RE­LE­VAN­CIA

El Pais (Uruguay) - Economia y mercado - - PORTADA - Car­los Ste­ne­ri

Des­pués de Tur­quía, Ar­gen­ti­na es el fo­co de ma­yor ines­ta­bi­li­dad del mun­do emer­gen­te. Car­los Ste­ne­ri di­ce que “hay que cau­te­ri­zar­lo a tiem­po”pa­ra evi­tar con­ta­gios.

La pe­ri­pe­cia ar­gen­ti­na co­mien­za a en­ros­car­se con el de­cai­mien­to de la co­ti­za­ción de las mo­ne­das y ac­ti­vos de paí­ses emer­gen­tes re­le­van­tes. Tur­quía, por erro­res pro­pios mar­có su ini­cio, al que aho­ra se unen Su­dá­fri­ca, que no ha­bía en­tra­do en re­ce­sión des­de 2008, e In­do­ne­sia. En tan­to las mo­ne­das de otros paí­ses emer­gen­tes co­mo Po­lo­nia y Mé­xi­co, re­fe­ren­tes por su ma­yor es­ta­bi­li­dad cam­bia­ria, co­mien­zan tam­bién a mos­trar sín­to­mas si­mi­la­res.

Sin du­da es­ta­mos en pre­sen­cia de he­chos glo­ba­les, co­nec­ta­dos con la fi­na­li­za­ción de la fa­se be­né­vo­la de los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros que se ex­pla­yó du­ran­te más de una dé­ca­da, he­cho ex­pli­ca­do por la re­ver­sión de las po­lí­ti­cas mo­ne­ta­rias ex­pan­si­vas del mun­do desa­rro­lla­do, li­de­ra­das por EE.UU. A ello se agre­ga el desa­so­sie­go de la po­lí­ti­ca errá­ti­ca del Pre­si­den­te Trump en ma­te­ria co­mer­cial, la in­cer­ti­dum­bre del Bre­xit y las ten­sio­nes den­tro del es­pa­cio eu­ro­peo en bús­que­da de un po­si­cio­na­mien­to en es­ta nue­va reali­dad. En ese con­tex­to, Chi­na es in­ca­paz de con­tra­ba­lan­cear to­das esas in­cer­ti­dum­bres. En tan­to, EE.UU. cre­ce a ta­sas ro­bus­tas por en­ci­ma del pro­me­dio de sus pa­res, lo cual pa­ra su ad­mi­nis­tra­ción es una re­fren­da de que sus po­lí­ti­cas van por el ca­mino co­rrec­to.

Es­ta nue­va reali­dad tie­ne efec­tos so­bre el mun­do emer­gen­te con pa­tro­nes co­mu­nes, que pue­den sin­te­ti­zar­se co­mo con­ta­gio. Una for­ma de me­dir­lo es ob­ser­var el gra­do de co­rre­la­ción en las co­ti­za­cio­nes de las mo­ne­das emer­gen­tes res­pec­to al dó­lar. Se­gún el Ins­ti­tu­to de Fi­nan­zas In­ter­na­cio­na­les, esa co­rre­la­ción au­men­tó sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te en lo que va de 2018, lle­gan­do a ni­ve­les si­mi­la­res al de si­tua­cio­nes cri­ti­cas co­mo las ema­na­das en la cri­sis de 2008 y al­gu­nas in­cer­ti­dum­bres so­bre el cre­ci­mien­to de Chi­na en 2016.

Pe­ro es­ta vez, más allá de un even­to pun­tual de cri­sis, la cau­san­te es un cam­bio de las con­di­cio­nes es­truc­tu­ra­les so­bre las que ope­ra­rán los mer- ca­dos fi­nan­cie­ros en el me­diano pla­zo. Con ese pa­no­ra­ma, aho­ra se cons­ta­ta que en al­gu­nos ca­sos no­ta­bles el gra­do de la de­pre­cia­ción de las mo­ne­das fue in­du­ci­da por reali­da­des pro­pias fru­to de des­equi­li­brios ma­cro­eco­nó­mi­cos se­ve­ros, pe­ro en otros es el sim­ple re­sul­ta­do de la me­nor ofer­ta de fon­dos pres­ta­bles que aho­ra flu­yen ha­cia el mun­do desa­rro­lla­do, gra­cias a las me­jo­res ren­ta­bi­li­da­des ne­tas de ries­go que ofre­cen. No es otra co­sa que al­go lar­ga­men­te anun­cia­do.

