Una sim­bio­sis en­tre di­ne­ro y am­bien­te

Ade­más de la ren­ta­bi­li­dad y sol­ven­cia en el ám­bi­to fi­nan­cie­ro se in­cor­po­ran los cri­te­rios am­bien­ta­les y so­cia­les

El Pais (Uruguay) - Economia y mercado - - PORTADA -

Las fi­nan­zas sus­ten­ta­bles ya es­tán ins­ta­la­das en el mer­ca­do glo­bal, aun­que es un con­cep­to re­la­ti­va­men­te nue­vo en la re­gión. Ade­más de los ha­bi­tua­les in­di­ca­do­res de ren­ta­bi­li­dad y sol­ven­cia, las ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras co­mien­zan a in­cor­po­rar cri­te­rios am­bien­ta­les, so­cia­les y de go­ber­nan­za. El eco­no­mis­ta ar­gen­tino Pa­blo Cor­tí­nez, coor­di­na­dor de ne­go­cios y am­bien­te en Fun­da­ció­nVi­da Sil­ves­tre de su país, ad­vier­te que las ins­ti­tu­cio­nes que no co­mien­cen a to­mar en cuen­ta es­tos cri­te­rios, se irán dan­do cuen­ta que no ven “par­te de la pe­lí­cu­la”. Es que los bie­nes pues­tos co­mo ga­ran­tía pa­ra ob­te­ner un cré­di­to pue­den ter­mi­nar de­pre­cián­do­se por te­mas de con­ta­mi­na­ción, o el flu­jo de fon­dos de una em­pre­sa ex­por­ta­do­ra pue­de no ser el que se eva­luó en una pri­me­ra ins­tan­cia, en la me­di­da que los mer­ca­dos que com­pran ca­da vez más exi­gen tra­za­bi­li­dad y cum­pli­mien­to de cri­te­rios me­dioam­bien­ta­les co­mo con­di­ción.

De la mis­ma for­ma, sos­tie­ne que los ban­cos de desa­rro­llo re­cla­man el cum­pli­mien­to de re­qui­si­tos en es­ta lí­nea a la ho­ra de

No so­lo se tra­ta de cum­plir cri­te­rios in­ter­na­cio­na­les y po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­tos, hay bue­nos ne­go­cios de­tras de las fi­nan­zas sus­ten­ta­bles

abrir lí­neas de cré­di­to pa­ra ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras.

El es­pe­cia­lis­ta ase­gu­ra que hay to­da una lí­nea de nue­vos ne­go­cios, don­de exis­ten fon­dos de in­ver­sión es­pe­cial­men­te in­tere­sa­dos en par­ti­ci­par. Las ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras “avan­za­rán con ma­yor ra­pi­dez” en la me­di­da en que vean que no se tra­ta de fi­lan­tro­pía o bue­nas ac­cio­nes, sino de “más y me­jo­res ne­go­cios”, apun­tó.

El ins­tru­men­to ma­yor­men­te uti­li­za­do son los bo­nos ver­des. Cor­tí­nez pu­so­co­moe­jem­plo en la re­gión una emi­sión del BNDS de Bra­sil el año pa­sa­do, don­de la de­man­da fue cin­co ve­ces su­pe­rior a la emi­sión po­rU$S1.000 mi­llo­nes.

El con­cep­to de “fi­nan­zas sus­ten­ta­bles “apa­re­ce al­go le­jano en es­ta par­te del mun­do. Sin em­bar­go, a jui­cio del eco­no­mis­ta ar­gen­tino Pa­blo Cor­tí­nez, es­pe­cia­lis­ta en el te­ma, en unas po­cas dé­ca­das de pre­sen­cia glo­bal los cri­te­rios fi­nan­cie­ros ba­sa­dos en sos­te­ni­bi­li­dad am­bien­tal van ga­nan­do te­rreno; en la re­gión, tie­nen a Bra­sil co­mo país lí­der. A con­ti­nua­ción, un re­su­men de la en­tre­vis­ta.

—Us­ted ha­ce hin­ca­pié en la sus­ten­ta­bi­li­dad co­mo fuen­te de ne­go­cio, y en es­tas la­ti­tu­des, no es fá­cil ob­ser­var un fuer­te víncu­lo en­tre los agen­tes fi­nan­cie­ros y los re­qui­si­tos am­bien­ta­les. ¿Cuá­les son los va­sos co­mu­ni­can­tes?

