LOS DESAFÍOS

El Pais (Uruguay) - Economia y mercado - - PORTADA - Car­los Ste­ne­ri

Con el ac­tual es­ce­na­rio, di­ce Car­los Ste­ne­ri, la ins­tan­cia pre­su­pues­tal lo má­xi­mo que pue­de pre­ten­der es evi­tar un de­te­rio­ro ma­yor de la macroeconomía.

El ca­mino ha­cia la par­ti­ción del mun­do co­mer­cial tan­to en lo co­mer­cial co­mo en lo po­lí­ti­co, que­da pa­ten­ti­za­da con una se­rie de he­chos re­cien­tes. La cri­sis po­lí­ti­ca desata­da en el seno del ga­bi­ne­te del Reino Uni­do por re­nun­cia de dos mi­nis­tros que te­nían a su car­go ins­tru­men­tar el Bre­xit, co­mo pro­tes­ta de la pos­tu­ra ti­bia de su pri­mer Mi­nis­tro al res­pec­to, es un sín­to­ma de que la se­ce­sión de la Unión Eu­ro­pea si­gue vi­va.

Se­gún los Bre­xi­ters, la crea­ción de una zo­na de li­bre co­mer­cio jun­to a cier­tos arre­glos mi­gra­to­rios en­tre la is­la y el con­ti­nen­te es un cam­bio cos­mé­ti­co que di­lu­ye las fa­cul­ta­des del par­la­men­to bri­tá­ni­co y bur­la el man­da­to del re­fe­rén­dum. Por otro la­do, el Pre­si­den­te Trump dio una vuel­ta mas de tuer­ca en lo que ya es el pro­le­gó­meno de una gue­rra co­mer­cial con Chi­na, al apli­car otra ron­da de ta­ri­fas a pro­duc­tos ter­mi­na­dos a par­tir de se­tiem­bre pró­xi­mo, por un mon­to es­ti­ma­do de U$S 200.000 mi­llo­nes. Co­mo era de es­pe­rar, los afec­ta­dos anun­cia­ron re­pre­sa­lias, cu­yos efec­tos ad­ver­sos se­rán de mag­ni­tud y don­de no ha­brá ga­na­do­res. La his­to­ria en­se­ña que el vi­gor del co­mer­cio glo­bal siem­pre fue, es y se­rá el ca­na­li­za­dor de bie­nes­tar glo­bal. Pa­ra com­ple­tar el pa­no­ra­ma, agre­gó anun­cios cues­tio­nan­do los apor­tes eu­ro­peos en de­fen­sa por de­ba­jo de lo pac­ta­do (2% del PIB), prin­ci­pal­men­te Ale­ma­nia, lo cual im­pli­ca una car­ga des­me­di­da pa­ra el con­tri­bu­yen­te ame­ri­cano en la OTAN. En de­fi­ni­ti­va co­men­za­ría a de­mo­ler­se otros de los pun­ta­les del or­de­na­mien­to de la se­gun­da pos­gue­rra, en aras de una vi­sión de Amé­ri­ca pri­me­ro y so­la.

Sin du­da, un es­ce­na­rio im­pen­sa­do y ale­ja­do del op­ti­mis­mo que em­bar­ga­ba al mun­do ha­ce ape­nas un quin­que­nio, a pe­sar de al­gu­nas áreas de fric­ción en el Me­dio Orien­te.

Amé­ri­ca La­ti­na lo­gró en­gan­char­se a ese buen hu­mor glo­bal a tra­vés de la ex­pan­sión del co­mer­cio de co­mien­zos de es­te si­glo, acom­pa­ña­do de fi­nan­cia­mien­to cuan­tio­so y de ba­jo cos- to por la enor­me li­qui­dez que de­rra­ma­ba la ex­cep­cio­nal ca­pa­ci­dad de Chi­na en ex­pan­sión y las po­lí­ti­cas mo­ne­ta­rias la­xas de los paí­ses desa­rro­lla­dos pa­ra re­sol­ver su cri­sis fi­nan­cie­ra.

Fue una mo­da­li­dad de cre­ci­mien­to ge­nui­na pa­ra quie­nes su­pie­ron apro­ve­char­la, que lle­gó a sus lí­mi­tes. El mun­do co­mer­cial que se ave­ci­na apa­re­ce sur­ca­do de grie­tas, don­de el mul­ti­la­te­ra­lis­mo en re­ti­ra­da le vie­ne dan­do lu­gar a for­mas de bi­la­te­ra­lis­mo co­mer­cial en el que, por la fuer­za de los he­chos, im­pe­ra la ley del más fuer­te.

