UÑOZ

El Pais (Uruguay) - Ovacion - - PORTADA -

Re­la­ta­ba par­ti­dos mien­tras los ju­ga­ba, co­mo aquel Lo­co Mon­ta­ño de Pe­ña­rol. Em­pe­cé a tra­ba­jar allá por 1971 en el Clan 10 de ra­dio Ariel con un equi­pa­zo: Víc­tor Hu­go Morales, Jorge Da Sil­vei­ra, Al­ber­to Kes­man, Juan Carlos Pau­llier, Juan Ga­llar­do, Amé­ri­co Sig­no­re­lli... Mi pri­mer re­la­to fue un Pe­ña­rol­fé­nix en 1973. El equi­po se des­ar­mó cuan­do mu­rió Solé. Ahí pa­sé a Sa­ran­dí con el To­to y Raúl Ba­riz­zo­ni. Hi­ci­mos un ex­pe­ri­men­to: di­vi­di­mos la can­cha y re­la­tá­ba­mos la mi­tad de la can­cha ca­da uno. Du­ró muy po­co, cla­ro.

Me fue­ron a bus­car Julio Alon­so, Jorge Len­ci­na y Be­to Triun­fo. Tra­je­ron de Ar­gen­ti­na al maes­tro En­zo Ar­di­gó. Em­pe­za­mos con una gi­ra de Pe­ña­rol por Es­pa­ña. Cuan­do trans­mi­tía­mos, Pe­ña­rol ga­na­ba un tro­feo. Hu­go Bag­nu­lo, tan con sus cá­ba­las, nos pe­día que es­tu­vié­ra­mos en to­dos los par­ti­dos. Con Ar­di­gó le hi­ci­mos som­bra a las ra­dios gran­des du­ran­te 1975 y 1976. Re­la­ta­ba to­dos los de­por­tes, co­mo las pe­leas de Evan­ge­lis­ta, in­clu­so aque­lla con Ali.

Fue an­tes de un Uru­guay-san­tos que se sus­pen­dió por una llu­via to­rren­cial. Ya se sen­tía mal en el ho­tel, pe­ro fue al es­ta­dio y cuan­do es­tá­ba­mos en­tran­do por la pla­tea Amé­ri­ca ca­yó al sue­lo. Justo lle­ga­ba la Se­lec­ción uruguaya y lo aten­dió el mé­di­co del equi­po, el doc­tor Ló­pez Sca­vino. Le hi­zo de to­do pe­ro no pu­do sal­var­lo, por­que el co­ra­zón prác­ti­ca­men­te le ex­plo­tó. La ra­dio tra­jo a Ol­doi­ne pe­ro du­ró

El lu­nes 5, en el Mu­seo del Fútbol, se reali­zó un ho­me­na­je a

Carlos Muñoz por su re­ti­ro de los re­la­tos. Fa­mi­lia­res, co­le­gas, téc­ni­cos, di­ri­gen­tes, ex­ju­ga­do­res, lo acom­pa­ña­ron en un en­cuen­tro en el cual no fal­ta­ron anéc­do­tas ni tam­po­co el re­pa­so au­dio­vi­sual de sus gri­tos de gol más cé­le­bres. En la fo­to, Muñoz con Jorge Se­ré, Ós­car

Ta­bá­rez y Jorge Ba­rre­ra. po­co, no era lo mis­mo. En­ton­ces Da Sil­vei­ra pa­só a la Sur con Juan Ga­llar­do y a mí me lla­mó Víc­tor Hu­go pa­ra ir a Orien­tal. “Trai­go a Carlos Muñoz por­que es el re­la­tor más com­ple­to del dial uru­gua­yo”, di­jo.

To­ca­ba el cie­lo con las ma­nos. Me to­có arran­car con Na­cio­nal-not­ting­ham por la In­ter­con­ti­nen­tal en Ja­pón. Me que­dé has­ta 1986, cuan­do em­pe­zó la fa­mo­sa gue­rra de los ca­na­les. Es­ta­ba en la ra­dio y Ca­nal 4, con Te­le­no­che.

Ha­cía mu­cho que te­nía la idea de ha­cer tam­bién allí, pe­ro no lo acep­ta­ron. En eso apa­re­ció en el 4. Re­nun­cié a y que­dé so­lo con la ra­dio. En­ton­ces me in­vi­ta­ron al in­for­ma­ti­vo

Tres Mi­llo­nes de Ca­nal 5, don­de sí pu­de ha­cer

De­por­te To­tal. Es­ta­ba con Os­val­do He­ber Lo­ren­zo y Juan Carlos Pau­llier. Pe­ro eso me cos­tó el pues­to en Orien­tal. Cuan­do iba a ju­gar Wan­de­rers con Ri­ver ar­gen­tino por la Li­ber­ta­do­res 86 me di­je­ron que yo no via­ja­ba. Ha­blé con el doc­tor Na­vas­cués y me di­jo que era un des­pi­do tá­ci­to. Lo con­sul­té con mi es­po­sa, mi pa­dre, y me fui de Orien­tal. Me que­dé sin ra­dio.

