VOLUNTARISMO

El Pais (Uruguay) - Economia y mercado - - PORTADA - Guillermo Du­tra

Pa­ra Guillermo Du­tra, en la ac­tual co­yun­tu­ra por la que atra­vie­sa el mer­ca­do de tra­ba­jo, una re­duc­ción de la jor­na­da la­bo­ral no pa­sa de ser una ac­ti­tud vo­lun­ta­ris­ta.

Vuel­ve a es­tar en agen­da una pro­pues­ta que ha­ce ca­si cua­tro años me mo­ti­vó a es­cri­bir en es­te mis­mo su­ple­men­to: “la re­duc­ción de la jor­na­da la­bo­ral”. Cla­ro que aho­ra exis­ten fac­to­res que pau­tan una di­fe­ren­cia: se per­die­ron 40.000 em­pleos el úl­ti­mo año, el dé­fi­cit fis­cal lle­gó al 4% y—en un país más en­ve­je­ci­do— el 25% de los jó­ve­nes po­bres que­da fue­ra del li­ceo o de la UTU, se­gún úl­ti­mos da­tos del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Eva­lua­ción Edu­ca­ti­va.

Ta­les in­di­ca­do­res se su­man a dé­fi­cit que sub­sis­ten, y en aque­lla opor­tu­ni­dad se­ña­lé que es­tán re­la­cio­na­dos con: me­jo­rar nues­tra in­ser­ción in­ter­na­cio­nal; di­ver­si­fi­car la pro­duc­ción; in­te­grar ca­de­nas glo­ba­les de ma­yor va­lor; vin­cu­lar la sus­ten­ta­bi­li­dad del em­pleo con las nue­vas tec­no­lo­gías y la in­no­va­ción, así co­mo desa­rro­llar ca­li­fi­ca­cio­nes de ca­li­dad en la fuer­za de tra­ba­jo.

Tam­bién se man­tie­nen los ar­gu­men­tos que fun­da­men­tan esa ini­cia­ti­va sin­di­cal: el em­pleo es un­bien es­ca­so que de­be ser­com­par­ti­do y los tra­ba­ja­do­res de­ben dis­po­ner de más ho­ras pa­ra su vi­da per­so­nal. Re­co­noz­co que en ma­te­ria de có­mo sus­ten­tar­la fi­nan­cie­ra­men­te, las res­pues­tas pa­re­cen es­tar aho­ra más cla­ras. Des­car­ta­do el sec­tor pú­bli­co, por de­ci­sión del Po­der Eje­cu­ti­vo, se per­ci­be una fuer­te ten­den­cia de dar­le cer­te­za al sec­tor pri­va­do: las que de­be pa­gar la re­duc­ción de las ho­ras de tra­ba­jo son las em­pre­sas. Es de­cir, a igual sa­la­rio les co­rres­pon­de­rá me­nos ho­ras de tra­ba­jo a cam­bio.

Sus par­ti­da­rios sos­tie­nen ade­más, que se man­ten­dría igual pro­duc­ti­vi­dad y cuesta en­ten­der: ¿qué lle­va­ría a los em­plea­do­res a con­tra­tar más tra­ba­ja­do­res si ob­ten­drían lo mis­mo a tra­vés de esa nue­va jor­na­da la­bo­ral?.

De no lle­gar es­to úl­ti­mo a ser así, ne­ce­sa­ria­men­te im­pli­ca­rá un au­men­to de los cos­tos la­bo­ra­les y las em­pre­sas ten­drán dos al­ter­na­ti­vas:

Fi­nan­ciar ese au­men­to con me­nor ren­ta­bi­li­dad; es­to po­dría no te­ner efec­tos de cor­to pla­zo en el em­pleo, aun­que sí en la in­ver­sión y cre­ci­mien­to fu­tu­ros.

No es­tar en con­di­cio­nes de asu­mir tal com­pro­mi­so, lo que au­men ta r ía la caí­da de pues­tos de tra­ba­jo, con­cor­da­tos y cie­rres.

Ade­más, me pre­gun­to ¿qué ha­ce su­po­ner que en su tiem­po li­bre los tra­ba­ja­do­res se de­di­ca­rán más a las ta­reas re­crea­ti­vas, fa­mi­lia y ami­gos y no tra­ta­rán de apro­ve­char es­ta re­duc­ción, pa­ra bus­car otro tra­ba­jo pa­ra pa­liar me­jor nues­tro al­to cos­to de vi­da? Es­to úl­ti­mo ¿no ter­mi­na­ría en­gro­san­do la fi­la de des­em­plea­dos?