—Una for­ma muy prác­ti­ca de re­la­cio­nar es­tos dos te­mas es la fuen­te de fon­deo de los ban­cos. Un ban­co de en la ac­tua­li­dad, que va a pe­dir una lí­nea in­ter­na­cio­nal an­te una ins­ti­tu­ción de fo­men­to co­mo el BID, la CAF u otros si­mi­la­res, se en­con­tra­rá con que le so­li­ci­ta­rán un con­trol res­pec­to de las cues­tio­nes am­bien­ta­les, so­cia­les y de go­ber­nan­za pa­ra otor­gar esa lí­nea de cré­di­to. Es más, hay al­gu­nos ban­cos que ya es­tán pi­dien­do que el ban­co lo­cal que re­ci­ba esa lí­nea ten­ga una per­so­na que es­té es­pe­cial­men­te de­di­ca­da a mo­ni­to­rear esos te­mas y sea la res­pon­sa­ble de re­por­tar al ban­co que pres­ta so­bre esa ca­te­go­ría.

Otra de las ma­ne­ras de ver­lo es, que un ban­co, a la ho­ra de pres­tar, si no ha­ce el aná­li­sis am­bien­tal y so­cial, es pro­ba­ble que a pos­te­rio­ri ten­ga pro­ble­mas de co­bro.

—¿Cuál es la ra­zón?

—Se so­li­ci­ta un prés­ta­mo a un ban­co, que no cum­ple con esos re­qui­si­tos que an­tes nom­bré. El ban­co, con­tra el cré­di­to, to­ma una ga­ran­tía de­ter­mi­na­da. Pa­sa­do cier­to pe­río­do de tiem­po, si ese bien que pu­sie­ron co­mo ga- ran­tía te­nía pa­si­vos am­bien­ta­les y/o fue con­ta­mi­na­do por al­gu­na ra­zón, es pro­ba­ble que val­ga bas­tan­te me­nos que an­tes. Por tan­to, si esa em­pre­sa no pa­ga, el ban­co se va a ha­cer con una su­ma bas­tan­te me­nor.

—En ba­se a ese ra­zo­na­mien­to, el aná­li­sis de ries­go cre­di­ti­cio siem­pre de­be­ría to­mar en cuen­ta es­tos as­pec­tos...

—Cier­to. Cuan­do se eva­lúa el flu­jo de fon­dos de una em­pre­sa que va a so­li­ci­tar el prés­ta­mo pa­ra ver si tie­ne có­mo re­pa­gar­lo, es in­elu­di­ble te­ner en cuen­ta esos ries­gos. Su­pon­ga­mos que se tra­ta de una em­pre­sa ex­por­ta­do­ra. Hoy hay mer­ca­dos don­de se es­tá so­li­ci­tan­do cer­ti­fi­ca­dos de sus­ten­ta­bi­li­dad am­bien­tal, por ejem­plo. Por tan­to, si la em­pre­sa no cum­ple con esos com­pro­mi­sos, ese flu­jo de fon­dos que

su­pues­ta­men­te le iba a per­mi­tir pa­gar el cré­di­to, pue­de ser men­ti­ro­so. Y por el la­do de los gas­tos, si esa em­pre­sa no cum­ple con los re­qui­si­tos am­bien­ta­les, pue­de ser que ten­ga mul­tas, sus­pen­sio­nes, y el cer­co fi­nan­cie­ro se le va ce­rran­do ca­da vez más.

En re­su­men, si los ban­cos no ha­cen aná­li­sis de ries­go en te­mas am­bien­ta­les, es pro­ba­ble que se es­tén per­dien­do una par­te de la pe­lí­cu­la.

—La re­gión es­tá le­jos de las ten­den­cias mun­dia­les...

