LA SO­LE­DAD

El Pais (Uruguay) - Economia y mercado - - PORTADA - Ale­jan­dro Cid (*) (*) Ale­jan­dro Cid es eco­no­mis­ta, De­cano de la Fa­cul­tad de Cien­cias Em­pre­sa­ria­les de la Uni­ver­si­dad deMon­te­vi­deo.

Ale­jan­dro Cid co­men­tó las lec­cio­nes que de­jó una in­ves­ti­ga­ción he­cha en el Hos­pi­tal Pi­ñey­ro del Cam­po. En­tre ellas, que es eco­nó­mi­ca­men­te ren­ta­ble pre­ve­nir la so­le­dad.

Los ín­di­ces de so­le­dad cre­cen, y eso tie­ne un cos­to im­por­tan­te en tér­mi­nos de sa­lud. No es un pro­ble­ma ex­clu­si­vo de los adul­tos ma­yo­res: los jó­ve­nes tam­bién su­fren es­ta epi­de­mia. Al­gu­nos paí­ses han co­men­za­do a di­se­ñar po­lí­ti­cas pa­ra pre­ven­ción.

En enero de es­te año, Te­re­sa May, la Pri­mer Mi­nis­tro del Reino Uni­do, de­sig­nó por pri­me­ra vez en la his­to­ria a una per­so­na en su ga­bi­ne­te pa­ra es­tu­diar y ac­tuar en el te­ma so­le­dad. The Eco­no­mist lan­zó re­cien­te­men­te una en­cues­ta y en­con­tró que el 23% de los in­gle­ses “se sen­tían so­los siem­pre o muy fre­cuen­te­men­te”. Pa­ra el 41% de los británicos ma­yo­res de 65 años, la prin­ci­pal fuen­te de com­pa­ñía es la TV o mas­co­tas.

Fi­nal­men­te, The Eco­no­mist ci­ta otro es­tu­dio que se­ña­la que, des­de 1985 a 2009, el ta­ma­ño de la red de con­tac­to so­cial que tie­nen las per­so­nas en Es­ta­dos Uni­dos des­cen­dió un 35%.

Keith Snell, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Lei­ces­ter, pu­bli­có en 2017 la in­ves­ti­ga­ción “The ri­se of li­ving alo­ne and lo­ne­li­ness in history”. Es­te es­tu­dio des­ta­ca el dra­má­ti­co au­men­to de los ho­ga­res con­for­ma­dos por una so­la per­so­na a par­tir de 1960. La pro­por­ción de esos ho­ga­res hoy lle­ga al 31% en el Reino Uni­do. Y en al­gu­nas ciu­da­des de paí­ses desa­rro­lla­dos, es­ta pro­por­ción su­pera el 60%.

El pro­fe­sor Snell concluye su­gi­rien­do que se in­clu­ya, en la agen­da del país, en qué me­di­da las po­lí­ti­cas pú­bli­cas en­gen­dran so­le­dad y có­mo se pue­de re­ver­tir. El es­tu­dio de las cau­sas y efec­tos del cre­ci­mien­to del nú­me­ro de per­so­nas so­las de­man­da más aten­ción pa­ra los in­ves­ti­ga­do­res.

LOS COS­TOS EN LA SA­LUD.

En abril de 2018, Kim­ber­ley Smith (Uni­ver­sity of Su­rrey) pu­bli­ca en Re­search on Aging

( Cam­brid­ge Uni­ver­sity Press) un es­tu­dio que re­la­cio­na la so­le­dad con pro­ble­mas de sa­lud. Es­tu­dia a más de 7.000 adul­tos ma­yo­res y en­cuen­tra que quie­nes su­fren de so­le­dad son más pro­pen­sos a en­fer­me­da­des fí­si­cas y men­ta­les. Una po­si­ble ex­pli­ca­ción es que quien no tie­ne fa­mi­lia o ami­gos pue­de caer en con­duc­tas po­co sa­lu­da­bles. Otras ex­pli­ca­cio­nes van por el la­do de los pro­ble­mas de an­sie­dad y de­pre­sión.

Pe­ro es­ta epi­de­mia no se ob­ser­va só­lo en adul­tos ma­yo­res. La en­cues­ta de The Eco­no­mist se­ña­la­ba que los adul­tos más jó­ve­nes pre­sen­tan las ma­yo­res ta­sas de so­le­dad, com­pa­ra­bles só­lo a los que tie­nen más de 85 años.

PLAN IBIRAPITÁ.

