Uru­guay en “agen­da pen­dien­te” de Ja­pón

La cos­ta atlán­ti­ca de Amé­ri­ca La­ti­na es un gran de­be pa­ra el país asiá­ti­co en su es­tra­te­gia de aper­tu­ra co­mer­cial

El Pais (Uruguay) - Economia y mercado - - PORTADA - LUIS CUS­TO­DIO lcus­to­dio@el­pais.com.uy

Si bien las re­la­cio­nes en­tre Ja­pón y los paí­ses del Mer­co­sur tie­nen más de cien años, la po­si­bi­li­dad de acuer­dos de ac­ce­so pre­fe­ren­cial a los mer­ca­dos no ha es­ta­do en agen­da.

Sin em­bar­go, el go­bierno de Ja­pón ha da­do úl­ti­ma­men­te reite­ra­das se­ña­les de apro­xi­ma­ción a la cos­ta atlán­ti­ca de Su­da­mé­ri­ca, don­de se in­ter­pre­ta que pue­den exis­tir bue­nas opor­tu­ni­da­des de com­ple­men­ta­ción y la pues­ta en mar­cha de ca­mi­nos que sean “ga­nar-ga­nar”, se­gún en­tien­de Yo­ri­zu­mi Wa­ta­na­be, de re­cien­te vi­si­ta a Uru­guay.

Wa­ta­na­be li­de­ró las ne­go­cia­cio­nes que desem­bo­ca­ron en un acuer­do de aso­cia­ción eco­nó­mi­ca ( EPA) en­tre Mé­xi­co y Ja­pón, el mis­mo for­ma­to que desa­rro­lla­ron con Pe­rú y Chi­le y ne­go­cian con Co­lom­bia. Los EPA se di­fe­ren­cian de los tra­di­cio­na­les TLC por ser más am­plios, y avan­zar en agen­das vin­cu­la­das con coope­ra­ción mu­tua e in­ver­sio­nes, re­sal­ta el pro­fe­sio­nal.

Al ad­mi­tir que no con­si­de­ra fac­ti­ble un acuer­do Ja­pón-Mer­co­sur en la ac­tua­li­dad, iden­ti­fi­ca con más po­si­bi­li­da­des de éxi­to una ne­go­cia­ción bi­la­te­ral en­tre Ja­pón y Uru­guay, pa­ra lue­go avan­zar a un mar­co re­gio­nal, cuan­do se den las con­di­cio­nes.

Wa­ta­na­be sos­tu­vo ade­más que el da­ño de la gue­rra co­mer­cial lan­za­da por Do­nald Trump tam­bién al­can­za a Ja­pón, y ase­gu­ró que la pos­tu­ra pro­tec­cio­nis­ta de Es­ta­dos Uni­dos, jun­to con la in­cer­ti­dum­bre que ge­ne­ra el Bre­xit, son las ma­yo­res ame­na­zas pa­ra el co­mer­cio mun­dial.

Ja­pón pre­go­na la aper­tu­ra ple­na a ni­vel co­mer­cial, ce­le­bra el re­cien­te acuer­do con Eu­ro­pa y ve en el TPP una gran alian­za que mar­ca­rá el rum­bo del co­mer­cio mun­dial, don­de EE.UU. “po­drá su­mar­se en al­gún mo­men­to”, pe­se a la ne­ga­ti­va de Trump, y don­de Chi­na “qui­zás in­gre­se” si avan­za en te­mas co­mo me­dioam­bien­te, DD.HH. y de­mo­cra­cia.

Ja­pón “es­tá de re­gre­so” en La­ti­noa­mé­ri­ca, di­jo Ta­ro Kono, mi­nis­tro de Asun­tos Ex­te­rio­res de Ja­pón, en una re­cien­te vi­si­ta a va­rios paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos. A su vez, Shin­zo Abe, que vi­si­tó Amé­ri­ca La­ti­na seis ve­ces en los seis años que lle­va go­ber­nan­do, ha­bló de una es­tra­te­gia ba­sa­da en el con­cep­to “jun­tos” pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca: “pro­gre­sar jun­tos”, “Li­de­rar jun­tos” e “Ins­pi­rar jun­tos”. Pa­ra Yo­ri­zu­mi Wa­ta­na­be, pro­fe­sor de Po­lí­ti­ca Internacional de la Uni­ver­si­dad de Keio, el Mer­co­sur re­pre­sen­ta una re­gión “re­le­van­te” pa­ra su país; sin em­bar­go, con­si­de­ra más opor­tuno la po­si­bi­li­dad de avan­zar en acuer­dos bi­la­te­ra­les da­da la dis­pa­ri­dad exis­ten­te. Wa­ta­na­be es­tu­vo a prin­ci­pios de mes en Mon­te­vi­deo, invitado por la uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca y la em­ba­ja­da de su país. A con­ti­nua­ción, un re­su­men de la en­tre­vis­ta.