—En la re­gión se ha des­pe­ga­do Bra­sil, que tra­ba­ja con el te­ma ha­ce ca­si 20 años, no so­la­men­te en la ban­ca tra­di­cio­nal sino tam­bién en el mer­ca­do de ca­pi­ta­les. Mé­xi­co y Co­lom­bia han avan­za­do al­go, pe­ro el res­to de los paí­ses por di­ver­sas ra­zo­nes no se han in­cor­po­ra­do a es­ta nue­va ola, no so­la­men­te pa­ra otor­gar cré­di­tos, sino tam­bién pa­ra ha­cer in­ver­sio­nes res­pon­sa­bles.

Otro ca­so es el de Pa­ra­guay, des­de ha­ce seis años tie­ne lo que se lla­ma una me­sa de fi­nan­zas sos­te­ni­ble. Lo que ha­ce es agru­par a los prin­ci­pa­les ban­cos del país y lan­zan­do guías sec­to­ria­les, con lo que los ban­cos se po­nen de acuer­do cuá­les son los cri­te­rios que le van a es­tar pi­dien­do a sus deu­do­res.

Uru­guay y Ar­gen­ti­na son de los más dé­bi­les en es­ta te­má­ti­ca.

—La in­cor­po­ra­ción de las ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras a es­tos es­que­mas, ¿es al­go vo­lun­ta­rio o for­zo­so?

—Los ban­cos ven es­ta ten­den­cia a ni­vel mun­dial, sue­len ar­mar pro­to­co­los ver­des o me­sas de fi­nan­zas y em­pie­zan a au­to­re­gu­lar­se. Por que lo que pa­sa es que des­pués de es­ta au­to­re­gu­la­ción, apa­re­ce el re­gu­la­dor, los ban­cos cen­tra­les, y dic­tan cier­ta nor­ma­ti­va. Es lo que ha pa­sa­do en Bra­sil. Co­mo los ban­cos te­nían mu­cho tra­ba­jo pre­vio, cuan­do apa­re­ció la nor­ma­del Ban­co Cen­tral, no los sor­pren­dió ni los pu­so en apu­ros. El men­sa­je es que es­ta­mos en un ca­mino inexo­ra­ble y lo me­jor es que los ban­cos se pre­pa­ren, vo­lun­ta­ria­men­te, pa­ra no te­ner que adap­tar­se lue­go com­pul­si­va­men­te.

—Enel desa­rro­llo de in­fra­es­truc­tu­ras se fue­ron ges­tan­do los pri­me­ros com­pro­mi­sos de sus­ten­ta­bi­li­dad a la ho­ra de bus­car fi­nan­cia­ción...

—Así es. Hay va­rios tri­llo­nes de dó­la­res que es­tán dan­do vuelta en el mun­do. Son de mu­cho­sin­ver­so­res ins­ti­tu­cio­na­les. Esos in­ver­so­res mu­chas ve­ces le es­ca­pan a la fi­nan­cia­ción de pro­yec­tos tra­di­cio­na­les. Por tan­to, apa­re­ce allí la po­si­bi­li­dad de es­truc­tu­rar otra cla­se de ac­ti­vos, que ten­gan en cuen­ta los fac­to­res am­bien­ta­les y los so­cia­les y ofrez­can otra opor­tu­ni­dad. Hay un mer­ca­do con un gran po­ten­cial.

—¿Qué fon­dos li­de­ran es­ta nue­va co­rrien­te? —Por ejem­plo el fon­do so­be­rano no­rue­go, es uno de los más avan­za­dos des­de el pun­to de vis­ta de me­dir las in­ver­sio­nes con cri­te­rios de res­pon­sa­bi­li­dad, e invierte en di­ver­sos pun­tos del pla­ne­ta y to­ma co­mo re­fe­ren­cia los ESG ( En­vi­ron­men­tal, So­cial

and Go­ver­nan­ce) y las ca­li­fi­ca­cio­nes de ries­go re­la­cio­na­das con esos te­mas.

Hay otros in­ver­so­res glo­ba­les que no so­la­men­te to­man de­ci­sio­nes so­bre dón­de y en qué in­ver­tir con cri­te­rios de sos­te­ni­bi­li­dad, sino que es­tán to­man­do de­ci­sio­nes de des-in­ver­sión en de­ter­mi­na­dos ac­ti­vos fi­nan­cie­ros vin­cu­la­dos por ejem­plo, con com­bus­ti­bles fó­si­les. Esos fon­dos se reorien­tan ha­cia pro­yec­tos con com­pro­mi­so me­dioam­bien­tal.

