PRESTAMISTA

El Pais (Uruguay) - Economia y mercado - - PORTADA - Car­los Ste­ne­ri

Pa­ra Car­los Ste­ne­ri, el Fon­do Mo­ne­ta­rio vol­vió a la are­na co­mo el úni­co cuar­tel de bom­be­ros con ca­pa­ci­dad de mi­ti­gar los fue­gos de las cri­sis re­cu­rren­tes en los emer­gen­tes.

La cri­sis en va­rias eco­no­mías emer­gen­tes pa­re­cie­ra in­yec­tar­le nue­va vi­da al Fon­do Mo­ne­ta­rio Internacional. De­nos­ta­do por iz­quier­da — por la con­di­cio­na­li­dad que apli­ca cuan­do ac­túa co­mo prestamista, aun­que res­ca­ta paí­ses en cri­sis cuan­do­na die pres­ta— y por de­re­cha por con­si­de­rar­lo in­efi­caz en su fun­ción de re­ver­tir las cri­sis re­cu­rren­tes de ba­lan­ce de pa­gos y en­deu­da­mien­to del mun­do emer­gen­te. Aho­ra, la vie­ja ins­ti­tu­ción na­ci­da des­pués de la se­gun­da pos­gue­rra pa­re­ce reivin­di­car­se en un mun­do di­fe­ren­te.

Su crea­ción res­pon­dió a la ne­ce­si­dad de es­ta­bi­li­zar y re­sol­ver cri­sis de ba­lan­ce de pa­gos ba­jo re­glas di­fe­ren­tes. El dó­lar te­nía una pa­ri­dad fi­ja res­pec­to al oro, la cuen­ta ca­pi­tal de­los paí­ses es­ta­ba ce­rra­da, la glo­ba­li­za­ción de los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros no exis­tía y por en­de los agen­tes pri­va­dos, sal­vo ban­cos, no fi­nan­cia­ban di­rec­ta­men­te a los go­bier­nos.

Ese mun­do co­men­zó a cam­biar una vez que Es­ta­dos Uni­dos, obli­ga­do por sus abul­ta­dos dé­fi­cit fis­ca­les fi­nan­cia­dos con emi­sión, aban­do­nó la pa­ri­dad fi­ja del dó­lar res­pec­to al oro en agos­to de 1971, ga­ti­llan­do la flo­ta­ción de mo­ne­das y la aper­tu­ra de la cuen­ta de ca­pi­tal de la ba­lan­za de pa­gos de los paí­ses. Eso po­si­bi­li­tó los­mo­vi­mien­tos au­tó­no­mos in­ter­na­cio­na­les de ca­pi­tal, lo cual adi­cio­nó fi­nan­cia­mien­to a las eco­no­mías emer­gen­tes, pe­ro tam­bién ines­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca. El mun­do pre­de­ci­ble de Bret­ton Woods se hi­zo más vo­lá­til, pues las re­la­cio­nes de cau­sa­li­dad de las cri­sis y su re­so­lu­ción no de­pen­dían so­lo de even­tos do­més­ti­cos y la vo­lun­tad de los go­bier­nos. Los agen­tes pri­va­dos ex­ter­nos en­tran a ju­gar has­ta aho­ra un rol pre­pon­de­ran­te en esa di­ná­mi­ca. Y así, el con­ta­gio ya di­jo pre­sen­te en la pri­me­ra gran cri­sis de en­deu­da­mien­to de Mé­xi­co en 1982, se­gui­do por ré­pli­cas a lo lar­go de Amé­ri­ca La­ti­na du­ran­te to­da esa dé­ca­da, se ma­ni­fes­tó en 1997 enel sud­es­te asiá­ti­co pa­ra re­apa­re­cer en nues­tra re­gión ale­da­ña y no­so­tros aprin­ci­pios de si­glo, con­ti­nuan­do en 2009, ba­jo otro for­ma­to y cir­cuns­tan­cias, en el mun­do desa­rro­lla­do. Y hoy nue­va­men­te di­ce pre­sen­te en va­rios paí­ses emer­gen­tes, don­de Ar­gen­ti­na es uno de sus afec­ta­dos.

En la ma­yo­ría de esos ca­sos, el Fon­do Mo­ne­ta­rio hi­zo lo que pu­do­con suer­te va­ria­da. De to­das ma­ne­ras, siem­pre ac­tuó en los lí­mi­tes de su ca­pa­ci­dad de fue­go pa­ra re­sol­ver la si­tua­ción por la in­su­fi­cien­cia de re­cur­sos an­te el ta­ma­ño de los des­equi­li­brios. Tam­bién, mos­tran­do el ago­ta­mien­to de sus pro­pues­tas, vá­li­das pa­ra un mun­do que ha­bía fe­ne­ci­do en los ‘70, pe­ro inade­cua­das pa­ra la nue­va reali­dad.

A su vez, la re­pre­sen­ta­ti­vi­dad de su go­ber­nan­za no re­co­ge has­ta hoy la irrup­ción de las eco­no­mías emer­gen­tes li­de­ra­das por Chi­na y su en­torno asiá­ti­co.

To­do ello ex­pu­so a la ve­ne­ra­ble ins­ti­tu­ción a un ar­co de crí­ti­cas, pi­dien­do por su re­for­ma­ra­di­cal tan­to en su go­ber­nan­za, co­mo sus co­me­ti­dos y po­lí­ti­cas, has­ta lle­gar al pe­di­do desudes apa­ri­ción li­sa y lla­na por inefec­ti­va.

