Las úl­ti­mas ci­fras al mes de ju­lio mues­tran que se fre­nó el cré­di­to al sec­tor pri­va­do.

Cae el fi­nan­cia­mien­to de las ad­mi­nis­tra­do­ras y los ban­cos pa­ra el con­su­mo de las fa­mi­lias

El Pais (Uruguay) - Economia y mercado - - PORTADA - Ho­ra­cio Ba­fi­co y Gus­ta­vo Mi­che­lin

Cuan­do el lec­tor se en­fren­te a es­ta co­lum­na, ya co­no­ce­rá el desem­pe­ño de la eco­no­mía uru­gua­ya du­ran­te el se­gun­do tri­mes­tre del pre­sen­te año, da­to que des­co­no­ce­mos al es­cri­bir­la.

De to­das for­mas, po­de­mos ade­lan­tar sin ries­go a equi­vo­car­nos que los úl­ti­mos nú­me­ros ha­bla­rán de una eco­no­mía con es­ca­so di­na­mis­mo, que ya es­tá sin­tien­do los cim­bro­na­zos de la si­tua­ción ar­gen­ti­na, pe­ro que tam­bién arras­tra pro­ble­mas pro­pios. La pér­di­da de com­pe­ti­ti­vi­dad en bue­na par­te del apa­ra­to pro­duc­ti­vo, con im­pac­tos en el mer­ca­do la­bo­ral in­ci­den en su desem­pe­ño y se ven re­fle­ja­dos en el com­por­ta­mien­to del cré­di­to que otor­ga el sis­te­ma fi­nan­cie­ro al sec­tor pri­va­do, que no pue­de ser ajeno a es­ta reali­dad.

El aná­li­sis del cré­di­to es im­por­tan­te ya que arro­ja luz so­bre la pre­dis­po­si­ción de los em­pre­sa­rios a asu­mir ries­gos e in­ver­tir, co­mo así tam­bién so­bre el fi­nan­cia­mien­to del gas­to de los ho­ga­res. Pe­ro así co­mo el au­men­to del cré­di­to es­tá re­la­cio­na­do con un ma­yor gas­to y por con­si­guien­te con un ma­yor di­na­mis­mo eco­nó­mi­co, un cre­ci­mien­to des­me­di­do im­pac­ta en los pre­cios. De ahí la im­por­tan­cia del se­gui­mien­to de es­ta va­ria­ble.

Al mes de ju­lio, el sal­do de los prés­ta­mos otor­ga­dos por el sis­te­ma ban­ca­rio a los pri­va­dos re­si­den­tes as­cen­dió a US$ 14.907 mi­llo­nes. Por su par­te, el sal­do de los prés­ta­mos otor­ga­dos por las ad­mi­nis­tra­do­ras de cré­di­to se ubi­ca en US$ 1.084 mi­llo­nes.

Si se com­pa­ra con los da­tos re­gis­tra­dos un año atrás, los va­lo­res son si­mi­la­res. De he­cho, el sal­do de los prés­ta- mos otor­ga­dos por el sis­te­ma fi­nan­cie­ro al sec­tor pri­va­do me­di­dos en dó­la­res ha es­ta­do fluc­tuan­do en torno a es­tos va­lo­res des­de co­mien­zos del pa­sa­do año.

Vis­to así, es­ta evo­lu­ción es una pri­me­ra se­ñal que in­di­ca el es­ca­so di­na­mis­mo de la eco­no­mía. Pe­ro es­te aná­li­sis no es del to­do co­rrec­to, ya que una par­te im­por­tan­te de los prés­ta­mos son con­ce­di­dos en mo­ne­da na­cio­nal, apro­xi­ma­da­men­te la mi­tad en el ca­so de los ban­cos y prác­ti­ca­men­te la to­ta­li­dad en el ca­so de las ad­mi­nis­tra­do­ras de cré­di­to.

Es­ta es una acla­ra­ción im­por­tan­te, ya que las ci­fras que es­ta­mos ma­ne­jan­do son en dó­la­res, por lo que la con­ver­sión de los prés­ta­mos en pe­sos a la di­vi­sa es­ta­dou­ni­den­se su­fre los vai­ve­nes de su co­ti­za­ción. Cuan­do el va­lor del dó­lar dis­mi­nu­ye, sube el sal­do en esa mo­ne­da y cuan­do au­men­ta, co­mo en los úl­ti­mos me­ses, el sal­do dis­mi­nu­ye.

Pa­ra sal­var es­ta dis­tor­sión, el aná­li­sis de­be ha­cer­se se­pa­ra­do por mo­ne­das, y en el ca­so de los prés­ta­mos en pe­sos, ajus­tar­los por la va­ria­ción del IPC y el dó­lar. Que­da así un aná­li­sis en pe­sos cons­tan­tes que en lí­neas ge­ne­ra­les es­tá aso­cia­do a los prés­ta­mos a las fa­mi­lias, y otro en dó­la­res vin­cu­la­do ma­yo­ri­ta­ria­men­te a las em­pre­sas.

En las dos grá­fi­cas alar­ga­das que apa­re­cen en el cua­dro que ilus­tra la no­ta, se

mues­tra la va­ria­ción tri­mes­tral del sal­do del cré­di­to ban­ca­rio al sec­tor pri­va­do en pe­sos cons­tan­tes de enero del pre­sen­te año y en dó­la­res co­rrien­tes.

