APUN­TES (I)

El Pais (Uruguay) - Economia y mercado - - PORTADA -

Ja­vier de Hae­do des­ti­na su co­lum­na en es­ta oca­sión a ana­li­zar al­gu­nos te­mas sen­si­bles pa­ra la eco­no­mía uru­gua­ya, de­di­ca­do es­pe­cial­men­te a “no eco­no­mis­tas”.

Voy a de­di­car es­ta co­lum­na y la pró­xi­ma a tras­mi­tir a no eco­no­mis­tas al­gu­nos ele­men­tos que con­si­de­ro re­le­van­tes pa­ra el aná­li­sis de la co­yun­tu­ra.

AR­GEN­TI­NA. ¿Cuál es la im­por­tan­cia re­la­ti­va de Ar­gen­ti­na en­tre nues­tros prin­ci­pa­les “clien­tes”, o sea de aque­llos paí­ses re­cep­to­res de nues­tras ex­por­ta­cio­nes? Es­to es­tá en el ta­pe­te des­de que Ar­gen­ti­na em­pe­zó a vo­lar en zo­na de tur­bu­len­cias en abril. ¿Cuán­to nos pe­sa Ar­gen­ti­na? Se di­ce que pe­sa re­la­ti­va­men­te po­co, me­nos que en el pa­sa­do. Quie­nes eso di­cen só­lo mi­ran las ex­por­ta­cio­nes de bie­nes, en las que Ar­gen­ti­na pa­só del 15% en 2001 al 6% en

2017. Es­to, sin con­si­de­rar las ex­por­ta­cio­nes des­de zo­nas fran­cas, por­que al in­cluir­las en la cuen­ta, el pe­so del país ve­cino es aún me­nor. Mien­tras tan­to, en el ru­bro tu­ris­mo los vi­si­tan­tes ar­gen­ti­nos de­ja­ron el 68% de los re­cur­sos pro­ve­nien­tes de esa ac­ti­vi­dad el año pa­sa­do, al­go más que el

66% del año 2001.

Di­cho sea de pa­so, es­to no só­lo es tu­ris­mo en sen­ti­do es­tric­to, sino tam­bién com­pras. Es cla­ro que cuan­do se ha­ce tu­ris­mo se ha­cen com­pras, pe­ro en el ca­so de la re­la­ción con nues­tros ve­ci­nos, el con­cep­to va mu­cho más allá de lo ha­bi­tual cuan­do los via­jes tie­nen el pro­pó­si­to ex­clu­si­vo de com­prar (ves­ti­men­ta, com­bus­ti­ble, pro­duc­tos de al­ma­cén, en­tre otros) y no de “ha­cer tu­ris­mo”.

Ar­gen­ti­na es nues­tro prin­ci­pal clien­te. No só­lo des­de el pun­to de vis­ta de los nú­me­ros fríos, sino es­pe­cial­men­te des­de el del im­pac­to de esos nú­me­ros en la eco­no­mía. Pa­ra el aná­li­sis ex­clu­yo las ex­por­ta­cio­nes des­de zo­nas fran­cas, prin­ci­pal­men­te de ce­lu­lo­sa, cu­yo im­pac­to no es de­ma- sia­do re­le­van­te en el in­gre­so de nues­tros ho­ga­res ni en la re­cau­da­ción de im­pues­tos. Cier­ta­men­te, es bas­tan­te más re­le­van­te la ex­por­ta­ción de bie­nes des­de te­rri­to­rio no fran­co y mu­cho más to­da­vía, las ex­por­ta­cio­nes que rea­li­za­mos des­de den­tro de nues­tras fron­te­ras a quie­nes nos vi­si­tan (tu­ris­mo y com­pras).

En 2017, ex­por­ta­mos a Ar­gen­ti­na bie­nes des­de te­rri­to­rio no fran­co y tu­ris­mo por US$

2.034 mi­llo­nes, el 20% del to­tal (de los cua­les, US$ 1.597 mi­llo­nes de tu­ris­mo); a Bra­sil, US$

1.592 mi­llo­nes, el 16%; y a Chi­na US$ 1.480 mi­llo­nes, el 15%. Los nú­me­ros son con­tun­den­tes: las ex­por­ta­cio­nes a Ar­gen­ti­na, que son las ma­yo­res, son ade­más al­ta­men­te in­ten­si­vas en tra­ba­jo uru­gua­yo y en im­pues­tos. Y, en su enor­me ma­yo­ría, no tie­nen mer­ca­dos al­ter­na­ti­vos: ni las de mer­ca­de­rías, que se rea­li­zan al am­pa­ro del Mer­co­sur, ni las de tu­ris­mo. Por otra par­te, por la ve­cin­dad, cuan­do hay un cam­bio de signo en la re­la­ción de pre­cios bi­la­te­ral, el efec­to es do­ble: aho­ra no só­lo no vie­nen ellos a pa­sear y com­prar acá, sino que ade­más va­mos no­so­tros a ha­cer­lo allá. En tér­mi­nos fis­ca­les, nos per­de­mos la re­cau­da­ción que nos pa­ga­ban los ar­gen­ti­nos y tam­bién la de los uru­gua­yos que aho­ra con­su­men allá.

