OPOR­TU­NI­DAD

El Pais (Uruguay) - Economia y mercado - - PORTADA - Ju­lio Pre­ve Fo­lle

Pa­ra Ju­lio Pre­ve, si el dó­lar se mue­ve, es la gran opor­tu­ni­dad de que la di­vi­sa reali­ce un tra­ba­jo de ajus­te de pre­cios re­la­ti­vos que es di­fí­cil la ha­ga es­te go­bierno.

El te­ma no es so­lo que que­da­mos muy ca­ros res­pec­to de Ar­gen­ti­na, o que por di­ver­sas ra­zo­nes, por ejem­plo la caí­da del tu­ris­mo, nues­tra eco­no­mía no crez­ca o in­clu­so cai­ga. El pro­ble­ma es que es­ta no­ti­cia cae jus­to en ple­na dis­cu­sión de una ren­di­ción de cuen­tas que ya de por sí lu­cía po­co res­pon­sa­ble.

TOR­MEN­TA RE­GIO­NAL.

En efec­to, las pre­vi­sio­nes ofi­cia­les de re­cau­da­ción se ba­sa­ban en op­ti­mis­tas pro­nós­ti­cos de cre­ci­mien­to que se si­tua­ban en 2,6 y 3 % pa­ra es­te año y el pró­xi­mo. Aho­ra, con una re­cau­da­ción me­nor, el dé­fi­cit pa­ra el pro­gra­ma del go­bierno va a su­pe­rar el 4 % del PIB, lo que vuel­ve más que per­ti­nen­te la pre­gun­ta acer­ca de có­mo lo pien­san fi­nan­ciar y, es­pe­cial­men­te, qué he­ren­cia en ese te­ma pien­san de­jar. En la ren­di­ción de cuen­tas op­ti­mis­ta ha­bía que en­con­trar fi­nan­cia­mien­to pa­ra unos 2 mil mi­llo­nes de dó­la­res. Aho­ra esa ci­fra se ve­rá in­cre­men­ta­da sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te —el cre­ci­mien­to del 2019 pue­de ser 0— y la ta­sa de in­te­rés in­ter­na­cio­nal so­lo pue­de su­bir, lo que au­men­ta las ne­ce­si­da­des de fi­nan­cia­mien­to sin que na­die pa­rez­ca muy preo­cu­pa­do por el gas­to.

Que­dan atrás, co­mo un re­cuer­do más de erro­res gra­ves, aque­llos tiem­pos de ex­hor­ta­ción a ocu­par el “es­pa­cio fis­cal”.

La enor­me de­va­lua­ción ar­gen­ti­na y la co­rres­pon­dien­te bra­si­le­ña, sin sa­ber có­mo se pro­ce­sa­rán nin­gu­na de las dos, re­quie­ren en el país una con­duc­ción muy­pro­fe­sio­nal, y no una re­pe­ti­ción sis­te­má­ti­ca de que so­mos di­fe­ren­tes, o que es­tá to­do ba­jo con­trol. Ha­ce fal­ta oír a la con­duc­ción eco­nó­mi­ca en­ca­rar el pro­ble­ma, em­pe­zan­do por el te­ma fis­cal. No pue­de ser que ni si­quie­ra es­te nue­vo pa­no­ra­ma no de­ter­mi­ne una­ma­yor aus­te­ri­dad en el gas­to. Y di­go en el gas­to y no en los im­pues­tos por­que es­te as­pec­to co­mo bien lo se­ña­la el pro­pio As­to­ri ya no da más, des­pués de ha­ber ras­ca­do la la­ta has­ta el can­san­cio; des­pués in­clu­so de ha­ber crea­do más im­pues­tos con­tra to­da pro­me­sa, ta­sa con­su­lar, IASS, Pa­tri­mo­nio, Pri­ma­ria, más se­ve­ri­dad en IRPF e IRAE y ma­yor uso de las ta­ri­fas pú­bli­cas.

El es­ce­na­rio tan cam­bian­te no so­lo exi­ge un re­plan­teo so­bre el gas­to, sino es­pe­cial­men­te so­bre la po­si­bi­li­dad que es­ta nue­va si­tua­ción le da al go­bierno de in­ten­tar pre­cios mu­cho más ba­ra­tos, co­rre­gir pre­cios re­la­ti­vos, y ha­cer así al­go pa­ra evi­tar que­dar­nos­co­mou­na is­la ca­rí­si­ma en un ba­rrio ba­ra­to.

Un ejem­plo de lo an­te­rior es la con­duc­ta res­pec­to del dó­lar. No pa­re­ce en efec­to que se pue­da pe­lear por man­te­ner al­gu­na co­ti­za­ción. Por el con­tra­rio, si el dó­lar em­pie­za a mo­ver­se, esa se­rá la opor­tu­ni­dad de que la di­vi­sa reali­ce un tra­ba­jo de ajus­te de pre­cios re­la­ti­vos que es di­fí­cil la ha­ga es­te go­bierno. En efec­to, y sin des­co­no­cer las ten­sio­nes que es­to sig­ni­fi­ca­rá, he aquí una opor­tu­ni­dad de en­ca­mi­nar pre­cios de la eco­no­mía fue­ra de to­da re­fe­ren­cia in­ter­na­cio­nal, co­mo sa­la­rios o ta­ri­fas. So­bre to­do por­que es­to va a ter­mi­nar ocu­rrien­do de to­das for­mas. Se pue­de por tan­to pe­lear con­tra es­ta nue­va si- tua­ción que acen­túa nues­tra con­di­ción de ca­ros o apro­ve­char la bo­la­da.