El ries­go de es­ta tran­si­ción que con­va­li­da un cam­bio es­truc­tu­ral glo­bal es que la de­va­lua­ción ge­ne­ra­li­za­da de las mo­ne­das emer­gen­tes, en al­gu­nos ca­sos re­ñi­da con los fun­da­men­tos de ca­da país, va ge­ne­ral­men­te acom­pa­ña­da por el de­bi­li­ta­mien­to de la co­ti­za­ción de sus bo­nos. Es­to pue­de in­du­cir a una ven­ta ge­ne­ra­li­za­da de di­chos ac­ti­vos, don­de no se dis­tin­guen ries­gos. Con ello se re­tro­ali­men­ta el con­ta­gio po­nien­do a to­dos en la mis­ma ca­te­go­ría de ries­go, he- cho que ca­si siem­pre ter­mi­na en un fre­na­zo del fi­nan­cia­mien­to ex­terno ( sud­den stop) tan­to pa­ra el sec­tor pú­bli­co co­mo el pri­va­do. Un fe­nó­meno que du­ra­rá has­ta que se di­si­pe la pol­va­re­da de las ven­tas ma­si­vas y co­mien­ce a dis­tin­guir­se la ca­li­dad de los dis­tin­tos ries­gos. Ese flu­jo y re­flu­jo tie­ne con­se­cuen­cias ad­ver­sas pa­ra to­das aque­llas eco­no­mías, co­mo las emer­gen­tes, de­pen­dien­tes del cré­di­to pa­ra su fun­cio­na­mien­to.

Con es­te te­lón de fon­do es que ad­quie­re re­le­van­cia la re­so­lu­ción rá­pi­da de la cri­sis ar­gen­ti­na con la ayu­da de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal li­de­ra­da por el FMI, más por el men­sa­je de es­ta­bi­li­dad y apa­ci­gua­mien­to que pue­de irra­diar pa­ra apla­car ins­tin­tos, que por la mag­ni­tud de los re­cur­sos ne­ce­sa­rios pa­ra re­sol­ver­la. Des­pués de Tur­quía, Ar­gen­ti­na es el fo­co de ma­yor ines­ta­bi­li­dad en cuan­to a la for­ma­ción de ex­pec­ta­ti­vas del mun­do emer­gen­te. No cau­te­ri­zar­lo a tiem­po pue­de des­per­tar otras reali­da­des com­ple­jas en paí­ses re­le­van­tes.

Con­vie­ne re­cor­dar que los pro­ce­sos de con­ta­gio co­mien­zan si­len­cio­sa­men­te, por he­chos apa­ren­te­men­te des­co­nec­ta­dos que se van ali­men­tan­do de pe­que­ños ver­te­de­ros que lue­go se con­vier­ten en un to­rren­te. Así co­men­zó la gran cri­sis que su­mió a la re­gión y a no­so­tros a prin­ci­pios de si­glo, don­de el de­fault ar­bi­tra­rio de la deu­da do­més­ti­ca ru­sa en agos­to de 1998 co­men­zó a ero­sio­nar la per­cep­ción so­bre los mer­ca­dos emer­gen­tes que ter­mi­nó en un fre­na­zo del fi­nan­cia­mien­to ex­terno de Bra­sil al año si­guien­te que lo obli­gó a de­va­luar, el si­guien­te arras­tre ha­cia Ar­gen­ti­na y el co­le­ta­zo fi­nal so­bre no­so­tros a tra­vés de una co­rri­da ban­ca­ria iné­di­ta por su mag­ni­tud. En esos pro­ce­sos, la ex­pe­rien­cia en­se­ña que las grie­tas pro­pias has­ta ese mo­men­to —di­si­mu­la­das o des­co­no­ci­das— que­dan ex­pues­tas, fa­ci­li­tan­do la ab­sor­ción de los efec­tos no­ci­vos del shock ex­terno.

Mran­do ha­cia de­lan­te, se pue­de de­cir que el men­sa­je del Pre­si­den­te Ma­cri re­co­no­ció e ins­ta­ló en el de­ba­te ar­gen­tino que un país no pue­de vi­vir per­ma­nen­te­men­te gas­tan­do más de lo que pro­du­ce. No es un te­ma tri­vial pa­ra una so­cie­dad cu­ya his­to­ria mues­tra su pro­cli­vi­dad pa­ra des­co­no­cer esa res­tric­ción bá­si­ca pa­ra to­da eco­no­mía.

A su vez, el FMI pa­re­ce que en­ten­dió que su rol de pres­ta­mis­ta de ul­ti­ma ins­tan­cia en cir­cuns­tan­cias co­mo las ac­tua­les es cru­cial. Es im­por­tan­te re­cor­dar que la dis­po­ni­bi­li­dad in­me­dia­ta de los re­cur­sos del pro­gra­ma es tan im­por­tan­te co­mo su ta­ma­ño. Tran­qui­li­zar ex­pec­ta­ti­vas re­quie­re la ca­pa­ci­dad de mos­trar li­qui­dez su­fi­cien­te pa­ra apla­car cual­quier mo­vi­mien­to es­pe­cu­la­ti­vo y re­cu­pe­rar con­fian­za. Tam­bién la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal pue­de ha­cer al­gún apor­te pa­ra mag­ni­fi­car el col­chón de li­qui­dez.

Por úl­ti­mo, la po­lí­ti­ca de­be fa­ci­li­tar la ins­tru­men­ta­ción a ra­ja­ta­bla de un pro­gra­ma cu­ya tra­yec­to­ria ase­gu­re la con­so­li­da­ción fis­cal. Sin ello to­do se­rá en vano.

” Los pro­ce­sos de con­ta­gio co­mien­zan si­len­cio­sa­men­te, por he­chos apa­ren­te­men­te des­co­nec­ta­dos ”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.