UNIDADDECUENTA. La com­pa­ra­ción de ci­fras en tér­mi­nos de dó­la­res no siem­pre re­fle­ja bien la reali­dad, de­bi­do a la al­ta vo­la­ti­li­dad del pre­cio del dó­lar re­la­ti­vo al pro­me­dio de pre­cios de la eco­no­mía. No son los mis­mos dó­la­res los de

1982, 2001 y 2017, ni a ni­vel mun­dial ni, mu­cho me­nos, en nues­tro país. Es­to que­da en evi­den­cia si ob­ser­va­mos que en­tre 2004 y

2017 el PIB de nues­tro país pa­só de 13,7 a 59,2 mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res. Es de­cir que en dó­la­res se mul­ti­pli­có por 4,32 pe­ro en tér­mi­nos de vo­lu­men fí­si­co subió “só­lo” 77%. Por eso no son re­le­van­tes las com­pa­ra­cio­nes que se sue­len ha­cer de ci­fras pre­su­pues­ta­les lle­va­das a dó­la­res. Pue­den te­ner mu­cho im­pac­to pu­bli­ci­ta­rio, por­que dan va­ria­cio­nes gran­des, pe­ro no tie­nen ma­yor va­lor eco­nó­mi­co. Vea­mos por ejem­plo el mon­to to­tal de egre­sos pri­ma­rios (an­tes de con­tar los pa­gos de in­tere­ses) del sec­tor pú­bli­co no fi­nan­cie­ro. En­tre 2004 y 2017 se mul­ti­pli­ca­ron por 5,4 en tér­mi­nos de dó­la­res. Pe­ro re­sul­ta que el pre­cio del dó­lar en el pro­me­dio de ca­da uno de esos dos años fue muy pa­re­ci­do, re­don­dean­do, $ 28,7 por dó­lar.

Una me­jor com­pa­ra­ción se tie­ne a par­tir de ci­fras a pre­cios cons­tan­tes, o sea des­con­ta­da la in­fla­ción. En es­te ca­so, el gas­to pú­bli­co pri­ma­rio se mul­ti­pli­có por 2,08. O sea que más que se du­pli­có en tér­mi­nos reales. Que sue­na muy fuer­te, pe­ro no tan­to si se tie­ne en cuen­ta que en 2004 el pre­su­pues­to ve­nía achi­ca­do por la gran cri­sis de 2002. Y, si se quie­re, se lo pue­de ex­pre­sar en tér­mi­nos del PIB (que co­mo vi­mos cre­ció 77% en vo­lu­men fí­si­co) y en es­te ca­so se pa­só de 24,0% a 30,0% del pro­duc­to.

SA­LA­RIOS. La cos­tum­bre ha lle­va­do a que ca­da mes que se di­fun­den da­tos so­bre el ín­di­ce me­dio de sa­la­rios, se pre­sen­te co­mo da­to más re­le­van­te a su va­ria­ción in­ter­anual. Es­to es vá­li­do cuan­do, en años con­se­cu­ti­vos, los sa­la­rios re­gis­tran au­men­tos no­mi­na­les en me­ses si­mi­la­res. Pe­ro es­to no es­tá ocu­rrien­do aho­ra, cuan­do se es­tán lle­van­do ade­lan­te ne­go­cia­cio­nes en el mar­co de los con­se­jos de sa­la­rios, por­que al de­mo­rar en pro­du­cir­se el lau­do, se de­mo­ra tam­bién en sa­ber el por­cen­ta­je de au­men­to vi­gen­te des­de ju­lio, el que se­rá re­tro­ac­ti­vo cuan­do sea ofi­cial, en al­gún mo­men­to de es­te se­mes­tre. Pe­ro mien­tras tan­to, el INE no re­gis­tra lo que no se co­no­ce y tam­po­co se cam­bia lue­go el va­lor del ín­di­ce en los me­ses afec­ta­dos por la re­tro­ac­ti­vi­dad. Por lo tan­to, el da­to de ju­lio, que mos­tró que el sa­la­rio real me­dio del sec­tor pri­va­do ca­yó 2,1% con re­la­ción a ju­lio del año pa­sa­do, no re­sul­ta re­le­van­te.

Ex­por­ta­cio­nes bie­nes de de te­rri­to­rio no fran­co y tu­ris­mo ha­cen a Ar­gen­ti­na el so­cio más re­le­van­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.