Las dos grá­fi­cas cuen­tan his­to­rias pa­re­ci­das, aun­que con al­gu­nas par­ti­cu­la­ri­da­des ca­da una de ellas. El cré­di­to en pe­sos se fre­nó brus­ca­men­te en el úl­ti­mo tri­mes­tre de 2016, dis­mi­nu­yen­do des­de en­ton­ces. En el ca­so de los prés­ta­mos en dó­la­res, la ten­den­cia tam­bién es a la ba­ja, aun­que más sua­vi­za­da a lo lar­go del tiem­po. A su vez los va­lo­res ne­ga­ti­vos co­men­za­ron an­tes.

El freno en el cré­di­to en pe­sos es­tá aso­cia­do a las di­fi­cul­ta­des que co­men­za­ron a mos­trar los des­ti­na­ta­rios. La caí­da en los pues­tos de tra­ba­jo afec­tó la con­fian­za de los con­su­mi­do­res, que se vol­vie­ron más cau­te­lo­sos. A su vez, los pro­ble­mas en el mer­ca­do la­bo­ral co­men­za­ron a ver­se tí­mi­da­men­te re­fle­ja­dos en la mo­ro­si­dad, que su­peró al 3% de los cré­di­tos con­ce­di­dos ha­cia fi­nes de 2016.

En par­ti­cu­lar a ni­vel de los prés­ta­mos al con­su­mo la mo­ro­si­dad su­peró el 5% de los prés­ta­mos con­ce­di­dos por el sis­te­ma ban­ca­rio y lle­gó al 20% en el ca­so de los otor­ga­dos por las em­pre­sas ad­mi­nis­tra­do­ras de cré­di­to.

De­bi­do a ello se con­tra­jo el cré­di­to al con­su­mo, tal cual se mues­tra en el gráfico que apa­re­ce aba­jo a la iz­quier­da del cua­dro. Allí se mues­tra el desem­pe­ño de los prés­ta­mos otor­ga­dos por el sis­te­ma ban­ca­rio y las ad­mi­nis­tra­do­ras. Es­tas úl­ti­mas tie­nen un pe­so re­le­van­te en el fi­nan­cia­mien­to del con­su­mo pri­va­do, ya que prác­ti­ca­men­te to­do lo que otor­gan tie­ne ese fin. A ju­lio, los ban­cos ha­bían pres­ta­do apro­xi­ma­da­men­te $ 3.000 mi­llo­nes con es­te des­tino y las ad­mi­nis­tra­do­ras unos US$ 1.000. A lo lar­go del úl­ti­mo año y me­dio las par­ti­ci­pa­cio­nes re­la­ti­vas se man­tu­vie­ron.

La caí­da del cré­di­to al con­su­mo fue par­cial­men­te con­tra­rres­ta­da por aque­llos prés­ta­mos otor­ga­dos pa­ra com­pra o re­fac­ción de vi­vien­da. Es­tos prés­ta­mos, que se con­ce­den bá­si­ca­men­te en UI, es­tán cre­cien­do a un rit­mo del 2,5% real anual. Es­ta ta­sa de ex­pan­sión es la mi­tad de la ob­ser­va­da has­ta me­dia­dos de 2016, lo que tam­bién ha­bla de ma­yo­res pre­cau­cio­nes adop­ta­das por el sis­te­ma fi­nan­cie­ro al otor­gar es­tos prés­ta­mos, en vir­tud del desem­pe­ño del mer­ca­do la­bo­ral.

El cré­di­to en dó­la­res se con­trae de la mano de las di­fi­cul­ta­des que en­fren­ta el sec­tor pro­duc­ti­vo. Tri­mes­tre a tri­mes­tre el sal­do re­gis­tra­do es in­fe­rior res­pec­to al del mis­mo pe­río­do del año an­te­rior. A ni­vel del sec­tor agro­pe­cua­rio, el co­mer­cio y la cons­truc­ción, el des­cen­so en los sal­dos tri­mes­tra­les vie­ne des­de el año 2016. En el ca­so de la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra y los ser­vi­cios, es más re­cien­te, des­de el año 2017.

Una lí­nea de cré­di­to en dó­la­res pe­ro que es­tá di­ri­gi­da a las fa­mi­lias, es la vin­cu­la­da a la com­pra de un vehícu­lo. En el gráfico que apa­re­ce a la de­re­cha en la par­te ba­ja del cua­dro se mues­tra su evo­lu­ción. Se ve allí que el sal­do se du­pli­có a lo lar­go del úl­ti­mo año, fre­nán­do­se en los úl­ti­mos me­ses.

Al igual de lo que acon­te­ció con las res­tan­tes lí­neas de cré­di­to al con­su­mo, la mo­ro­si­dad tam­bién au­men­tó en el ca­so de es­tos prés­ta­mos. Ello de­be ha­ber in­ci­di­do en el freno que se ob­ser­va en los úl­ti­mos me­ses. Pe­ro el fac­tor fun­da­men­tal es el pro­pio mer­ca­do, ya que las ven­tas de au­to­mó­vi­les

0km es­tán ca­yen­do en los úl­ti­mos me­ses.

El au­men­to de la ta­sa con­su­lar a par­tir del pa­sa­do

1° de enero ade­lan­tó com­pras a lo lar­go de 2017. Ello ha­bría en­len­te­ci­do las com­pras a lo lar­go del pre­sen­te año. Si agre­ga­mos el au­men­tó que es­tá ex­pe­ri­men­tan­do el ti­po de cam­bio, ex­pli­ca­mos el des­cen­so en las com­pras de los 0km que se ob­ser­van. La suba del dó­lar afec­ta otros con­su­mos, lo que re­fuer­za el en­len­te­ci­mien­to de es­ta va­ria­ble, por lo que no ca­be es­pe­rar ma­yo­res cam­bios en el com­por­ta­mien­to del cré­di­to a las fa­mi­lias en los pró­xi­mos me­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.