¿PA­RA QUIÉN CRE­CE LA ECO­NO­MÍA?

El Pais (Uruguay) - Economia y mercado - - OPINIÓN14 - Paul Krug­man

Des­de los años 70, ʻ el víncu­lo en­tre el cre­ci­mien­to ge­ne­ral y el in­gre­so per­so­nal pa­re­ce ha­ber des­apa­re­ci­do pa­ra mu­chos es­ta­dou­ni­den­ses

Qué hay en un nom­bre?” se pre­gun­tó Sha­kes­pea­re. Pe­ro, mo­men­to, yo soy eco­no­mis­ta, así que per­mí­tan­me ha­cer una pre­gun­ta al­go dis­tin­ta: ¿Qué hay en un nú­me­ro?

Bas­tan­te, a de­cir de los se­na­do­res Chuck Schu­mer y Mar­tin Hein­rich, quie­nes han pre­sen­ta­do un pro­yec­to de ley pa­ra re­gu­lar la Ofi­ci­na de Aná­li­sis Eco­nó­mi­co, que ela­bo­ra cálcu­los del PIB, pa­ra sa­ber quién se be­ne­fi­cia del cre­ci­mien­to: por ejem­plo, cuán­to se va a la cla­se me­dia.

Esa es una idea mag­ní­fi­ca. No soy una de esas per­so­nas que pien­san que el PIB es una es­ta­dís­ti­ca tre­men­da­men­te de­fec­tuo­sa ni inú­til. Es una can­ti­dad que ne­ce­si­ta­mos pa­ra mu­chos pro­pó­si­tos. Sin em­bar­go, en sí mis­ma no es una me­di­ción ade­cua­da del éxi­to eco­nó­mi­co.

Exis­ten va­rias ra­zo­nes por las cua­les es­to es cier­to, pe­ro un ele­men­to cla­ve es que so­lo nos di­ce qué es­tá ocu­rrien­do con el in­gre­so pro­me­dio, que no siem­pre re­sul­ta per­ti­nen­te pa­ra la for­ma en que vi­ve la ma­yo­ría de la gen­te. Si Jeff Be­zos en­tra en un bar, la ri­que­za pro­me­dio de los pa­rro­quia­nos de ese bar se dis­pa­ra re­pen­ti­na­men­te va­rios mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res, pe­ro nin­guno de los clien­tes que no son Be­zos se ha vuel­to más ri­co.

Hu­bo una épo­ca en la que pre­gun­tar­se quién se be­ne­fi­cia del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co no pa­re­cía im­pe­rio­so, por­que el in­gre­so au­men­ta­ba de ma­ne­ra cons­tan­te pa­ra ca­si to­dos. No obs­tan­te, des­de la dé­ca­da de 1970, el víncu­lo en­tre el cre­ci­mien­to ge­ne­ral y el in­gre­so per­so­nal pa­re­ce ha­ber des­apa­re­ci­do en el ca­so de mu­chos es­ta­dou­ni­den­ses. Por un la­do, los sa­la­rios se han es­tan­ca­do pa­ra mu­chos; con el ajus­te por la in­fla­ción, el tra­ba­ja­dor pro­me­dio ga­na me­nos de lo que ga­na­ba en 1979. Por el otro, al­gu­nos han vis­to có­mo sus in­gre­sos han cre­ci­do mu­cho más rá­pi­do que el in­gre­so de la Na­ción en ge­ne­ral. Por tan­to, los di­rec­to­res eje­cu­ti­vos de las gran­des em­pre­sas aho­ra ga­nan 270 ve­ces más que el tra­ba­ja­dor pro­me­dio, 27 ve­ces más que en 1980.

Pa­re­ce ha­ber una des­co­ne­xión si­mi­lar en­tre el cre­ci­mien­to ge­ne­ral y la ex­pe­rien­cia per­so­nal en la fal­ta de en­tu­sias­mo de la gen­te ha­cia el es­ta­do ac­tual de la eco­no­mía y el me­nos­pre­cio al re­cor­te fis­cal de 2017. Las ci­fras del PIB han si­do bue­nas en los tri­mes­tres re­cien­tes, pe­ro bue­na par­te del cre­ci­mien­to ha ido a pa­rar a ga­nan­cias cor­po­ra­ti­vas desor­bi­ta­das, mien­tras que los sue­los pro­me­dio reales se han que­da­do don­de es­ta­ban.

¿Có­mo es que he­chos co­mo es­tos en­ca­jan en la na­rra­ti­va ge­ne­ral del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co? Pa­ra res­pon­der es­ta pre­gun­ta, ne­ce­si­ta­mos “cuen­tas na­cio­na­les dis­tri­bu­ti­vas” que ras­treen có­mo se dis­tri­bu­ye el cre­ci­mien­to en­tre dis­tin­tos seg­men­tos de la po­bla­ción.

Esas cuen­tas son di­fí­ci­les de ha­cer­se, pe­ro no im­po­si­bles. De he­cho, los eco­no­mis­tas Tho­mas Pi­ketty, Em­ma­nuel Saez y Gabriel Zuc­man han cal­cu­la­do cuen­tas con gran lu­jo de de­ta­lle du­ran­te el úl­ti­mo me­dio si­glo.

