IN­DI­CA­DO­RES

El Pais (Uruguay) - Economia y mercado - - PORTADA - Isaac Al­fie

Isaac Al­fie ad­vier­te so­bre pro­ble­mas de me­di­ción del PIB en tér­mi­nos reales por la so­bre­pon­de­ra­ción de las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes; re­cla­ma “cau­te­la” en el aná­li­sis.

Des­de es­ta co­lum­na, ha­ce ya más de un año he sos­te­ni­do y ex­pli­ca­do por qué te­ne­mos un pro­ble­ma en la me­di­ción del PIB en tér­mi­nos reales. Ese pro­ble­ma se ori­gi­na en la enor­me so­bre­pon­de­ra­ción de las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, da­da la ac­tual efec­ti­va es­truc­tu­ra de aquel.

El pro­ble­ma es­tá en que me­di­mos can­ti­da­des a pre­cios del año ba­se y, en­ton­ces, al­go que “pe­sa” 1,6% se pon­de­ra co­mo

15,1% !!, por tan­to, el cálcu­lo de las va­ria­cio­nes a ni­vel real se al­te­ra. En la co­lum­na de re­fe­ren­cia mos­tra­ba que el cre­ci­mien­to real era me­nor al que la es­ta­dís­ti­ca mos­tra­ba en al­re­de­dor de

1,1% por año des­de 2011 a la fe­cha (1). Tam­bién ex­pre­sé que el PIB no­mi­nal no se al­te­ra­ba por ello y, por tan­to, las usua­les re­la­cio­nes con­tra és­te — deu­da, dé­fi­cit, etc.— son vá­li­das. To­do de­ri­va de la me­to­do­lo­gía uti­li­za­da, que es la his­tó­ri­ca en nues­tro país.

Aho­ra bien, el pro­ble­ma des­cri­to no es pro­pio sino mun­dial, el pre­cio del ser­vi­cio de te­le­com “se des­tru­yó” (2), y en el mun­do se apli­can me­to­do­lo­gías pa­ra co­rre­gir­lo, bá­si­ca­men­te las va­ria­cio­nes se cal­cu­lan so­bre la pon­de­ra­ción no­mi­nal del año pre­vio o se uti­li­za una se­mi­su­ma de los re­sul­ta­dos de un ín­di­ce de ba­se fi­ja con otro de ba­se va­ria­ble.

Co­rre­gi­do por la so­bre es­ti­ma­ción, el país pa­só por una re­ce­sión en 2015, es­tan­do es­tan­ca­do en­tre 2015 y 2017. El Ec. Mun­yo re­to­mó el te­ma ha­ce unos días e hi­zo un apor­te adi­cio­nal, mos­tran­do que el “des­aco­ple con la re­gión” —en reali­dad lo hi­zo con Ar­gen­ti­na, pe­ro con Bra­sil pa­sa lo mis­mo—, es es­ta­dís­ti­co y no real. Así, si se co­rri­gen la evo­lu­ción del PIB real por la pon­de­ra­ción de las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes en uno y otro país, “los PIB” se com­por­tan de ma­ne­ra muy si­mi­lar, tal co­mo ha si­do a lo lar­go de la his­to­ria. Es­to no po­día ser de otra ma­ne­ra por­que, si bien el co­mer­cio de bie­nes con Chi­na es gran­de, no lle­ga a ser tan re­le­van­te co­mo pa­ra mos­trar di­fe­ren­cias no­to­rias con el pa­sa­do, de­bi­do a que la in­ten­si­dad de las re­la- cio­nes re­gio­na­les en ser­vi­cios, son de al­to va­lor agre­ga­do. Apro­xi­ma­da­men­te un 6% del PIB uru­gua­yo se ex­pli­ca de ma­ne­ra di­rec­ta por las re­la­cio­nes con Ar­gen­ti­na y Bra­sil, de las cuá­les las me­nos im­por­tan­tes, por le­jos, son las de co­mer­cio re­gis­tra­do de bie­nes; los ser­vi­cios, el co­mer­cio no re­gis­tra­do y las in­ver­sio­nes apa­bu­llan a las pri­me­ras.

Lo que es cla­ro es que, si no po­de­mos co­mer­ciar de ma­ne­ra li­bre con el mun­do es­ta de­pen­den­cia no dis­mi­nui­rá y, por tan­to, sor­pren­de­ría que nues­tro ni­vel de ac­ti­vi­dad no si­guie­ra de al­gu­na ma­ne­ra a eco­no­mías 10 o 40 ve­ces más gran­des que no­so­tros que, ade­más, es­tán al la­do. Por eso, si bien es cier­to que a cor­to pla­zo la ma­la po­lí­ti­ca del go­bierno Kirch­ne­ris­ta nos be­ne­fi­ció afin­can­do in­ver­sio­nes y tra­yen­do “la re­vo­lu­ción agrí­co­la” a un país que era po­co afec­to a ella, a me­diano y lar­go pla­zo lo me­jor que nos pue­de pa­sar es que Ar­gen­ti­na vuel­va a ser la po­ten­cia mun­dial que fue. Es pre­fe­ri­ble ser Bélgica en­tre Ale­ma­nia y Fran­cia que Uru­guay en­tre Ar­gen­ti­na y Bra­sil, tan sim­ple co­mo ello.