—¿Se es­tán desa­rro­llan­do al­gu­nas es­tra­te­gias en con­jun­to a ni­vel glo­bal?

—Por ejem­plo, los prin­ci­pios de Ecua­dor, un mar­co de re­fe­ren­cia que fue lan­za­do en 2003 pa­ra que las ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras pue­dan de­ter­mi­nar, eva­luar y ad­mi­nis­trar los ries­gos so­cia­les y am­bien­ta­les de sus pro­yec­tos. Se eva­lúan­co­moA, BoCen­fun­ción de su vul­ne­ra­bi­li­dad. Es­tos prin­ci­pios han si­do im­pul­sa­dos por di­fe­ren­tes en­ti­da­des del sec­tor fi­nan­cie­ro en coor­di­na­ción con la Cor­po­ra­ción Fi­nan­cie­ra In­ter­na­cio­nal, agen­cia de­pen­dien­te del Ban­coMun­dial.

En tér­mi­nos de in­ver­sio­nes res­pon­sa­bles, los de­no­mi­na­dos PRI (prin­ci­pios de in­ver­sión res­pon­sa­bles) a ni­vel glo­bal es­tán te­nien­do una fuer­te pre­sen­cia que se mul­ti­pli­ca por vein­te en los úl­ti­mos años, en cuan­to a la can­ti­dad de fon­dos ad­mi­nis­tra­dos y el nú­me­ro de sig­na­ta­rios en el mun­do.

—Pa­ra es­truc­tu­rar es­ta lí­nea de­ne­go­cios, los­bo­nos­ver­des apa­re­cen co­mo el ins­tru­men­to fi­nan­cie­ro in­no­va­dor...

—En los dos úl­ti­mos años se han con­ver­ti­do en la es­tre­lla del mun­do am­bien­tal en lo fi­nan­cie­ro. Au­men­ta­ron un 80%, aun­que re­pre­sen­ta me­nos del 1% del uni­ver­so de ren­ta fi­ja en to­do el mun­do. Es­ta­mos bien en­ca­mi­na­dos pe­ro fal­ta mu­cho.

Pen­se­mos que pa­ra que Amé­ri­ca La­ti­na cum­pla con los ODS (Ob­je­ti­vos de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble) de Na­cio­ne­sU­ni­das, se ne­ce­si­ta­rían 5 bi­llo­nes de dó­la­res por año; y el año pa­sa­do, se emi­tie­ron pa­ra to­do el mun­do 156 mil mi­llo­nes de dó­la­res.

Lo más im­por­tan­te es la ten­den­cia, y so­bre to­do la ca­li­dad de esas emi­sio­nes; no so­la­men­te al­can­za con la emi­sión de un bono de es­ta na­tu­ra­le­za, sino que lo im­por­tan­te es la ve­ri­fi­ca­ción de su cum­pli­mien­to.

—¿Có­mo se fis­ca­li­za ese cum­pli­mien­to?

Hay una se­rie d prin­ci­pios que de­be cum­plir, re­la­cio­na­dos con el ob­je­to del uso de es­tos bo­nos, có­mo es el pro­ce­so de se­lec­ción de los pro­yec­tos ele­gi­bles, el ni­vel de re

por­ting y có­mo se ad­mi­nis­tran los fon­dos.

Hay otros cri­te­rios que cum­plir, por ejem­plo el se­gui­mien­to de la eli­mi­na­ción de la emi­sión de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro.

Lo im­por­tan­te es que el in­ver­sor es­tá sien­do ca­da vez más exi­gen­te, si­guien­do pun­to a pun­to to­do el pro­ce­so con aten­ción.

Y el in­te­rés exis­te. El año pa­sa­do el BNDS de Bra­sil emi­tió el año pa­sa­do un bono ver­de por mil mi­llo­nes de dó­la­res y re­ci­bió ofer­tas por cin­co mil mi­llo­nes. Es una cla­ra se­ñal que hay in­ver­so­res que es­tán es­pe­ran­do es­tos ins­tru­men­tos.

Pa­blo Cor­tí­nez Eco­no­mis­ta, in­te­gran­te de la Fun­da­ción Vi­da Sil­ves­tre de Ar­gen­ti­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.