A su vez, la bo­nan­za mun­dial que se apa­ga, aun­que im­por­tan­te pa­ra ca­ta­pul­tar el cre­ci­mien­to, fue bre­ve pa­ra ins­tru­men­tar los cam­bios es­truc­tu­ra­les ne­ce­sa­rios pa­ra con­so­li­dar ta­sas ro­bus­tas de cre­ci­mien­to. Bas­ta ob­ser­var la in­su­fi­cien­cia de la edu­ca­ción y la in­fra­es­truc­tu­ra bá­si­ca pa­ra per­ci­bir lo que fal­ta re­co­rrer.

En reali­dad, la sa­tis­fac­ción de las deu­das so­cia­les pri­vi­le­gió al con­su­mo fren­te a la in­ver­sión, con la es­pe­ran­za de que la du­ra­ción de la bo­nan­za per­mi­ti­ría sol­ven­tar la pri­me­ra, pa­ra lue­go re­sol­ver la se­gun­da. Aho­ra se cons­ta­ta que to­dos se que­da­ron a me­nos de me­dio ca­mino, in­clui­dos no­so­tros, vis­to el ni­vel y ca­li­dad de los in­di­ca­do­res so­cia­les. Hay me­nos po­bre­za gra­cias al ma­yor con­su­mo, pe­ro tam­bién me­nos ca­li­dad ciu­da­da­na. El de­te­rio­ro edu­ca­ti­vo y el de la con­vi­ven­cia so­cial po­nen en du­da la for­ta­le­za de los re­sul­ta­dos lo­gra­dos.

Pe­ro lo más preo­cu­pan­te es que am­bos son ci­mien­tos bá­si­cos so­bre los cua­les se asien­ta la ca­pa­ci­dad de cre­ci­mien­to de las so­cie­da­des. Ob­je­ti­va­men­te se gas­tó mu­cho, pe­ro los re­sul­ta­dos han si­do ma­gros da­da la mag­ni­tud del es­fuer­zo. Por otro la­do, esa ex­pan­sión del gas­to tra­du­ci­da en con­su­mo se con­vir­tió en uno de los pun­ta­les pa­ra sos­te­ner el cre­ci­mien­to, el cual re­quie­re au­men­tos per­ma­nen­tes del endeudamiento pú­bli­co, lo que es in­sos­te­ni­ble en el tiem­po. Nue­va­men­te re­tor­na­mos a una mo­da­li­dad de fun­cio­na­mien­to macroeconómico que de­bi­mos ha­ber aban­do­na­do por los ries­gos co­no­ci­dos que im­pli­ca, pe­ro que nos atra­pó una vez más.

Esa di­ná­mi­ca per­ver­sa se im­plan­tó más du­ra­men­te en nues­tros ve­ci­nos, da­dos los re­sul­ta­dos que mues­tran dia­ria­mien­te y que de una u otra­ma­ne­ra afec­tan nues­tro fu­tu­ro.

La Ren­di­ción de Cuen­tas que se es­tá dis­cu­tien­do, es un ejem­plo ca­bal de esa si­tua­ción, al es­tar ago­ta­dos to­dos los már­ge­nes por el al­to dé­fi­cit fis­cal y el endeudamiento pu­bli­co cre­cien­te. Con el adi­ta­mien­to, a mi en­ten­der, que en sus su­pues­tos no es­tán in­ter­na­li­za­dos to­dos los efec­tos glo­ba­les y re­gio­na­les ad­ver­sos que se pro­nos­ti­can.

Con es­te es­ce­na­rio, la ins­tan­cia pre­su­pues­tal lo má­xi­mo que pue­de pre­ten­der es evi­tar un de­te­rio­ro ma­yor de la macroeconomía. Lo que ya es mu­cho, y que so­lo el pa­so del tiem­po pue­de con­va­li­dar.

Pe­ro el cam­bio de rum­bo ne­ce­sa­rio ya que­dó en ma­nos del pró­xi­mo go­bierno. Des­de ya apa­re­cen dos ta­reas in­elu­di­bles. Pri­me­ro, có­mo ha­cer pa­ra re­du­cir un dé­fi­cit fis­cal re­bel­de, fuen­te de inflación y endeudamiento cre­cien­te. Y co­mo com­ple­men­to, in­tro­du­cir re­for­mas que po­ten­cien la ca­li­dad edu­ca­ti­va, incentivar la in­ver­sión pri­va­da y me­jo­rar las for­mas de in­ser­ción in­ter­na­cio­nal. To­do ello en una glo­ba­li­dad que sin du­da se­rá me­nos ami­ga­ble.

”El cam­bio de rum­bo ne­ce­sa­rio ya ha que­da­do en ma­nos de un pró­xi­mo go­bierno ”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.