A DIEZ AÑOS DE LA CRI­SIS

El Pais (Uruguay) - Economia y mercado - - OPINIÓN14 - Paul Krug­man

Leh­man Brot­hers fra­ca­só ha­ce diez años. La eco­no­mía de Es­ta­dos Uni­dos ya se en­con­tra­ba en una re­ce­sión, pe­ro la caí­da de Leh­man y el caos pos­te­rior hi­cie­ron que se fue­ra al pre­ci­pi­cio: du­ran­te el año si­guien­te se per­die­ron seis mi­llo­nes y me­dio de em­pleos. Fue una épo­ca ate­rra­do­ra.

A pe­sar de ello, no re­vi­vi­mos la Gran Re­ce­sión en to­do su es­plen­dor y al­gu­nos han ar­gu­men­ta­do que el sis­te­ma fun­cio­nó, en el sen­ti­do de que los le­gis­la­do­res hi­cie­ron lo ne­ce­sa­rio pa­ra evi­tar una ca­tás­tro­fe.

Sin em­bar­go, es­to es par­cial­men­te co­rrec­to. Evi­ta­mos el desas­tre ma­yúscu­lo pe­ro ex­pe­ri­men­ta­mos un enor­me de­cli­ve en el em­pleo, que tu­vo un in­men­so cos­to eco­nó­mi­co y hu­mano y que bien pu­do ha­ber ayu­da­do a pre­pa­rar el te­rreno pa­ra nues­tra ac­tual cri­sis cons­ti­tu­cio­nal. ¿Por qué el de­cli­ve du­ró tan­to tiem­po? Hay va­rias res­pues­tas, pe­ro el fac­tor más im­por­tan­te fue la po­lí­ti­ca: el obs­truc­cio­nis­mo cí­ni­co yde ma­la fe del Par­ti­do Re­pu­bli­cano.

Un pun­to fun­da­men­tal que pa­re­ce que to­da­vía no se en­tien­de del to­do es que la cri­sis fi­nan­cie­ra, por es­ca­lo­frian­te y no­ci­va que ha­ya si­do —con la afec­ta­ción de los mer­ca­dos cre­di­ti­cios des­pués del co­lap­so de Leh­man— fue bas­tan­te bre­ve. Las me­di­das de es­trés fi­nan­cie­ro, que in­clu­ye­ron co­sas co­mo los di­fe­ren­cia­les de las ta­sas de in­te­rés en ac­ti­vos de ries­go, al­can­za­ron su má­xi­mo du­ran­te al­gu­nos me­ses, pe­ro de in­me­dia­to re­gre­sa­ron a la nor­ma­li­dad. El as­pec­to pu­ra­men­te fi­nan­cie­ro de la cri­sis en esen­cia ha­bía ter­mi­na­do pa­ra el ve­rano de 2009.

Sin em­bar­go, la cri­sis eco­nó­mi­ca más am­plia du­ró mu­cho más. El des­em­pleo au­men­tó ca­si

10%, lue­go dis­mi­nu­yó con una len­ti­tud do­lo­ro­sa y no re­gre­só al

5% sino has­ta sie­te años des­pués de la caí­da de Leh­man. ¿Por qué la rá­pi­da re­cu­pe­ra­ción fi­nan­cie­ra no con­du­jo a una rá­pi­da re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca?

A un ni­vel bá­si­co, la res­pues- ta es que la cri­sis fi­nan­cie­ra so­lo fue un sín­to­ma de un pro­ble­ma ma­yor: el co­lap­so de la gi­gan­tes­ca bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria. El es­ta­lli­do de la bur­bu­ja ejer­ció una fuer­te co­rrien­te des­cen­den­te en la eco­no­mía, tan­to por­que con­du­jo a un des­plo­me de la in­ver­sión re­si­den­cial co­mo por­que fue un gol­pe in­men­so al pa­tri­mo­nio fa­mi­liar, lo cual re­du­jo el gas­to de los con­su­mi­do­res.

Lo que la cri­sis exi­gió fue­ron po­lí­ti­cas pa­ra in­cen­ti­var el gas­to, a fin de com­pen­sar los efec­tos de la ex­plo­sión de la bur­bu­ja. Sin em­bar­go, la res­pues­ta nor­mal, que es re­du­cir las ta­sas de in­te­rés, no es­ta­ba dis­po­ni­ble por­que las ta­sas ya eran de ca­si ce­ro. En cam­bio, lo que ne­ce­si­tá­ba­mos era es­tí­mu­lo fis­cal: des­em­bol­sos au­men­ta­dos del go­bierno y re­cor­tes fis­ca­les pa­ra las fa­mi­lias de ba­jo y me­diano in­gre­so, que era pro­ba­ble que los gas­ta­ran.

Y de he­cho ob­tu­vi­mos un es­tí­mu­lo con­si­de­ra­ble. No obs­tan­te, no fue su­fi­cien­te­men­te gran­de y, lo que es más im­por­tan­te, se des­va­ne­ció de­ma­sia­do rá­pi­do. Pa­ra 2013, con el des­em­pleo to­da­vía por arri­ba del 7%, el go­bierno en to­dos los ni­ve­les es­ta­ba pro­por­cio­nan­do ape­nas más apo­yo eco­nó­mi­co del que ha­bía ofre­ci­do en 2007, cuan­do el au­ge de la vi­vien­da to­da­vía era fuer­te.

