Amo­res.

Der­ma­tó­lo­ga en ca­sa y dos ni­ñas her­mo­sas

El Pais (Uruguay) - Ovacion - - PORTADA -

Co­no­ció a Lu­cía por in­ter­me­dio de unos ami­gos cuan­do aún ju­ga­ba en Da­nu­bio. Es­tán jun­tos des­de la adolescencia. Ella es der­ma­tó­lo­ga y ha­cien­do me­di­ci­na lo vi­si­tó mu­chas ve­ces cuan­do ju­ga­ba afue­ra. “Creo que lo hi­ci­mos bien por­que es­tá­ba­mos jun­tos pe­ro nun­ca per­dió un año ni una ma­te­ria”, di­jo Fabián. Hoy son pa­dres de dos her­mo­sas ni­ñas: Mar­ti­na, de seis años, y Joa­qui­na, que es­tá apun­to de cum­plir el año. “Lo que quie­ro con to­do mi co­ra­zón es que sean fe­li­ces. Dar­les una bue­na edu­ca­ción y que en­cuen­tren un buen gru­po de ami­gos”. “Pe­chu” fo­men­ta que Mar­ti­na jue­gue al fút­bol, pe­ro sin suer­te. no en­ten­día na­da ca­paz que me de­cían apre­tá y yo en­ten­día re­cu­lá. Y to­do eso me em­ba­ru­lla­ba. No le en­ten­día na­da ni al téc­ni­co. Pe­ro el fút­bol es fút­bol siem­pre y ade­más, las ga­nas de que te va­ya bien te ha­cen adap­tar­te a to­do”, con­fió “Pe­chu”. “No me hi­ce mi­llo­na­rio, pe­ro lo eco­nó­mi­co fue im­por­tan­te. De to­do mo­dos, lo que yo más que­ría era ju­gar en Eu­ro­pa y co­no­cer co­mo era to­do eso”. OTROS TIEMPOS.

No le gus­ta mu­cho ha­cer do­cen­cia con sus jó­ve­nes com­pa­ñe­ros de Sud Amé­ri­ca, a pe­sar de que es hi­jo de un pro­fe­sor de edu­ca­ción fí­si­ca y una maes­tra. “Es al­go que te lle­ga por los años no­más. En lo que pue­do ayu­dar lo ha­go, pe­ro no me gus­ta acon­se­jar mu­cho. Ade­más, con los gu­ri­ses de hoy no se da. Los tiempos cam­bia­ron mu­cho. Y lo que me pa­só a mí ha­ce diez años, ya no co­rre. Cuan­do yo de­bu­té en Pri­me­ra Di­vi­sión era otro fút­bol, otra co­sa. An­tes los plan­te­les es­ta­ban con­for­ma­dos por to­dos ju­ga­do­res gran­des y al­gún chi­co y aho­ra es al re­vés. Hoy son to­dos jó­ve­nes y dos o tres gran­des. An­tes ha­bía otro res­pe­to, aho­ra no. O muy po­co. Los gran­des tam­po­co lo im­po­ne­mos, por­que el mun­do cam­bió. To­do, la edu­ca­ción de los pa­dres tam­bién es otra. Aho­ra los jó­ve­nes se sien­tan en tu lu­gar en el ves­tua­rio y te ter­mi­nás co­rrien­do vos. O lle­ga­mos a un acuer­do y nos co­rre­mos un po­qui­to ca­da uno”, ad­mi­tió rien­do.

Tie­ne el cur­so de téc­ni­co he­cho y di­ce que de to­dos los en­tre­na­do­res que tu­vo sa­có co­sas bue­nas. Aho­ra es­tá ha­cien­do el de ge­ren­te de­por­ti­vo en la ACJ. “En al­gu­na ra­ma del fút­bol voy a se­guir por­que es­tu­ve en es­to to­da la vi­da. Pe­ro lo de que­rer ser téc­ni­co me dio ha­ce po­co, an­tes ni lo pen­sa­ba. Aho­ra ana­li­zo los par­ti­dos de otra for­ma. Me gus­ta­ría ser ayu­dan­te téc­ni­co, pe­ro ca­paz que sea una eta­pa”.

Cuan­do mi­ra ha­cia atrás no se re­pro­cha na­da. Es­tá con­ven­ci­do que las co­sas pasan por al­go. “Las de­ci­sio­nes que to­mé por al­go las to­mé. Y ade­más, siem­pre me en­tre­né y fui pro­fe­sio­nal en to­do lo que pu­de”, di­jo. Y des­ta­có co­mo lo me­jor de su ca­rre­ra, ade­más de su de­but en Pri­me­ra Di­vi­sión, cuan­do vis­tió la ca­mi­se­ta de Uru­guay en un amis­to­so con la se­lec­ción Sub 20. Así co­mo los go­les que le anotó a dos gran­des: a Pe­ña­rol acá y al Cel­tic en Es­co­cia. Pe­ro so­bre to­do va­lo­ra el reconocimiento de la gen­te. “Sin­ce­ra­men­te, no me to­có ga­nar mu­chas co­sas en lo de­por­ti­vo, pe­ro el otro día con lo de los 100 par­ti­dos me lle­ga­ron tan­tos men­sa­jes y lla­ma­das, que me di cuen­ta que mi gran lo­gro de­por­ti­vo es ese. Que mu­cha gen­te me quie­ra. Ese es mi lo­gro de­por­ti­vo. Y creo que lo pre­fie­ro an­tes de le­van­tar una co­pa, me pa­re­ce que es lo más im­por­tan­te”, re­co­no­ció.

“Soy un tra­ba­ja­dor y adentro de la can­cha tam­bién. Tra­to de es­tar to­do el par­ti­do ha­cien­do al­go en pos del equi­po. Y siem­pre con­cen­tra­do, no me voy del par­ti­do y des­pués apa­rez­co pa­ra ha­cer al­go bueno. Co­mo no ha­go mu­chas co­sas bue­nas, tra­to de su­plir lo es­po­rá­di­co por lo con­tí­nuo. Je”, se de­fi­nió Yan­torno, cu­yo gran ob­je­ti­vo hoy es re­gre­sar a Pri­me­ra Di­vi­sión con la IASA.

“Los tiempos cam­bia­ron mu­cho. Aho­ra los jo­ve­nes se sien­tan en tu lu­gar en el ves­tua­rio y te ter­mi­nás co­rrien­do vos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.