra­cio­nes tri­bu­ta­rias a nue­vas in­ver­sio­nes —gran­des y pe­que­ñas— con re­per­cu­sión al al­za del em­pleo. Al­gu­nos creen que una for­ma de me­jo­rar el ni­vel de ac­ti­vi­dad es con subas de sa­la­rios pa­ra que au­men­te el con­su­mo y se reac­ti­ve la economía. El pro­ble­ma con es­ta po­si­ción es que el in­cre­men­to de los sa­la­rios au­men­ta el cos­to de pro­du­cir de las em­pre­sas mien­tras sus in­gre­sos se es­tan­can o caen y en con­se­cuen­cia la ta­sa de ga­nan­cia dis­mi­nu­ye e in­clu­so se pue­de ha­cer ne­ga­ti­va, por lo que en lu­gar de cre­cer el es­tí­mu­lo es a dis­mi­nuir la ac­ti­vi­dad con la con­se­cuen­cia no desea­da de re­du­cir el em­pleo.

Las ex­pec­ta­ti­vas, tan­to pa­ra la inflación co­mo pa­ra la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca y el em­pleo, no son bue­nas en el res­to del año pre­vio a las elec­cio­nes. Por el mo­men­to, pa­ra el año de los co­mi­cios tam­po­co se pre­sen­tan bue­nas pers­pec­ti­vas.

”Las ex­pec­ta­ti­vas tan­to pa­ra la inflación co­mo pa­ra la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca y el em­pleo no son bue­nas en el res­to del año

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.