O lo que es peor aún, ¿no mo­ti­va­ría el re­sur­gir de las “chan­gas” y que los tra­ba­ja­do­res em­peo­ren sus con­di­cio­nes la­bo­ra­les has­ta arries­gar su pro­pia pro­tec­ción?.

Te­nien­do en cuen­ta el pa­no­ra­ma des­crip­to al ini­cio no pue- do de­jar de per­ci­bir en es­ta mo­vi­da una ac­ti­tud vo­lun­ta­ris­ta, que sin re­co­no­cer las bre­chas con el mun­do desa­rro­lla­do, po­ne en ries­go una es­truc­tu­ra em­pre­sa­rial a la que es­ca­so mar­gen le que­da. Y ello aca­so ¿no se­gui­rá des­tru­yen­do em­pleos y per­ju­di­ca­rá más fa­mi­lias, y no pre­ci­sa­men­te las más ri­cas?

In­sis­to en que es­te de­ba­te en­tre “ti­rios y tro­ya­nos” si­gue sin con­si­de­rar que la re­duc­ción del tiem­po de tra­ba­jo, tal cual se­ña­ló Gil­ber Et­te, es­tá cons­ti­tui­da por cua­tro ejes cu­yos efec­tos de­ben ser di­fe­ren­cia­dos en for­ma ana­lí­ti­ca:

i) la re­duc­ción pro­pia­men­te di­cha;

ii) la com­pen­sa­ción sa­la­rial que es­ta re­duc­ción con­lle­va;

iii) los be­ne­fi­cios de pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo que es­ta re­duc­ción in­du­ce;

iv) po­si­bles be­ne­fi­cios de pro­duc­ti­vi­dad del ca­pi­tal que le acom­pa­ña.

En es­te sen­ti­do, la re­duc­ción pun­tual de una ho­ra de tra­ba­jo —sin com­pen­sa­ción— ten­dría en­tre otros efec­tos: des­cen­so del sa­la­rio im­pac­tan­do en la de­man­da in­ter­na; de­jar equi­pa­mien­to ocio­so, au­men­tar el cos­to por uni­dad de pro­duc­ción y, even­tual­men­te, afec­tar de mo­do ne­ga­ti­vo la com­pe­ti­ti­vi­dad ex­ter­na.

Rea­li­zar una re­duc­ción man­te­nien­do la mis­ma com­pen­sa­ción sa­la­rial po­drá me­jo­rar la de­man­da in­ter­na, pe­ro ten­drá su re­per­cu­sión en los pre­cios po­nien­do en jue­go su es­ta­bi­li­dad.

Por otra par­te, la ga­nan­cia de la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo in­du­ci­da por la re­duc­ción del tiem­po de tra­ba­jo, po­dría ter­mi­nar in­ci­dien­do ne­ga­ti­va­men­te a la crea­ción de em­pleo.

La vir­tud de la re­duc­ción de la jor­na­da ho­ra­ria, en tér­mi­nos de cre­ci­mien­to y em­pleo, pa­re­ce­ría es­tar da­da cuan­do las ga­nan­cias de pro­duc­ti­vi­dad del ca­pi­tal es­tán vin­cu­la­das a la re­or­ga­ni­za­ción del tra­ba­jo pa­ra ma­xi­mi­zar el uso de equi­pa­mien­to; dis­mi­nu­yen­do los cos­tos, po­si­ti­vo im­pac­to en la de­man­da in­ter­na y ex­ter­na; sin em­bar­go, es­to exi­gi­ría con­sen­sos pre­vios que du­do sean fá­ci­les de ge­ne­rar en Uru­guay.

De acuer­do al INE, tra­ba­ja­mos en pro­me­dio 37 ho­ras por se­ma­na y se­gún vo­ce­ros sin­di­ca­les, a tra­vés de ne­go­cia­cio­nes, va­rios sec­to­res han lo­gra­do su re­duc­ción ho­ra­ria. Aho­ra bien, si es­to es así no es­ta­mos ya en con­di­cio­nes de res­pon­der ¿qué apren­di­za­jes ge­ne­ra­ron ta­les acuer­dos en tér­mi­nos de pro­duc­ti­vi­dad, em­pleo y ca­li­dad de vi­da?

” ¿Qué lle­va­ría a los em­plea­do­res a con­tra­tar más tra­ba­ja­do­res si ob­ten­drían lo mis­mo a tra­ves de la nue­va jor­na­da la­bo­ral?”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.