—¿ Có­mo ca­li­fi­ca el mo­men­to que atra­vie­sa n ac­tual­men­te las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les?

—Vis­to des­de la pers­pec­ti­va de Ja­pón, hoy el mun­do pre­sen­ta dos fuen­tes de in­cer­ti­dum­bre muy im­por­tan­tes. Una es el Bre­xit, el pro­ce­so de sa­li­da del Reino Uni­do de la Unión Eu­ro­pea. Y por otro la­do, el shock que su­po­ne las ac­cio­nes que desa­rro­lla Do­nald Trump con su en­fo­que pro­tec­cio­nis­ta.

—¿Por qué el Bre­xit tie­ne tan­to que ver con Ja­pón?

—Am­bos paí­ses tie­nen una lar­ga y am­plia re­la­ción co­mer­cial. Pe­ro ade­más del co­mer­cio, el Reino Uni­do fue— en es­pe­cial ba­jo la ad­mi­nis­tra­ción de Mar­ga­ret That­cher (1979-1990)— la prin­ci­pal puer­ta de en­tra­da a la Unión Eu­ro­pea pa­ra la pro­duc­ción ma­nu­fac­tu­re­ra ja­po­ne­sa. Mu­chas in­dus­trias de mi país se ins­ta­la­ron en sue­lo bri­tá­ni­co, lo que les per­mi­tió co­lo­car su pro­duc­ción sin aran­ce­le­se­nel res­to de la UE.

Un cla­ro ejem­plo fue la in­dus­tria au­to­mo­triz. Si bien el im­pul­so de la ac­tua­li­dad noes el mis­mo, si­gue sien­do cla­ve.

—¿Qué lec­tu­ra ha­ce de la gue­rra co­mer­cial?

—Que no so­lo se afec­ta a Chi­na. Tam­bién las ven­tas de ace­ro y aluminio des­de Ja­pón es­tán su­je­tas a los nue­vos aran­ce­les que im­pu­so EE.UU. Y si Trump de­ci­de aña­dir nue­vos aran­ce­les a otros ru­bros, co­mo­po­drían ser lo­sau­to­mó­vi­les, se­ría muy da­ñino pa­ra nues­tra eco­no­mía. Las re­pre­sa­lias chi­nas tam­po­co son una bue­na se­ñal. Los en­fren­ta­mien­tos co­mer­cia­les po­nen en pe­li­gro el sis­te­ma mul­ti­la­te­ral de co­mer­cio.

—¿Cuál es la es­tra­te­gia co­mer­cial glo­bal de Ja­pón?

—La ma­yor aper­tu­ra po­si­ble. Des­de nues­tro pun­to de vis­ta, el co­mer­cio internacional pre­sen­ta tres me­ga re­gio­nes: una es la Unión Eu­ro­pea; otra Asia Orien­tal: don­de po­de-