¿Por qué se que­dó cor­ta la res­pues­ta pa­ra una eco­no­mía de­pri­mi­da? Po­de­mos de­ba­tir has­ta la sa­cie­dad si el go­bierno de Oba­ma po­dría ha­ber con­se­gui­do un es­tí­mu­lo más gran­de y sos­te­ner­lo a tra­vés del Con­gre­so; lo que que­da cla­ro es que al­gu­nos fun­cio­na­rios no vie­ron la ne­ce­si­dad de po­lí­ti­cas más fuer­tes. Cuan­do Ch­ris­ti­na Ro­mer, la prin­ci­pal eco­no­mis­ta del go­bier- no, ar­gu­men­tó que se ne­ce­si­ta­ba más es­tí­mu­lo, Tim Geith­ner, el se­cre­ta­rio del Te­so­ro, lo re­cha­zó y lo ta­chó de ser “azú­car”.

Más allá de eso, los es­fuer­zos pa­ra lu­char con­tra el des­em­pleo te­nían que li­diar con un sin­gu­lar con­sen­so pe­ri­fé­ri­co de que a pe­sar de los al­tos ni­ve­les de des­em­pleo y las ta­sas de in­te­rés his­tó­ri­ca­men­te ba­jas, el au­tén­ti­co pro­ble­ma era la deu­da, no los em­pleos.

Sin em­bar­go, la ra­zón más im­por­tan­te por la que es­te enor­me de­cli­ve du­ró tan­to fue la opo­si­ción ti­po “tie­rra que­ma­da” de los re­pu­bli­ca­nos an­te cual­quier co­sa que pu­die­ra ha­ber ayu­da­do a com­pen­sar los efec­tos co­la­te­ra­les de la cri­sis in­mo­bi­lia­ria.

Cuan­do di­go “tie­rra que­ma- da”, no es­toy exa­ge­ran­do. No ol­vi­de­mos que en el ve­rano de 2011 los re­pu­bli­ca­nos en el Con­gre­so ame­na­za­ron con pro­vo­car una cri­sis fi­nan­cie­ra al ne­gar­se a au­men­tar el lí­mi­te de en­deu­da­mien­to. Su me­ta era chan­ta­jear al pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma pa­ra que recortara el gas­to en un mo­men­to en el que el des­em­pleo to­da­vía era del 9% y los cos­tos de los prés­ta­mos reales en EE.UU. ca­si ron­da­ban ce­ro.

Aho­ra, los re­pu­bli­ca­nos afir­man que su opo­si­ción a to­do lo que pu­die­ra li­mi­tar el des­em­pleo ma­si­vo es­ta­ba mo­ti­va­da por un pro­fun­do com­pro­mi­so con la res­pon­sa­bi­li­dad fis­cal. No obs­tan­te, se tra­tó de hi­po­cre­sía ab­so­lu­ta, al­go que era evi­den­te pa­ra cual­quie­ra que ana­li­za­ra el con­te­ni­do au­tén­ti­co de las pro­pues­tas pre­su­pues­ta­les del Par­ti­do Re­pu­bli­cano, que hi­cie­ron que los pre­tex­tos y los en­ga­ños se que­da­ran cor­tos.

De cual­quier mo­do, los acon­te­ci­mien­tos de los úl­ti­mos dos años han he­cho que en­ten­da­mos con cla­ri­dad qué su­ce­dió real­men­te. Los mis­mos po­lí­ti­cos que de­cla­ra­ban pia­do­sa­men­te que EE.UU. no po­día dar­se el lu­jo de gas­tar di­ne­ro pa­ra apo­yar el em­pleo en vis­ta de un de­cli­ve pro­fun­do y pro­lon­ga­do, hi­cie­ron que se apro­ba­ra un in­men­so re­cor­te fis­cal pa­ra las cor­po­ra­cio­nes y los ri­cos, que ha­ce es­ta­llar el dé­fi­cit aun­que la eco­no­mía ac­tual­men­te se en­cuen­tre cer­ca del em­pleo pleno. No han aban­do­na­do su com­pro­mi­so con la res­pon­sa­bi­li­dad fis­cal por­que, pa­ra em­pe­zar, nun­ca les im­por­ta­ron los dé­fi­cit.

Así que, si quie­ren en­ten­der por qué el gran de­cli­ve que co­men­zó en 2008 du­ró tan­to tiem­po, arrui­nan­do tan­tas vi­das en Es­ta­dos Uni­dos, la res­pues­ta es la po­lí­ti­ca. En es­pe­cí­fi­co, la po­lí­ti­ca fa­lli­da de­bi­do a re­pu­bli­ca­nos cí­ni­cos y de ma­la fe que es­ta­ban dis­pues­tos a sa­cri­fi­car mi­llo­nes de em­pleos en lu­gar de de­jar que al­go bueno le pa­sa­ra a la eco­no­mía mien­tras un de­mó­cra­ta ocu­pa­ba la Ca­sa Blan­ca.

” El des­em­pleo fue el le­ga­do de la cri­sis más di­fí­cil de su­pe­rar, y los re­pu­bli­ca­nos tie­nen su res­pon­sa­bi­li­dad ”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.