TECNOCRACIA

El Pais (Uruguay) - Economia y mercado - - PORTADA - Lu­ci­la Ar­bo­le­ya

Ad­vier­te Lu­ci­la Ar­bo­le­ya que cuan­do es­cu­che­mos ha­blar de “lo que fun­cio­na” en las pró­xi­mas elec­cio­nes, de­be­mos pre­gun­tar­nos: “¿fun­cio­na pa­ra lo­grar qué?”

En tiem­pos en que va­rios paí­ses del mun­do es­tán pre­si­di­dos por po­pu­lis­tas —Ni­co­lás Ma­du­ro en Ve­ne­zue­la sien­do el epí­to­me en Amé­ri­ca La­ti­na— es ten­ta­dor pen­sar que lo que se ne­ce­si­ta son más go­bier­nos de tec­nó­cra­tas. No más go­ber­nan­tes que des­co­no­cen có­mo fun­cio­na la eco­no­mía o que to­man de­ci­sio­nes sin te­ner en cuen­ta la evi­den­cia.

El ca­so de Ve­ne­zue­la es cla­ro: la eco­no­mía se con­tra­jo 15% en 2017 y se es­ti­ma el mis­mo ni­vel pa­ra es­te año; la in­fla­ción es­pe­ra­da anual es de un mi­llón por cien­to pa­ra fin de año, la po­bre­za ha au­men­ta­do con­si­de­ra­ble­men­te, el apa­ra­to pro­duc­ti­vo es­tá des­trui­do y la des­nu­tri­ción in­fan­til ha ido en au­men­to. Las po­lí­ti­cas de la ad­mi­nis­tra­ción de Ni­co­lás Ma­du­ro ca­re­cen de fun­da­men­to eco­nó­mi­co y cual­quier eva­lua­ción que ha­ce la ad­mi­nis­tra­ción de ellas es, por de­fi­ni­ción ( y ne­ga­ción), po­si­ti­va. El país es­tá su­mer­gi­do en una gran cri­sis eco­nó­mi­ca y so­cial, y ne­ce­si­ta­rá gen­te muy pre­pa­ra­da pa­ra vol­ver a po­ner su eco­no­mía en mar­cha.

El ma­ne­jo de la eco­no­mía de un país es una ta­rea com­ple­ja y de gran res­pon­sa­bi­li­dad, da­do su im­pac­to en el bie­nes­tar de los ciu­da­da­nos. Por eso re­quie­re de pro­fe­sio­na­les con un al­to gra­do de co­no­ci­mien­to teó­ri­co y prác­ti­co en el área. Pre­de­cir por ejem­plo el im­pac­to de una re­ce­sión (tan­to en ta­ma­ño co­mo du­ra­ción), y to­mar de­ci­sio­nes pa­ra ha­cer fren­te a ella, re­quie­re de co­no­ci­mien­tos es­pe­cí­fi­cos. Es­ta­bi­li­zar la in­fla­ción, ha­cer un buen ma­ne­jo de la po­lí­ti­ca monetaria y fis­cal, te­ner un cre­ci­mien­to sos­te­ni­ble… To­dos te­mas que re­quie­ren de al­to co­no­ci­mien­to téc­ni­co y don­de los ex­per­tos pue­den agre­gar mu­cho va­lor.

El va­lor de los ex­per­tos en ca­sos de cri­sis es evi­den­te: pa­ra es­ta­bi­li­zar los fun­da­men­tos de la eco­no­mía se re­quie­re co­no­ci­mien­to es­pe­cí­fi­co y so­lu­cio­nes téc­ni­cas. Sin em­bar­go, los go­bier­nos de ex­per­tos tam­po­co son per­fec­tos, en es­pe­cial cuan­do un país no es­tá en cri­sis.

¿ Es im­por­tan­te que el go­bier­ne es­té com­pues­to de pro­fe­sio­na­les que ten­ga co­no­ci­mien­to téc­ni­co? Sin lu­gar a du­das. Pe­ro no es su­fi­cien­te.

Po­lí­ti­cos co­mo Em­ma­nuel Ma­cron han ba­sa­do su pla­ta­for­ma po­lí­ti­ca en la idea de que no son de­re­cha ni iz­quier­da —que no va­le la pe­na dis­cu­tir esas eti­que­tas— sino que ellos ha­rán “lo que fun­cio­na”. Tony Blair fue co­no­ci­do por un per­fil si­mi­lar, de­cía que su ideo­lo­gía era lo que fun­cio­na­ba. El pe­li­gro de es­te ti­po de plan­teos en po­lí­ti­ca es que se pue­de per­der el fo­co en los va­lo­res.

