PREO­CU­PAN­TE

El Pais (Uruguay) - Economia y mercado - - PORTADA - Jor­ge Cau­mont

Me­nor in­gre­so y ri­que­za y ta­sas de in­te­rés más al­tas sa­cu­den con­su­mo e in­ver­sión, en un con­tex­to de po­lí­ti­ca fis­cal res­tric­ti­va. La re­ce­sión es inevi­ta­ble, di­ce Jor­ge Cau­mont.

Ha­ce seis se­ma­nas se­ña­lé en una co­lum­na que mis pro­yec­cio­nes ma­cro­eco­nó­mi­cas eran preo­cu­pan­tes por el la­do de la ac­ti­vi­dad y por el de la in­fla­ción. Las ra­zo­nes de ello eran la ten­den­cia de­cli­nan­te de la con­fian­za de los con­su­mi­do­res y la de otros in­di­ca­do­res de ac­ti­vi­dad y em­pleo en sec­to­res co­mo el in­dus­trial, la cons­truc­ción, el co­mer­cio y el agro. Agre­ga­ba ade­más, la exis­ten­cia de ex­pec­ta­ti­va cre­cien­te de in­fla­ción. Por esos da­tos con­cluí que “in­fla­ción más al­ta y muy ba­jo ni­vel de ac­ti­vi­dad o re­ce­sión son dos des­equi­li­brios ma­cro­eco­nó­mi­cos que no se pue­den des­car­tar en el cor­to pla­zo”.

Hoy, 3 de se­tiem­bre, me ani­mo a pro­yec­tar una eta­pa re­ce­si­va de la ac­ti­vi­dad que du­ra­rá bas­tan­te tiem­po y una ten­den­cia al al­za de la in­fla­ción que la ubi­ca­rá en bre­ve, bien por en­ci­ma del lí­mi­te su­pe­rior de la ban­da ob­je­ti­vo del BCU.

” Uru­guay es de­pen­dien­te de lo que ocu­rra en la re­gión y si en al­gún mo­men­to pa­re­ció te­ner una eco­no­mía des­li­ga­da de sus ve­ci­nos, fue por la nu­la ta­sa de in­te­rés de EE.UU. ”

NUE­VAS CAU­SAS.

La cri­sis cam­bia­ria que ocu­rre en Ar­gen­ti­na vuel­ve a afec­tar a la eco­no­mía uru­gua­ya. Aun­que las cau­sas de es­ta cri­sis no son las que sa­cu­die­ran a nues­tro país des­de fi­nes de 2001 y a lo lar­go de 2002, el gol­pe que nos da es su­ma­men­te du­ro. Y así se ale­ja aque­lla creen­cia de que cual­quie­ra sea la si­tua­ción de nues­tros ve­ci­nos —in­clu­yen­do a Bra­sil— Uru­guay no la sen­ti­rá por es­tar “des­aco­pla­do” del en­torno eco­nó­mi­co re­gio­nal. Uru­guay no es Sui­za, que pe­se a lo que ocu­rra en Es­ta­dos Uni­dos o en la pro­pia Eu­ro­zo­na, tie­ne su eco­no­mía al mar­gen de lo que ocu­rra —eco­nó­mi­ca o fi­nan­cie­ra­men­te— en esos paí­ses. Uru­guay es de­pen­dien­te de lo que ocu­rra en la re­gión y si en al­gún mo­men­to pa­re­ció te­ner una eco­no­mía des­li­ga­da de la si­tua­ción eco­nó­mi­ca y fi­nan­cie­ra de sus so­cios fron­te­ri­zos fue por­que la va­ria­ble cen­tral del sis­te­ma ca­pi­ta­lis­ta mun­dial, la ta­sa de in­te­rés de re­fe­ren­cia de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria de EE.UU., ha si­do nu­la o prác­ti­ca­men­te ce­ro en los úl­ti­mos diez años. Ello per­mi­tió un in­gre­so de ca­pi­ta­les por di­fe­ren­cial de ta­sas de in­te­rés que nos fa­vo­re­ció tan­to por la in­ver­sión ex­tran­je­ra y la lo­cal co­mo por el con­su­mo pri­va­do que ha te­ni­do una ex­pan­sión tan gran­de co­mo im­po­si­ble se­rá aho­ra, de aquí en más, de­te­ner su re­ver­sión.