mos to­mar co­mo re­fe­ren­cia al “Asean+3” (Aso­cia­ción de Na­cio­nes del Sud­es­te Asiá­ti­co, que in­te­gran Ma­la­sia, In­do­ne­sia, Bru­néi, Viet­nam, Cam­bo­ya, Laos, Bir­ma­nia, Sin­ga­pur, Tai­lan­dia y Fi­li­pi­nas, más Chi­na, Ja­pón y Co­rea del Sur) y al que Chi­na pro­pu­so agre­gar a In­dia, Aus­tra­lia, y Nue­va Ze­lan­da. La ter­ce­ra me­ga re­gión es Amé­ri­ca: Amé­ri­ca del Nor­te, Amé­ri­ca Cen­tral, la Alian­za del Pa­cí­fi­co y Mer­co­sur. A ese es­que­ma de­be­mos su­mar­le los mar­cos in­ter­re­gio­na­les de coope­ra­ción. Y a Ja­pón le in­tere­sa am­pliar lo más po­si­ble su ba­se de acuer­dos. Un amplio ni­vel de acuer­dos en nues­tra re­gión, co­mo el TPP o Trans­pa­cí­fi­co —blo­que del que Es­ta­dos Uni­dos se ba­jó— y el re­cien­te acuer­do fir­ma­do­con laU­nión Eu­ro­pea que nos per­mi­te lle­gar sin aran­ce­les al 70% de la eco­no­mía mun­dial. Y la cos­ta atlán­ti­ca de Amé­ri­ca La­ti­na es un gran de­be, pe­ro de­pen­de de otros fac­to­res. ElMer­co­sur ne­ce­si­ta una es­tra­te­gia de ne­go­cia­ción más fle­xi­ble si quie­re avan­zar en otros acuer­dos.

—¿Có­mo se ima­gi­na un es­que­ma de ne­go­cia­ción con los paí­ses de­lMer­co­sur?

—Hay un po­ten­cial enor­me des­apro­ve­cha­do, y Ja­pón en es­te mo­men­to es­tá muy in­tere­sa­do en desa­rro­llar más acuer­dos con es­ta par­te del mun­do, que per­mi­tan una eco­no­mía más di­ver­sa y que pue­da so­por­tar mu­cho me­jor los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos en mo­men­tos di­fí­ci­les. No se de­be ol­vi­dar que en­tre Ja­pón y bue­na par­te de los paí­ses de la re­gión exis­ten re­la­cio­nes des­de ha­ce más de 100 años.

El Mer­co­sur, des­de su ori­gen co­mo unión adua­ne­ra, re­quie­re de una po­lí­ti­ca co­mer­cial úni­ca y un ré­gi­men de aran­ce­les co­mún, pe­ro sin em­bar­go, es­tá­muy­le­jos de lo- grar­lo. Su si­tua­ción ac­tual tal vez re quie­ra de un acuer­do in­te­ri­no, fle­xi­ble, mien­tras se avan­za con otros blo­ques.

—¿Qué ti­po de acuer­do?

—La­ne­go­cia­ción de ac­ce­sos a nue­vos mer­ca­dos de­be­ría ini­ciar­se de for­ma bi­la­te­ral, por­que al fi­nal del día to­dos es­tos re­sul­ta­dos po­drían unir­se pa­ra un acuer­do de blo­que. Pe­ro pa­ra ace­le­rar los pla­zos de­be­ría­mos te­ner un en­fo­que prag­má­ti­co y po­ner en mar­cha con­ver­sa­cio­nes bi­la­te­ra­les. Me pa­re­ce que es un buen mo­men­to­pa­ra avan­zar, y par­ti­cu­lar­men­te pa­ra Uru­guay. Pien­so que se­ría un buen ini­cio: Uru­guay y Ja­pón ne­go­cian­do un acuer­do bi­la­te­ral, en el mar­co de una fle­xi­bi­li­za­ción del Mer­co­sur que se lo per­mi­ta, y des­pués se­guir con los otros paí­ses. En la ac­tua­li­dad, no es sen­ci­llo pen­sar en un acuer­do de blo­que, las con­di­cio­nes de una ne­go­cia­ción con Ar­gen­ti­na y Bra­sil son más com­ple­jas. Un cla­ro ejem­plo de ello es lo­que­se­gu­ra­men­te pa­sa­rá con la Alian­za del Pa­cí­fi­co.

—¿Qué es lo que pa­sa­rá? Ja­pón ya tie­ne acuer­dos co­mer­cia­les con ca­si to­dos los in­te­gran­tes…

—Así es. Ya hay acuer­dos con Mé­xi­co, Chi­le y Pe­rú y se es­tá ne­go­cian­do con Co­lom­bia. Pro­ba­ble­men­te des­pués se pue­da ela­bo­rar un mar­co in­te­gral con to­do el blo­que.

—La­ca­nas­ta ex­por­ta­do­ra de los paí­ses de la re­gión ha­cia Ja­pón es me­nos di­ver­si­fi­ca­da que la di­ri­gi­da a EE.UU. o la Unión Eu­ro­pea. ¿Cuál se­ría el cam­bio de una aper­tu­ra co­mer­cial?

