OS

El Pais (Uruguay) - Ovacion - - PORTADA -

ri­do ser fut­bo­lis­ta. “Fue con­tra Ce­rro en el Sa­rol­di, por­que es­ta­ban arre­glan­do el Na­saz­zi. Em­pa­ta­mos 0 a 0 y yo en­tré por Rodrigo Le­mos. Siem­pre me ha­bía apa­sio­na­do el fút­bol. Ya de más gran­de mi ma­dre me mos­tró cua­der­nos míos del prees­co­lar o la es­cue­la y eran to­dos di­bu­jos de fút­bol”.

Hi­zo la es­cue­la y el liceo en Cran­don y le da­ba ver­güen­za que sus com­pa­ñe­ros del fút­bol lo su­pie­ran. Los vier­nes salía co­rrien­do del co­le­gio, se co­mía de apu­ro un sand­wich en­fren­te y se to­ma­ba el óm­ni­bus pa­ra ir a en­tre­nar al Cha­rrúa con la se­lec­ción ju­ve­nil que di­ri­gía Víc­tor Púa. Pe­ro an­tes de lle­gar, se es­con­día atrás de un ár­bol en el Par­que Ri­ve­ra pa­ra cam­biar­se el uni­for­me. “En ese tiem­po ha­bía bas­tan­tes pre­jui­cios, creo que to­do eso cam­bió a par­tir de Die­go For­lán. Yo no vi­vía en Ca­rras­co ni en Po­ci­tos, y mis pa­dres eran do­cen­tes, pe­ro a mí igual me da­ba ver­güen­za”. EN IN­GLÉS.

De Be­lla Vis­ta se fue a Ita­lia, a ju­gar en el Sam­be­ne­det­te­se de la C. Apa­re­ció un em­pre­sa­rio que los lle­vó a él y a Da­mián Ma­ca­lu­so.“fue me­dio complicado por­que el equi­po dio quie­bra. Y los in­ter­ven­to­res nos di­je­ron que nos iban a respetar el con­tra­to, pe­ro que si que­ría­mos los ex­tran­je­ros nos po­día­mos vol­ver a nues­tros paí­ses. Mu­chos lo hi­cie­ron, pe­ro con el ‘Ma­ca’ de­ci­di­mos que­dar­nos. Nos sa­ca­ron diez pun­tos en la ta­bla por la quie­bra. Des­cen­dían dos clu­bes en for­ma di­rec­ta y des­pués ha­bía que ju­gar un ‘play out’ pa­ra no ba­jar. ¡Y nos sal­va­mos! La gen­te es­ta­ba muy agra­de­ci­da por­que nos ha­bía­mos quedado. Es­tu­vo bueno más allá de las vi­ci­si­tu­des”, re­la­tó so­bre la ex­pe­rien­cia que vi­vió con so­lo 21 años.

“Ma­ca­lu­so te­nía dos o tres años más que yo no­más, pe­ro siem­pre fue muy ma­du­ro. Ya era ca­sa­do y se fue con la fa­mi­lia. La ver­dad es que me apa­dri­nó. Es­tá­ba­mos to­do el día jun­tos, y has­ta a ve­ces me que­da­ba a dor­mir en su ca­sa. Eso me ayu­dó mu­cho”, aña­dió.

Tras un bre­ve re­gre­so a Uru­guay, en el que ju­gó seis me­ses en Mi­ra­mar Mi­sio­nes, vol­vió a ha­cer las va­li­jas. Es­ta vez pa­ra de­fen­der al Gret­na F. C. de Es­co­cia. Un equi­po que ju­ga­ba la Pre­mier Lea­gue es­co­ce­sa. “Era un equi­po de un pue­bli­to chi­co. Ahí es­tu­ve un año y pa­sé al Hi­ber­nian en Edim­bur­go, que es un lu­gar di­vino”. Ju­gó allí dos años, al prin­ci­pio le fue muy bien, pe­ro lue­go se le­sio­nó la ro­di­lla. Los li­ga­men­tos cru­za­dos.

“Apren­dí el idio­ma, co­no­cí gen­te y me re­co­rrí ca­si to­do el país. Ya es­ta­ba de no­vio, con Lu­cía, hoy mi es­po­sa, y cuan­do ella iba re­co­rría­mos to­do. Ade­más, yo pen­sa­ba que los es­co­ce­ses eran fríos y la ver­dad, son gen­te bár­ba­ra. Siem­pre con­ten­tos y con un gran sen­ti­do del hu­mor”, con­tó quien per­fec­cio­nó el in­glés apren­di­do en Cran­don. “Cuan­do lle­gué me di cuen­ta que no sa­bía na­da y me arre­pen­tí de no ha­ber pres­ta­do más aten­ción en el co­le­gio. Ade­más, ellos ha­blan un in­glés muy ra­ro y cues­ta en­ten­der­les. Pe­ro al fi­nal ter­mi­né ha­blan­do con acen­to y to­do”.

Del Hi­ber­nian se fue al Hartle­pool de Inglaterra, un equi­po de Li­gue 1, en el nor­te bas­tan­te cer­ca de Es­co­cia. Tras ese tiem­po en Eu­ro­pa vol­vió a Uru­guay pa­ra de­fen­der por pri­me­ra vez a Sud Amé­ri­ca. Es­tu­vo seis me­ses y sa­lió otra vez, pa­ra ju­gar un año y me­dio en el Bu­ca­ra­man­ga co­lom­biano. “Me fue bien, pe­ro ahí ya es­ta­ba me­dio gran­de y me aga­rra­ron las ga­nas de vol­ver y for­mar una fa­mi­lia. Es­ta­ba con esa idea de no que­rer sa­lir más. Ter­mi­né el con­tra­to y me vi­ne”, ex­pli­có so­bre sus ex­pe­rien­cias en el ex­te­rior.

“Al prin­ci­pio me cos­tó ju­gar afue­ra. El rit­mo del fút­bol y de la vi­da, to­do me pa­re­cía muy ace­le­ra­do. Ade­más, co­mo al prin­ci­pio

“Pe­chu”. Con sus dos hi­jas: Mar­ti­na y Joa­qui­na. El apo­do se lo pu­so su her­mano, co­mo era chi­qui­to y blan­qui­to le de­cía “Pe­chu­ga”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.