Ines­pe­ra­da­men­te, esa per­cep­ción se ha ve­ni­do di­lu­yen­do, po­nien­do en va­lor su per­ti­nen­cia. En es­tos hay cues­tio­nes de ne­ce­si­dad, la in­tro­duc­ción de cier­tos cam­bios en sus pro­gra­mas y tam­bién he­chos geo­po­lí­ti­cos.

Em­pe­zan­do por lo geo­po­lí­ti­co, la dispu­ta en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Chi­na a par­tir de la ad­mi­nis­tra­ción Trump, ta mbién tie­ne aris­tas que sur­can los mer­ca­dos de ca­pi­tal. Chi­na se ha ve­ni­do con­vir­tien­do en el prestamista de úl­ti­ma ins­tan­cia en paí­ses emer­gen­tes en di­fi­cul­ta­des, a cam­bio de con­ce­sio­nes ge­ne­ro­sas en el ac­ce­so a re­cur­sos na­tu­ra­les. Ese bra­zo eco­nó­mi­co va acom­pa­ña­do de un bra­zo po­lí­ti­co en áreas de in­fluen­cia na­tu­ral de Es­ta­dos Uni­dos, el cual no es­tá dis­pues­to a ce­der en un mar­co don­de­la dispu­ta geo­po­lí­ti­ca en­tre am­bas po­ten­cias se ha­ce más pa­ten­te.

A eso lo ayu­da que to­do pa­que­te de ayu­da bi­la­te­ral pro­ve­nien­te des­de Es­ta­dos Uni­dos re­quie­re apro­ba­ción del Con­gre­so, lo cual pue­de sos­la­yar­se con un FMI po­ten­te, bien ca­pi­ta­li­za­do, don­de Es­ta­dos Uni­dos tie­ne ca­pa­ci­dad de ve­to. Y eso pa­re­ce que es lo que pa­re­ce es­tá ocu­rrien­do. El apo­yo ex­plí­ci­to de la ad­mi­nis­tra­ción Trump al Pre­si­den­teMa­cri, acom­pa­ña­do de un pro­gra­ma con el FMI de 50.000 mi­llo­nes de dó­la­res ne­go­cia­do en tiem­po ré­cord, con una con­di­cio­na­li­dad más la­xa a lo que se acos­tum­bra­ba en el pa­sa­do, con­fir­man esa tó­ni­ca.

Por otro la­do, la ca­pa­ci­dad de prestamista del Fon­do Mo­ne­ta­rio ha si­do for­ta­le­ci­da a par­tir de la cri­sis de la deu­da grie­ga, lle­gan­do aun mon­to de un mi­llón de mi­llo­nes( bi­llón) de dó­la­res. Las seis eco­no­mías emer­gen­tes más com­pro­me­ti­das tie­nen ven­ci­mien­tos de deu­da pa­ra 2019 es­ti­ma­dos en 600.000 mi­llo­nes, lo cual mues­tra que el FMI tie­ne ca­pa­ci­dad su­fi­cien­te pa­ra sol­ven­tar un im­pac­to si­mul­tá­neo de esa ín­do­le an­te un fre­na­zo en el fi­nan­cia­mien­to ex­terno pri­va­do. Esa es una nue­va reali­dad dis­tan­te a lo que acon­te­cía a prin­ci­pios de si­glo.

Es­te nue­vo es­ce­na­rio no es­tá to­tal­men­te con­so­li­da­do. La pos­tu­ra ad­ver­sa y errá­ti­ca de la ad­mi­nis­tra­ción Trump so­bre los or­ga­nis­mos mul­ti­la­te­ra­les, obli­ga a abrir un com­pás de es­pe­ra. De to­dos mo­dos, la pos­tu­ra fa­vo­ra­ble so­bre el FMI y tam­bién el Ban­co Mun­dial, pue­de ser una ac­ti­tud prag­má­ti­ca an­te la inexis­ten­cia de al­ter­na­ti­vas pa­ra sol­ven­tar cri­sis y la agre­si­vi­dad de Chi­na pa­ra lle­nar ese va­cío.

Por otro la­do, las eco­no­mías emer­gen­tes, di­gan lo que di­gan del FMI, an­te si­tua­cio­nes ma­cro­eco­nó­mi­cas ex­tre­mas, don­de des­apa­re­cen las fuen­tes de fi­nan­cia­mien­to, re­cu­rren ne­ce­sa­ria­men­te al úni­co ma­nan­tial de li­qui­dez exis­ten­te, so pe­na de pro­fun­di­zar sus cri­sis.

Por úl­ti­mo, el FMI ha evo­lu­cio­na­do en su re­la­cio­na­mien­to con los paí­ses. Ha apren­di­do de sus fra­ca­sos, lo cual no es po­ca co­sa; aun­que no im­pli­ca que sea in­fa­li­ble.

De to­dos­mo­dos, ha vuel­to a la are­na co­mo el úni­co cuar­tel de bom­be­ros con ca­pa­ci­dad de mi­ti­gar los fue­gos de las cri­sis re­cu­rren­tes de las eco­no­mías emer­gen­tes.

” His­tó­ri­ca­men­te, el FMI hi­zo lo que con pu­do, suer­te va­ria­da ”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.