Y a la se­ma­na me lla­ma­ron de Car­ve, que nun­ca en su his­to­ria ha­bía trans­mi­ti­do fútbol. Fui for­man­do el equi­po con Ama­deo Otat­ti, Ro­ber­to Méndez, Amé­ri­co Sig­no­re­lli, Mar­ce­lo Be­ce­rra. Lue­go se su­mó Ma­rio Bar­dan­ca, pie­za fun­da­men­tal de esa épo­ca do­ra­da. Nos to­ca­ron años glo­rio­sos pa­ra los clu­bes gran­des. Vi­ví con mu­cha in­ten­si­dad las cam­pa­ñas de Pe­ña­rol 87 y Na­cio­nal 88. Edi­ta­mos ca­se­tes con los go­les en 48 ho­ras y en­se­gui­da se con­vir­tie­ron en dis­cos de oro y pla­tino. En 1987 ade­más arran­ca­mos con

en Ca­nal 10. Fue arries­ga­do ir a al ho­ra­rio ma­tu­tino pe­ro los re­sul­ta­dos fue­ron bár­ba­ros. Allí in­ven­ta­mos mu­chas co­sas.

Me cos­tó ope­ra­cio­nes en sep­tiem­bre, di­ciem­bre y mar­zo. Yo es­ta­ba fuer­te pe­ro pen­sa­ba que se me po­día ter­mi­nar la pro­fe­sión. El doc­tor Fu­ga­zot, que me ope­ró, fue un fe­nó­meno. “Us­ted de es­ta sa­le, es­tá en us­ted”, me de­cía. Los doc­to­res Le­bor­gne, que me hi­cie­ron la ra­dio­te­ra­pia, me ase­gu­ra­ron que vol­ve­ría a re­la­tar. La fo­no­au­dió­lo­ga Lau­ri­ta La­rro­sa me en­se­ñó a ha­blar otra vez. En­tre to­do, es­tu­ve un año y me­dio sin tra­ba­jar. En la ra­dio­te­ra­pia re­za­ba un ra­to y otro ra­to pu­tea­ba al cán­cer y le de­cía que lo iba a ven­cer. Mis hi­jos me ne­ce­si­ta­ban.

Es­ta­ba muy ner­vio­so pe­ro sa­lió to­do bien. Tam­bién vol­ví a y De­por­te To­tal. Pe­ro en 2006 me di­je­ron que por una “re­so­lu­ción” iba a sa­lir en el in­for­ma­ti­vo so­lo un mi­nu­to los lu­nes. Era otro des­pi­do tá­ci­to, así que me fui del 10 y de Car­ve. Esa, co­mo ir­me de Orien­tal o de Ten­field en 2005 cuan­do ame­na­za­ron a mi hi­jo Diego, fue­ron de­ci­sio­nes que tu­ve que to­mar. El mie­do es­ta­ba, pe­ro con­fia­ba en mí. Ade­más, si era ne­ce­sa­rio la­bu­rar en otra co­sa lo iba a ha­cer, co­mo cuan­do es­tu­ve en una arren­da­do­ra de au­tos.

Has­ta que a tra­vés del ami­go Enrique Sac­co me fui a Bue­nos Ai­res, al pro­yec­to de ESPN en ra­dio Ri­va­da­via. Te­nía la po­si­bi­li­dad de en­trar, pe­ro la res­pues­ta se de­mo­ra­ba. El 23 de di­ciem­bre de 2009 man­dé un mail pre­gun­tan­do qué pa­sa­ba y me res­pon­die­ron al otro día: “Sos hom­bre de ESPN”. Llo­ré tan­to ese día... Pa­sa­mos una No­che­bue­na má­gi­ca con mi fa­mi­lia. Re­la­té des­de Bue­nos Ai­res los par­ti­dos de Uru­guay en Su­dá­fri­ca 2010. Me in­te­gré a por ESPN jun­to a va­rias fi­gu­ras. Se­guía vi­vien­do en Montevideo y via­ja­ba se­ma­nal­men­te a Bue­nos Ai­res. Tam­bién te­nía ya pri­me­ro en Ca­ble­plus, lue­go en Nue­vo Si­glo y una can­ti­dad de ca­bles del in­te­rior.

Cuan­do me re­vi­só la doc­to­ra me di­jo: “Us­ted es­tá in­far­tan­do”. Te­nía más de 170 pul­sa­cio­nes en re­po­so. Me es­ta­bi­li­za­ron en Bue­nos Ai­res y me vi­ne a ope­rar con el equi­po del CICU y el doc­tor Da­niel Bi­ga­lli en Ca­sa de Ga­li­cia. Vol­ví a re­la­tar en la Co­pa Amé­ri­ca 2011, pe­ro ya to­ma­ba to­do con mu­cha más se­re­ni­dad.

Era vol­ver a ca­sa. Se­guía co­la­bo­ran­do con ESPN pe­ro des­de acá. Sin em­bar­go, ya el año pa­sa­do em­pe­cé a pen­sar en el re­ti­ro. Me cos­ta­ba sa­lir de ca­sa los sá­ba­dos y do­min­gos, pro­gra­mar to­das mis ac­ti­vi­da­des de acuer­do con los ho­ra­rios del fútbol. La pro­fe­sión tie­ne co­sas muy lin­das, pe­ro tam­bién te qui­ta mu­cho. Me per­dí mu­chos cum­plea­ños de mis hi­jos y me es­ta­ba per­dien­do los de mis nie­tos. Mi úl­ti­mo re­la­to fue Uru­guay-fran­cia en Ru­sia. Cuan­do anun­cié mi des­pe­di­da en un tuit re­ci­bí más de cin­co mil “me gus­ta”. Esas son sa­tis­fac­cio­nes que de­ja el ofi­cio. Ten­go que agra­de­cer­le al fútbol, a la pe­lo­ta, a los ju­ga­do­res, a los di­ri­gen­tes, a los en­tre­na­do­res... Y por su­pues­to al pú­bli­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.