Una ten­ta­ción inú­til pue­de ser in­ten­tar de­te­ner el co­mer­cio con los ve­ci­nos, lo que ade­más de no re­sul­tar se­rá im­po­si­ble si las di­fe­ren­cias son gran­des.

IN­DUS­TRIA FRIGORÍFICA.

Un ca­so em­ble­má­ti­co ocu­rre con la car­ne. Ha tras­cen­di­do el jus­to re­cla­mo de la in­dus­tria frigorífica, que bien pue­de ser el ca­so de mu­chas ac­ti­vi­da­des, de­man­dan­do una ma­yor de­vo­lu­ción de im­pues­tos a la ex­por­ta­ción. En es­te ca­so el pre­cio in­ter­na­cio­nal de la car­ne es muy bueno en tér­mi­nos his­tó­ri­cos, y tam­bién lo es el de nues­tro mer­ca­do in­terno. Por otra par­te, el mar­gen bru­to de la in­dus­tria es de los más chi­cos de una lar­ga se­rie. Por mar­gen bru­to calcu­lo la su­ma de to­da la fac­tu­ra­ción de la car­ne va­cu­na de to­das las ca­te­go­rías, a to­do des­tino in­clui­do el mer­ca­do in­terno, más­los va­lo­res del cue­ro y las de­vo­lu­cio­nes de im­pues­tos. El mar­gen re­sul­ta de ex­traer a es­ta su­ma el pre­cio del ga­na­do. Es­te mar­gen es­muy­chi­co y con él hay que pa­gar sa­la­rios, in­tere­ses, ta­ri­fas, etc. Co­mo to­dos es­tos com­po­nen­tes es­tán des­bor­da­dos, la si­tua­ción de la in­dus­tria es com­par­ti­ble que de­be ser muy du­ra. Más to­da­vía cuan­do el pre­cio del ga­na­do, pa­ra los mis­mos va­lo­res de ex­por­ta­ción de car­ne, es muy su­pe­rior —ofer­ta y de­man­da pu­ras— al que es­tán pa­gan­do los ve­ci­nos, al me­nos en es­ta post za­fra que aun­que no es el me­jor mo­men­to pa­ra ha­cer cálcu­los, igual nos da una idea de que se­gu­ra­men­te la in­dus­tria —ga­na­do ca­ro, mar­gen chi­co, cos­tos in­dus­tria­les des­bor­da­dos— tie­ne ra­zo­nes pa­ra ha­cer­se oír. Lo mis­mo de­be es­tar pa­san­do con mu­chas otras ac­ti­vi­da­des en las que la de­va­lua­ción de los ve­ci­nos pe­ga fuer­te. En es­ta si­tua­ción, pa­ra co­rre­gir mu­chos pre­cios pa­re­ce cla­ro que una fuer­te im­por­ta­ción de car­ne ba­ra­ta, ade­más de re­du­cir el pre­cio al pú­bli­co, li­be­ra­ría un ma­yor vo­lu­men pa­ra ex­por­tar y pre­su­mi­ble­men­te obli­ga­ría a ba­jar cos­tos de nues­tro mar­gen. Ya ocu­rre de he­cho que im­por­ta­mos car­ne de Ar­gen­ti­na, Bra­sil y Pa­ra­guay. Y a me­nos que a al­guien se le ocu­rra po­ner mu­ros en las fron­te­ras, más va­le apro­ve­char con co­mer­cio, las re­ba­jas de pre­cios que per­mi­ten co­rre­gir “des­ma­dres” de nues­tro cos­to país.

In­ter­nar rá­pi­da­men­te el ajus­te cam­bia­rio so­lo mo­de­ran­do qui­zás al­gu­nos pi­cos, se­rá la for­ma me­nos do­lo­ro­sa aun­que no exen­ta de ten­sio­nes de re­cu­pe­rar com­pe­ti­ti­vi­dad, ajus­tar pre­cios re­la­ti­vos y apro­ve­char opor­tu­ni­da­des. To­do di­cho em­pe­zan­do por reha­cer una ren­di­ción de cuen­tas que si se man­tie­ne co­mo es­tá, va a su­po­ner un agu­je­ro que no pue­de pen­sar­se en arre­glar so­lo con en­deu­da­mien­to mien­tras du­re el gra­do in­ver­sor. No se­ría res­pon­sa­ble de­jar al país una bom­ba fis­cal, otra pre­vi­sio­nal, con cos­tos sa­la­ria­les y gre­mios des­bor­da­dos, una deu­da cre­cien­te, un agro sin com­pe­ti­ti­vi­dad, sin in­fraes­truc­tu­ra ni edu­ca­ción, des­pués de los me­jo­res años de pre­cios de lo que ven­de­mos.

Por tan­to, se­ría du­ro pa­ra el país en un mo­men­to cru­cial co­mo és­te, go­ber­nar con pi­lo­to au­to­má­ti­co.

” Si el dó­lar co­mien­za a mo­ver­se, es la opor­tu­ni­dad pa­ra que ha­ya un ajus­te de pre­cios re­la­ti­vos ”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.