Es por esa re­la­ción de “fra­ter­ni­dad eco­nó­mi­ca” que vi­vi­mos con Ar­gen­ti­na yB­ra­sil, que lo que vie­ne ocu­rrien­do allá tie­ne y se­gui­rá te­nien­do fuer­tes re­per­cu­sio­nes so­bre nues­tra eco­no­mía. Li­mi­tán­do- nos so­lo a lo que ocu­rre en Ar­gen­ti­na, los spi­llo­ver ef­fects so­bre Uru­guay se de­ben a sus se­rios pro­ble­mas ma­cro­eco­nó­mi­cos: re­ce­sión al­ta tras un pri­mer tri­mes­tre muy bueno; in­fla­ción en al­za tras un lap­so de con­trac­ción y un muy se­rio de­se­qui­li­brio del sec­tor ex­terno con pér­di­da sig­ni­fi­ca­ti­va de re­ser­vas in­ter­na­cio­na­les del Ban­co Cen­tral (BCRA). Lo que di­go tal vez no re­fle­je en­te­ra­men­te la gra­ve­dad de la si­tua­ción, pe­ro con el pa­so del tiem­po nos ire­mos dan­do cuen­ta de su pro­fun­di­dad. La re­duc­ción del dé­fi­cit por fuer­te dis­mi­nu­ción del gas­to pú­bli­co, la im­plan­ta­ción y au­men­to de re­ten­cio­nes a las ex­por­ta­cio­nes y la pro­ba­ble au­to­ri­za­ción del FMI a uti­li­zar las re­ser­vas que pres­ta­ra pa­ra au­men­tar la ofer­ta de dó­la­res del BCRA al en­fren­tar la de­man­da de un mer­ca­do con po­ca con­fian­za, pue­den ser en cier­to mo­do un lí­mi­te a lo que vie­ne ocu­rrien­do en el mer­ca­do de cam­bios. Pe­ro es di­fí­cil pen­sar que in­me­dia­ta­men­te se re­vier­ta la si­tua­ción, so­bre to­do la del ti­po de cam­bio que no se con­trae­rá al pun­to de de­vol­ver com­pe­ti­ti­vi­dad a la pro­duc­ción uru­gua­ya tan­to de bie­nes co­mo de ser­vi­cios.

EFEC­TOS. Las con­se­cuen­cias so­bre nues­tra eco­no­mía se­gui­rán sien­do, pri­me­ra­men­te, so­bre el ti­po de cam­bio y las elec­cio­nes de car­te­ra de los in­ver­so­res pri­va­dos, in­di­vi­dua­les e ins­ti­tu­cio­na­les. Y so­bre to­do so­bre el ni­vel de ac­ti­vi­dad y la in­fla­ción. En la úl­ti­ma se­ma­na se ha vis­to un cam­bio de ex­pec­ta­ti­vas so­bre la ren­ta­bi­li­dad es­pe­ra­da de los tí­tu­los de deu­da y en par­ti­cu­lar de los de­no­mi­na­dos en pe­sos. Los te­ne­do­res de le­tras de re­gu­la­ción mo­ne­ta­ria, tí­tu­los que emi­te a cor­to pla­zo el Ban­co Cen­tral, han pre­fe­ri­do, a su ven­ci­mien­to, no re­no­var en­te­ra­men­te y vol­car­se a la mo­ne­da nor­te­ame­ri­ca­na. Ello ha obli­ga­do al Ban­co Cen­tral a in­ter­ve­nir en el mer­ca­do de cam­bios ven­dien­do re­ser­vas, lo que apla­có la suba del dó­lar. Pe­ro esa reac­ción de los in­ver­so­res con­ti­nua­rá y se­gui­rá pro­vo­can­do au­men­tos del ti­po de cam­bio que aun­que pue­dan ser ate­nua­dos por la ac­ción del Ban­co Cen­tral, se­rán de to­dos mo­dos im­por­tan­tes en su gol­pe a la in­fla­ción y tam­bién so­bre el con­su­mo y la in­ver­sión.

Tan­to el con­su­mo co­mo la in­ver­sión de­pen­den ma­yo­ri­ta­ria­men­te —a ni­vel de la eco­no­mía— del in­gre­so, de la ta­sa de in­te­rés y de la ri­que­za, y to­dos esos fac­to­res vie­nen en caí­da. El in­gre­so por la pre­sión tri­bu­ta­ria, la in­fla­ción y el ya ba­jo ni­vel de ac­ti­vi­dad; las ta­sas de in­te­rés por­que ne­ce­sa­ria­men­te van a su­bir a me­di­da que au­men­ta la de­man­da por dó­la­res y ba­ja la de­man­da por ac­ti­vos en pe­sos, y la ri­que­za por­que los ac­ti­vos fi­nan­cie­ros en pe­sos —en par­ti­cu­lar las le­tras de re­gu­la­ción mo­ne­ta­ria— han re­du­ci­do su va­lor de ar­bi­tra­je. En es­te úl­ti­mo ca­so por ejem­plo, es­tá la caí­da del va­lor de los fon­dos de las AFAP y de las po­si­cio­nes en pe­sos de los ban­cos. Me­nor in­gre­so, me­nor ri­que­za y ta­sas de in­te­rés más al­tas sa­cu­den al con­su­mo y a la in­ver­sión en un con­tex­to de po­lí­ti­ca fis­cal res­tric­ti­va. La re­ce­sión es inevi­ta­ble.

Pe­ro si pa­ra mí la re­ce­sión es inevi­ta­ble, ¿ cuán­to tiem­po du­ra­rá? No me­nos de dos años. En dos años nos ve­mos y me cri­ti­can, me “bo­chan” o me re­co­no­cen la au­da­cia de de­cir, dos años an­tes, lo que les es­toy an­ti­ci­pan­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.