El prin­ci­pal men­sa­je es que el cre­ci­mien­to se va de ma­ne­ra des­pro­por­cio­na­da a los más ri- cos y no se com­par­te con la mi­tad in­fe­rior de la po­bla­ción, pe­ro tam­bién hay al­gu­nas sor­pre­sas en el otro sen­ti­do. Por ejem­plo, a la cla­se me­dia le ha ido me­jor de lo que in­di­can al­gu­nas me­di­das co­mu­nes gra­cias a los be­ne­fi­cios adi­cio­na­les, si bien to­da­vía si­gue re­za­ga­da.

No obs­tan­te, hay una gran di­fe­ren­cia en­tre los cálcu­los ela­bo­ra­dos por eco­no­mis­tas in­de­pen­dien­tes y los in­for­mes ha­bi­tua­les del go­bierno es­ta­dou­ni- den­se, tan­to por­que el go­bierno tie­ne los re­cur­sos pa­ra ha­cer el tra­ba­jo más fá­cil­men­te co­mo por­que la gen­te (y los po­lí­ti­cos) pres­tan más aten­ción. Por eso, el Cen­tro pa­ra el Cre­ci­mien­to Equi­ta­ti­vo en Was­hing­ton, un gru­po pro­gre­sis­ta de ex­per­tos, se ha pro­nun­cia­do a fa­vor de al­go co­mo el pro­yec­to de ley Schu­mer-Hein­rich.

Al­gu­nos po­drían ar­gu­men­tar que crear cuen­tas dis­tri­bu­ti­vas es com­pli­ca­do, que re­quie­re ha­cer al­gu­nas pre­dic­cio­nes bien fun­da­men­ta­das so­bre có­mo agru­par dis­tin­tas fuen­tes de in­for­ma­ción. Sin em­bar­go, eso apli­ca a los pro­ce­sos uti­li­za­dos pa­ra crear las cuen­tas na­cio­na­les exis­ten­tes, in­clu­yen­do los cálcu­los del PIB. Las ci­fras eco­nó­mi­cas no tie­nen que ser per­fec­tas ni es- tar por en­ci­ma de las crí­ti­cas pa­ra ser ex­tre­ma­da­men­te úti­les.

En­ton­ces, en un­mun­do­ra­zo­na­ble, al­go co­mo el pro­yec­to de ley Schu­mer-Hein­rich se vol­ve­ría ley en el fu­tu­ro pró­xi­mo. En el mun­do real, cla­ro es­tá, la pro­pues­ta no avan­za­rá, por­que los re­pu­bli­ca­nos quie­ren que se man­ten­ga ocul­to lo que po­drían re­ve­lar las cuen­tas dis­tri­bu­ti­vas na­cio­na­les.

Ya to­dos sa­ben que los con­ser­va­do­res gri­tan de ma­ne­ra ru­ti­na­ria “¡so­cia­lis­ta!” siem­pre que al­guien pro­po­ne ha­cer al­go pa­ra ayu­dar a los miem­bros me­nos afor­tu­na­dos de nues­tra so­cie­dad, una ra­zón cla­ve pa­ra que tan­tos es­ta­dou­ni­den­ses vean el so­cia­lis­mo con bue­nos ojos: si so­cia­lis­mo es te­ner ser­vi­cios mé­di­cos ga­ran­ti­za­dos, bien­ve­ni­do sea. No obs­tan­te, la de­re­cha no so­lo ha­ce as­pa­vien­tos an­te cual­quier in­ten­to de li­mi­tar la de­sigual­dad, sino que ha­ce lo mis­mo siem­pre que al­guien tra­ta de ha­blar so­bre cla­se eco­nó­mi­ca o me­dir có­mo les va a las dis­tin­tas cla­ses.

Mi ejem­plo fa­vo­ri­to es el to­da­vía ex­se­na­dor Rick San­to­rum, quien de­nun­ció que el tér­mino “cla­se me­dia” era “mar­xis­ta”. Esa fue so­lo una ver­sión par­ti­cu­lar­men­te ri­si­ble de un in­ten­to ge­ne­ral de la de­re­cha por su­pri­mir el diá­lo­go y la in­ves­ti­ga­ción so­bre a dón­de va el di­ne­ro de la eco­no­mía. La pos­tu­ra bá­si­ca del Par­ti­do Re­pu­bli­cano es “ojos que no ven, co­ra­zón que no sien­te”.

Ade­más, pa­ra ser jus­tos, a los pro­gre­sis­tas les gus­ta la idea de las cuen­tas dis­tri­bu­ti­vas en par­te por­que creen que más co­no­ci­mien­to en es­ta área ayu­da a su pro­pia cau­sa. Pe­ro la cues­tión es que el co­no­ci­mien­to es ob­je­ti­va­men­te me­jor que la ig­no­ran­cia y en el Es­ta­dos Uni­dos mo­derno, sa­ber quién real­men­te se be­ne­fi­cia del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co es ver­da­de­ra­men­te im­por­tan­te. Así que ha­ga­mos que des­cu­brir­lo y di­vul­gar los re­sul­ta­dos sea par­te del tra­ba­jo del go­bierno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.