—Nues­tras eco­no­mías son com­ple­men­ta­rias. Un buen ejem­plo es el acuer­do de Ja­pón­co­nMé­xi­co, que­po­ten­ció a Mé­xi­co en el sec­tor au­to­mo- Yo­ri­zu­mi Wa­ta­na­be Pro­fe­sor de Po­lí­ti­ca Internacional (Uni­ver­si­dad de Keio); Master en Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les (Uni­ver­si­dad Sop­hia, Tok­yo). Fue sub-di­rec­tor ge­ne­ral de la Ofi­ci­na de Asun­tos Eco­nó­mi­cos del Ministerio de Asun­tos Ex­te­rio­res de Ja­pón en­tre 2002 y 2004. tor. Las ne­go­cia­cio­nes con Mé­xi­co (NdR: Wa­ta­na­be fue je­fe ne­go­cia­dor por su país) fue­ron di­fí­ci­les, lle­va­ron más de dos años, pe­ro re­sul­ta­ron exi­to­sas. Hay más de 1.000 em­pre­sas ja­po­ne­sas tra­ba­jan­do en Mé­xi­co. Se creó mu­cho em­pleo y Mé­xi­co ha su­pe­ra­do a Bra­sil en la pro­duc­ción de au­tos. Otro ejem­plo es el acuer­do­co­nChi­le. El vino chi­leno su­peró a Fran­cia en la can­ti­dad de li­tros que se ex­por­tan a Ja­pón.

La re­gión tie­ne bue­nos pro­duc­tos agrí­co­las y po­dría apro­ve­char la tec­no­lo­gía ja­po­ne­sa pa­ra pro­ce­sar­los. De es­ta ma­ne­ra, au­men­tan las po­si­bi­li­da­des de ex­por­tar ali­men­tos. Por lo tan­to, se re­quie­re bue­na mano de obra y crear un am­bien­te más fa­vo­ra­ble pa­ra la in­ver­sión. Hay que apro­ve­char las ca­de­nas in­dus­tria­les de va­lor, al­go que tan­to se ha desa­rro­lla­do en Asia Pa­cí­fi­co.

—¿Có­moin­ci­de la fuer­te pre­sen­cia de Chi­na en la re­gión pa­ra es­ta nue­va ofen­si­va de Ja­pón?

—En cier­ta for­ma, Chi­na y Ja­pón com­pi­ten por tra­ta­dos en es­ta par­te del mun­do. Chi­na ha te­ni­do una pre­sen­cia muy mar­ca­da en los úl­ti­mos años, pe­ro creo que Ja­pón pue­de ofre­cer me­jo­res va­lo­res y acuer­dos a los paí­ses de­lMer­co­sur, con más coope­ra­ción tec­no­ló­gi­ca, ade­más de que nues­tros paí­ses sue­len com­par­tir los mis­mos va­lo­res de De­mo­cra­cia, prin­ci­pios de mer­ca­do y De­re­chos Humanos. La coope­ra­ción de Ja­pón se­rá más “ga­nar-ga­nar”.

—¿Por qué cree que los “Acuer­dos de Aso­cia­ción Eco­nó­mi­ca ”( EPA, por su­sig la en in­glés) que ha­bi­tual­men­te fir­ma Ja­pón, son una me­jor op­ción que los tra­di­cio­na­les “TLC” que abun­dan en el mun­do?

—Co­mo en to­da ne­go­cia­ción, es fun­da­men­tal el acuer­do de li­bre co­mer­cio que tie­ne que ver con la eli­mi­na­ción de aran­ce­les pa­ra el co­mer­cio de bie­nes y tam­bién un ma­yor com­pro­mi­so de ser­vi­cios.

Pe­ro ade­más, los EPA in­clu­yen te­mas de com­pe­ten­cia, li­bre cir­cu­la­ción de per­so­nas, com­pras pú­bli­cas, me­jo­ra del en­torno de ne­go­cios, coope­ra­ción bi­la­te­ral e in­ver­sión. Son asun­tos que for­man par­te de la agen­da de ne­go­cia­ción y se con­si­de­ran in­dis­pen­sa­bles pa­ra avan­zar en un acuer­do.

PER­FIL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.