Por ejem­plo, a ni­vel de efi­cien­cia pue­de ser que lo óp­ti­mo sea no ex­ten­der la red eléc­tri­ca a to­do el país (ex­ten­der­la ha­cia los ciu­da­da­nos más ale­ja­dos de la red exi­ge una al­ta in­ver­sión que fi­nan­cie­ra­men­te pue­de ser ne­ga­ti­va). Sin em­bar­go, to­dos los ciu­da­da­nos tie­nen de­re­cho a te­ner ser­vi­cio eléc­tri­co.

Lo efi­cien­te pue­de ser ha­cer un exa­men de in­gre­so a la en­tra­da de la uni­ver­si­dad pú­bli­ca, pe­ro si la ofer­ta pú­bli­ca de se­cun­da­ria es ma­la, el exa­men pue­de ser muy re­gre­si­vo, y así ir en con­tra de la equi­dad. El ries­go de los go­bier­nos pre­si­di­dos por tec­nó­cra­tas es que mu­chas ve­ces se pres­cin­de de la dis­cu­sión de va­lo­res. “Ha­cer lo co­rrec­to/lo que fun­cio­na” re­sul­ta un slo­gan muy ten­ta­dor, pe­ro —pre­ci­sa­men­te— la ca­rac­te­rís- ti­ca de la po­lí­ti­ca par­ti­da­ria es la dis­cu­sión: ¿pa­ra qué ha­cer es­to? ¿ Pa­ra quién fun­cio­na? ¿ Pa­ra quién no?

Por ejem­plo, cuan­do un go­bierno plan­tea ha­cer un ajus­te fis­cal por­que lo cree ne­ce­sa­rio pa­ra man­te­ner cier­ta sen­da de cre­ci­mien­to, es­to ten­drá evi­den­te­men­te un im­pac­to en la dis­tri­bu­ción de in­gre­sos. ¿Eso quie­re de­cir que no de­ba ha­cer­se? No ne­ce­sa­ria­men­te, pe­ro hay que ser trans­pa­ren­tes en có­mo se­rá el im­pac­to, qué es lo que se es­tá prio­ri­zan­do, y có­mo se van ami­ti­gar las con­se­cuen­cias.

Prio­ri­zar el re­sul­ta­do ma­cro­eco­nó­mi­co pue­de ser la me­jor po­lí­ti­ca en un mo­men­to da­do, pe­ro lo po­si­ti­vo de la po­lí­ti­ca par­ti­da­ria es que exi­ge dis­cu­tir y ele­gir en­tre va­lo­res —in­clu­so cuan­do es­to im­pli­ca sa­cri­fi­car una co­sa por otra— y no sim­ple­men­te cal­cu­lar un nú­me­ro y mar­char ha­cia ahí. Los re­cur­sos son fi­ni­tos. To­da po­lí­ti­ca im­pli­ca sa­cri­fi­car al­go (in­ver­sión o gas­to), y ele­gir al­go. To­dos los po­lí­ti­cos tie­nen que de­ci­dir en­tre prio­ri­da­des, tam­bién los tec­nó­cra­tas, aun­que no siem­pre ex­pli­ci­ten el cri­te­rio de va­lor. Lo im­por­tan­te es que exis­ta un cri­te­rio pa­ra to­mar de­ci­sio­nes, y que és­te sea cla­ro pa­ra to­dos.

Quie­ro ser ex­plí­ci­ta: creo en la im­por­tan­cia de ha­cer po­lí­ti­ca ba­sa­da en evi­den­cia y creo que es muy be­ne­fi­cio­so te­ner gen­te téc­ni­ca­men­te pre­pa­ra­da tra­ba­jan­do en nues­tro go­bierno. Me­dir las po­lí­ti­cas pú­bli­cas per­mi­te sa­ber dón­de es­ta­mos ubi­ca­dos, me­dir im­pac­to, y ver qué se pue­de cam­biar pa­ra me­jo­rar.

Un eco­no­mis­ta con ex­pe­rien­cia pre­si­dien­do el Ban­co Cen­tral es tam­bién una bue­na re­ce­ta. Pe­ro la tecnocracia com­ple­men­ta la po­lí­ti­ca par­ti­da­ria, no la sus­ti­tu­ye. Es fá­cil per­der­se en la dis­cu­sión de lo que fun­cio­na y lo que no, po­si­ble­men­te yo tam­bién he caí­do en esa ten­ta­ción en es­ta co­lum­na. Por eso, cuan­do es­cu­che­mos ha­blar de “lo que fun­cio­na” du­ran­te las pró­xi­mas elec­cio­nes, los pe­rio­dis­tas y co­men­ta­ris­tas de po­lí­ti­ca y eco­no­mía de­be­mos pre­gun­tar y pre­gun­tar­nos “¿ Fun­cio­na pa­ra lo­grar qué?”

” De­be­ría ser un com­ple­men­to po­lí­ti­ca de la par­ti­da­ria, no pe­ro sus­ti­tuír­la ”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.