Con otros co­le­gas de la Uni­ver­si­dad de Mon­te­vi­deo, desa­rro­lla­mos du­ran­te más de un año un pro­yec­to de ca­pa­ci­ta­ción a adul­tos ma­yo­res in­ter­na­dos, de ma­ne­ra per­ma­nen­te, en el hos­pi­tal ge­riá­tri­co Pi­ñey­ro del Cam­po. Se asig­na­ron 60 ta­blets del Plan Ibirapitá, y apli­ca­mos 600 ho­ras de ca­pa­ci­ta­ción en tres ni­ve­les: in­di­vi­dual, gru­pal y ta­lle­res. Uno de los ob­je­ti­vos que nos plan­tea­mos en es­te plan pi­lo­to era ex­plo­rar si el uso de las ta­blets po­dría per­mi­tir la in­ter­ac­ción fre­cuen­te con fa­mi­lia­res o ami­gos que vi­ven fue­ra del hos­pi­tal y, por en­de, dis­mi­nuir los ín­di­ces de so­le­dad.

Uno de los ins­tru­men­tos de eva­lua­ción que apli­ca­mos a los re­si­den­tes del hos­pi­tal es la es­ca­la de so­le­dad de­De Jong Gier­veld. El ín­di­ce glo­bal re­por­ta que 4 de ca­da 5 adul­tos ma­yo­res su­fren al­gún ti­po de so­le­dad (so­cial o emo­cio­nal), y 15% de ellos mues­tran ni­ve­les de so­le­dad se­ve­ros o muy se­ve­ros.

Ob­ser­va­mos tam­bién una in­tere­san­te pa­ra­do­ja. Por un la­do, an­te la pre­gun­ta: “¿ hay per­so­nas en las que se pue­de apo­yar cuan­do tie­ne pro­ble­mas?”, el 70% res­pon­de afir­ma­ti­va­men­te. Por otro la­do, cuan­do se les pre­gun­ta: “¿ echa de me­nos la com­pa­ñía de otros?”, tam­bién cer­ca del 70% res­pon­de afir­ma­ti­va­men­te. ¿Có­mo se pue­de en­ten­der es­to? Una po­si­ble ex­pli­ca­ción: es­tán en un hos­pi­tal, ro­dea­dos de gen­te que pue­de ad­mi­nis­trar­le me­di­ca­men­tos, hi­gie­ni­zar­los, fa­ci­li­tar­le la ali­men­ta­ción, to­mar­le la tem­pe­ra­tu­ra y pre­sión cuan­do se sien­ten mal. Sin em­bar­go, ne­ce­si­tan tam­bién otra co­sa: al­guien que brin­de la com­pa­ñía pro­pia de un fa­mi­liar o ami­go.

PA­SAR A LA AC­CIÓN.

La in­ves­ti­ga­ción en el hos­pi­tal nos de­jó va­rias lec­cio­nes. Una de ellas es que exis­ten per­so­nas que es­tán dis­pues­tas a dar tiem­po a los de­más, a acom­pa­ñar­los so­cial y emo­cio­nal­men­te. Cer­ca de 60 jó­ve­nes vo­lun­ta­rios fue­ron du­ran­te me­ses a de­di­car­les ho­ras a los adul­tos ma­yo­res in­ter­na­dos y es­tos lo va­lo­ra­ban mu­cho. Una ac­ción sen­ci­lla de im­ple­men­tar es fa­ci­li­tar el acer­ca­mien­to de las dos par­tes: los que ne­ce­si­tan com­pa­ñía y los que es­tán dis­pues­tos a ayu­dar. Un se­gun­do apren­di­za­je de la ex­pe­rien­cia del hos­pi­tal es que la so­le­dad ge­ne­ra cos­tos en la sa­lud y es eco­nó­mi­ca­men­te ren­ta­ble pre­ve­nir es­te fla­ge­lo.

Una ter­ce­ra lec­ción del hos­pi­tal es que hay mu­chos fa­mi­lia­res y ami­gos que no van a vi­si­tar a los in­ter­na­dos: ya se ve que lu­char con­tra la epi­de­mia de la so­le­dad no es un te­ma só­lo de di­se­ño de po­lí­ti­ca pú­bli­ca, sino que hay que em­pe­zar por ca­sa.

” El es­tu­dio de las cau­sas y efec­tos del cre­ci­mien­to del nú­me­ro de per­so­nas so­las de­man­da más aten­ción pa­ra los in­ves­ti­ga­do­res ”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.