PODERDE COM­PRA. Cuan­do ana­li­za­mos el PIB so­le­mos ob­viar que el va­lor no­mi­nal y real pue­den te­ner tra­yec­to­rias que no mues­tren lo mis­mo. Si exis­ten gran­des cam­bios de pre­cios re­la­ti­vos, de­be­mos ob­ser­var la va­ria­ción del de­flac­tor im­plí­ci­to (el ín­di­ce de pre­cios del PIB) y su com­pa­ra­ción con el IPC u otro ín­di­ce.

Su­ce­de que en los úl­ti­mos años el IPC ha au­men­ta­do más que el im­plí­ci­to, por tan­to, cuan­do ana­li­za­mos la evo­lu­ción real de las va­ria­bles y to­ma­mos co­mo de­flac­tor al IPC, es­ta­mos ol­vi­dan­do que los pre­cios “de la ge­ne­ra­ción de va­lor” no es­tán bien re­pre­sen­ta­dos por es­te in­di­ca­dor.

En­tre 2014 y el año mó­vil ce- rra­do en mar­zo del pre­sen­te 2018 el PIB real, se­gún cuen­tas na­cio­na­les cre­ció 5,3%, pe­ro, si com­pa­ra­mos su evo­lu­ción no­mi­nal y lo de­flac­ta­mos por el IPC, ape­nas au­men­ta 0,8%. La com­pa­ra­ción es aún peor si la ha­ce­mos con­tra el año 2015, por­que mien­tras el pri­me­ro ha­bría cre­ci­do 4,9%, su va­lor no­mi­nal en tér­mi­nos de los pre­cios al con­su­mo ca­yó 0,1%. Es­te cam­bio de pre­cios re­la­ti­vos en un pe­río­do tan cor­to nos in­du­ce a erro­res de aná­li­sis.

Es­to quie­re de­cir que la re­la­ción pre­cio de ven­ta a cos­tos de pro­duc­ción es­tá ca­yen­do más de lo que pen­sa­mos, sien­do par­te del “sen­tir” del de­te­rio­ro en la com­pe­ti­ti­vi­dad. Por ejem­plo, si el sa­la­rio real en el año ce­rra­do a mar­zo 2018 es 6,2% su­pe­rior al de 2015 y que el PIB cre­ció 4,9%, po­dría­mos de­cir que su au­men­to “es­tu­vo den­tro de lo ra­zo­na­ble”; aho­ra, si me­di­mos las ci­fras co­mo se de­be, en fun­ción del va­lor ge­ne­ra­do, ve­mos que ese 6,2% se com­pa­ra con una caí­da de 0.1% en el PIB de­flac­ta­do por IPC, y “lo ra­zo­na­ble” de­ja de ser­lo.

Es de­cir, pa­ra el pro­me­dio de las em­pre­sas, el cos­to sa­la­rial es bas­tan­te más pe­sa­do que lo que “la pin­tu­ra glo­bal” nos su­gie­re.

Agre­ga­do a lo an­te­rior, de­be­mos te­ner pre­sen­te que es­ta­mos ha­blan­do de pro­me­dios, las em­pre­sas de pun­ta que li­de­ran la ex­pan­sión se­gu­ra­men­te pue­dan pa­gar los sa­la­rios, pe­ro la gran ma­sa de em­pre­sas no lo pue­den ha­cer y, en­ton­ces, su res­pues­ta es la re­duc­ción con­ti­nua del per­so­nal o el cie­rre. En ese mar­co no pue­de lla­mar la aten­ción la re­duc­ción de 5,3% de la can­ti­dad de tra­ba­jo —con­si­de­ran­do las ho­ras tra­ba­ja­das y no so­la­men­te el nú­me­ro de em­plea­dos (3)—, en ese lap­so de tiem­po.

En­ton­ces, los cam­bios nos di­cen que de­be­mos ser cui­da­do­sos y más pro­fun­dos a la ho­ra del aná­li­sis.

” Co­rre­gi­do por so­bre la es­ti­ma­ción, el país pa­só por una re­ce­sion en 2015, es­tan­cán­do­se en­tre 2015 y 2017 ”

(1) En los 6 años, la so­bre­es­ti­ma­ción es del or­den de 7%.

(2) En Uru­guay su pre­cio re­la­ti­vo hoy es el 5% de lo que era en 2005, lo que quie­re de­cir que, si en 2005 con lo que se com­pra­ba una uni­dad del “bien pro­me­dio”, se com­pra­ba una uni­dad de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, hoy con una uni­dad de la pri­me­ra se com­pran 20 de la se­gun­da.

(3) Ver­mi co­lum­na del pa­sa­do lu­nes 3 de se­tiem­bre So­lu­cio­nes “a la Pi­li”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.